Conceptos

Contabilidad financiera. Qué es y cuál es su importancia

Contabilidad financiera

La contabilidad financiera es una rama específica de la contabilidad que involucra el proceso de registrar, resumir y elaborar reportes de miles de transacciones y operaciones que resultan de las diversas ejecuciones y acciones de un determinado negocio dentro de un periodo de tiempo concreto.

Las diversas transacciones que son resumidas y reportadas tienen como fin ser parte de las declaraciones financieras del negocio en cuestión e incluyen la hoja de balances, la declaración de ingresos y una declaración del flujo de caja, elementos que registran el desempeño operacional de una empresa sobre el periodo especificado.

Las oportunidades de empleo para un contador financiero se pueden encontrar tanto en el sector público como en el privado. Dentro de las responsabilidades de un contador financiero se pueden encontrar los registros y los estados financieros de una compañía, aunque estas responsabilidades podrían variar de las que tiene un contador general, el cual trabaja para sí mismo en lugar de estar empleado por una empresa u organización.

¿Cómo funciona la contabilidad financiera?

La contabilidad financiera usa una serie de principios de contabilidad largamente establecidos dentro de esta disciplina. La selección sobre que principios contables usar durante el curso de acción y contabilidad financiera de un negocio determinado dependerá de los requerimientos regulatorios y de reportes que una compañía enfrente. Para las compañías establecidas en los Estados Unidos y que coticen en los mercados bursátiles como la Bolsa de Nueva York o Nasdaq, las empresas tendrán que presentar sus registros contables en conformidad con los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP). El establecimiento de estos principios de contabilidad provee información consistente a los inversores, prestamistas, reguladores y a las autoridades de impuestos, por lo que estas entidades podrán establecer, de acuerdo a los reportes cuál ha sido el desempeño de una empresa y cuáles son sus perspectivas para el futuro, tomando decisiones clave como si invertir más, seguir prestándole dinero a una empresa determinada o iniciar acciones legales en caso de que se encuentren prácticas que no estén en conformidad con la ley como la evasión fiscal.

Ideas a tener en cuenta

La contabilidad financiera sigue las bases de ingresos devengados o las bases de efectivo de la contabilidad.

Organizaciones como las ONGs, las empresas y las microempresas contratan generalmente contadores financieros.

Los reportes financieros se dan a través de las declaraciones financieras en cinco áreas distintas.

Entendiendo el concepto de contabilidad financiera

Las declaraciones financieras que son propias de la contabilidad financiera tienen cinco clasificaciones clave de la información financiera: Los ingresos, los gastos, los activos, las obligaciones y el capital. Tanto los ingresos como los gastos son registrados y reportados en la declaración de ingresos. Este tipo de información ( de declaración de ingresos) puede incluir aspectos tan variados como la inversión en investigación y desarrollo hasta el pago de la nómina.

Dato de interés: Las compañías internacionales que cotizan en los mercados de valores reportan sus declaraciones de ingresos en conformidad con los Estándares Internacionales de Reportes Financieros.

El método de base devengado vs el método de base de efectivo

La contabilidad financiera puede ser llevada a cabo usando el método de base devengado (accrual method), el método de base de efectivo (cash method) o una combinación de los dos.

El método de base devengado usa el registro de las transacciones cuando estas han ocurrido o cuando el ingreso es reconocible en un reporte. Por ejemplo, una empresa prestó un servicio en el año fiscal 2020, y registro el importe que debe cobrar por el mismo. No importa que el cobro de dicho servicio deba hacerse hasta el año fiscal 2021, una vez el ingreso es reconocible deberá registrarse en la declaración de ingresos de la empresa. De la misma manera si una empresa incurre en una deuda u otra obligación determinada durante el año en curso, no importa si esa obligación deberá cancelarse hasta el próximo año, de acuerdo a las bases del método de lo devengado, dicha obligación deberá registrarse como del año en el que se puede reconocer en los libros contables, es decir, inmediatamente es contraída.

El método de base de efectivo usa el registro de las transacciones una vez existe un intercambio de dinero. Los ingresos por tanto solo son registrados una vez que se recibe el pago, y los gastos y demás obligaciones solo se registran una vez estas son pagadas. Debido a su simplicidad, el método de base en efectivo es el más usado por las pequeñas empresas, aunque cabe aclarar que este método no se adapta a las necesidades contables de todas las empresas. Como ejemplo de este método podemos citar el hecho de que una empresa adquiere un crédito para comprar suministros para su operación, en el marco de esta metodología esos gastos solo deberán ser registrados en la declaración de ingresos una vez se haya realizado el pago de la obligación, por lo que si este pago se realiza hasta el año siguiente solo podrá ser registrado en la declaración de ingresos del próximo año. Lo mismo sucede con los ingresos, si un cliente realizó un pago de un servicio en el presente año, aún cuando dicho depósito no se haya trasladado a una cuenta final de la empresa para su salvaguarda, si es que dicho depósito se hizo en efectivo o mediante cheque, el mismo deberá registrarse de forma inmediata como un ingreso del año fiscal en curso.

Contabilidad financiera vs contabilidad de gestión

A pesar de sus muchas similitudes en su aproximación, su enfoque y su uso, hay diferencias significativas entre la contabilidad financiera y la contabilidad de gestión. Estas diferencias se centran de manera principal en temas como el cumplimiento de normas legales, los estándares de contabilidad y las audiencias a las que cada una de ellas está dirigida.

La diferencia clave entre la contabilidad financiera y la contabilidad de gestión es que la contabilidad financiera tiene como objetivo principal proveer información a todas las partes que se encuentran por fuera de la organización, mientras que la contabilidad de gestión tiene como función principal ayudar a los ejecutivos y a los dueños de negocio que están al frente de la empresa a tomar las mejores decisiones posibles.

En este sentido las declaraciones financieras usan los principios de la contabilidad financiera en la forma que resulta más precisa y eficaz para las organizaciones reguladoras y las instituciones financieras. Esto se debe a que existen numerosas reglas de la contabilidad dentro de la empresas que no pueden ser entendidas bien por las partes externas a las mismas. Y de esta forma, también existen reglas de la contabilidad financiera que no se aplican bien a la gestión interna de una compañía, por lo que es necesario que se usen diferentes reglas y principios para la administración de los negocios de forma interna así como para los análisis del negocio.

De esta forma los dueños de negocios pueden tomar decisiones en torno a la planeación, el establecimiento de objetivos que sean realistas y pueden tomar decisiones más eficientes en torno al adecuado uso de los recursos de la compañía.

Uso pasado y presente de la contabilidad financiera y la contabilidad de gestión

La información que es producida por medio de la contabilidad financiera es enteramente histórica; las declaraciones financiera contienen información para periodos de tiempos definidos. La contabilidad de gestión por su parte mira el desempeño pasado y crea pronósticos para el negocio. Las decisiones de negocios deben por tanto estar informadas por los procesos y los datos que surgen de este último tipo de contabilidad.

Los inversores y los acreedores con frecuencia usan las declaraciones financieras para crear pronósticos por cuenta propia. En este sentido, la contabilidad financiera no es un proceso que mire explícitamente hacia el pasado. No obstante, las predicciones a futuro no están permitidas dentro de las declaraciones financieras.

Regulación y uniformidad

La gran diferencia que puede encontrarse entre ambos tipos de contabilidad, la financiera y la de gestión, se relaciona con su estatus legal. Los informes que son generados por medio de la contabilidad de gestión son únicamente para ser usados de forma interna. Cada empresa está en la libertad de crear su propio sistema y sus propias reglas para crear sus informes de gestión. Esto significa que no hay un sistema central que regule cómo se producen este tipo de informes, por lo que los informes de gestión con frecuencia pueden tomar mucho más tiempo en ser producidos.

Por otra parte, todas las declaraciones o informes que se producen mediante la contabilidad de finanza o financiera son estrictamente regulados, especialmente las declaraciones de ingresos, las hojas de balances, y las declaraciones de flujo de efectivo. Dado que este tipo de informes se destina a un uso público y son ansiosamente esperados por los inversores, las empresas deben ser muy cuidadosas en el modo en que hacen sus cálculos, en la forma en que cada dato es obtenido y presentado, de forma que estos reportes puedan ser ordenados de la mejor manera posible y usados de una forma correcta por parte de los sectores externos e interesados en los mismos.

El Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) bajo el auspicio de la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (La SEC), es la entidad encargada de establecer cuáles son las reglas de contabilidad financiera a tener en cuenta en los Estados Unidos. El conjunto de estas reglas es lo que se conoce principalmente como los Principios Generalmente Aceptados de Contabilidad o GAAP.

Por medio de esta uniformidad de reglas y principios, los inversores y los acreedores pueden comparar el desempeño de las compañías de forma directa, sobre las bases de las declaraciones financieras que se revelan cada trimestre, estableciendo así una consistencia para el uso de la información externa e interna que va surgiendo.

Detalles de los reportes en la contabilidad financiera y de gestión

Por múltiples razones, la contabilidad financiera y sus reportes tienden a ser agregados, concisos, y generalizados. Esta información es así muy transparente, aunque menos reveladora del estado de una compañía. Pero por otra parte, en el caso de la contabilidad de gestión las cosas ahí son bastante diferentes, dado que cada compañía construye y usa la información destinada a la gestión de un modo diferente.

Los reportes que son obtenidos mediante la contabilidad de gestión son sumamente detallados, son técnicos y específicos, aunque también de forma frecuente experimentales. Las empresas siempre están buscando la forma de obtener algún tipo de ventaja competitiva en el mercado, de modo que ellas examinan y usan la información o los términos que puedan resultar más complejas y confusas para las partes externas, de modo que la competencia pueda quedar distraída sobre el estado real y las proyecciones que una compañía tiene para su futuro.

Cómo la contabilidad financiera ayuda en la toma de decisiones

Los análisis fundamentales de inversión dependen en gran medida de la información de contabilidad que es registrada por una compañía en sus declaraciones financieras, incluyendo la que se encuentra en la hoja de balances, la declaración de ingresos, y la declaración del flujo de caja. Cada una de las declaraciones que hace una compañía que cotiza en los mercados de valores se crea de acuerdo a los estándares de contabilidad que son establecidos por el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) y luego esta información se presenta a la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC).

Luego de que la información es presentada ante la SEC, los inversores y los analistas usan los registros encontrados en las declaraciones financieras para tomar decisiones acerca de la valoración y la fiabilidad de una compañía al momento de tomar un crédito. Así, las declaraciones financieras permiten que se establezcan los precios de las acciones y se determinen los precios objetivo de las mismas. Sin estos datos, los cuales provee la contabilidad financiera, los inversores tendrían mayores dificultades al momento de entender la salud histórica y presente, así como los prospectos de las acciones y de los bonos que emiten las empresas. Los estándares creados por el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera permiten que dicha información sea presentada de forma oportuna y apropiada para que los inversores puedan hacer las comparaciones debidas entre empresas y tomar sus decisiones sobre en qué compañías es más aconsejable invertir.

Decisiones sobre préstamos

La contabilidad financiera también es sumamente importante para los acreedores, sea que estos sean los bancos o inversores que compran bonos de una empresa. Así, puesto que las declaraciones financieras proveen una imagen completa sobre los activos de una compañía así como de las obligaciones de la misma en el corto y en el largo plazo, los prestamistas pueden hacerse a una idea muy exacta sobre qué tan fiable es una compañía como entidad que asume créditos y puede cumplir con los mismos.

Existen ciertos indicadores a los cuales pueden recurrir los inversores en bonos para observar si el estado crediticio de una compañía es saludable. Por ejemplo, está el ratio deuda/acciones y el ratio de intereses generados en el tiempo, indicadores que se pueden obtener enteramente de las declaraciones financieras de una compañía. Incluso en los negocios que son enteramente privados, es decir, que no están en la Bolsa de Valores, y los cuales no siguen los requerimientos del FASB, ninguna institución crediticia irá a asumir el riesgo de hacer préstamos a una compañía que no provea la información crítica que se deriva de la contabilidad financiera..

Finalmente, lo que un prestamista realmente quiere es conocer qué nivel de riesgo existe cuando le presta dinero a una compañía, un riesgo que solamente se puede llegar a determinar cuando se revisa la información financiera de una empresa. Tan pronto cómo este nivel de riesgo pueda ser determinado, el prestamista será capaz de delinear un prospecto sobre cuánto dinero podrá prestar a una empresa y a qué tasas de interés lo hará.

La gobernanza corporativa y las decisiones internas

Una información financiera confiable desempeña una función crítica no solamente para los inversores y las partes interesadas externas a la compañía, sino también para los ejecutivos de la empresa y para toda la firma en su conjunto.

El beneficio más fácilmente distinguible para un negocio relacionado con la contabilidad financiera es poder cumplir con las obligaciones legales que se han establecido para las empresas. Las compañías están en el deber legal de ser honestas y transparentes en todo lo relacionado con sus actividades financieras y la información que presentan debe ser exacta y cumplir con todos los estándares de ley.

Más allá de los criterios de cumplimiento legal, la contabilidad financiera tiene una utilidad muy práctica al ayudar a las compañías a optimizar sus operaciones en su día a día, de la misma manera que es una herramienta útil para identificar los tipos de proyectos que, en teoría, pueden proveer a la empresa las mejores posibilidades de retornos en el futuro. La contabilidad financiera ayuda a los ejecutivos a crear presupuestos, rastrear la eficiencia, analizar el desempeño de los productos y servicios en el mercado, entender la percepción de los consumidores, así como para el desarrollo de estrategias de corto y largo plazo, entre muchas otras decisiones que son tomadas teniendo en cuenta la información que provee la contabilidad financiera.

Consideraciones especiales a tener en cuenta

La forma más precisa de probar que una persona, un contador en concreto, está capacitado para llevar a cabo las diversas operaciones de reporte y análisis financiero para una empresa es la acreditación que se provee dentro de los Estados Unidos de Contador Público Certificado (CPA), la cual se obtiene mediante una licencia especial. Fuera de los Estados Unidos, los tenedores de esta licencia pueden certificar sus conocimientos también mediante la misma. La designación de Contador de Gestión Certificado, por otra parte tiene como fin demostrar la habilidad de desempeñar las funciones de gestión interna de la contabilidad financiera.

Con información de Investopedia.

comentarios

Arriba