Muy Financiero en Facebook
Conceptos

¿Qué es una economía de libre mercado?

Economía de libre mercado

Definición

En qué consiste una economía de libre mercado

Una economía de libre mercado es un sistema económico en el que las decisiones sobre inversión, producción y distribución se guían por las señales de precios creadas por las fuerzas de la oferta y la demanda. La principal característica de una economía de mercado es la existencia de factores de mercado que juegan un papel dominante en la asignación de capital y los factores de producción.

Economías de mercado

Las economías de mercado varían desde sistemas de mercado libre y laissez faire mínimamente regulados donde la actividad estatal se limita a proporcionar bienes y servicios públicos y salvaguardar la propiedad privada, a formas intervencionistas donde el gobierno desempeña un papel activo en la corrección de las fallas del mercado y la promoción del bienestar social. Las economías dirigidas o planificadas por el estado son aquellas en las que el estado desempeña un papel directivo para guiar el desarrollo general del mercado a través de políticas industriales o planificación indicativa, que guía pero no sustituye la planificación económica del mercado, una forma a veces denominada economía mixta.

Las economías de mercado se contrastan con las economías planificadas donde las decisiones de inversión y producción se incorporan en un plan económico integrado para toda la economía. En una economía planificada, la planificación económica es el principal mecanismo de asignación entre empresas en lugar de mercados, y los medios de producción de la economía son propiedad y están operados por un solo organismo organizacional, el cual es el Estado.

La economía de libre mercado según los economistas

Muchos economistas consideran que la asignación de recursos en una economía de libre mercado cumple con la eficiencia de Pareto, donde nadie puede mejorar sin empeorar a otras personas, dadas ciertas condiciones (como la ausencia de externalidades o efectos secundarios, y de asimetrías informativas, o disparidades de conocimiento, entre otros).

Además, según esta teoría, a través del mecanismo de la mano invisible del comportamiento autorregulado, la sociedad se beneficia al tener actores interesados ​​en sí mismos que toman decisiones económicas libres que se benefician a sí mismos.

Algunos especialistas en ética han argumentado que la eficiencia de los mercados libres depende de varios parámetros morales como condiciones de alcance, como el juego limpio, la prudencia, la moderación, la competencia entre partes iguales y la cooperación.

Los críticos del sistema de libre mercado tienden a argumentar que ciertas fallas del mercado requieren la intervención del gobierno.

Primero, los precios pueden no reflejar completamente los costos o beneficios de ciertos bienes o servicios, especialmente los costos para el medio ambiente.

Los bienes públicos a menudo se invierten poco o se explotan en detrimento de otros o de generaciones futuras, a menos que dicha explotación esté prohibida por la regulación gubernamental (véase la tragedia de los bienes comunes).

En segundo lugar, un mercado libre puede tentar a los competidores a asociarse en detrimento de los consumidores, lo que hace necesaria una legislación antimonopolio.

Las regulaciones antimonopolio y similares son especialmente necesarias en los casos en que ciertos actores del mercado, como las empresas que han adquirido un enorme poder de mercado.

Tercero, los costos de transacción pueden significar que algunos intercambios se realizan mejor en una jerarquía que en mercados spot (donde el pago y la entrega se realizan en el acto). Lo más importante es que la asignación óptima de recursos de Pareto en un mercado libre puede violar los principios de justicia distributiva y equidad y, por lo tanto, puede requerir alguna acción gubernamental.

En respuesta a estas críticas, los economistas Ronald Coase, Milton Friedman, Ludwig von Mises y Friedrich A. Hayek, entre otros, han defendido la solidez de los mercados porque pueden adaptarse o internalizar supuestos fallos del mercado en muchas situaciones.

Por ejemplo, muchos bienes tradicionalmente conceptualizados como bienes públicos que requieren provisión del gobierno han demostrado estar abiertos a la contratación de libre mercado. Los libertarios son fuertes defensores de la idea de que un sistema de libre mercado proporciona el mejor sistema económico.

Orígenes de la economía de libre mercado

El sistema de libre mercado describe una economía en la que las personas comercian voluntariamente entre sí y en la que la oferta y la demanda de productos y servicios conducen a una «mano invisible» que crea un orden.

La economía de mercado ha existido en diversas formas desde que los seres humanos comenzaron a comerciar entre sí. Los mercados libres surgieron como un proceso natural de coordinación social, similar al lenguaje. Ningún intelectual inventó el intercambio voluntario o los derechos de propiedad privada; ningún gobierno desarrolló el concepto o implementó el primer uso del dinero como medio de intercambio.

¿De dónde vino el mercado libre?

Incluso sin dinero, los seres humanos se dedican al comercio entre ellos. La evidencia de esto se remonta mucho más de lo que la historia escrita puede explicar. Inicialmente, el comercio era informal, pero los participantes económicos finalmente se dieron cuenta de que un medio monetario de intercambio ayudaría a facilitar estas transacciones beneficiosas.

Los medios de intercambio más antiguos conocidos fueron la agricultura, como el grano o el ganado (o las deudas relacionadas con la gran o el ganado), probablemente desde 9000 a 6000 a. C. No fue hasta alrededor del año 1000 a.C. que las monedas metálicas se acuñaron en China y Mesopotamia y se convirtieron en el primer ejemplo conocido de un bien que funcionaba sólo como dinero.

Si bien hay evidencia de sistemas bancarios a principios de Mesopotamia, el concepto no volvería a surgir hasta el siglo XV en Europa. Esto no ocurrió sin una resistencia significativa; La iglesia inicialmente condenó la usura. Poco a poco, los comerciantes y exploradores adinerados comenzaron a cambiar las nociones de negocios y emprendimiento.

Las raíces cristianas de la economía de libre mercado moderna

Se suele suponer que el capitalismo floreció alrededor del mismo tiempo que la Ilustración –el siglo XVIII– y, como la Ilustración, implicó una disminución de la religión organizada. De hecho, la Iglesia Católica de la Edad Media fue el lugar principal para las primeras formas del capitalismo.

Max Weber localizó el origen del capitalismo en las ciudades protestantes modernas, pero los historiadores de hoy encuentran el capitalismo mucho antes que eso en las áreas rurales, donde los monasterios, especialmente los de los cistercienses, comenzaron a racionalizar la vida económica.

Fue la iglesia más que cualquier otra agencia, escribe el historiador Randall Collins, quien estableció lo que Weber llamó las condiciones previas del capitalismo: el imperio de la ley y una burocracia para resolver las disputas racionalmente; una fuerza laboral especializada y móvil; la permanencia institucional que permite la inversión transgeneracional y los esfuerzos intelectuales y físicos sostenidos, junto con la acumulación de capital a largo plazo; y un entusiasmo por el descubrimiento, la empresa, la creación de riqueza y las nuevas empresas.

La ética protestante sin protestantismo

La gente de la Alta Edad Media (1100-1300) estaba maravillada ante los grandes relojes mecánicos, nuevas formas de engranajes para molinos de viento y molinos de agua, mejoras en carros y carretas, arneses de hombro para bestias de carga, el timón de barco oceánico , anteojos y lupas, fundición de hierro y herrajes, corte de piedra y nuevos principios arquitectónicos.

Se inventaron tantos tipos nuevos de máquinas para 1300 que el historiador Jean Gimpel escribió un libro en 1976 llamado La revolución industrial de la Edad Media.

Sin el crecimiento del capitalismo, sin embargo, tales descubrimientos tecnológicos habrían sido novedades ociosas. Raramente habrían sido puestos en manos de seres humanos comunes a través de un intercambio rápido y fácil. No habrían sido estudiados y copiados y mejorados rápidamente por competidores ansiosos. Todo esto fue posible gracias a la libertad para la empresa, los mercados y la competencia, y eso, a su vez, fue proporcionado por la Iglesia Católica. (Según informa The Acton Institute).

La iglesia poseía casi un tercio de toda la tierra de Europa. Para administrar esas vastas propiedades, estableció un sistema continental de derecho canónico que unía múltiples jurisdicciones de imperio, nación, baronía, obispado, orden religiosa, ciudad autorizada, gremio, cofradía, comerciantes, empresarios, comerciantes, etc. También proporcionó burocracias administrativas locales y regionales de árbitros, juristas, negociadores y jueces, junto con un idioma internacional, «derecho canónico latino».

Incluso el nuevo énfasis en el celibato clerical desempeñó un importante papel capitalista. Su separación limpia entre oficina y persona en la iglesia rompió el vínculo tradicional entre familia y propiedad que había sido fomentado por el feudalismo y sus matrimonios cuidadosamente planeados. También proporcionó a Europa una fuerza laboral extraordinariamente altamente motivada, alfabetizada, especializada y móvil.

Los cistercienses, que evitaron las formas aristocráticas y sedentarias de los benedictinos y, en consecuencia, se separaron más del feudalismo, se hicieron famosos como empresarios. Dominaron la contabilidad racional de costos, volvieron a invertir todas las ganancias en nuevas empresas y trasladaron el capital de un lugar a otro, redujeron las pérdidas cuando fue necesario y buscaron nuevas oportunidades cuando fue posible. Dominaron la producción de hierro en el centro de Francia y la producción de lana (para exportación) en Inglaterra. Eran alegres y enérgicos. «Tenían», escribe Collins, «la ética protestante sin protestantismo».

Al ser pocos en número, los cistercienses necesitaban dispositivos para ahorrar mano de obra. Fueron un gran estímulo para el desarrollo tecnológico. Sus monasterios «eran las unidades económicamente más efectivas que habían existido en Europa, y tal vez en el mundo, antes de ese momento», escribe Jean Gimpel.

Así, la alta iglesia medieval proporcionó las condiciones para que emergiera el famoso «orden espontáneo» del mercado de F. A. Hayek. Esto no puede suceder en tiempos sin ley y caóticos; Para funcionar, el capitalismo requiere reglas que permitan una actividad económica predecible. Bajo tales reglas, si Francia necesita lana, la prosperidad puede recaer en el pastor inglés que primero aumenta su rebaño, sistematiza sus vellones y peines, y mejora la eficiencia de sus envíos.

En su Carta Encíclica de Centesimus Annus de 1991, el Papa Juan Pablo II señala que la causa principal de la riqueza de las naciones es el conocimiento, la ciencia, el saber hacer, el descubrimiento: en la jerga actual, «capital humano». La alfabetización y el estudio fueron los motores principales de tales monasterios medievales; El capital humano, moral e intelectual, era su principal ventaja económica.

El papa también elogió la corporación moderna por desarrollar dentro de sí un modelo de relacionar los dones del individuo con las tareas comunes de la empresa. Este ideal también se lo debemos a las altas órdenes religiosas medievales, no solo a los benedictinos y a los cistercienses, sino también a los dominicos y franciscanos de principios del siglo XIII.

Características de una economía de libre mercado

1. Una economía de mercado es un tipo de sistema económico donde la oferta y la demanda regulan la economía, en lugar de la intervención del gobierno.

Una verdadera economía de libre mercado es una economía en la que todos los recursos son propiedad de individuos. Las decisiones sobre la asignación de esos recursos son tomadas por individuos sin intervención del gobierno. No existen economías de «libre empresa» o de mercado puras. Estados Unidos tiene más características de una economía de mercado que de una economía planificada, donde un gobierno controla el mercado. En una economía de mercado, el productor decide qué producir, cuánto producir, qué cobrar a los clientes por esos bienes y qué pagar a los empleados.

Estas decisiones en una economía de libre mercado están influenciadas por las presiones de la competencia, la oferta y la demanda.

2. Una de las características más importantes de una economía de mercado, también llamada economía de libre empresa, es el papel de un gobierno limitado. La mayoría de las decisiones económicas las toman compradores y vendedores, no el gobierno. Una economía de mercado competitiva promueve el uso eficiente de sus recursos. Es una economía autorregulada y autoajustable. No es necesario un papel económico significativo para el gobierno. Sin embargo, una serie de limitaciones y resultados indeseables asociados con el sistema de mercado resultan en un papel económico activo pero limitado para el gobierno.

3. En una economía de mercado, casi todo es propiedad de particulares y empresas privadas, no del gobierno. Los recursos naturales y de capital como equipos y edificios no son propiedad del gobierno. Los bienes y servicios producidos en la economía son de propiedad privada. Esta propiedad privada, combinada con la libertad de negociar contratos legalmente vinculantes, permite a las personas obtener y usar los recursos que elijan.

4. Una economía de mercado tiene libertad de elección y libre empresa. Los empresarios privados son libres de obtener y usar recursos y usarlos para producir bienes y servicios. Son libres de vender estos bienes y servicios en los mercados de su elección. Los consumidores son libres de comprar los bienes y servicios que mejor satisfagan sus deseos y necesidades. Los trabajadores son libres de buscar cualquier trabajo para el que estén calificados.

5. Una economía de mercado está impulsada por el motivo del interés propio. Los consumidores tienen el motivo de tratar de obtener los mayores beneficios de sus presupuestos. Los emprendedores intentan obtener las mayores ganancias para sus negocios. Los trabajadores intentan obtener los sueldos y salarios más altos posibles. Los propietarios de recursos de capital intentan obtener los precios más altos posibles de la renta o venta de sus recursos. Esta «mano invisible» de interés propio es la fuerza impulsora de una economía de mercado.

6. La competencia es otra característica importante de una economía de mercado. En lugar de la regulación gubernamental, la competencia limita el abuso del poder económico de una empresa o individuo contra otra. Cada competidor trata de promover su propio interés. Esta rivalidad económica significa que los compradores y vendedores son libres de entrar o salir de cualquier mercado. También significa que los compradores y vendedores actúan de forma independiente en el mercado. Cuando las empresas compiten por los clientes, quieren vender sus productos o servicios al precio más bajo posible y al mismo tiempo obtener una ganancia para ellos mismos, los consumidores compiten por bienes y servicios. Si el suministro de un bien o servicio necesario es bajo, el consumidor debe pagar un precio más alto. Los consumidores deben competir para obtener bienes o servicios pagando más o haciendo todo lo posible para comprar los productos que necesitan o desean.

7. Un sistema de mercados y precios que trabajan juntos son la estructura de una economía de mercado, no la planificación central del gobierno. Un mercado reúne a compradores y vendedores. Las necesidades de compradores y vendedores se registran en el lado de la oferta y la demanda de varios mercados. El resultado de estas elecciones es un sistema de precios de productos y recursos. Los precios son las guías sobre las cuales los compradores y vendedores hacen y revisan sus elecciones libres para promover sus propios intereses.

Ventajas y desventajas de la economía de libre mercado

8. Las ventajas de una economía de libre mercado son muchas. La competencia asegura una mayor calidad y precios más bajos para los consumidores. Se alienta a las personas a asumir riesgos comerciales para promover sus propios intereses económicos, que benefician a la economía en su conjunto.

Los economistas Friedrich von Hayek y Milton Friedman creen que cuanta más libertad económica esté disponible, más libertades civiles y políticas disfrutará una sociedad.

9. Algunas desventajas de la economía de libre mercado son que solo aquellas personas con recursos pueden participar en una economía de mercado.

A menudo hay una brecha de ingresos. Las personas con más recursos (dinero) siguen enriqueciéndose, mientras que las personas con pocos recursos se empobrecen. Algunos servicios, como los ferrocarriles y las aerolíneas, tienen problemas para ofrecer sus servicios mientras mantienen precios bajos. En estos casos, el gobierno puede intervenir para mantener los servicios disponibles a un costo razonable para los consumidores porque el servicio beneficia a la sociedad en su conjunto. Algunos críticos de las economías de mercado dicen que la codicia es el principio impulsor. Piensan que no debería permitirse que los mercados se beneficien mientras causan daños potenciales al medio ambiente al usar todos los recursos disponibles y contaminar el planeta.

Economía de libre mercado vs la economía planificada

Las economías de mercado y las economías planificadas ocupan dos extremos opuestos en la organización de la actividad económica. Las principales diferencias radican en la división del trabajo, o factores de producción, y los mecanismos que determinan los precios. La actividad en una economía de mercado no es planificada; no está organizada por ninguna autoridad central, sino que está determinada por la oferta y la demanda de bienes y servicios. Estados Unidos, Inglaterra y Japón son ejemplos de economías de mercado.

Alternativamente, una economía planificada es organizada por un gobierno centralizado que posee la mayoría, si no todas, las empresas y cuyos funcionarios dirigen todos los factores de producción. China, Corea del Norte, Cuba y la ex Unión Soviética son ejemplos de economías planificadas. En realidad, todas las economías realizan una combinación de economías de mercado y economías planificadas.

Economía de mercado: el sistema de libre empresa

El título más común asociado con una economía de mercado es el capitalismo. Las personas y las empresas poseen los recursos y son libres de intercambiar y contraerse entre sí sin un decreto de la autoridad gubernamental. El término colectivo para estos intercambios descoordinados es el «mercado».

Los precios surgen naturalmente en una economía de mercado basada en la oferta y la demanda.

Las preferencias del consumidor y la escasez de recursos determinan qué bienes se producen y en qué cantidad; Los precios en una economía de mercado actúan como señales para los productores y consumidores que usan estas señales de precios para ayudar a tomar decisiones. Los gobiernos juegan un papel menor en la dirección de la actividad económica.

Se espera que las empresas en una economía de libre mercado regulen su propio comportamiento, mientras que los consumidores deben velar por sus propios intereses y protegerse del fraude y el abuso. Las economías de mercado no se preocupan por garantizar que las personas pobres tengan acceso a bienes y servicios esenciales u oportunidades.

Karl Marx, filósofo alemán, argumentó que una economía de libre mercado era inherentemente desigual e injusta porque el poder se concentraría en manos de los propietarios del capital. A Marx se le atribuye haber acuñado el término capitalismo.

John Maynard Keynes, un economista inglés, creía que las economías de mercado puras no podían responder eficazmente a las grandes recesiones y, en cambio, abogó por una intervención gubernamental importante para regular los ciclos económicos.

Por lo anteriormente expresado se puede concluir que el sistema capitalista es un sistema de economía de libre mercado.

La economía planificada: La dirección central

Bajo una economía planificada, los gobiernos son dueños de los factores de producción, como la tierra, el capital y los recursos, y los funcionarios gubernamentales determinan cuándo, dónde y cuánto se produce. Esto a veces también se conoce como una economía dirigida. El ejemplo contemporáneo más famoso de una economía planificada fue el de la antigua Unión Soviética, que operaba bajo un sistema comunista.

Dado que la toma de decisiones está centralizada en una economía planificada, el gobierno controla toda la oferta y establece toda la demanda. Los precios no pueden surgir naturalmente como en una economía de mercado, por lo que los precios en la economía deben ser establecidos por funcionarios del gobierno.

En una economía controlada, las consideraciones macroeconómicas y políticas determinan la asignación de recursos, mientras que, en una economía de mercado, las ganancias y pérdidas de individuos y empresas determinan la asignación de recursos. Las economías dirigidas se preocupan por proporcionar necesidades y oportunidades básicas a todos los miembros.

Ludwig von Mises, un economista austríaco, argumentó que las economías planificadas eran insostenibles y estaban condenadas al fracaso porque no podían surgir precios racionales sin competencia, la propiedad privada de los medios de producción. Esto conduciría a escaseces y excedentes necesariamente masivos.

Milton Friedman, un economista estadounidense, señaló que las economías planificadas deben limitar la libertad individual para operar. También creía que las decisiones económicas en una economía dirigida se tomarían en función del interés político propio de los funcionarios del gobierno y no promoverían el crecimiento económico.

El papel de la libre competencia

La libre competencia es la libertad de producir por medio de los esfuerzos de uno mismo (y en conjunto con los esfuerzos voluntarios de otros), y la libertad de intercambiar lo que uno ha producido, por su propio interés / beneficio, es decir, en la búsqueda de la felicidad de uno.

La libre competencia es una consecuencia del derecho político a la vida, la libertad, la propiedad y la búsqueda de la felicidad aplicada a la esfera económica de la producción y el comercio.

Moralmente, la competencia entre productores no se basa en el servicio a los consumidores, lo cual es un resultado; sino en la búsqueda del interés propio racional, es decir, el motivo es el beneficio. Económicamente, su resultado es un mercado libre. Un mercado libre no significa «libertad» del estado de derecho («la libertad sin la ley no es libertad en absoluto»), sino la libertad de los delincuentes y reguladores que violan sus derechos. [Opinión expresada en el texto de consulta]

La libertad de producir y conservar lo que uno ha creado es la aplicación del derecho de propiedad. La libertad de comerciar bienes en los términos de uno es la aplicación del derecho a la libertad. El derecho a anunciar lo que se ha producido es la aplicación del derecho a la libertad de expresión. El derecho a beneficiarse de lo que se ha producido es conservar lo que se ha creado y es la aplicación del derecho a la búsqueda de la felicidad.

La competencia de libre mercado presupone un sistema social basado en los derechos individuales. La libre competencia sin derechos individuales es una contradicción en los términos; Es un oxímoron. Por supuesto, si uno es comunista, fascista o socialista radical (todas son formas diferentes de un solo principio: el colectivismo) y no cree en los derechos individuales, entonces la competencia tiene un significado completamente diferente.

Todos los sistemas sociales tienen competencia; La diferencia es que, bajo el capitalismo, la competencia por el poder económico resulta en la creación y el comercio de la riqueza, mientras que en las sociedades colectivistas, la competencia por el poder político resulta en el saqueo y la destrucción de la riqueza.

Bajo el capitalismo, la competencia es un proceso económico en el que los hombres no compiten para humillar por la fuerza a otros, sino para elevar su autoestima creando valores que son potencialmente ilimitados. (En teoría).

Sin embargo, lo anteriormente expresado debe considerarse a la luz de que no siempre en las economías de libre mercado se lleva a cabo una libre competencia perfecta o pura. En muchas ocasiones la libre competencia no es posible debido a las barreras de entrada al mercado que han creado empresas poderosas mediantes la constitución de oligopolios o monopolios.

Ejemplos de países o economías con sistemas de libre mercado

Según el índice de libertad económica de la Fundación Heritage (Organización de la derecha conservadora estadounidense), el cual es publicado por el periódico The New York Times, las 27 economías de libre mercado más sobresaliente (Donde existe más libertad para llevar a cabo negocios y emprendimientos) son las siguientes y en el orden en que se citan:

Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza, Australia, Estonia, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Irlanda, Chile, Taiwán, Reino Unido, Georgia, Luxemburgo, Países Bajos, Lituania, Estados Unidos, Dinamarca, Suecia, Letonia, Mauricio, Islandia, Corea del Sur, Finlandia, Noruega y Alemania.

Ninguna de estas economías es cien por ciento una economía de libre mercado y de hecho algunas de estas combinan fuertes elementos de asistencia y control social que las convierten en economías mixtas.

Con información de la Enciclopedia Británica y Wikipedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Lo más popular

Análisis económico y financiero en serio, conceptos de economía y finanzas. Revisión de los temas económicos y de actualidad en los más grandes mercados.

Copyright © 2020 Muy Financiero. Diseñado por MVP Theme.

To Top