Conceptos

¿Qué es la balanza comercial y cuál es su importancia?

Balanza comercial

La balanza comercial, la balanza de comercio o las exportaciones netas (a veces simbolizadas como EN), es la diferencia entre el valor monetario de las exportaciones e importaciones de una nación durante un cierto período de tiempo.

A veces se hace una distinción entre una balanza comercial de bienes y una de servicios. La balanza comercial mide un flujo de exportaciones e importaciones durante un período de tiempo determinado. La noción de balanza comercial no significa que las exportaciones y las importaciones estén “en equilibrio” entre sí.

Si un país exporta un valor mayor al que importa, tiene un superávit comercial o una balanza comercial positiva y, a la inversa, si un país importa un valor mayor que el que exporta, tiene un déficit comercial o una balanza comercial negativa.

En 2016, alrededor de 60 de 200 países tenían un superávit comercial. La noción de que los déficits comerciales bilaterales son malos en sí mismos es rechazada de manera abrumadora por los expertos en comercio y los economistas, pues muchas veces las importaciones ayudan a generar puestos de trabajo y flujos de dinero dentro de una economía por medio de operaciones como el transporte, la logística y la venta final al menudeo.

Entendiendo la balanza comercial

La balanza comercial forma parte de la cuenta corriente, que incluye otras transacciones como los ingresos de la posición de inversión internacional neta y las ayudas internacionales de una economía nacional. Si la cuenta corriente tiene superávit, la posición de activos internacionales netos del país aumenta en consecuencia. Del mismo modo, un déficit reduce la posición activa internacional neta.

La balanza comercial es idéntica a la diferencia entre la producción de un país y su demanda interna (la diferencia entre los bienes que produce un país y el número de bienes que compra en el extranjero; esto no incluye el dinero que se vuelve a gastar en acciones extranjeras, ni en el concepto de importación de bienes para producir para el mercado interno).

Medir la balanza comercial puede resultar problemático debido a problemas con el registro y la recopilación de datos. Como ilustración de este problema, cuando se suman los datos oficiales de todos los países del mundo, las exportaciones superan a las importaciones en casi un 1%; parece que el mundo tiene una balanza comercial positiva consigo mismo. Esto no puede ser cierto, porque todas las transacciones implican un crédito o débito igual en la cuenta de cada nación. En general, se cree que la discrepancia se explica por transacciones destinadas a lavar dinero o evadir impuestos, contrabando y otros problemas de visibilidad. Si bien la exactitud de las estadísticas de los países en desarrollo sería sospechosa, la mayor parte de la discrepancia se produce en realidad entre países desarrollados de estadísticas confiables.

Los factores que pueden afectar la balanza comercial incluyen:

1. El costo de producción (tierra, trabajo, capital, impuestos, incentivos, etc.) en la economía exportadora frente a los de la economía importadora;
2. El costo y la disponibilidad de materias primas, bienes intermedios y otros insumos;
3. Movimientos del tipo de cambio de moneda;
4. Impuestos o restricciones comerciales multilaterales, bilaterales y unilaterales;
5. Barreras no arancelarias como normas ambientales, de salud o seguridad;
6. La disponibilidad de divisas adecuadas para pagar las importaciones; y
7. Precios de bienes fabricados en casa (influenciados por la capacidad de respuesta de la oferta)

Además, es probable que la balanza comercial difiera a lo largo del ciclo económico. En el crecimiento impulsado por las exportaciones (como el petróleo y los primeros productos industriales), la balanza comercial se desplazará hacia las exportaciones durante una expansión económica. Sin embargo, con el crecimiento impulsado por la demanda interna (como en los Estados Unidos y Australia) el la balanza comercial se desplazará hacia las importaciones en la misma etapa del ciclo económico.

Balanza comercial monetaria vs balanza comercial física

La balanza comercial monetaria es diferente de la balanza comercial física (que se expresa en cantidad de materias primas, también conocida como consumo total de material). Los países desarrollados suelen importar una cantidad sustancial de materias primas de países en desarrollo. Por lo general, estos materiales importados se transforman en productos terminados y pueden exportarse después de agregar valor. Las estadísticas de la balanza comercial financiera ocultan el flujo de materiales. La mayoría de los países desarrollados tienen un gran déficit comercial físico porque consumen más materias primas de las que producen. Muchas organizaciones de la sociedad civil afirman que este desequilibrio es predatorio y hacen campaña por el pago de la deuda ecológica. Sin embargo, esto es una muestra de cómo el valor agregado influye de manera positiva para tener una balanza comercial monetaria más favorable, ya que aunque se exporten menos bienes físicos, sí se puede obtener más dinero a cambio, a diferencia de los países en desarrollo que exportan muchos bienes físicos, pero reciben poco dinero a cambio.

Ejemplos de la concepción de la balanza comercial

Ejemplos históricos:

Muchos países de la Europa moderna temprana adoptaron una política de mercantilismo, ideología que teorizó que un superávit comercial era beneficioso para un país, entre otros elementos como el colonialismo y las barreras comerciales con otros países y sus colonias. Así el mercantilismo creía que entre más exportara una nación, en términos monetarios, más grandes eran los beneficios para su economía.

Las prácticas y abusos del mercantilismo llevaron a que los recursos naturales y cultivos comerciales de la América del Norte británica se exportaran a cambio de productos terminados de Gran Bretaña, un factor que condujo a la Revolución Americana. Una declaración temprana apareció en el Discurso de la Common Wealth de este Reino de Inglaterra de 1549: “Siempre debemos tener cuidado de no comprar a los extraños más de lo que les vendemos, porque así es como logramos empobrecernos y enriquecerlos”. De manera similar, se hizo pública una explicación sistemática y coherente de la balanza comercial a través de Thomas Mun de 1630 ôEl tesoro de Inglaterra por el comercio exterior, o, La balanza de nuestro comercio exterior es la regla de nuestro tesoro”. Esta concepción del comercio internacional señalaba por tanto que la riqueza de una nación se basaba en sus exportaciones.

Desde mediados de la década de 1980, Estados Unidos ha tenido un creciente déficit de bienes transables, especialmente con las naciones asiáticas (China y Japón) que ahora tienen grandes sumas de deuda estadounidense que en parte ha financiado el consumo estadounidense.

Estados Unidos tiene un superávit comercial con naciones como Australia. La cuestión de los déficits comerciales puede ser compleja. Los déficits comerciales generados en bienes comerciables, como productos manufacturados o software, pueden afectar el empleo interno en diferentes grados a los déficits comerciales de materias primas.

Las economías que tienen superávits de ahorro, como Japón y Alemania, suelen tener superávit comerciales. China, una economía de alto crecimiento, ha tendido a tener superávits comerciales. Una tasa de ahorro más alta generalmente corresponde a un superávit comercial. En consecuencia, Estados Unidos con su tasa de ahorro más baja ha tendido a tener altos déficits comerciales, especialmente con las naciones asiáticas.

Algunos han dicho que China sigue una política económica mercantilista como modelo de crecimiento económico, por cuenta de su superávit comercial, aunque este superávit solamente parece indicar que China es una economía que todavía se encuentra en proceso de llegar a ser una economía desarrollada.

Rusia sigue una política basada en el proteccionismo, según la cual el comercio internacional no es un juego en el que todos ganan, sino un juego de suma cero: los países con superávit se enriquecen a expensas de los países deficitarios.

Ejemplo de país: Armenia

En marzo de 2019, Armenia registró un déficit comercial de 203.9 millones de dólares. Durante las últimas dos décadas, la balanza comercial armenia ha sido negativa, alcanzando un máximo histórico de -33,98 millones de dólares en agosto de 2003. La razón del déficit comercial es que el comercio exterior de Armenia está limitado por su ubicación sin litoral y las disputas fronterizas con Turquía y Azerbaiyán, al oeste y al este respectivamente. La situación da como resultado que el país normalmente reporta grandes déficits comerciales.

Fórmula de la balanza comercial

La fórmula para calcular la balanza comercial es la siguiente:

Balanza comercial = Valor de las exportaciones – Valor de las importaciones.

Dónde:

El valor de las exportaciones es el valor de los bienes y servicios que se venden a compradores en otros países.

El valor de las importaciones es el valor de los bienes y servicios que se compran a vendedores en otros países.

Opiniones sobre el impacto económico de los déficits en la balanza comercial

La noción de que los déficits comerciales bilaterales son malos en sí mismos es rechazada abrumadoramente por los expertos en comercio y los economistas. Pero, según el FMI, los déficits comerciales pueden causar un problema de balanza de pagos, que puede afectar la escasez de divisas y perjudicar a los países.

Por otro lado, Joseph Stiglitz señala que los países que tienen superávits ejercen una «externalidad negativa» sobre los socios comerciales y representan una amenaza para la prosperidad global, mucho más que aquellos con déficit.

Ben Bernanke sostiene que “los desequilibrios persistentes dentro de la zona euro son … insalubres, ya que conducen a desequilibrios financieros y a un crecimiento desequilibrado. El hecho de que Alemania venda mucho más de lo que compra redirige la demanda de sus vecinos (así como a otros países del mundo), reduciendo la producción y el empleo fuera de Alemania».

Un documento de 2018 de la Oficina Nacional de Investigación Económica de economistas del Fondo Monetario Internacional y la Universidad de California, Berkeley, encontró en un estudio de 151 países durante 1963 a 2014 que la imposición de aranceles tuvo poco efecto en la balanza comercial.

Perspectivas desde la economía liberal clásica

Adam Smith sobre la balanza comercial:

En la parte anterior de este capítulo me he esforzado por mostrar, incluso sobre los principios del sistema comercial, cuán innecesario es imponer restricciones extraordinarias a la importación de bienes de aquellos países con los que se supone que la balanza comercial es desventajosa. Nada, sin embargo, puede ser más absurdo que toda esta doctrina de la balanza comercial, sobre la cual se basan no sólo estas restricciones, sino casi todas las demás regulaciones del comercio. Cuando dos lugares comercian entre sí, esta doctrina supone que, si el equilibrio es uniforme, ninguno de ellos pierde ni gana; pero si se inclina en algún grado hacia un lado, uno de ellos pierde y el otro gana en proporción a su declinación del equilibrio exacto. –Smith, 1776, libro IV, cap. iii, parte ii, La Riqueza de las Naciones.

Teoría keynesiana

En los últimos años de su vida, John Maynard Keynes estuvo muy preocupado por la cuestión del equilibrio en el comercio internacional. Fue el líder de la delegación británica a la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas en 1944 que estableció el sistema de Bretton Woods de gestión de divisas internacionales. Keynes fue el autor principal de una propuesta, el llamado Plan Keynes, para una Unión Internacional de Compensación. Los dos principios rectores del plan eran que el problema de liquidar los saldos pendientes debería resolverse mediante la «creación» de «dinero internacional» adicional, y que el deudor y el acreedor deberían ser tratados casi por igual como perturbadores del equilibrio. En el caso, sin embargo, los planes fueron rechazados, en parte porque «la opinión estadounidense era naturalmente reacia a aceptar el principio de igualdad de trato tan novedoso en las relaciones deudor-acreedor».

El nuevo sistema no se basaba en el libre comercio (liberalización del comercio exterior) sino en la regulación del comercio internacional, con el fin de eliminar los desequilibrios comerciales: las naciones con superávit tendrían un poderoso incentivo para deshacerse de él, y al hacerlo, automáticamente eliminarían los déficits de otras naciones. Keynes propuso un banco global que emitiría su propia moneda, el bancor, que era intercambiable con monedas nacionales a tipos de cambio fijos y se convertiría en la unidad de cuenta entre naciones, lo que significa que se usaría para medir el déficit comercial o el superávit de un país. Cada país tendría una línea de sobregiro en su cuenta bancaria en la International Clearing Union.

Keynes señaló que los superávits conducen a una demanda agregada global débil: los países que tienen superávits ejercen una «externalidad negativa» sobre los socios comerciales y plantean una amenaza a la prosperidad global mucha más grande que los países que tienen déficit. En «Autosuficiencia nacional», The Yale Review, vol. 22, no. 4. En esencia esto se da porque cuando una economía tiene superávit comercial con el mundo, lo que se indica realmente es que está consumiendo menos bienes de la economía internacional, generando una subutilización de recursos y bienes del resto del mundo y un menor dinamismo económico.

El punto de vista de Keynes, apoyado por muchos economistas y comentaristas en ese momento, era que las naciones acreedoras pueden ser tan responsables como las naciones deudoras del desequilibrio en los intercambios comerciales y que ambas deberían tener la obligación de devolver el comercio a un estado de equilibrio. Si no lo hacen, podría tener graves consecuencias. En palabras de Geoffrey Crowther, entonces editor de The Economist, “si las relaciones económicas entre las naciones no se equilibran, de un modo u otro, bastante, entonces no existe un conjunto de arreglos financieros que puedan rescatar al mundo del resultados empobrecedores del caos”.

Estas ideas fueron informadas por eventos previos a la Gran Depresión cuando, en opinión de Keynes y otros, los préstamos internacionales, principalmente de los EE. UU., excedieron la capacidad de inversión sólida y, por lo tanto, se desviaron hacia usos no productivos y especulativos, que a su vez llevó al incumplimiento y una parada repentina del proceso de préstamo.

Influenciados por Keynes, los textos económicos del período inmediato de la posguerra pusieron un énfasis significativo en el equilibrio comercial. Por ejemplo, la segunda edición del popular libro de texto introductorio An Outline of Money, dedicó los últimos tres de sus diez capítulos a cuestiones de gestión de divisas y, en particular, al «problema del equilibrio». Sin embargo, en años más recientes, desde el fin del sistema de Bretton Woods en 1971, con la creciente influencia de las escuelas de pensamiento monetaristas en la década de 1980, y particularmente frente a los grandes desequilibrios comerciales sostenidos, estas preocupaciones, y en particular las preocupaciones sobre el Los efectos desestabilizadores de los grandes superávits comerciales han desaparecido en gran medida del discurso económico dominante y las ideas de Keynes se han perdido de vista. Están recibiendo algo de atención nuevamente a raíz de la crisis financiera de 2008.

Teoría monetarista

Antes de la teoría monetarista del siglo XX, el economista y filósofo del siglo XIX Frédéric Bastiat expresó la idea de que los déficits comerciales en realidad eran una manifestación de ganancias, más que una pérdida.

Bastiat propuso como ejemplo suponer que él, un francés, exportaba vino francés e importaba carbón británico, obteniendo ganancias.

Supuso que estaba en Francia y enviaba un barril de vino que valía 50 francos a Inglaterra. La aduana registraría una exportación de 50 francos. Si en Inglaterra, el vino se vendiera por 70 francos (o el equivalente en libras), que luego utilizaba para comprar carbón a ese precio, que luego importaba a Francia, y se encontraba con que el carbón comprado valía 90 francos en Francia, habría obtenido una ganancia de 40 francos. Pero la aduana diría que el valor de las importaciones excedía al de las exportaciones y era un déficit comercial contra Francia.

Así en la balanza comercial el registro sería el siguiente:

Exportaciones por vino: 50 Francos.

Importaciones por carbón: 70 francos.

Déficit comercial = -20 francos.

Pero la realidad es que el comerciante ganaba 20 francos en la venta del vino dentro de Inglaterra y 20 francos adicionales por la venta del carbón en Francia, para un total de 40 francos en ganancias. Todo con una inversión inicial de 50 Francos o de un bien por valor de 50 francos, la ganancia sería así de un 80%.

Bastiat argumentó así que el déficit comercial nacional era un indicador de una economía exitosa, en lugar de una economía fallida. Bastiat predijo que una economía exitosa y en crecimiento resultaría en mayores déficits comerciales, y una economía en contracción fallida resultaría en menores déficits comerciales. Más tarde, en el siglo XX, el economista Milton Friedman hizo eco de las ideas de Bastiat.

En la década de 1980, Milton Friedman, economista ganador del Premio Nobel y defensor del monetarismo, sostuvo que algunas de las preocupaciones sobre los déficits comerciales son críticas injustas en un intento de impulsar políticas macroeconómicas favorables a las industrias exportadoras.

Friedman argumentó que los déficits comerciales no son necesariamente importantes, ya que las altas exportaciones elevan el valor de la moneda, reduciendo así las exportaciones mencionadas, y viceversa para las importaciones, eliminando así naturalmente los déficits comerciales que no se deben a la inversión. Desde 1971, cuando la administración de Nixon decidió abolir los tipos de cambio fijos, los déficits comerciales acumulados por cuenta corriente de Estados Unidos han totalizado USD 7.75 billones en 2010. Este déficit existe porque se corresponde con la inversión que ingresa a los Estados Unidos, simplemente por la definición del saldo de pagos, cualquier déficit en cuenta corriente que exista se equipara con una entrada de inversión extranjera.

A fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, Estados Unidos había experimentado una alta inflación y las posiciones políticas de Friedman tendían a defender el dólar más fuerte en ese momento. Milton Friedman afirmó su creencia de que estos déficits comerciales no eran necesariamente dañinos para la economía en el momento en que la moneda regresa al país.

La posición de Friedman señalaba que: el país A vende al país B, el país B vende al país C que compra al país A, pero el déficit comercial solo incluye a A y B.

Sin embargo, puede ser de una forma u otra, incluida la posible compensación del control extranjero de los activos. En su opinión, el «peor escenario» de que la moneda nunca regresara al país de origen era en realidad el mejor resultado posible: el país realmente compraba sus productos cambiándolos por trozos de papel de fabricación barata. Como dijo Friedman, este sería el mismo resultado que si el país exportador quemara los dólares que ganó, sin devolverlos nunca a la circulación del mercado.

La posición de Friedman es una versión más refinada del teorema descubierto por primera vez por David Hume. Hume argumentó que Inglaterra no podía beneficiarse permanentemente de las exportaciones, porque al acumular oro (es decir, moneda) haría que el oro fuera más abundante en Inglaterra; por tanto, los precios de los bienes ingleses subirían, haciéndolos menos atractivos como exportaciones y haciendo más atractivos los productos extranjeros como importaciones. De esta forma, las balanzas comerciales de los países se equilibrarían.

Friedman presentó su análisis de la balanza comercial en Libertad de Elegir, considerada su obra popular más significativa.

Efectos de la balanza comercial sobre el PIB de una nación

Las exportaciones aumentan directamente y las importaciones reducen directamente la balanza comercial de una nación (es decir, exportaciones netas). Un superávit comercial es una balanza comercial neta positiva y un déficit comercial es una balanza comercial neta negativa. Debido a que la balanza comercial se agrega explícitamente al cálculo del producto interno bruto de la nación utilizando el método de gastos para calcular el producto interno bruto (es decir, el PIB), los superávits comerciales son contribuciones y los déficits comerciales son «cargas» sobre el PIB de su nación; sin embargo, los bienes de fabricación extranjera vendidos (por ejemplo, al por menor) contribuyen al PIB total.

Balanza comercial frente a balanza de pagos

Balanza de comercioBalanza de pagos
Incluye solo importaciones y exportaciones visibles, es decir, importaciones y exportaciones de mercancías. La diferencia entre exportaciones e importaciones se llama balanza comercial. Si las importaciones son mayores que las exportaciones, a veces se denomina balanza comercial desfavorable. Si las exportaciones superan a las importaciones, a veces se denomina balanza comercial favorable.Incluye todos aquellos artículos visibles e invisibles exportados e importados al país además de las exportaciones e importaciones de mercancías.
Incluye los ingresos recibidos o pagados por importaciones y exportaciones de mercancías. Muestra solo elementos de ingresos.Incluye todos los ingresos y elementos de capital, ya sean visibles o no visibles. Por tanto, la balanza comercial forma parte de la balanza de pagos.

Con información de Wikipedia English.

Deja tus comentarios

Arriba