Conceptos

¿Qué es la economía del desarrollo y cuál es su historia?

Economía del desarrollo

La economía del desarrollo es una rama de la economía que se enfoca en el mejoramiento de las condiciones fiscales, económicas y sociales de los países en vías de desarrollo.

La economía del desarrollo considera factores tales como la salud, la educación y las condiciones de trabajo, las políticas domésticas e internacionales., y las condiciones del mercado con un enfoque en mejorar las condiciones en los países más pobres del mundo.

Este campo de la economía también examina tanto las condiciones macroeconómicas como las microeconómicas y sus factores relacionados a la estructura de las economías en desarrollo, y el crecimiento doméstico e internacional.

Los factores macroeconómicos se refieren ampliamente a indicadores de influencia tales como las tasas de interés, mientras que los microeconómicos se refieren a las influencias individuales.

Entendiendo la economía del desarrollo

La economía del desarrollo estudia la transformación de las naciones que emergen y se transforman en naciones más prósperas.

Las estrategias para transformar a una economía en desarrollo tienden a ser únicas debido a los trasfondos culturales, sociales y políticos de los países pueden variar de forma dramática.

Los estudiantes de economía y los economistas profesionales crean teorías y métodos que guían a los practicantes en la forma de determinar prácticas y políticas que pueden ser usadas e implementadas en el nivel de política doméstica e internacional.

Algunos aspectos de la economía del desarrollo incluyen determinar en qué nivel el crecimiento de la población puede ayudar o impedir el desarrollo, la transformación estructural de las economías, y el rol de la salud y la educación en el desarrollo.

Otros aspectos incluidos son el comercio internacional y la globalización, el desarrollo sostenible, los efectos de las epidemias tales como el VIH y el SIDA, y el impacto de las catástrofes en el desarrollo humano y económico.

Economistas prominentes del desarrollo incluyen a Jeffrey Sachs, Hernando de Soto Polar, y los premios Nobel de Economía Simon Kuznets, Amartya Sen, Esther Duflo y Joseph Stiglitz.

Aproximaciones teóricas a la economía del desarrollo

El mercantilismo: La versión occidental más temprana de una teoría del desarrollo fue el mercantilismo, el cual se desarrollo en el siglo XVII, con paralelo al desarrollo del Estado-Nación.

Teorías económicas más tempranas daban poca atención al desarrollo. Por ejemplo, la escolástica, la escuela de pensamiento dominante durante el medioevo enfatizó la reconciliación de la teología cristiana con la ética, en vez de el desarrollo.

En el siglo 17, La Escuela de Salamanca, acreditada como la escuela más temprana de economía moderna no enfrentó el tema del desarrollo.

El mercantilismo fue una teoría de pensamiento económico de desarrollo puesto que enfatizaba en la búsqueda de los mejores medios posibles para el desarrollo del poder económico de los estados, y con estos, los de su población.

Entre los pensadores influyentes de esta teoría se encuentran Philipp von Hörnigk, quien enfatizó en una economía orientada hacia las exportaciones, y el ministro francés de economía Jean-Baptiste Colbert, cuyas políticas fueron muy influyentes en el desarrollo de América.

El Nacionalismo económico

Alexander Hamilton y la economía del desarrollo
Alexander Hamilton, economista y Primer secretario del Tesoro de Los Estados Unidos. Fue un representante del nacionalismo económico.

El nacionalismo económico tiene una fuerte influencia del mercantilismo y busca el desarrollo de las naciones.

En la época colonial, este tipo de pensamiento se enfocó en aumentar la producción doméstica de las naciones en lugar de la de las colonias.

Entre las figuras claves del nacionalismo económico se encuentran Alexander Hamilton, Friedrich List y el americano Henry Clay.

Otras teorías del desarrollo económico incluyen el modelo de crecimiento lineal por etapas, la teoría del cambio estructural, las teorías neoclásicas y la teoría de la dependencia internacional.

Teorías posteriores a la Segunda Guerra Mundial

Los orígenes de la economía moderna del desarrollo a menudo se remontan a la necesidad y los posibles problemas con la industrialización de Europa del Este después de la Segunda Guerra Mundial.

Los autores clave de esta época son Paul Rosenstein-Rodan, Kurt Mandelbaum, Ragnar Nurkse y Sir Hans Wolfgang Singer.

Solo después de la guerra los economistas volvieron sus preocupaciones hacia Asia, África y América Latina.

En el corazón de estos estudios, por autores como Simon Kuznets y W. Arthur Lewis, se realizó un análisis no solo del crecimiento económico sino también de la transformación estructural.

Modelo de etapas lineales de crecimiento

Una de las primeras teorías de la economía del desarrollo, el modelo de etapas lineales de crecimiento fue formulado por primera vez en la década de 1950 por W.W. Rostow en Las Etapas del Crecimiento: Un Manifiesto No Comunista, siguiendo el trabajo de Marx y List.

Esta teoría modifica la teoría de desarrollo de las etapas de Marx y se enfoca en la acumulación acelerada de capital, a través de la utilización del ahorro nacional e internacional como un medio para estimular la inversión, como el medio principal para promover el crecimiento económico y, por lo tanto, el desarrollo.

El modelo de etapas lineales de crecimiento postula que hay una serie de cinco etapas consecutivas de desarrollo que todos los países deben atravesar durante el proceso de desarrollo.

Estas etapas son «la sociedad tradicional, las condiciones previas para el despegue, el despegue, el impulso hacia la madurez y la edad de alto consumo masivo».

Las versiones simples del modelo Harrod-Domar proporcionan una ilustración matemática del argumento de que una mejor inversión de capital conduce a un mayor crecimiento económico.

Dichas teorías han sido criticadas por no reconocer que, si bien es necesario, la acumulación de capital no es una condición suficiente para el desarrollo.

Es decir que esta teoría temprana y simplista no tuvo en cuenta los obstáculos políticos, sociales e institucionales para el desarrollo.

Además, esta teoría se desarrolló en los primeros años de la Guerra Fría y se derivó en gran medida de los éxitos del Plan Marshall. Esto ha llevado a la crítica principal de que la teoría asume que las condiciones que se encontraron en los países en desarrollo son las mismas que se encontraban en Europa después de la Segunda Guerra Mundial.

Teoría del cambio estructural

La teoría del cambio estructural se ocupa de las políticas centradas en cambiar las estructuras económicas de los países en desarrollo, que se componen principalmente de prácticas agrícolas de subsistencia para convertirse en una «economía manufacturera y de servicios» más moderna, más urbanizada y más industrialmente diversa».

Existen dos formas principales de teoría del cambio estructural:

El modelo de excedente de dos sectores de W. Lewis, que considera que las sociedades agrarias consisten en grandes cantidades de mano de obra excedente que pueden utilizarse para estimular el desarrollo de un sector industrial urbanizado, y

el modelo de patrones de Hollis Chenery de enfoque de desarrollo, que sostiene que diferentes países se vuelven ricos a través de diferentes trayectorias. El patrón que seguirá un país en particular, en este marco, depende de su tamaño y recursos, y potencialmente de otros factores, incluido su nivel actual de ingresos y ventajas comparativas en relación con otras naciones.

El análisis empírico en el último de estos dos marcos estudia el «proceso secuencial a través del cual la estructura económica, industrial e institucional de una economía subdesarrollada se transforma con el tiempo para permitir que las nuevas industrias reemplacen a la agricultura tradicional como motor del crecimiento económico».

Los enfoques de cambio estructural a la economía del desarrollo han enfrentado críticas por su énfasis en el desarrollo urbano a expensas del desarrollo rural, lo que puede conducir a un aumento sustancial de la desigualdad entre las regiones internas de un país.

El modelo de excedente de dos sectores, que se desarrolló en la década de 1950, ha sido criticado aún más por su suposición subyacente de que las sociedades predominantemente agrarias sufren un excedente de mano de obra.

Los estudios empíricos reales han demostrado que tales excedentes de mano de obra son sólo estacionales y atraer esa mano de obra a las zonas urbanas puede provocar el colapso del sector agrícola.

Los patrones de enfoque de desarrollo del cambio estructural han sido criticados por carecer de un marco teórico.

Teoría de la dependencia internacional

Las teorías de dependencia internacional ganaron prominencia en la década de 1970 como reacción al fracaso de teorías anteriores para conducir a éxitos generalizados en el desarrollo internacional.

A diferencia de las teorías anteriores, las teorías de la dependencia internacional tienen su origen en los países en desarrollo y consideran que los obstáculos al desarrollo son principalmente de naturaleza externa, en lugar de interna.

Estas teorías consideran que los países en desarrollo dependen económica y políticamente de países desarrollados más poderosos que tienen interés en mantener su posición dominante.

Existen tres formulaciones principales diferentes de la teoría de la dependencia internacional:

  • La teoría de la dependencia neocolonial,
  • El modelo de falso paradigma y
  • El modelo de dependencia dualista.

La primera formulación de la teoría de la dependencia internacional, la teoría de la dependencia neocolonial, tiene su origen en el marxismo y considera que el fracaso de muchas naciones en desarrollo de experimentar un desarrollo exitoso es el resultado del desarrollo histórico del sistema capitalista internacional.

Teoría neoclásica

Primero ganando prominencia con el surgimiento de varios gobiernos conservadores en el mundo desarrollado durante la década de 1980, las teorías neoclásicas representan un cambio radical lejos de las teorías de dependencia internacional.

Las teorías neoclásicas sostienen que los gobiernos no deberían intervenir en la economía; en otras palabras, estas teorías afirman que un mercado libre sin obstáculos es el mejor medio para inducir un desarrollo rápido y exitoso.

Se considera que los mercados libres competitivos sin restricciones por la excesiva regulación gubernamental pueden garantizar naturalmente que la asignación de recursos se realice con la mayor eficiencia posible y que el crecimiento económico se eleve y estabilice.

Es importante tener en cuenta que hay varios enfoques diferentes dentro del ámbito de la teoría neoclásica, cada uno con diferencias sutiles, pero importantes, en sus puntos de vista con respecto a la medida en que el mercado debe dejarse sin regular.

Estas diferentes posturas dentro de la teoría neoclásica, que son:

  • El enfoque de libre mercado,
  • La teoría de la elección pública y
  • El enfoque favorable al mercado.

De los tres, tanto el enfoque de libre mercado como la teoría de la elección pública sostienen que el mercado debería ser totalmente libre, lo que significa que cualquier intervención del gobierno es necesariamente mala.

La teoría de la elección pública es posiblemente la más radical de las dos con su punto de vista, estrechamente asociado con el libertarismo, de que los gobiernos mismos rara vez son buenos y, por lo tanto, deberían ser lo más mínimos posible.

Los economistas académicos de la teoría neoclásica han brindado asesoramiento político variado a los gobiernos de los países en desarrollo. Véase, por ejemplo, Economía de Chile (Arnold Harberger), Historia económica de Taiwán (Sho-Chieh Tsiang).

Anne Krueger señaló en 1996 que el éxito y el fracaso de las recomendaciones de políticas en todo el mundo no se habían incorporado sistemáticamente en los escritos académicos predominantes sobre comercio y desarrollo.

El enfoque favorable al libre mercado, a diferencia de los otros dos, es un desarrollo más reciente y a menudo está asociado con el Banco Mundial.

Este enfoque todavía aboga por los mercados libres, pero reconoce que existen muchas imperfecciones en los mercados de muchas naciones en desarrollo y, por lo tanto, argumenta que alguna intervención del gobierno es un medio eficaz para corregir tales imperfecciones.

Temas de investigación de la economía del desarrollo

La economía del desarrollo también incluye temas como la deuda del tercer mundo y las funciones de organizaciones tales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

De hecho, la mayoría de economistas del desarrollo son empleados de estas instituciones o consultores para las mismas. Mucho de estos economistas están interesados en formas de promover el crecimiento estable y sostenible en los países y áreas pobres, al impulsar la autodependencia y educación en algunos de los países de más bajos ingresos del mundo.

En cualquier parte que los temas políticos se mezclan con los temas económicos estamos hablando de estudios sobre el desarrollo.

Entre otros temas del desarrollo económico se incluyen las formas en los que los países se pueden recuperar de los efectos negativos de las guerras, las epidemias sanitarias y catástrofes ambientales.

Controversia sobre el PIB en la economía del desarrollo

El Producto Interno Bruto per cápita es usado por muchos economistas del desarrollo como una aproximación al bienestar nacional en general.

Sin embargo, este tipo de medidas son criticadas por no medir muy bien el crecimiento económico, especialmente en países donde hay mucha actividad económica que no es parte de las transacciones financieras medidas, tales como el cuidado del hogar y los hogares construidos por las personas mismas que los habitan.

Frente al PIB per cápita como indicador de desarrollo se ha propuesto el índice de desarrollo humano como una medida más eficaz para entender el estado de desarrollo de las naciones y del bienestar de las personas.

Recientes desarrollos

La recientes teorías especulan y tratan de cuestiones y variables que afectan o se relacionan con el crecimiento económico, tales como la educación primaria, secundaria y universitaria, la estabilidad política, las tarifas y los subsidios, los sistemas de justicia, la infraestructura disponible en una nación, la disponibilidad de cuidado de la salud, el cuidado prenatal y el agua limpia, la facilidad para realizar negocios de exportación e importación, e igualdad de la distribución del ingreso (Como se indica por medio del coeficiente Gini), y cómo asesorar a los gobiernos acerca de las políticas macroeconómicas, las cuales incluyen todas las políticas que afectan a la economía. La educación, por ejemplo, capacita a las naciones para adaptarse a los últimos avances de la ciencia y la tecnología, y crea un ambiente para nuevas innovaciones. Por lo tanto, es un factor importante en el desarrollo de las naciones.

Reconocimientos y acogida de la economía del desarrollo 

Esther Duflo y Banerjee, economistas del desarrollo
Abhijit Banerjee y Esther Duflo, economistas del desarrollo galaradonados con el premio Nobel en 2019.

La economía del desarrollo empieza a cobrar una importancia mundial desde que se concede el premio Nobel de economía a W. Arthur Lewis y Theodore Schultz, por su trabajo en la economía del desarrollo.  

Luego en 1998, el economista Amartya Sen recibiría el premio Nobel de economía por su trabajo y contribución en los problemas fundamentales en la economía del bienestar, los estudios de la libertad de elección, las medidas del bienestar y la pobreza.

En el 2001, otro economista del desarrollo, Joseph Stiglitz, ganaría el premio Nobel de economía por su trabajo que mostraba que la información asimétrica puede proveer un entendimiento clave muchos fenómenos observados en el mercado, incluyendo el desempleo y el racionamiento del crédito.

En el 2006 el economista Muhammad Yunis gana el premio Nobel de la Paz por su trabajo y esfuerzos para crear desarrollo económico y social para las clases sociales más vulnerables.

Los esfuerzos de Yunus por proveer microcréditos, especialmente a las mujeres, han probado ser útiles para el desarrollo y bienestar de las comunidades excluidas en el proceso de crecimiento económico.

Finalmente, la economía del desarrollo adquiere su más reciente reconocimiento en el 2019 cuando tres economistas, dos hombres (Michael Kremer y Abhijit Banerjee) y una mujer (Esther Duflo) ganan el Premio Nobel de Economía por sus estudios de campo sobre las políticas públicas en la toma de decisiones individuales que afectan el desarrollo de los ciudadanos y que pueden eliminar la pobreza. 

Con información de investopedia.

Deja tus comentarios

Arriba