Conceptos

¿Qué es el desarrollo económico y cuáles son sus características?

Desarrollo económico

El desarrollo económico es el proceso mediante el cual las economías nacionales simples y de bajos ingresos se transforman en economías industriales modernas.

Aunque el término se utiliza a veces como sinónimo de crecimiento económico, generalmente se emplea para describir un cambio en la economía de un país que implica mejoras tanto cualitativas como cuantitativas. La teoría del desarrollo económico —cómo las economías primitivas y pobres pueden evolucionar hacia economías sofisticadas y relativamente prósperas— reviste una importancia fundamental para los países subdesarrollados y, por lo general, es en este contexto donde se discuten las cuestiones del desarrollo económico.

El desarrollo económico se convirtió por primera vez en una preocupación importante después de la Segunda Guerra Mundial. Cuando terminó la era del colonialismo europeo, muchas ex colonias y otros países con bajos niveles de vida pasaron a ser denominados países subdesarrollados, para contrastar sus economías con las de las economías desarrolladas, que se entendían como Canadá, Estados Unidos, Europa Occidental, la mayoría de los países del este de Europa, la entonces Unión Soviética, Japón, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. A medida que el nivel de vida en la mayoría de los países pobres comenzó a elevarse en las décadas siguientes, se les cambió el nombre a países en desarrollo.

No existe una definición universalmente aceptada de lo que es un país en desarrollo; tampoco hay una de lo que constituye el proceso de desarrollo económico. Los países en desarrollo generalmente se clasifican según un criterio de ingreso per cápita, y generalmente se piensa que el desarrollo económico ocurre a medida que aumentan los ingresos per cápita. El ingreso per cápita de un país (que es casi sinónimo de producto per cápita) es la mejor medida disponible del valor de los bienes y servicios disponibles, por persona, para la sociedad por año. Aunque existen varios problemas de medición tanto del nivel de ingreso per cápita como de su tasa de crecimiento, estos dos indicadores son los mejores disponibles para proporcionar estimaciones del nivel de bienestar económico dentro de un país y de su crecimiento económico.

Limitaciones para medir el desarrollo económico

Es bueno considerar algunas de las dificultades estadísticas y conceptuales de utilizar el criterio convencional de subdesarrollo antes de analizar las causas del subdesarrollo. Las dificultades estadísticas son bien conocidas. Para empezar, están los incómodos casos límite. Incluso si el análisis se limita a los países subdesarrollados y en desarrollo de Asia, África y América Latina, hay países petroleros ricos que tienen ingresos per cápita muy superiores al resto, pero que por lo demás están subdesarrollados en sus características económicas generales. En segundo lugar, hay una serie de dificultades técnicas que hacen que el ingreso per cápita de muchos países subdesarrollados (expresado en términos de una moneda internacional, como el dólar estadounidense) sea una medida muy burda de su ingreso real per cápita. Estas dificultades incluyen la deficiencia de las estadísticas básicas de población e ingreso nacional, la inadecuación de los tipos de cambio oficiales a los que los ingresos nacionales en términos de las respectivas monedas nacionales se convierten en el denominador común del dólar estadounidense, y los problemas de estimación de la tasa de cambio, valor de los componentes no monetarios de los ingresos reales en los países subdesarrollados. Finalmente, existen problemas conceptuales para interpretar el significado de las diferencias internacionales en los niveles de ingreso per cápita.

Aunque las dificultades con las medidas de ingresos están bien establecidas, las medidas de ingresos per cápita se correlacionan razonablemente bien con otras medidas de bienestar económico, como la esperanza de vida, las tasas de mortalidad infantil y las tasas de alfabetización.

Otros indicadores, como el estado nutricional y la disponibilidad per cápita de camas de hospital, médicos y maestros, también están estrechamente relacionados con los niveles de ingreso per cápita. Si bien una diferencia de, digamos, el 10 por ciento en los ingresos per cápita entre dos países no se consideraría necesariamente indicativa de una diferencia en los niveles de vida entre ellos, las diferencias reales observadas son de una magnitud mucho mayor. El ingreso per cápita de la India, por ejemplo, se estimó en 270 dólares en 1985. En cambio, el de Brasil se estimó en 1.640 dólares y el de Italia en 6.520 dólares. Si bien los economistas han citado una serie de razones por las que la implicación de que el nivel de vida de Italia era 24 veces mayor que el de India podría estar sesgada al alza, nadie dudaría de que el nivel de vida de Italia era significativamente más alto que el de Brasil, que a su vez era más alto que el de India por un amplio margen.

Aún así medidas más actualizadas como el ingreso por paridad del poder adquisitivo per cápita, una nueva medida también llamada PIB por Paridad del poder adquisitivo, llegan a ser más fieles a la realidad que el PIB per cápita solo, pues por ejemplo una persona con 500 dólares en la Inida podría comprar lo mismo que una persona con 1500 dólares compra en Estados Unidos. Así, su nivel de vida y de desarrollo económico, aunque en muchos modos es dispar, puede observarse como algo más cercano si se usan medidas más precisas.

La interpretación de un bajo nivel de ingresos per cápita como índice de pobreza en un sentido material puede aceptarse con dos salvedades. Primero, el nivel de vida material no depende del ingreso per cápita como tal sino del consumo per cápita. Las dos medidas (Ingreso y consumo per cápita) pueden diferir considerablemente cuando una gran proporción de la renta nacional se desvía del consumo a otros fines; por ejemplo, mediante una política de ahorro forzoso. En segundo lugar, la pobreza de un país se refleja más fielmente en el nivel de vida representativo de la gran masa de su población. Esto puede estar muy por debajo del promedio aritmético simple del ingreso o consumo per cápita cuando el ingreso nacional está distribuido de manera muy desigual y existe una gran brecha en el nivel de vida entre ricos y pobres.

Definición de país en desarrollo

La definición habitual de país en desarrollo es la adoptada por el Banco Mundial: “países en desarrollo de bajos ingresos” en 1985 se definieron como aquellos con ingresos per cápita inferiores a 400 dólares; Los “países en desarrollo de ingresos medios” se definieron como aquellos con ingresos per cápita entre $ 400 y $ 4.000. Sin duda, los países con el mismo ingreso per cápita pueden no parecerse entre sí: algunos países pueden derivar gran parte de sus ingresos de empresas intensivas en capital, como la extracción de petróleo, mientras que otros países con ingresos per cápita similares pueden tener fuentes más numerosas y más productivas de su mano de obra para compensar la ausencia de riqueza en recursos. Se estimó que Kuwait, por ejemplo, tenía un ingreso per cápita de USD 14.480 en 1985, pero el 50 por ciento de ese ingreso provenía del petróleo. En la mayoría de los aspectos, los indicadores económicos y sociales de Kuwait se situaron muy por debajo de lo que habían logrado otros países con ingresos per cápita similares. Las economías de planificación centralizada también se consideran generalmente como una clase separada, aunque China y Corea del Norte se consideran universalmente países en desarrollo, ambas economías son realmente muy diferentes.

Una dificultad importante para medir el desarrollo en las economías dirigidas, es que los precios sirven menos como indicadores de escasez relativa en las economías de planificación centralizada y, por lo tanto, son menos fiables como indicadores de la disponibilidad per cápita de bienes y servicios que en las economías orientadas al mercado.

Por otra parte, las estimaciones de los aumentos porcentuales del ingreso real per cápita están sujetas a un margen de error algo menor que las estimaciones de los niveles de ingresos. Si bien los cambios de año a año en el ingreso per cápita están fuertemente influenciados por factores como el clima (que afecta la producción agrícola, un gran componente del ingreso en la mayoría de los países en desarrollo), los términos de intercambio de un país y otros factores, las tasas de crecimiento per cápita, el ingreso cápita durante períodos de una década o más es un fuerte indicador de la tasa a la que el bienestar económico promedio ha aumentado en un país.

Otras medidas prouestas para comprender el desarrollo económico de un país son el índice de desarrollo humano y el crecimiento del PIB nominal.

Por otra parte, la rama de la economía dedicada a estudiar el desarrollo de las economías nacionales y cómo estas pueden adquirir un mayor grado de desarrollo en el tiempo es conocida como la economía del desarrollo.

El desarrollo económico como objetivo de política

Motivos para el desarrollo

El campo de la economía del desarrollo se ocupa de las causas del subdesarrollo y de las políticas que pueden acelerar la tasa de crecimiento del ingreso per cápita. Si bien estas dos preocupaciones están relacionadas entre sí, es posible diseñar políticas que probablemente aceleren el crecimiento (mediante, por ejemplo, un análisis de las experiencias de otros países en desarrollo) sin comprender completamente las causas del subdesarrollo.

Los estudios tanto de las causas del subdesarrollo como de las políticas y acciones que pueden acelerar el desarrollo se llevan a cabo por diversas razones. Hay quienes se preocupan por los países en desarrollo por motivos humanitarios; es decir, con el problema de ayudar a la gente de estos países a alcanzar ciertos niveles materiales mínimos de vida en términos de factores como la alimentación, el vestido, la vivienda y la nutrición. Para ellos, el bajo ingreso per cápita es la medida del problema de la pobreza en un sentido material. El objetivo del desarrollo económico es mejorar los niveles de vida materiales aumentando el nivel absoluto de ingresos per cápita.

El aumento de los ingresos per cápita es también un objetivo declarado de la política de los gobiernos de todos los países en desarrollo. Por lo tanto, para los políticos y economistas que intentan lograr los objetivos de sus gobiernos, es importante comprender el desarrollo económico, especialmente en sus dimensiones políticas.

Por último, hay quienes se preocupan por el desarrollo económico, ya sea porque creen que es lo que quieren las personas en los países en desarrollo o porque creen que la estabilidad política sólo puede garantizarse con tasas satisfactorias de crecimiento económico. Estos motivos no son mutuamente excluyentes. Desde la Segunda Guerra Mundial, muchos países industriales han extendido la ayuda exterior a los países en desarrollo por una combinación de razones humanitarias y políticas.

Aquellos que se preocupan por la estabilidad política tienden a ver los bajos ingresos per cápita de los países en desarrollo en términos relativos; es decir, en relación con los altos ingresos per cápita de los países desarrollados. Para ellos, incluso si un país en desarrollo es capaz de mejorar su nivel de vida material mediante un aumento en el nivel de su ingreso per cápita, aún puede enfrentarse al problema subjetivo más insoluble del descontento creado por la brecha cada vez mayor entre su economía y la de los países más ricos. (Este efecto surge simplemente de la operación de la aritmética del crecimiento en la gran brecha inicial entre los niveles de ingreso de los países desarrollados y subdesarrollados. Por ejemplo, un país subdesarrollado con un ingreso per cápita de USD 100 y un país desarrollado con un ingreso per cápita de USD 1.000. Para estos países la brecha inicial en sus ingresos es de USD 900. Si suponemos que los ingresos en ambos países crezcan en un 5 por ciento. Después de un año, el ingreso del país subdesarrollado es de USD 105 y el ingreso del país desarrollado es USD 1050. La brecha se ha ampliado a USD 945. Los ingresos del país subdesarrollado tendrían que crecer en un 50 por ciento para mantener la misma brecha absoluta de USD 900.)

Aunque hubo una vez en la economía del desarrollo un debate sobre si elevar el nivel de vida o reducir el la brecha relativa en los niveles de vida era el verdadero deseo de la política, la experiencia durante el período 1960-1980 convenció a la mayoría de los observadores de que los países en desarrollo podrían, con políticas adecuadas, lograr tasas de crecimiento suficientemente altas tanto para elevar su nivel de vida con bastante rapidez como para comenzar a cerrar la brecha de ingresos. Dicho crecimiento básicamente viene dado por la producción nacional, y como ejemplo tenemos a China, país que ha incrementado los bienes y servicios que produce de manera constante, y aunque su nivel de ingresos no sea tan alto, el monto de productos y servicios que pueden pagar con sus ingresos dentro de China es mucho mayor al monto que podrían adquirir en Estados Unidos u otras economías desarrolladas con el mismo dinero.

Un estudio de las teorías del desarrollo

La hipótesis del subdesarrollo

Si los países subdesarrollados son simplemente países de bajos ingresos, ¿por qué llamarlos subdesarrollados? De hecho, el uso del término subdesarrollado se basa en una hipótesis general en la que se basa todo el tema de la economía del desarrollo. Según esta hipótesis, las diferencias existentes en los niveles de renta per cápita entre los países desarrollados y los subdesarrollados no pueden explicarse únicamente en términos de diferencias en las condiciones naturales más allá del control del hombre y la sociedad. Es decir, los países subdesarrollados están subdesarrollados porque, de una forma u otra, aún no han logrado aprovechar al máximo su potencial de crecimiento económico. Este potencial puede surgir del subdesarrollo de sus recursos naturales, o de sus recursos humanos, o de la “brecha tecnológica”. De manera más general, puede surgir del subdesarrollo de la organización y las instituciones económicas, incluida la red del sistema de mercado y la maquinaria administrativa del gobierno. La presunción general es que el desarrollo de este marco organizativo permitiría a un país subdesarrollado hacer un uso más completo no solo de sus recursos internos sino también de sus oportunidades económicas externas, en forma de comercio internacional, inversión extranjera e innovaciones tecnológicas y organizativas.

Pensamiento de desarrollo después de la Segunda Guerra Mundial

Después de la Segunda Guerra Mundial, varios países en desarrollo lograron la independencia de sus antiguos gobernantes coloniales. Una de las afirmaciones habituales de los líderes de los movimientos independentistas era que el colonialismo había sido responsable de perpetuar los bajos niveles de vida en las colonias. Así, el desarrollo económico después de la independencia se convirtió en un objetivo de política no solo por el deseo humanitario de elevar el nivel de vida, sino también porque se habían hecho promesas políticas, y se temía que la falta de progreso hacia el desarrollo se interpretara como un fracaso de los gobiernos independientes. Los países en desarrollo de América Latina y otros lugares que no habían sido colonias o que lo habían sido recientemente asumieron la creencia análoga de que la dominación económica de los países industriales había frustrado su desarrollo, y ellos también se unieron a la búsqueda de un crecimiento rápido.

En ese período inicial, al teorizar sobre el desarrollo y sobre las políticas para lograr el desarrollo, se aceptaba el supuesto de que las políticas de los países industrializados eran las culpables de la pobreza de los países en desarrollo. Los recuerdos de la Gran Depresión, cuando la relación de intercambio de los países en desarrollo se deterioró notablemente, produciendo fuertes reducciones en los ingresos per cápita, obsesionaron a muchos encargados de formular políticas. Finalmente, incluso en los países desarrollados, el legado keynesiano otorgó gran importancia a la inversión.

En este medio, se pensaba que una “escasez de capital” era la causa del subdesarrollo. De ello se desprende que la política debe apuntar a una tasa de inversión acelerada. Dado que la mayoría de los países con bajos ingresos per cápita también eran muy agrícolas (e importaban la mayoría de los productos manufacturados consumidos en el país), se pensó que la inversión acelerada en la industrialización y el desarrollo de industrias manufactureras para suplantar las importaciones mediante la «sustitución de importaciones» era el camino hacia desarrollo. Además, existía una desconfianza fundamental en los mercados, por lo que se asignó al gobierno un papel importante en la asignación de inversiones. La desconfianza en los mercados se extendió especialmente a la economía internacional.

La experiencia con el desarrollo cambió la percepción del proceso y de las políticas que lo afectaban de manera importante, haciendo que muchas ideas quedaran obsoletas en el camino. No obstante, hay elementos importantes de verdad en algunas de las ideas anteriores, y es importante comprender el pensamiento subyacente.

Economía del crecimiento y economía del desarrollo

La economía del desarrollo puede contrastarse con otra rama de estudio, denominada economía del crecimiento, que se ocupa del estudio de las trayectorias de crecimiento de equilibrio a largo plazo o de estado estacionario de los países económicamente desarrollados, que durante mucho tiempo han superado el problema de iniciar el desarrollo. .

La teoría del crecimiento asume la existencia de una economía capitalista moderna completamente desarrollada con una oferta suficiente de empresarios que responden a un sistema bien articulado de incentivos económicos para impulsar el mecanismo de crecimiento. Por lo general, se concentra en las relaciones macroeconómicas, en particular la relación entre el ahorro y la producción total y la relación capital-producción agregada (es decir, el número de unidades de capital adicional necesarias para producir una unidad adicional de producción). Matemáticamente, esto se puede expresar (mediante la ecuación de crecimiento de Harrod-Domar) de la siguiente manera: el crecimiento de la producción total (g) será igual a la (s) razón (es) de ahorro dividida por la razón capital-producto (k); es decir, g = s / k.

Por lo tanto, supongamos que el 12 por ciento de la producción total se ahorra anualmente y que se requieren tres unidades de capital para producir una unidad adicional de producción: entonces la tasa de crecimiento de la producción es 12/3% = 4% anual. Este resultado se obtiene del supuesto básico de que todo lo que se ahorre se invertirá automáticamente y se convertirá en un aumento de la producción sobre la base de una relación capital-producción dada. Dado que una determinada proporción de este aumento de la producción se ahorrará e invertirá sobre la misma base, se mantiene un proceso continuo de crecimiento.

La teoría del crecimiento, en particular la ecuación de crecimiento de Harrod-Domar, se ha aplicado o mal aplicado con frecuencia a la planificación económica de un país en desarrollo. El planificador comienza con una tasa de crecimiento deseada de tal vez el 4 por ciento. Suponiendo una relación capital-producto global fija de, digamos, 3, se afirma entonces que el país en desarrollo podrá alcanzar esta tasa de crecimiento objetivo si puede aumentar sus ahorros a 3 × 4 por ciento = 12 por ciento de su producción total. La debilidad de este tipo de ejercicio surge del supuesto de una relación global capital-producto fija, que prescinde de todos los problemas vitales que afectan a la capacidad del país en desarrollo para absorber capital e invertir su ahorro de manera productiva. Estos problemas incluyen el problema central de la asignación eficiente de los ahorros disponibles entre las oportunidades de inversión alternativas y los problemas organizacionales e institucionales asociados de fomentar el crecimiento de una oferta suficiente de empresarios; la provisión de incentivos económicos apropiados a través de un sistema de mercado que refleje correctamente la escasez relativa de productos y factores de producción; y la construcción de un marco organizacional que pueda implementar efectivamente las decisiones de inversión tanto en el sector público como en el privado. Estos problemas, que generalmente afectan la capacidad de absorción de capital del país en desarrollo y una serie de otros insumos, constituyen el núcleo de la economía del desarrollo. La economía del desarrollo es necesaria precisamente porque los supuestos de la economía del crecimiento, basados ​​en la existencia de una economía capitalista moderna plenamente desarrollada y que funcione bien, no se aplican.

Los países en desarrollo y subdesarrollados son una colección muy variada de países. Difieren ampliamente en área, densidad de población y recursos naturales. También se encuentran en diferentes etapas del desarrollo de las instituciones financieras y de mercado y de un marco administrativo eficaz. Estas diferencias son suficientes para advertir contra las generalizaciones amplias sobre las causas del subdesarrollo y los modelos teóricos omnipresentes de desarrollo económico. Pero cuando la economía del desarrollo se destacó por primera vez en la década de 1950, existían poderosas fuerzas intelectuales y políticas que impulsaban al sujeto hacia modelos teóricos generales de desarrollo y subdesarrollo. Primero, muchos escritores que popularizaron el tema estaban francamente motivados por el deseo de persuadir a los países desarrollados para que dieran más ayuda económica a los países subdesarrollados, por motivos que iban desde consideraciones humanitarias hasta consideraciones de estrategia de guerra fría. En segundo lugar, estaba la reacción de los países subdesarrollados recientemente independizados contra su pasado «patrón económico colonial», que identificaron con el libre comercio y la producción primaria para el mercado de exportación. Estos países estaban ansiosos por aceptar las teorías generales del desarrollo económico que proporcionaban una racionalización de su deseo profundamente arraigado de una rápida industrialización. En tercer lugar, hubo una reacción paralela, a nivel académico, contra la teoría económica más antigua, con su énfasis en la asignación eficiente de recursos escasos y la búsqueda de enfoques nuevos y «dinámicos» para el desarrollo económico.

Tesis modernas del desarrollo económico

Más recientemente las teorías del desarrollo económico adquirieron nueva vitalidad con las tesis de Amartya Sen, quien postuló el índice de desarrollo humano, que mide aspectos concretos como el nivel de vida y de satisfacción de las personas en una economía determinada, como una medida realmente novedosa de medir el desarrollo, así como la estrecha relación entre libertad política, las garantías de transparencia y el desarrollo económico. Más recientemente economistas como Esther Duflo y Michael Kremer han avanzado en las teorías de desarrollo enfatizando en la necesidad de incentivos de políticas públicas focalizadas que enfrenten diversos comportamientos individuales que perpetúan el subdesarrollo, estas tesis le ganaron a sus proponentes el Premio Nobel de economía de 2019.

Políticas para el desarrollo económico

Avance científico y tecnológico
El Avance científico y tecnológico se considera uno de los elementos esenciales del desarrollo económico.

Dependiendo del enfoque que tenga, cada gobierno puede diseñar diversas políticas para promover el desarrollo económico de su nación. Puede optar por promover la industrialización mediante la sustitución de importaciones, una mayor participación en el comercio internacional mediante tratados de libre comercio que apunten al desarrollo de industrias específicas en las que se considera que existe una ventaja comparativa o potencial especial, así como políticas de ayuda a las familias para que puedan acceder a mayores niveles de consumo, políticas de empleo, políticas para combatir el crimen, inversiones en ciencia y tecnología que favorezcan la mejora de la competitividad, desregulaciones para facilitar el comercio internacional y local, recortes de impuestos a industrias específicas a las que se quiere apoyar, construcción de infraestructura para facilitar el transporte de mercancías y de personas, compromisos con la estabilidad de precios en cooperación con los bancos centrales para limitar así la inflación y brindar una mayor estabilidad a los negocios, programas de entrenamiento de la mano de obra local para que pueda adaptarse al mercado naciente y a las nuevas competencias exigidas, aprovechamiento de la ayuda internacional en programas de crecimiento económico, fortalecimiento o control de la tasa de natalidad para ajustar los beneficios del bono demográfico, entre otras.

Todas estas políticas podrán evaluarse a la luz de indicadores como el índice Gini, el Pib per cápita y nominal, el Pib por paridad del poder adquisitivo, El índice de desarrollo relacionado con el género, el índice de desarrollo humano, entre otros.

proyectos de infraestructura
El desarrollo de grandes proyectos de infraestructura se considera una condición previa para el desarrollo.

Objetivos del desarrollo económico

La atención universal en salud
La atención universal en salud, uno de los objetivos de las políticas de desarrollo económico.

Las políticas económicas impulsadas por los gobiernos que buscan apuntalar su desarrollo económico, tienen como objetivos los siguientes:

Mejorar los niveles de vida de la población en general en áreas como salud, educación, consumo y acceso a mejores y mayores oportunidades. Estos objetivos podrían desglosarse de la siguiente manera:

Disminución de la tasa de mortalidad infantil.

Disminución de los índices de desnutrición y obesidad.

Aumento en la expectativa de vida.

Disminución de la prevalencia de las enfermedades prevenibles y desarrollo de respuestas científicas novedosas para combatir las enfermedades que aún no tienen cura.

Aumento de las tasas de alfabetización,

Aumento del número de personas que completan sus procesos escolares y acceden a la educación superior,

Disminución del desempleo y creación de puestos de trabajo de calidad en áreas que requieran mayores competencias técnicas y cognitivas.

Aumento de los ingresos per cápita de los ciudadanos.

Mayor acceso de las mujeres al mercado laboral en igualdad de condiciones a los hombres.

Disminución de los índices de criminalidad y violencia,

Aumento en participación en el comercio internacional,

Mayor participación en innovación tecnológica y científica a escala global,

Acceso de las familias a viviendas dignas y a los servicios básicos esenciales (internet, gas, electricidad, agua, recolección de basuras) a precios cómodos.

Entre otros.

Características del desarrollo económico

Mejorar los ingresos
Se considera que las economías donde hay un alto nivel de ingresos per cápita son economías desarrolladas.

Las economías que han alcanzado un alto grado de desarrollo económico se caracterizan por:

1.Ingresos altos en su PIB per cápita.

2. Un alto índice de desarrollo humano.

3. Un sector de servicios ampliamente desarrollado.

4. Gran cantidad de avances tecnológicos y científicos.

5. Alta inversión en infraestructura.

Conoce más: Características de las economías desarrolladas.

Conclusiones

No existe un único camino por medio del que las naciones puedan acceder al desarrollo económico, aunque sí que pueden existir conjuntos de políticas comunes que ayuden y propicien dicho desarrollo, especialmente las que se corresponden con la innovación científica y tecnológica, el desarrollo de infraestructura y los incentivos para que los ciudadanos cambien sus comportamientos. Recientemente los economistas (neokeynesianos) han enfatizado en las reformas en la política fiscal para que las diversas capas de la población compartan de manera equitativa y justa las cargas del sostenimiento del estado y de los servicios públicos que este provee. Sin embargo, dichas políticas han sido debatidas desde diversas posiciones como contraproducentes, ya que tradicionalmente los economistas neoliberales han propuesto que las altas cargas fiscales a las capas más adineradas de la población y a las empresas desincentivan la inversión y el emprendimiento.

Varios de los aspectos que más siguen limitando el desarrollo económico son la corrupción y la evasión fiscal, los cuales privan a los gobiernos de los recursos necesarios para llevar a cabo inversiones de tipo social y de incentivos que pueden redundar en beneficios económicos para la sociedad. Organizaciones internacionales como la OCDE, las Naciones Unidas, y los diversos foros regionales multilaterales continúan trabajando en propuesta para mitigar estos fenómenos que se constituyen como un lastre para la economía.

Desde la década de los 2000, los gobiernos, múltiples ONGs, economistas de diversas escuelas de pensamiento han enfatizado en dos aspectos adicionales que limitan el desarrollo económico, por una parte se encuentra la desigualdad impositiva, la cual se cree que genera un exceso de ahorro (o escasez de inversión) por parte de las grandes corporaciones, las cuales dejan de invertir en la producción de activos tangibles y llevan su dinero a activos considerados más seguros, como lo son los fondos de inversión, bonos del gobierno o recompra de acciones, este exceso de ahorro genera una desaceleración del crecimiento en la producción de bienes y servicios y por lo tanto una caída en los niveles de vida de la población en su conjunto.

Un segundo aspecto que se ha consolidado como un elemento que obstaculiza el desarrollo económico es la contaminación ambiental, la cual genera diversas externalidades negativas como sequías que afectan las cosechas, incendios forestales que requieren la intervención del estado y de organizaciones de bomberos para ser apagados, partículas en el aire que llevan al desarrollo de enfermedades respiratorias y cardiovasculares (las cuales sobrecargas los sistemas de salud públicos), desastres ambientales que redundan en grandes costos para la economía, limitaciones a la productividad debido a fenómenos como olas de calor o frío, así como las interrupciones de la actividad laboral por cuenta de desastres ambientales repentinos, escasez de agua, entre otros.

Cada vez más, los gobiernos se hacen conscientes de la necesidad imperiosa de combatir estos elementos perniciosos que limitan el desarrollo de sus naciones, aunque aún queda mucho por hacer y no todos (especialmente los políticos corruptos, las empresas evasoras de impuestos y las compañías contaminantes) están poniendo de su parte para remediar las situaciones que limitan el desarrollo.

Como elemento final que limita el desarrollo, tenemos las contingencias fortuitas, como los desastres naturales no inducidos por el ser humano, las epidemias como el coronavirus, la malaria y otras, los cuales se presentan como desafíos por parte del medio natural al crecimiento y el desarrollo económico. Frente a este aspecto, es necesario que las sociedades desarrollen procesos de adaptación y mitigación, mediante la implementación de políticas públicas dirigidas a la transformación de los comportamientos, así como al impulso a la innovación científica que puede limitar los aspectos negativos de estas contingencias.

En resumen, podemos decir que el desarrollo económico es la aspiración de toda sociedad sana, aunque no siempre se configuren los elementos que lo propicien de una manera completa o aunque se presenten de manera persistentes grandes obstáculos para alcanzarlo. Superar estos obstáculos es una tarea conjunta de la política gubernamental responsable, las ONGs, las iglesias, la sociedad civil y las instituciones privadas que propenden por su lucro particular y que a la vez promueven su propia responsabilidad social corporativa en este camino.

Con información de la Enciclopedia Británica.

Deja tus comentarios

Arriba