Conceptos

¿Qué es el monetarismo o teoría monetaria moderna?

Monetarismo

El monetarismo o Teoría Monetaria Moderna (TMM) es una teoría macroeconómica heterodoxa que describe la moneda como un monopolio público y el desempleo como evidencia de que un monopolista monetario está restringiendo demasiado la oferta de los activos financieros necesarios para pagar impuestos y satisfacer los deseos de ahorro.

El monetarismo es una alternativa a la teoría macroeconómica convencional. Ha sido criticado por los economistas de las corrientes principales, pero sus defensores afirman que esta teoría es más efectiva para describir la economía global en los años posteriores a la Gran Recesión, también denominada crisis financiera de 2008.

El monetarismo sostiene que los gobiernos crean dinero nuevo mediante el uso de la política fiscal. Según sus defensores, el riesgo principal una vez que la economía alcanza el pleno empleo es la inflación, que puede abordarse recaudando impuestos para reducir el poder adquisitivo de la población. El monetarismo es debatido con diálogos activos sobre su utilidad teórica, las claras aplicaciones e implicaciones prácticas útiles en el mundo real de esta teoría, junto con la efectividad variable de su uso específico y los diferentes desafíos de sus prescripciones políticas.

Principios

Los principios principales del monetarismo son que un gobierno que emite su propio dinero fiduciario:

  • Puede pagar bienes, servicios y activos financieros sin necesidad de recaudar dinero en forma de impuestos o emisión de deuda antes de tales compras;
  • No puede ser obligado a incumplir con la deuda emitida en su propia moneda;
  • Solo está limitado para la creación y compra de dinero por la inflación, que se acelera una vez que los recursos reales (mano de obra, capital y recursos naturales) de la economía se utilizan en una época de pleno empleo;
  • Puede controlar la inflación impulsada por la demanda mediante impuestos que eliminan el exceso de dinero de circulación (aunque es posible que no siempre exista la voluntad política para hacerlo);
  • No compite con el sector privado por los escasos ahorros mediante la emisión de bonos.

Estos principios desafían la visión de la economía dominante de que el gasto público se financia con impuestos y la emisión de deuda por parte del estado.

Los primeros cuatro principios del monetarismo no entran en conflicto con la comprensión de la economía dominante sobre cómo funcionan la creación de dinero y la inflación. Por ejemplo, como dijo el ex presidente de la Fed, Alan Greenspan, «Estados Unidos puede pagar cualquier deuda que tenga porque siempre podemos imprimir dinero para hacerlo. Por lo tanto, hay cero probabilidades de incumplimiento». Sin embargo, los economistas del monetarismo no están de acuerdo con los economistas de las corrientes principales sobre el quinto principio, sobre el impacto de los déficits públicos en las tasas de interés.

Historia del monetarismo

El monetarismo sintetiza las ideas de la Teoría del dinero del estado de Georg Friedrich Knapp (también se conoce a esta teoría con el nombre de chartalismo) y la Teoría del dinero del crédito de Alfred Mitchell-Innes, las propuestas de finanzas funcionales de Abba Lerner, las opiniones de Hyman Minsky sobre el sistema bancario y las aproximaciones de los balances sectoriales de Wynne Godley. En síntesis, el monetarismo es una teoría de cómo el estado puede manejar el dinero.

Knapp, escribiendo en 1905, argumentó que «el dinero es una criatura de derecho» más que una mercancía. Knapp contrastó su teoría estatal del dinero con la visión del patrón oro del «metalismo», donde el valor de una unidad de moneda depende de la cantidad de metal precioso que contiene o por la que se puede intercambiar. Knapp sostuvo que el estado puede crear papel moneda puro y convertirlo en canjeable reconociéndolo como moneda de curso legal, siendo el criterio para el dinero de un estado «el que se acepta en las oficinas públicas de pago». Por ende la teoría de Knapp sobre el dinero tiene su base en una concepción de moneda de tipo fiduciario.

La opinión predominante del dinero era que había evolucionado de los sistemas de trueque a convertirse en un medio de intercambio porque representaba una mercancía duradera que tenía cierto valor de uso, pero los defensores del monetarismo como Randall Wray y Mathew Forstater sostienen que declaraciones más generales que parecen apoyar una visión chartalista del papel moneda impulsado por impuestos aparecen en los escritos anteriores de muchos economistas clásicos, incluidos Adam Smith, Jean-Baptiste Say, JS Mill, Karl Marx y William Stanley Jevons. En resumen: Los monetaristas consideran que la visión del dinero fiduciario como algo atado al poder del estado estaba apoyada por los economistas clásicos, frente a la idea de que este adquiría su valor por su facilidad para el intercambio de bienes.

Alfred Mitchell-Innes, escribiendo en 1914, argumentó que el dinero no existe como un medio de intercambio sino como un estándar de pago diferido, siendo el dinero del gobierno una deuda que el gobierno puede reclamar mediante impuestos. Innes argumentó:

Siempre que se impone un impuesto, cada contribuyente se hace responsable de la redención de una pequeña parte de la deuda que el gobierno ha contraído por sus emisiones de dinero, ya sean monedas, certificados, billetes, giros del tesoro o por el nombre que sea llamado este dinero. El contribuyente tiene que adquirir su parte de la deuda de algún poseedor de una moneda o certificado u otra forma de dinero del gobierno, y presentarla al Tesoro en liquidación de su deuda legal. De este modo él tiene que rescatar o cancelar esa parte de la deuda … La redención de la deuda pública mediante impuestos es la ley básica de la acuñación y de cualquier emisión de «dinero» gubernamental en cualquier forma. – Alfred Mitchell-Innes, La teoría crediticia del dinero, The Banking Law Journal.

Hechos y economistas clave en la historia del monetarismo

John Maynard Keynes hace referencia a Knapp y al «chartalismo» en las páginas iniciales de su Tratado sobre el dinero de 1930 y parece ser que el chartalismo influyó en las ideas keynesianas sobre el papel del Estado en la economía.

En 1947, cuando Abba Lerner escribió su artículo El dinero como criatura del Estado, los economistas habían abandonado en gran medida la idea de que el valor del dinero estaba estrechamente relacionado con el oro. Lerner argumentó que la responsabilidad de evitar la inflación y las depresiones recaía en el estado debido a su capacidad para crear dinero o gravarlo.

Los economistas Warren Mosler, L. Randall Wray, Stephanie Kelton, Bill Mitchell y Pavlina R. Tcherneva son en gran parte responsables de revivir la idea del chartalismo como explicación de la creación de dinero; Wray se refiere a esta formulación revivida como neochartalismo.

Bill Mitchell, profesor de economía y director del Centro de pleno empleo y equidad o CofFEE, de la Universidad de Newcastle, Nueva Gales del Sur, fue quien acuñó el término Teoría Monetaria Moderna para referirse al monetarismo.

Pavlina R. Tcherneva ha desarrollado el primer marco matemático para el monetarismo y se ha centrado en gran medida en desarrollar la idea de la Garantía de empleo.

Scott Fullwiler ha agregado un análisis técnico detallado de los sistemas bancario y monetario.

El libro de Rodger Malcolm Mitchell Dinero Gratis (1996) describe en términos sencillos la esencia del chartalismo.

Algunos proponentes contemporáneos, como Wray, sitúan al monetarismo dentro de la economía poskeynesiana, mientras que el monetarismo se ha propuesto como una teoría alternativa o complementaria a la teoría del circuito monetario, siendo ambas formas de dinero endógeno, es decir, dinero creado dentro de la economía, como por déficit público, gastos o préstamos bancarios, más que desde el exterior, como cuando ingresa oro al sistema productivo desde fuera. En la visión complementaria, el monetarismo explica las interacciones «verticales» (gobierno-a-privado y viceversa), mientras que la teoría de circuitos es un modelo de las interacciones «horizontales» (privado-a-privado).

Hyman Minsky pareció favorecer un enfoque chartalista para comprender la creación de dinero en su libro Estabilizando una Economía Inestable, mientras que Basil Moore, en su libro Horizontalistas y verticalistas, enumera las diferencias entre el dinero bancario y el dinero estatal.

En febrero de 2019 se publicó el primer libro de texto académico basado en la teoría.

Planteamiento teórico del monetarismo

En los sistemas financieros soberanos, los bancos pueden crear dinero, pero estas transacciones «horizontales» no aumentan los activos financieros netos, ya que los activos se compensan con pasivos. Según los partidarios del monetarismo, «el balance del gobierno no incluye ningún instrumento monetario interno en su lado de activos; no posee dinero. Todos los instrumentos monetarios emitidos por el gobierno están en su lado de pasivo y se crean y destruyen con el gasto y los impuestos / ofertas de bonos, respectivamente».

En el monetarismo el «dinero vertical» entra en circulación a través del gasto público. Los impuestos y su curso legal permiten el poder de liquidar deudas y establecer el dinero fiduciario como moneda, dándole valor al crear una demanda en forma de obligación tributaria privada que debe cumplirse.

Además, las multas, tarifas y licencias del gobierno crean demanda por la moneda. Puede ser una moneda emitida por el gobierno nacional o una moneda extranjera. Una obligación tributaria continúa, junto con la confianza privada y la aceptación de la moneda, mantiene el valor del dinero. Debido a que el gobierno puede emitir su propia moneda a voluntad, el monetarismo sostiene que el nivel de impuestos en relación con el gasto público (gasto público deficitario o superávit presupuestario) es en realidad una herramienta de política que regula la inflación y el desempleo, y no un medio para financiar el gasto público o las actividades del gobierno por sí mismo. El enfoque del monetarismo típicamente invierte las teorías de austeridad gubernamental. Las implicaciones políticas de las dos teorías también son típicamente opuestas.

Transacciones verticales en la teoría monetaria moderna

El monetarismo etiqueta cualquier transacción entre el gobierno o el sector público y el sector no gubernamental o privado como una «transacción vertical». Se considera que el sector gubernamental incluye El Tesoro y el banco central. El sector no gubernamental incluye a personas y empresas privadas nacionales y extranjeras (incluido el sistema bancario privado) y compradores y vendedores extranjeros de moneda.

Críticas a la teoría monetaria moderna

El monetarismo ha sido calificado de ingenuo e irresponsable por los críticos. El economista estadounidense Thomas Palley ha dicho que su atractivo radica en que se trata de una «polémica política para tiempos de depresión». Palley ha criticado varios elementos de la teoría, como la sugerencia de que las tasas de interés del banco central se mantengan en cero, y dijo que no brinda orientación a países como México y Brasil, países que no se endeudan en sus propias monedas, y no toma en cuenta las complicaciones políticas que surgen de intereses creados.

Las opiniones del economista Paul Krugman, ganador del Premio Nobel, sobre la deuda estadounidense son similares a las de muchos teóricos del monetarismo, pero Krugman se ha opuesto firmemente a la teoría. En un artículo de opinión del New York Times en 2011, advirtió que Estados Unidos vería una hiperinflación si la teoría se ponía en práctica y los inversores se negaban a comprar bonos estadounidenses.

«Haga los cálculos y quedará claro que cualquier intento de extraer demasiado de la impresión de dinero —más que un pequeño porcentaje del PIB, probablemente— conduce a una espiral ascendente infinita en la inflación». Escribió Krugman: «En efecto, la moneda está destruida. Esto no sucedería, incluso con el mismo déficit, si el gobierno todavía puede vender bonos».

Michael R. Strain, académico residente del American Enterprise Institute, ha argumentado que la propuesta del monetarismo de que los impuestos se pueden usar para reducir la inflación también es defectuosa. «El aumento de los impuestos solo empeoraría la recesión, aumentaría el desempleo y ralentizaría aún más la economía», dijo Strain en una columna de Bloomberg.

Respecto al monetarismo, el columnista Nathan Lewis de Forbes señala que: «La teoría monetaria moderna básicamente postula que un gobierno puede pagar sus facturas imprimiendo dinero. No sé qué tanto hay de «moderno» en esto. En el siglo III, el gobierno romano comenzó a pagar sus facturas haciendo monedas con denominaciones cada vez más altas. No creo que jamás hayan hecho una «moneda de un billón de denarios», pero el valor del denario finalmente cayó a menos de una millonésima parte de su valor original. Es la receta para un desastre; pero, aun así, todo gobierno lo hace hoy, hasta cierto punto.

La ironía de esto es: que un gobierno puede, en parte, pagar sus facturas con la imprenta, pero las cosas funcionan mejor cuando el gobierno actúa como si no pudiera; porque una vez que un gobierno va demasiado lejos por este camino, el gobierno pronto descubre que la confianza en la moneda o en los bonos del gobierno ha caído tanto que ya no puede utilizar la financiación de la imprenta sin consecuencias desastrosas e inmediatas. En resumen: es mejor si el gobierno actúa como si no pudiera imprimir dinero, incluso cuando puede.

Cuando un gobierno mantiene sus asuntos en orden y actúa como si no necesitara depender de la impresión de dinero para salir adelante, en realidad obtiene una pequeña ventaja del proceso de creación de dinero. Pero cuando un gobierno declara, a través de varias justificaciones tontas, que tiene la intención de utilizar la imprenta para financiarse a sí mismo, normalmente descubre que no puede hacerlo sin un quiebre financiero. Los comerciantes de divisas saben que el que entra en pánico primero es el que más gana del proceso; incluso hablar de este tipo de cosas es peligroso.»

Con información de Forbes e Investopedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top