Conceptos

Qué es una Economía planificada o dirigida

Economía Planificada

Qué es una economía planificada

Una economía planificada es un sistema donde el gobierno, en lugar del libre mercado, determina qué bienes deben ser producidos, cuántos de estos deben ser producidos, y el precio a los cuáles estos son ofrecidos para la venta. También determina las inversiones y los salarios. La economía planificada es una característica clave de cualquier sociedad comunista. Cuba, Corea del Norte, y la extinta Unión Soviética son ejemplos de países que tienen o tuvieron economías planificadas, mientras que China mantuvo una economía planificada por décadas entes de hacer una transición a una economía mixta, que se caracteriza por tener elementos del comunismo y del capitalismo.

Entendiendo la economía planificada

También conocida como economía dirigida, las economías planificadas tienen como su autoridad central al gobierno, el cual – con planificadores propios- controla los medios de producción de una sociedad. La Propiedad privada de la tierra, el empleo o el capital es inexistente o fuertemente limitada para que su uso esté acorde con el plan económico central. En contraste con las economías de libre mercado, en las cuales los precios de los bienes y servicios son establecidos por la oferta y la demanda, los planes centrales en una economía planificada establecen los precios, controlan la producción, y limitan o prohíben enteramente la competencia dentro del sector privado. En una economía planificada pura, no existe la competencia. ya que el gobierno central posee el control de todos los negocios.

Otras características de la economía planificada

En una economía planificada, los funcionarios del gobierno establecen las prioridades económicas nacionales, incluyendo cómo y cuándo generar crecimiento económico, cómo destinar los recursos para la producción y cómo distribuir el producto resultante. Frecuentemente estas estrategias toman forma en planes multi-anuales que tienen como objetivo determinar el comportamiento de toda la economía.

El gobierno que dirige una economía planificada administra negocios que son monopolios, o entidades que son necesarias para cumplir con los objetivos de la economía nacional. En estos casos, no hay competencia doméstica en estas industrias. Como ejemplos tenemos a las instituciones financieras públicas, compañías de servicios públicos y el sector manufacturero.

Finalmente, todas las leyes, regulaciones y otras directivas son establecidas por el gobierno en concordancia con su plan económico. Todos los negocios siguen ese plan y sus objetivos, y no pueden responder a ninguna fuerza de libre mercado o influencia externa.

Las desventajas de este tipo de economías

Con el poder económico consolidado en las manos de los planificadores gubernamentales y en la ausencia de un mercado libre que comunique los precios y coordine la actividad económica, las economías planificadas enfrentan dos grandes problemas en la planificación eficiente de la economía. El primero es un problema de incentivos, y el segundo es el cálculo económico o el conocimiento de la economía.

El problema de incentivos funciona en unas pocas formas. Por ejemplo, los planificadores centrales y otros políticos en una economía planificada son seres humanos. Economistas como James Buchanan han descrito las múltiples formas en la que los funcionarios pueden tomar decisiones que los beneficien solo a ellos sin importar los costos sociales que imponen al resto de la sociedad. Los grupos de interés político están libres de toda presión externa como calificaciones crediticias de deuda soberana, fuga de capitales, entre otros, por lo cual las luchas que tienen entre sí, tienden a ser más dañinas que las que hay entre los grupos de interés en economías mixtas o economías de libre mercado.

Los problemas con los incentivos en una economía planificada también se extienden más allá de los planificadores mismos. Puesto que los pagos y salarios están previamente determinados, las ganancias se ven atenuadas, eliminando cualquier factor que mueva o incentive a los directivos y trabajadores a producir más. En este sentido, ya que los pagos están garantizados, los directivos y trabajadores de una empresa no tienen razones para reducir sus costos de operación, contribuir con esfuerzos que vayan más allá de los mínimos requeridos para evitar sanciones o despidos. Esencialmente, la economía planificada no está atada a incentivos propios de la lógica del beneficio que existe en las economías mixtas o de libre mercado, conduciendo a que los puestos y los ingresos por salarios estén determinados más por las conexiones personales que por la habilidad para producir más. Esto por supuesto lleva a una corrupción endémica.

La economía planificada también tiende a estar plagada por la denominada tragedia de los bienes comunes, en la que todos los bienes son poseídos por el conjunto de la sociedad, pero finalmente no pertenecen a nadie. Esto lleva a que la gente no se preocupe por cuidar las escuelas, viviendas, la infraestructura, los sistemas de salud, los recursos y todos los bienes de la economía, así como a no invertir adecuadamente en el mejoramiento de estos y a sacar el máximo provecho de los mismos cuando estos bienes estén disponibles. Esto lleva a que estos bienes se agoten o deterioren de manera rápida, ya que no hay incentivos para que reciban ningún tipo de mantenimiento que los mantenga útiles.

Problema del cálculo económico

El problema del cálculo económico en la economía planificada fue primero descrito por la escuela austriaca. Economistas como Ludwing von Mises y F.A. Hayek mostraron que las economías planificadas no sabían los quién, qué, cuándo, cuánto, dónde y cómo de la economía, puesto que no había libre oferta y demanda no podían calcular cuántas personas se necesitaban para producir ciertos bienes, en dónde producirlos, cómo llevarlos a los consumidores, a qué precio y en qué cantidades.

En las economías de libre mercado, la oferta y la demanda soluciona este problema, pues la producción llega a dónde existe una demanda efectiva de bienes y esta es operada por medio de los incentivos del beneficio financiero, es decir por el dinero que se gana al entregar un producto o servicio.

Mientras que en las economías planificadas el problema de cálculo económico puede llevar a que no se sepa cuántos consumidores demandan determinado bien o en qué cantidades, esto puede terminar en filas en los supermercados de personas esperando comprar pan, mientras el trigo se daña en las bodegas puesto que los mecanismos de comunicación de la oferta y la demanda no operan.

También te puede interesar:

Quién es David Autor, biografía y pensamiento económico.

John Maynard Keynes, biografía y pensamiento económico.

¿Estados Unidos será una economía socialista en el 2020?

Con el tiempo, ambos problemas (el de incentivos y el del cálculo económico) resultan que grandes montos de recursos y bienes de capital son desperdiciados, empobreciendo a la sociedad en general.

Argumentos a favor de este tipo de economías

Las economías planificadas aún tienen sus seguidores y defensores. Aquellos que favorecen este sistema argumentan que la economía planificada asigna los recursos de una forma que maximiza el bienestar general, mientras que en las economías de libre mercado, este objetivo es secundario, ya que se busca maximizar las ganancias de los inversores. Adicionalmente se argumenta que la economía planificada es mucho mejor al momento de generar pleno empleo, ya que puede poner a la gente a trabajar para el Estado, incluso en la ausencia de una demanda real de bienes y servicios. Finalmente, los defensores de las economías planificadas creen que este tipo de sistema puede responder mejor a desastres y emergencias tales como guerras y desastres naturales, ya que con el control de los medios de producción en manos del gobierno se pueden tomar decisiones rápidas para responder a estos eventos. Incluso la mayoría de economías de mercado frecuentemente pueden frenar los derechos de propiedad privada y expandir los poderes del Estado en casos de emergencia durante tales eventos, al menos de forma temporal.

Con información de Investopedia.

1 Comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top