Conceptos

¿Qué es el Malthusianismo y qué ideas propuso esta teoría?

Malthusianismo

El malthusianismo, también llamado maltusianismo, es una teoría económica en la que el crecimiento de la población es potencialmente exponencial, mientras que el crecimiento del suministro de alimentos u otros recursos es lineal, lo que finalmente reduce los niveles de vida hasta el punto de provocar la muerte de la población. Se deriva del pensamiento político y económico del sacerdote anglicano y economista Thomas Robert Malthus, tal como lo expone en sus escritos de 1798, más precisamente en el Ensayo sobre el principio de población.

Malthus creía que había dos tipos de “controles” omnipresentes que funcionan continuamente, las cuales limitan el crecimiento de la población en función del suministro de alimentos en un momento dado:

Controles preventivos, como restricciones morales o acciones legislativas, por ejemplo, la elección de un ciudadano particular de participar en la abstinencia y retrasar el matrimonio hasta que sus finanzas se equilibraran, o la restricción del matrimonio legal o los derechos de paternidad para personas consideradas “deficientes” o “no aptas” por el Gobierno.

Controles positivos, como enfermedades, hambre y guerra, que conducen a altas tasas de muerte prematura, lo que resulta en lo que se denomina una catástrofe malthusiana. El diagrama de abajo representa el punto abstracto en el que se produciría tal evento, en términos de población existente y suministro de alimentos: cuando la población alcanza o excede la capacidad del suministro compartido, se obligan a producir controles positivos, restableciendo el equilibrio. (En realidad, la situación tendría muchos más matices debido a las complejas disparidades regionales e individuales en torno al acceso a alimentos, agua y otros recursos).

Grafico Malthus
La catástrofe malthusiana, una de las ideas recurrentes del malthusianismo.

Tal catástrofe inevitablemente tiene el efecto de forzar a la población a “corregir” de nuevo su crecimiento a un nivel más bajo, más fácilmente sostenible. El maltusianismo se ha relacionado con una variedad de movimientos políticos y sociales, pero casi siempre se refiere a los defensores del control de la población. Muchas veces entre estos defensores se han encontrado economistas notables, políticos y activistas que han promocionado la idea de que el control población mejorará la calidad de vida de las personas. En no pocas ocasiones tales ideas se han defendido mediante prácticas cuestionables como la esterilización forzada de mujeres pobres, tal y como sucedió en el gobierno del presidente Alberto Fujimori en el Perú.

El neomalthusianismo

El neomalthusianismo es la defensa de la planificación de la población humana para garantizar los recursos y la integridad ambiental para las poblaciones humanas actuales y futuras, así como para otras especies.

En Gran Bretaña, el término ‘maltusiano’ también puede referirse más específicamente a argumentos a favor del control de la natalidad preventivo, de ahí organizaciones como la Liga Malthusiana.

Los neomalthusianos difieren de las teorías de Malthus principalmente en su apoyo al uso de anticonceptivos. Malthus, un cristiano devoto, creía que el “autocontrol” (es decir, la abstinencia) era preferible al control de la natalidad artificial. También le preocupaba que el efecto del uso de anticonceptivos fuera demasiado poderoso para frenar el crecimiento, en conflicto con la perspectiva común del siglo XVIII (a la que el propio Malthus se adhirió) de que una población en constante crecimiento seguía siendo un factor necesario para el continuo “progreso de la sociedad”, en general. . Los neomalthusianos modernos están generalmente más preocupados que Malthus por la degradación ambiental y la hambruna catastrófica que por la pobreza.

En este sentido, los neomalthusianos se oponen fuertemente al crecimiento población, desechando ideas como el factor de crecimiento económico generado por el “bono demográfico” de una gran población joven y activa en el mercado laboral. Luego de que la investigación científica ha constatado que el calentamiento global inducido por la actividad humana es un serio peligro para nuestra existencia como especie y para el planeta mismo, los neomalthusianos ven sus argumentos reforzados a favor de la reducción del crecimiento poblacional, especialmente cuando las economías mundiales han fallado al momento de crear un auténtico desarrollo sostenibles y modelos de economía circular que garanticen la adecuada distribución y manejo de los recursos disponibles

Críticas al malthusianismo

El maltusianismo ha atraído críticas de diversas escuelas de pensamiento, incluidos keynesianos, neokeynesianos, marxistas y socialistas, libertarios y entusiastas del libre mercado, feministas y defensores de los derechos humanos, que lo caracterizan como excesivamente pesimista, misantrópico o inhumano. Muchos críticos creen que el maltusianismo ha sido desacreditado desde la publicación del Principio de población, a menudo citando avances en técnicas agrícolas y reducciones modernas en la fertilidad humana. En el libro La Era del Desarrollo Sostenible, el economista estadounidense Jeffrey Sachs mostró cómo el crecimiento poblacional fue necesario o estuvo estrechamente relacionado con el crecimiento económico desde la Revolución Industrial, y cómo este crecimiento llevó a familias más preocupadas por su bienestar y menos numerosas.

Muchos proponentes modernos creen que el concepto básico de crecimiento de la población que eventualmente sobrepasa los recursos sigue siendo fundamentalmente válido, y que es probable que se produzcan controles positivos en el futuro de la humanidad si no se toman medidas para frenar intencionalmente el crecimiento de la población.

A pesar de la variedad de críticas en su contra, el argumento maltusiano sigue siendo un discurso importante a partir del cual se promueven las regulaciones ambientales nacionales e internacionales en contra del cambio climático, el desperdicio de recursos y a favor de la mejora de la eficiencia agrícola.

Malthus no fue el primero en describir los problemas que percibió. El ensayo original fue parte de una discusión intelectual en curso a fines del siglo XVIII sobre los orígenes de la pobreza. El principio de población se escribió específicamente como una refutación a pensadores como William Godwin y el marqués de Condorcet, y al propio padre de Malthus, que creía en la perfectibilidad de la humanidad. Malthus creía que la capacidad de la humanidad para reproducirse con demasiada rapidez condenaba los esfuerzos hacia la perfección y causaba varios otros problemas.

Su crítica a la tendencia de la clase trabajadora a reproducirse rápidamente y su creencia de que esto, en lugar de la explotación por parte de los capitalistas, conducía a su pobreza, generó críticas generalizadas a su teoría por parte de los pensadores socialistas. Los socialistas veían en la explotación de la clase obrera, antes que en su número, la razón de su pobreza y concretamente el crecimiento poblacional tradicionalmente se vio como un elemento positivo en el proceso de desarrollo económico, pues si hay más personas disponibles para el trabajo se pueden llegar a realizar muchos más emprendimientos, innovaciones y finalmente se puede producir mucho más.

Los maltusianos percibían que las ideas de caridad para con los pobres, tipificadas por el paternalismo conservador (tory), eran inútiles, ya que sólo daría como resultado un mayor número de pobres y esto a pesar de la fuerte influencia cristiana de Malthus, siendo el mismo un clérigo; Estas teorías encajaron en las ideas económicas liberales (Whig) ejemplificadas por la Enmienda de la Ley de Pobres de 1834. Los opositores describieron la ley como “un proyecto de ley maltusiano diseñado para obligar a los pobres a emigrar, a trabajar por salarios más bajos, a vivir de un tipo de comida más tosca”, que inició la construcción de casas de trabajo a pesar de los disturbios y los incendios provocados.

Malthus revisó sus teorías en ediciones posteriores de Un Ensayo de los principios de la población, adoptando un tono más optimista, aunque existe cierto debate académico sobre el alcance de sus revisiones. Según Dan Ritschel, del Centro de Educación en Historia de la Universidad de Maryland, condado de Baltimore,

El gran temor del malthusianismo era que la “caridad indiscriminada” conduciría a un crecimiento exponencial de la población en situación de pobreza, aumentos de los cargos al erario público para apoyar a este creciente ejército de dependientes y, finalmente, la catástrofe y la bancarrota nacional. Aunque el malthusianismo se ha identificado desde entonces con el problema de la sobrepoblación en general, la preocupación original de los maltusianos era más específicamente el miedo a la sobrepoblación por parte de los pobres dependientes.

Uno de los primeros críticos de las teorías malthusianas fue David Ricardo. Malthus reconoció inmediata y correctamente que se trataba de un ataque a su teoría de los salarios. Ricardo y Malthus debatieron esto en una extensa correspondencia personal.

Otro de los críticos del siglo XIX de la teoría maltusiana fue Karl Marx, quien se refirió a ella como “nada más que un plagio superficial y escolar de De Foe, Sir James Steuart, Townsend, Franklin y Wallace”. En El Capital Marx y Engels describieron a Malthus como un “lacayo de la burguesía”. Los socialistas y comunistas creían que las teorías maltusianas “culpaban a los pobres” de su propia explotación por parte de las clases capitalistas, y podían utilizarse para reprimir al proletariado en un grado aún mayor, ya sea mediante intentos de reducir la fertilidad o justificando las condiciones laborales generalmente pobres en el siglo XIX.

Defensa del Malthusianismo y su relación con la eugenesia

Un defensor del malthusianismo fue la novelista Harriet Martineau, cuyo círculo de conocidos incluía a Charles Darwin, y las ideas de Malthus fueron una influencia significativa en el inicio de la teoría de la evolución de Darwin. A Darwin le impresionó la idea de que el crecimiento de la población eventualmente conduciría a más organismos de los que posiblemente podrían sobrevivir en cualquier entorno dado, lo que lo llevó a teorizar que los organismos con una ventaja relativa en la lucha por la supervivencia y la reproducción serían capaces de transmitir sus características a generaciones futuras.

Los defensores del malthusianismo fueron a su vez influenciados por las ideas de Darwin, y ambas escuelas de pensamiento llegaron a influir en el campo de la eugenesia. Henry Fairfield Osborn, Jr. abogó por la “selección humana del nacimiento a través del control de la natalidad humanitario” para evitar una catástrofe maltusiana al eliminar a los “no aptos”.Estas ideas encontraron su desarrollo práctico en el siglo XX en las prácticas eugenésicas de la Alemania nazi, país que estableció una política de “higiene racial”. En las leyes de Nuremberg se hizo del acceso a la salud prenatal y natal un privilegio de la denominada raza aria. El programa nazi estuvo dirigido, pero no limitado, a eliminar a los delincuentes, enfermos mentales, discapacitados físicos, disidentes políticos, pedófilos, homosexuales, haraganes, dementes, religiosos y débiles, para la eliminación de “la cadena hereditaria defectuosa”.

El malthusianismo se convirtió en una tradición intelectual menos común a medida que avanzaba el siglo XIX, principalmente como resultado de los aumentos tecnológicos, la apertura de nuevos territorios a la agricultura y el aumento del comercio internacional. Aunque un movimiento “conservacionista” en los Estados Unidos se preocupó por el agotamiento de los recursos y la protección natural en la primera mitad del siglo XX, Desrochers y Hoffbauer escriben: “Probablemente sea justo decir … que no fue hasta la publicación de Los libros de Osborn y Vogt [1948] de que un renacimiento maltusiano se apoderó de un segmento significativo de la población estadounidense”.

Malthusianismo moderno

El malthusianismo o teoría malthusiana es un tema recurrente en muchos ámbitos de las ciencias sociales. John Maynard Keynes, en Consecuencias económicas de la paz, abre su polémica con una descripción maltusiana de la economía política de Europa como inestable debido a la presión de la población maltusiana sobre el suministro de alimentos. Muchos modelos de agotamiento y escasez de recursos de Keynes son de carácter maltusiano: “la tasa de consumo de energía superará la capacidad de encontrar y producir nuevas fuentes de energía y, por lo tanto, conducirá a una crisis”, señaló Keynes en su momento.

En Francia, términos como “politique malthusienne” (“política malthusiana”) se refieren a estrategias de control de la población. El concepto de restricción de la población asociado con Malthus se transformó, en la teoría político-económica posterior, en la noción de restricción de la producción. En el sentido francés, una “economía malthusiana” es aquella en la que el proteccionismo y la formación de cárteles no solo se tolera sino que se fomenta.

Vladimir Lenin, el líder del Partido Bolchevique y el principal arquitecto de la Unión Soviética fue un crítico del malthusianismo y el neomalthusianismo (pero no del control de la natalidad y el aborto en general).

Respecto al Malthusianismo y el neomalthusianismo, Lenin señalaría: “La clase trabajadora no perece, crece, se fortalece, cobra valor, se consolida, se educa y se endurece en la batalla. Somos pesimistas en lo que respecta a la servidumbre, el capitalismo y la mezquindad, la producción, pero somos fervientes optimistas en lo que concierne al movimiento obrero y sus objetivos. Ya estamos sentando las bases de un nuevo edificio y nuestros hijos completarán su construcción.

Ésa es la razón —la única razón— por la que somos incondicionalmente enemigos del neomalthusianismo, apto sólo para parejas pequeñoburguesas insensibles y egoístas, que susurran con voz asustada: “Dios nos conceda que nos las arreglemos de alguna manera por nosotros mismos. Tanto mejor si no tenemos hijos”.

No hace falta decir que esto no nos impide de ninguna manera exigir la anulación incondicional de todas las leyes contra el aborto o contra la distribución de literatura médica sobre medidas anticonceptivas, etc. Tales leyes no son más que la hipocresía de las clases dominantes. Estas leyes no curan las úlceras del capitalismo, simplemente las convierten en úlceras malignas que son especialmente dolorosas para las masas oprimidas. La libertad de propaganda médica y la protección de los derechos democráticos elementales de los ciudadanos, hombres y mujeres, son una cosa. La teoría social del neomalthusianismo es otra muy distinta. Los trabajadores con conciencia de clase siempre llevarán a cabo la lucha más despiadada contra los intentos de imponer esa teoría reaccionaria (el neomalthusianismo) y cobarde a la clase más progresista y fuerte de la sociedad moderna, la clase que está mejor preparada para grandes cambios”.

El “neomalthusianismo”, término corto para nuevo malthusianismo así entendido, es una preocupación de que la superpoblación, así como el consumo excesivo, pueden aumentar el agotamiento de los recursos y / o la degradación ambiental conducirá al colapso ecológico y otros peligros.

El rápido aumento de la población mundial del siglo pasado ejemplifica los patrones de población predichos de Malthus; también parece describir la dinámica sociodemográfica de sociedades preindustriales complejas. Estos hallazgos son la base de los modelos matemáticos modernos neomalthusianos de dinámica histórica a largo plazo.

El malthusianismo y neomalthusianismo en la actualidad

Hubo un renacimiento general “neomalthusiano” a mediados y finales de la década de 1940, que continuó hasta la década de 2010 después de la publicación de dos libros influyentes en 1948 (Our Plundered Planet de Fairfield Osborn y Road to Survival de William Vogt). Durante ese tiempo, la población del mundo aumentó dramáticamente. Muchos de los movimientos ambientales comenzaron a dar la alarma sobre los peligros potenciales del crecimiento de la población. El Club de Roma publicó un libro titulado Los límites del crecimiento en 1972. El informe y la organización pronto se convirtieron en elementos centrales del renacimiento neomalthusiano. Paul R. Ehrlich ha sido uno de los neomalthusianos más destacados desde la publicación de The Population Bomb en 1968. El destacado economista ecológico Herman Daly ha reconocido la influencia de Malthus en su concepto de economía de estado estacionario. ¡Otros maltusianos destacados incluyen a los hermanos Paddock, autores de Famine 1975! La decisión de Estados Unidos: ¿Quién sobrevivirá?

El renacimiento neomalthusiano o del nuevo malthusianismo ha generado críticas de escritores que afirman que las advertencias malthusianas fueron exageradas o prematuras porque la revolución verde (años sesenta, de la mano del agrónomo Norman Borlaug) ha traído aumentos sustanciales en la producción de alimentos y podrá mantenerse al día con el crecimiento continuo de la población.

Julian Simon, un cornucopiano, ha escrito que, contrariamente a la teoría neomalthusiana, la “capacidad de carga” de la Tierra es esencialmente ilimitada. Simon no argumenta que hay una cantidad física infinita de, digamos, cobre, pero para propósitos humanos esa cantidad debería tratarse como infinita porque no está acotada ni limitada en ningún sentido económico, porque: 1) las reservas conocidas son de cantidad incierta 2 ) Nuevas reservas pueden estar disponibles, ya sea a través del descubrimiento o mediante el desarrollo de nuevas técnicas de extracción 3) el cobre puede volver a producirse mediante el reciclaje 4) utilización más eficiente de las reservas existentes (por ejemplo, “Se necesita mucho menos cobre ahora para transmitir un mensaje dado que hace cien años”, mediante el desarrollo de equivalentes económicos, por ejemplo, fibra óptica en el caso del cobre para telecomunicaciones. Respondiendo a Simon, Al Bartlett reitera el potencial del crecimiento de la población como una curva exponencial (o como lo expresa Malthus, “geométrica”) para superar tanto los recursos naturales como el ingenio humano. Bartlett escribe y da conferencias particularmente sobre suministros de energía, y describe la “incapacidad para comprender la función exponencial” como el “mayor defecto de la raza humana”.

Neomalthusianos prominentes como Paul Ehrlich sostienen que, en última instancia, el crecimiento de la población en la Tierra sigue siendo demasiado alto y eventualmente conducirá a una crisis grave. La crisis mundial de los precios de los alimentos de 2007-2008 inspiró nuevos argumentos del malthusianismo sobre las perspectivas del suministro mundial de alimentos.

Aproximadamente desde 2004 hasta 2011, las preocupaciones sobre el “cenit del petróleo” y otras formas de agotamiento de los recursos se generalizaron en los Estados Unidos y motivaron una subcultura grande, aunque efímera, de “nuevos neomalthusianos”. Así el malthusianismo y sus nuevas formas han cobrado un nuevo impulso.

El filósofo británico John Gray ha mostrado ideas neomalthusianas en sus últimos trabajos, especialmente en el libro “Perros de Paja, reflexiones sobre humanos y otros animales” (2003) en el que destaca cómo el crecimiento poblacional de la especie humana está colocando una grave presión sobre los sistemas terrestres y cómo gran parte de los recursos biológicos existentes son hoy parte activa del grueso de la especie humana. En junio de 2019 en una columna para el diario El País de España Gray fustigó la idea de un desarrollo sostenible y argumentó a favor de una “retirada sostenible”. Gray no argumenta contra el crecimiento poblacional actual, pero sí contra el crecimiento basado en las formas de producción industrial actuales y en la necesidad de pensar en una retirada del sueño industrial y de la modernidad de producir cada vez más a costa del planeta.

Evitando la catástrofe Malthusiana

En el actual contexto, aunque muchas de las ideas de Malthus estaban erradas, como por ejemplo la idea de que una población en constante crecimiento no podría producir más ni mejor por medio de nuevas formas de tecnología (que Malthus desconocía en su tiempo), la realidad es que a largo plazo (en la era moderna) la humanidad sí se encuentra generando una presión insostenible sobre los recursos naturales. Probablemente, al igual que como sucedió con la Revolución Verde en los años sesenta, el ser humano logre producir más alimentos de una forma más ecológica y sostenible, también es posible lograr un mejor uso de los recursos naturales y energéticos, pero ciertamente tarde o temprano los recursos naturales impondrán un límite al crecimiento de la población y ahí es donde las ideas de Malthus cobrarán nuevamente vigencia. Allí es donde las tecnologías, las políticas públicas y el desarrollo económico equilibrado desempeñarán un papel importante al evitar la catástrofe malthusiana.

En el siglo XXI con un crecimiento poblacional que sigue preocupando a economistas, científicos y líderes políticos, las preocupaciones malthusianas siguen siendo relevantes. Se estima que para el 2050 la población mundial se ubique en torno a los 9.000 millones de personas y que para entonces temas como la energía, la alimentación y el uso de recursos escasos ponga especial acento en el desarrollo de una economía circular que pueda aprovechar al máximo y de manera altamente eficiente los recursos del planeta. Por otra parte, el economista Jeffrey Sachs ha hecho especial énfasis en la necesidad de empoderar a las mujeres, quienes son en última instancia quienes deciden la tasa del crecimiento poblacional. Se ha comprobado que en la medida en que las mujeres completan sus estudios superiores y acceden a una mejor calidad de vida, tienden a aplazar sus embarazos, limitando así el crecimiento desbordado de la población. Aspectos como estos, en especial un desarrollo sostenible enfocado en el papel de las mujeres y su educación, así como la necesidad de mejorar los desarrollos tecnológicos, reformar los sistemas de trabajo para hacerlos adaptables a una población que envejece y que responde a una posible catástrofe malthusiana con la decisión libre de no tener hijos, serán determinantes para poder enfrentar los desafíos demográficos del futuro y poder evitar así las trampas que supone un crecimiento insostenible de la población tal y como Malthus lo percibió hace ya cerca de dos siglos.

Con información de Wikipedia.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x