Políticos

¿Quién fue Vladimir Lenin y cuál era su pensamiento económico?

Vladimir Lenin

Lenin en uno de sus múltiples discursos.

Vladimir Lenin, también llamado Vladimir Ilich Lenin, nombre original Vladimir Ilich Ulyanov, (nacido el 10 de abril de 1870 en Simbirsk, Rusia; murió el 21 de enero de 1924, Gorki, cerca de Moscú), fue el fundador del Partido Comunista Ruso (bolcheviques), inspirador y líder de la Revolución Bolchevique (1917), y arquitecto, constructor y primer jefe (1917–24) del estado soviético. Fue el fundador de la organización conocida como Internacional Comunist y la fuente póstuma del «leninismo», la doctrina codificada y combinada con las obras de Karl Marx por los sucesores de Lenin para formar el marxismo-leninismo, que se convirtió en la cosmovisión comunista.

Si la Revolución Bolchevique es, como algunos la han llamado, el evento político más significativo del siglo XX, entonces Lenin debe ser considerado, para bien o para mal, como el líder político más significativo del siglo XX. No solo en los círculos académicos de la ex Unión Soviética, sino incluso entre muchos académicos no comunistas, ha sido considerado como el líder revolucionario y estadista revolucionario más grande de la historia, así como el pensador revolucionario más grande desde Marx.

Primeros años

La formación de Vladimir Lenin como revolucionario

Es difícil identificar algún acontecimiento particular de la infancia de Lenin que pueda prefigurar su giro hacia el camino de un revolucionario profesional. Vladimir Lenin nació en Simbirsk, que pasó a llamarse Ulyanovsk en su honor. (Adoptó el seudónimo de Lenin en 1901 durante su trabajo clandestino en el partido después del exilio en Siberia). Fue el tercero de seis hijos nacidos en una familia unida y feliz de padres altamente educados y cultos. Su madre era hija de un médico, mientras que su padre, aunque hijo de un siervo, se convirtió en maestro de escuela y ascendió al puesto de inspector de escuelas. Vladimir Lenin, intelectualmente talentoso, físicamente fuerte y criado en un hogar cálido y amoroso, mostró temprano una pasión voraz por aprender. Se graduó de la escuela secundaria ocupando el primer lugar en su clase. Se distinguió en latín y griego y parecía destinado a la vida de un erudito clásico. Cuando tenía 16 años, nada en Lenin indicaba un futuro rebelde, mucho menos un revolucionario profesional, excepto, quizás, su giro hacia el ateísmo. Pero, a pesar de las cómodas circunstancias de su crianza, él miró hacia el movimiento revolucionario. Este no era un fenómeno poco común en la Rusia zarista, donde incluso a la intelectualidad altamente educada y culta se les negaban los derechos civiles y políticos elementales.

En su adolescencia, Lenin sufrió dos golpes que incuestionablemente influyeron en su posterior decisión de emprender el camino de la revolución. Primero, su padre fue amenazado poco antes de su prematura muerte con un retiro anticipado por un gobierno reaccionario que había crecido temeroso de la expansión de la educación pública. En segundo lugar, en 1887 su amado hermano mayor, Aleksandr, estudiante de la Universidad de San Petersburgo, fue ahorcado por conspirar con un grupo terrorista revolucionario que conspiró para asesinar al emperador Alejandro III. De repente, a los 17 años, Lenin se convirtió en el jefe de su hogar, que ahora estaba estigmatizado por haber criado a un “criminal de estado”.

Afortunadamente, los ingresos provenientes de la pensión y la herencia de su madre mantuvieron a la familia en circunstancias cómodas, aunque no pudieron evitar el frecuente encarcelamiento o exilio de sus hijos. Además, el director de la escuela secundaria de Lenin no le dio la espalda a la familia. Este, valientemente escribió una referencia de carácter que facilitó la admisión de Lenin a la universidad.

En otoño de 1887, Lenin se matriculó en la facultad de derecho de la Universidad imperial de Kazán, pero a los tres meses fue expulsado de la escuela, acusado de participar en una asamblea estudiantil ilegal. Fue arrestado y desterrado de Kazán a la finca de su abuelo en la aldea de Kokushkino, donde la policía ya había ordenado que residiera su hermana mayor Anna. En el otoño de 1888, las autoridades le permitieron regresar a Kazán, pero le negaron la readmisión en la universidad. Durante este período de ociosidad forzada, conoció a revolucionarios exiliados de la generación anterior y leyó con avidez literatura política revolucionaria, especialmente El Capital de Marx. Se convirtió en marxista en enero de 1889.

Formación de un partido revolucionario

En mayo de 1889, la familia de Lenin se mudó a Samara. Después de muchas peticiones, a Lenin se le concedió permiso para presentarse a los exámenes de derecho. En noviembre de 1891 aprobó sus exámenes, obteniendo el primero en todas las materias, y se graduó con un título de primera clase. Después de que la policía finalmente renunciara a sus objeciones políticas, Lenin fue admitido en el colegio de abogados y ejerció la abogacía en Samara de 1892 a 1893. En su experiencia de ejercer la abogacía, adquirió un odio intenso por el sesgo de clase del sistema legal y una repulsión de por vida por los abogados, incluso aquellos que decían ser socialdemócratas.

El derecho demostró ser una tapadera extremadamente útil para un activista revolucionario. Luego Lein se mudó a San Petersburgo en agosto de 1893 y, mientras trabajaba como defensor público, se asoció con círculos revolucionarios marxistas.

Luego de ser descubierto como revolucionario y exiliado, se unió en el extranjero a los revolucionarios Plejánov, Mártov y otros tres editores para publicar el periódico Iskra, que esperaban unificaría a los grupos marxistas rusos que estaban esparcidos por Rusia y Europa occidental en un conjunto social cohesionado.

Gueorgui Plejánov

    Gueorgui Plejánov, Mentor de Vladimir Lenin y padre del socialismo ruso

Hasta el momento en que Lenin comenzó a trabajar en Iskra, sus escritos se habían centrado en tres problemas: primero, había escrito una serie de folletos que tenían como objetivo sacudir la veneración tradicional de los trabajadores por el zar mostrándoles que su dura vida fue causada, en parte, por el apoyo que el zarismo prestó a los capitalistas; en segundo lugar, atacó a los autodenominados marxistas que instaban a los socialdemócratas y trabajadores a concentrarse en cuestiones de salarios y horarios, dejando la lucha política por el momento a la burguesía; en tercer lugar, y en última instancia lo más importante, se dirigió a la cuestión campesina.

El principal obstáculo para la aceptación del marxismo por parte de muchos intelectuales rusos fue su adhesión a la creencia generalizada de los populistas (radicales rusos premarxistas) de que el marxismo era inaplicable a la Rusia campesina, en la que un proletariado (una clase trabajadora industrial) era casi inexistente. Rusia, creían, era inmune al capitalismo, debido a las circunstancias de propiedad conjunta de la tierra campesina por parte de la comuna del pueblo. Esta opinión fue atacada por primera vez por Plejanov en la década de 1880. Plejanov había argumentado que Rusia ya había entrado en la etapa capitalista. A pesar de las negativas de los populistas, afirmó, el hombre del futuro en Rusia era de hecho el proletario, no el campesino. Al intentar aplicar el esquema marxista de desarrollo social a Rusia, Plejánov había llegado a la conclusión de que la revolución en Rusia tendría que pasar por dos etapas diferenciadas: primero, una revolución burguesa que establecería una república democrática y un capitalismo completo; y segundo, una revolución proletaria.

Fue este conjunto de principios a los que se adhirió Vladimir Lenin. Pero, casi de inmediato, Lenin fue un paso más allá de Plejánov, especialmente en lo que respecta a la cuestión campesina. En un ataque a los populistas publicado en 1894, Lenin denunció que, incluso si realizaban su sueño más grande y dividían toda la tierra entre las comunas campesinas, el resultado no sería el socialismo sino el capitalismo generado por un mercado libre de productos agrícolas. El “socialismo” propuesto por los populistas favorecería en la práctica el desarrollo del capitalismo a pequeña escala; de ahí que los populistas no fueran socialistas sino «demócratas pequeño burgueses». Lenin llegó a la conclusión de que fuera del marxismo, no podía haber socialismo.

Incluso estando exiliado en Siberia, Lenin había comenzado a investigar sobre la cuestión campesina, que culminó con su magistral Desarrollo del capitalismo en Rusia (publicado legalmente en 1899). En este trabajo, un estudio de la economía rusa, argumentó que el capitalismo estaba destruyendo rápidamente la comuna campesina.

El éxito del periódico Iskra al reclutar intelectuales rusos para el marxismo llevó a Lenin y sus camaradas a creer que había llegado el momento de fundar un partido marxista revolucionario que uniera a todos los grupos marxistas dispares en el país. Un Primer Congreso fallido, celebrado en 1898 en Minsk, no logró este objetivo, ya que la mayoría de los delegados fueron arrestados poco después. El comité organizador del Segundo Congreso decidió convocar el congreso en Bruselas en 1903, pero la presión policial lo obligó a trasladarse a Londres.

Más adelante, en su manifiesto ¿Qué hacer? (1902), Lenin rechazó totalmente el punto de vista de que el proletariado estaba siendo conducido espontáneamente al socialismo revolucionario por el capitalismo y que el papel del partido debía ser simplemente coordinar la lucha de los diversos sectores del proletariado a escala nacional e internacional. El capitalismo, sostenía, predispuso a los trabajadores a la aceptación del socialismo, pero no los convirtió espontáneamente en socialistas conscientes.

En su ¿Qué hacer? y en sus otras obras que tratan de la organización del partido, Lenin articuló una de sus innovaciones políticas más trascendentales, su teoría del partido como la «vanguardia del proletariado». Concibió a la vanguardia como un partido centralizado altamente disciplinado que trabajaría incansablemente para impregnar al proletariado de conciencia socialista y servir como mentor, líder y guía, mostrando constantemente al proletariado dónde están sus verdaderos intereses de clase.

Desafíos de la revolución de 1905 y la Primera Guerra Mundial

El estallido de la revolución, en enero de 1905, encontró a Lenin en el extranjero en Suiza, y no regresó a Rusia hasta noviembre. De inmediato, Lenin estableció una estrategia novedosa. Ambas alas revolucionarias, la bolchevique y menchevique, se adhirieron a la visión de Plejanov de la revolución en dos etapas: primero, una revolución burguesa; segundo, una revolución proletaria. Pero los mencheviques sostenían que la revolución burguesa debía ser dirigida por la burguesía, con quien el proletariado debía aliarse para hacer la revolución democrática. Esto llevaría a la burguesía liberal al pleno poder, con lo cual el proletariado actuaría como partido de oposición. Lenin rechazó desafiante este tipo de alianza y régimen posrevolucionario. Hasta ese momento había hablado de la necesidad de que el proletariado ganara la “hegemonía” en la revolución democrática. Ahora declaró rotundamente que el proletariado era el motor de la revolución y que su único aliado confiable era el campesinado. A la burguesía la calificó de desesperadamente contrarrevolucionaria y demasiado cobarde para hacer su propia revolución. Así, a diferencia de los mencheviques, Lenin apostó en lo sucesivo por una alianza que establecería una «dictadura democrática revolucionaria del proletariado y el campesinado».

La revolución tampoco se detendría necesariamente en la primera etapa, la revolución burguesa. Si la revolución rusa inspirara al proletariado de Europa occidental a hacer la revolución socialista, para la cual la Europa industrial estaba madura, la revolución rusa bien podría pasar directamente a la segunda etapa, la revolución socialista. Entonces, el proletariado ruso, apoyado por el proletariado rural y el semiproletariado en casa y asistido por el proletariado industrial triunfante de Occidente, que había establecido su «dictadura del proletariado», podría acortar la vida del capitalismo ruso.

Después de la derrota de la Revolución de 1905, la cuestión entre Lenin y los mencheviques se trazó más claramente que nunca, a pesar de los esfuerzos por reunirse. Pero, obligado de nuevo al exilio entre 1907 y 1917, Lenin encontró serios desafíos a su política, no solo por parte de los mencheviques, sino también dentro de su propia facción. La combinación de represión y modesta reforma llevada a cabo por el régimen zarista condujo a una disminución de la afiliación al partido. La desilusión y la desesperación ante las posibilidades de éxito de la revolución se apoderaron de las menguadas filas del partido, desgarradas por las controversias sobre tácticas y filosofía. Los intentos de unir a las facciones bolchevique y menchevique fracasaron, todos rompiendo con la insistencia intransigente de Lenin de que se adoptaran sus condiciones para la reunificación. Como describió a Lenin un opositor menchevique: “No hay otro hombre que esté absorbido por la revolución las veinticuatro horas del día, que no tenga otros pensamientos más que el pensamiento de la revolución y que, incluso cuando duerma, no sueñe más que con la revolución. » Al colocar la revolución por encima de la unidad del partido, Lenin no aceptaría ningún compromiso de unidad si pensara que podría retrasar, no acelerar, la revolución.

Luchando desesperadamente por mantener la cohesión de los bolcheviques contra las diferencias internas y la creciente fuerza de los mencheviques en casa, Lenin convocó la Conferencia del Partido Bolchevique en Praga, en 1912, que dividió para siempre al Partido Obrero. Lenin proclamó que los bolcheviques eran el auténtico Partido Obrero y que los mencheviques eran cismáticos. A partir de entonces, cada facción mantuvo su comité central, aparato del partido y prensa separados.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914, los partidos socialistas de toda Europa apoyaron a sus gobiernos a pesar de las resoluciones de los congresos anteriores a la guerra de la Segunda Internacional que los obligaban a resistir o incluso a derrocar a sus respectivos gobiernos si hundían a sus países en una guerra imperialista.

Después de que Lenin se recuperó de su incredulidad inicial en esta «traición» de la Internacional, proclamó una política cuya audacia sorprendió a sus propios camaradas bolcheviques. Denunció a los socialistas partidarios de la guerra como «socialchovinistas» que habían traicionado la causa internacional de la clase obrera al apoyar una guerra que era imperialista en ambos lados. Vladimir Lenin declaró muerta a la Segunda Internacional y pidió la creación de una nueva Tercera Internacional compuesta por partidos socialistas genuinamente revolucionarios.

La política de Vladimir Lenin encontró pocos defensores en Rusia o en otros lugares durante los primeros meses de la guerra. De hecho, en la primera oleada de fervor patriótico, no pocos bolcheviques apoyaron el esfuerzo bélico. Lenin y sus camaradas más cercanos quedaron como una banda aislada nadando contra la corriente.

La guerra estalló, escribió Lenin, debido al carácter expansionista insaciable del imperialismo, en sí mismo un producto del capitalismo financiero monopolista. A fines del siglo XIX, un puñado de bancos había llegado a dominar los países avanzados que, en 1914, en sus respectivos imperios habían puesto al resto del mundo bajo su control directo o indirecto. Al acumular grandes cantidades de capital “excedente”, los bancos gigantes descubrieron que podían obtener superbeneficios en inversiones en colonias y semicolonias, y esto intensificó la carrera por el imperio entre las grandes potencias. En 1914, insatisfechos con la forma en que se había repartido el mundo, coaliciones rivales de imperialistas lanzaron la guerra para provocar una nueva división del mundo a expensas de la otra coalición. La guerra fue, por tanto, imperialista en sus orígenes y objetivos y merecía la condena de los auténticos socialistas.

En 1917, a Lenin le pareció que la guerra no terminaría nunca y que la perspectiva de la revolución estaba retrocediendo rápidamente. Pero en la semana del 8 al 15 de marzo, los trabajadores y soldados de Petrogrado (hasta 1914, San Petersburgo) hambrientos, congelados y cansados ​​de la guerra lograron derrocar al zar. Vladimir Lenin y sus lugartenientes más cercanos se apresuraron a regresar a casa después de que las autoridades alemanas accedieran a permitir su paso a través de Alemania hacia la neutral Suecia.

Primer regreso a Petrogrado

Vladimir Lenin llegó a Petrogrado el 16 de abril de 1917, un mes después de que el zar se viera obligado a abdicar. De la revolución nació el Gobierno Provisional, formado por un grupo de dirigentes de los partidos liberales burgueses. El acceso al poder de este gobierno fue posible únicamente con el consentimiento del Soviet de Petrogrado, un consejo de diputados obreros elegidos en las fábricas de la capital. Surgieron soviets similares de diputados obreros en todas las principales ciudades y pueblos del país, al igual que soviets de diputados de soldados y de diputados de campesinos.

A su regreso a Rusia, Vladimir Lenin sacudió a sus propios camaradas, la mayoría de los cuales aceptaron la autoridad del Gobierno Provisional. Vladimir Lenin llamó a este gobierno, a pesar de sus pretensiones democráticas, completamente imperialista y que no merecía el apoyo de los socialistas. Fue incapaz de satisfacer los deseos más profundos de los obreros, soldados y campesinos de paz inmediata y división de las propiedades entre los campesinos.

Solo un gobierno soviético, es decir, un gobierno directo de trabajadores, soldados y campesinos, podría cumplir con estas demandas. Por lo tanto, lanzó el grito de batalla, “¡Todo el poder a los soviets!”, Aunque los bolcheviques todavía constituían una minoría dentro de los soviets y a pesar de la manifiesta falta de voluntad de la mayoría menchevique para ejercer tal poder. Esto introdujo lo que Lenin llamó el período de “poder dual”. Bajo la dirección de los socialistas “oportunistas”, los soviets, el poder real, habían cedido el poder al Gobierno Provisional, el poder nominal en la tierra. Los bolcheviques, exhortaba Lenin, deben persuadir a los obreros, campesinos y soldados, temporalmente engañados por los “oportunistas”, para que recuperen el poder estatal para los soviets del Gobierno Provisional. Esto constituiría una segunda revolución. Pero, mientras el gobierno no reprimiera a los partidos revolucionarios, esta revolución podría lograrse pacíficamente, ya que el Gobierno Provisional existía sólo por el consentimiento de los soviets.

De marzo a septiembre de 1917, los bolcheviques siguieron siendo una minoría en los soviets. En otoño, sin embargo, el Gobierno Provisional (desde julio encabezado por el socialista moderado Aleksandr Kerensky, apoyado por la dirección socialista moderada de los soviets) había perdido el apoyo popular. El creciente cansancio de la guerra y el colapso de la economía sobrecargaron la paciencia de los trabajadores, campesinos y soldados, que exigían un cambio inmediato y fundamental. Vladimir Lenin aprovechó la creciente desilusión del pueblo con la capacidad y la voluntad de Kerensky de completar la revolución. Kerensky, a su vez, afirmó que solo una asamblea constituyente elegida libremente tendría el poder de decidir el futuro político de Rusia, pero eso debe esperar el regreso del orden. Mientras tanto, Vladimir Lenin y el partido exigieron paz, tierra y pan, de inmediato, sin más demora. La línea bolchevique ganó un apoyo creciente entre los trabajadores, soldados y campesinos. En septiembre votaron por mayoría bolchevique en el Soviet de Petrogrado y en los soviets de las principales ciudades y pueblos de todo el país.

Vladimir Lenin Decide tomar el poder

Revolución de Octubre

                                             Lenin y los bolcheviques toman el poder

Vladimir Lenin, que había pasado a la clandestinidad en julio después de que el gobierno de Kerensky lo acusara de “agente alemán”, decidió ahora que había llegado el momento de tomar el poder. El partido debía comenzar de inmediato los preparativos para un levantamiento armado para deponer al gobierno provisional y transferir el poder estatal a los soviets, ahora encabezados por una mayoría bolchevique.

Hasta 1917, todos los socialistas revolucionarios creían correctamente, escribió Lenin, que una república parlamentaria podía servir tanto a un sistema socialista como a un capitalista. Pero la Revolución Rusa había traído algo nuevo, los soviets. Creado por obreros, soldados y campesinos y excluyendo a las clases propietarias, los soviets sobrepasaron infinitamente al más democrático de los parlamentos en democracia, porque los parlamentos en todas partes virtualmente excluían a los trabajadores y campesinos. La elección ante Rusia a principios de septiembre de 1917, como la veía Lenin, era entre una república soviética —una dictadura de la mayoría sin propiedad o una república liberal -burguesa.

Por lo tanto, Lenin levantó el lema: “¡Todo el poder a los soviets!”. Para Lenin, sin embargo, el Gobierno Provisional era simplemente una «dictadura de la burguesía» que mantuvo a Rusia en la guerra imperialista.

Desde finales de septiembre, Vladimir Lenin, un fugitivo en Finlandia, envió una serie de artículos y cartas a Petrogrado exhortando febrilmente al Comité Central del Partido a organizar un levantamiento armado sin demora.

Alrededor del 20 de octubre, Lenin, disfrazado y con un considerable riesgo personal, se coló en Petrogrado y asistió a una reunión secreta del Comité Central bolchevique celebrada la noche del 23 de octubre. No fue sino hasta después de un acalorado debate de 10 horas que finalmente obtuvo la mayoría a favor de preparar una toma armada. Ahora se tomaban medidas para obtener el apoyo de soldados y marineros y para entrenar a los Guardias Rojos, la milicia obrera dirigida por los bolcheviques, para una toma armada que se llevó a cabo abiertamente bajo el disfraz de autodefensa del Soviet de Petrogrado.

El 7 y 8 de noviembre, la Guardia Roja dirigida por los bolcheviques y los soldados y marineros revolucionarios, encontrando sólo una ligera resistencia, depusieron al Gobierno Provisional y proclamaron que el poder estatal había pasado a manos de los soviets. Para entonces, los bolcheviques, con sus aliados entre los Social revolucionarios de izquierda (disidentes que rompieron con los líderes del Partido Social Revolucionariopro-Kerensky), constituían la mayoría absoluta del Segundo Congreso de los Soviets de toda Rusia. Por lo tanto, los delegados votaron abrumadoramente a favor de aceptar el pleno poder y eligieron a Lenin como presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, el nuevo gobierno soviético, y aprobaron su Decreto de Paz y Decreto de Tierras. De la noche a la mañana, Lenin había saltado de su escondite como fugitivo para encabezar el gobierno revolucionario del país más grande del mundo.

Salvando la Revolución

Vladimir Lenin tuvo que enfrentar diversas rupturas dentro de las filas de los líderes bolcheviques. De mala gana estuvo de acuerdo con los derechistas en que sería deseable incluir a los partidos menchevique y derechista socialista en un gobierno de coalición, pero en los términos de Lenin.

Los países aliados en la Primera Guerra Mundial se negaron a reconocer al gobierno soviético; en consecuencia, este entró solo en negociaciones de paz con las potencias centrales (Alemania y sus aliados Austro-Hungría y Turquía) en la ciudad de Brest-Litovsk.

Pero el tratado de Brest-Litovsk solo intensificó la determinación de las fuerzas contrarrevolucionarias y de los aliados que las apoyaron para lograr el derrocamiento del gobierno soviético. Esa determinación se endureció cuando, en 1918, el gobierno de Vladimir Lenin repudió los reembolsos de todos los préstamos extranjeros obtenidos por los gobiernos zarista y provisional y nacionalizó propiedades extranjeras en Rusia sin compensación. De 1918 a 1920 Rusia se vio desgarrada por una Guerra Civil, que costó millones de vidas y una destrucción incalculable. Una de las primeras víctimas fue el propio Lenin. En agosto de 1918, un asesino disparó dos balas contra Lenin cuando salía de una fábrica en la que acababa de pronunciar un discurso. Debido a su constitución robusta, se recuperó rápidamente.

El gobierno soviético enfrentó tremendos obstáculos. Las fuerzas antisoviéticas, o blancas, encabezadas principalmente por ex generales y almirantes zaristas, lucharon desesperadamente para derrocar al régimen rojo. Además, los Aliados suministraron generosamente a los Blancos material, dinero y tropas de apoyo que aseguraron las bases blancas. Sin embargo, los blancos fracasaron.

Fue en gran parte gracias al liderazgo inspirado de Lenin que el gobierno soviético logró sobrevivir contra tales adversidades militares. Provocó la formación y guió la estrategia del Ejército Rojo Obrero y Campesino, comandado por Trotsky. Aunque la economía se había derrumbado, logró movilizar recursos suficientes para sostener al Ejército Rojo y a los trabajadores industriales. Pero, sobre todo, fue su liderazgo político lo que salvó el día para los soviéticos. Al proclamar el derecho de los pueblos a la autodeterminación, incluido el derecho a la secesión, se ganó la simpatía activa, o al menos la neutralidad benevolente, de las nacionalidades no rusas dentro de Rusia, porque los blancos no reconocían ese derecho.

Sin embargo, debido al colapso de la economía, Lenin adoptó una política hacia el campesino que amenazaba con destruir al gobierno soviético. Al carecer de fondos o bienes para intercambiar por los cereales necesarios para alimentar al Ejército Rojo y las ciudades, Lenin instituyó un sistema de requisición de los excedentes de cereales sin compensación. Muchos campesinos resistieron, al menos hasta que experimentaron la «liberación» blanca. En los territorios conquistados por los Blancos, devolvieron la propiedad de la tierra a los dueños anteriores y castigaron salvajemente a los campesinos que se habían atrevido a apoderarse de la tierra.

En marzo de 1921 el gobierno introdujo la Nueva Política Económica, que puso fin al sistema de requisición de granos y permitió al campesino vender su cosecha en un mercado abierto. Esto constituyó un retroceso parcial al capitalismo.

Desde el momento en que Vladimir Lenin llegó al poder, sus objetivos permanentes en las relaciones internacionales fueron dos: impedir la formación de un frente único imperialista contra la Rusia soviética; pero, lo que es aún más importante, estimular revoluciones proletarias en el exterior.

En su primer objetivo lo logró en gran medida. En 1924, poco después de su muerte, la Rusia soviética había ganado el reconocimiento de jure de todas las principales potencias mundiales excepto Estados Unidos. Pero su mayor esperanza de la formación de una república mundial de soviets no se materializó, y la Rusia soviética quedó aislada en un cerco capitalista hostil.

Formación de la Tercera Internacional

Para romper el cerco capitalista internacional, Lenin había pedido a los revolucionarios que formaran partidos comunistas que emularan el ejemplo de la revolución bolchevique en todos los países. Dramatizando su ruptura con la Segunda Internacional reformista, en 1918 cambió el nombre del Partido Obrero por el de Partido Comunista Ruso (Bolcheviques), y en marzo de 1919 fundó la Tercera Internacional Comunista. Esta Internacional aceptó la afiliación solo de partidos que aceptaron sus decisiones como vinculantes, impusieron una disciplina férrea y rompieron con la Segunda Internacional. En resumen, Lenin ahora sostenía al Partido Comunista Ruso, el único partido que había logrado una revolución exitosa, como modelo para los partidos comunistas en todos los países. Un resultado de esta política fue engendrar una división en el movimiento obrero mundial entre los partidarios de las dos internacionales.

La Internacional Comunista obtuvo su mayor éxito en el mundo colonial. Al defender los derechos de los pueblos de las colonias y semicolonias a la autodeterminación y la independencia, la Internacional ganó una considerable simpatía por el comunismo. La política de Lenin en esta cuestión todavía resuena en el mundo de hoy. Y ofrece otro ejemplo de la capacidad única de Lenin para encontrar aliados donde los revolucionarios no los habían encontrado antes.

Así, el genio revolucionario de Lenin no se limitó a su capacidad para dividir a sus enemigos; más importante fue su habilidad para encontrar aliados y amigos para el exiguo proletariado de Rusia. Primero, ganó a los campesinos rusos al lado del proletariado. En segundo lugar, aunque no ganó a los trabajadores para que hicieran exitosas revoluciones comunistas en Occidente, obligó a sus gobiernos a restringir la intervención armada contra la revolución bolchevique. Lenin también desempeñó un papel importante al influenciar las revoluciones socialistas asiáticas, particularmente a Mao Zedong en China.

En 1921, el gobierno de Lenin había aplastado a todos los partidos de la oposición con el argumento de que se habían opuesto o no habían apoyado suficientemente la causa soviética en la Guerra Civil. Ahora que había llegado la paz, Lenin creía que su oposición era más peligrosa que nunca, ya que el campesinado e incluso una gran parte de la clase trabajadora mostraban descontento frente al régimen soviético. Para reprimir a los opositores al bolchevismo, Lenin exigió las medidas más duras, incluidos los juicios «espectáculo» y el recurso frecuente a la pena de muerte. Además, insistió en un control aún más estricto sobre la disidencia dentro del partido.

Vladimir Lenin junto a Trotsky y Stalin

                                              Vladimir Lenin junto a Trotsky y Stalin

En 1922, Vladimir Lenin se había dado cuenta de que la degeneración del sistema y el partido soviéticos era el mayor peligro para la causa del socialismo en Rusia. Encontró al partido y al aparato estatal soviético desesperadamente enredados en la burocracia y la incompetencia. Incluso la agencia encabezada por Stalin que era responsable de racionalizar la administración era, de hecho, menos eficiente que el resto del gobierno. Lo más inquietante fue el chovinismo de la Gran Rusia que los principales bolcheviques manifestaron hacia las nacionalidades no rusas en la reorganización del Estado en el que Stalin estaba jugando un papel clave. Además, en abril de 1922 Stalin obtuvo el nombramiento como secretario general del partido, puesto en el que estaba concentrando rápidamente un inmenso poder en sus manos. La Rusia soviética de los últimos años de Lenin no podría haber estado más alejada de la imagen del socialismo que él había retratado en Estado y revolución. Lenin hizo todo lo posible para invertir estas tendencias, que consideraba antitéticas del socialismo.

Enfermedad y muerte de Vladimir Lenin

En la primavera de 1922, sin embargo, Lenin cayó gravemente enfermo. En junio se recuperó parcialmente y se lanzó a la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el sistema federal de reorganización que favorecía contra el esquema unitario de Stalin. Sin embargo, en diciembre fue nuevamente incapacitado por semiparálisis. Aunque ya no era el líder activo del estado y del partido, reunió la fuerza para dictar varios artículos proféticos y lo que se llama su «Testamento» político, dictado a su secretario entre el 23 de diciembre de 1922 y el 4 de enero de 1923 en el que expresó un gran temor por la estabilidad del partido bajo el liderazgo de personalidades dispares y contundentes como Stalin y Trotsky. El 10 de marzo de 1923, otro infarto lo privó del habla. Su actividad política llegó a su fin. Sufrió otro derrame cerebral en la mañana del 21 de enero de 1924 y murió esa noche en el pueblo de Gorki.

Pensamiento y políticas económicas de Vladimir Lenin

En Imperialismo, La Etapa más alta del capitalismo (1916), los análisis económicos de Lenin indicaron que el capitalismo se transformaría en un sistema financiero global, mediante el cual los países industrializados exportarían capital financiero a sus colonias y así realizar la explotación del trabajo de los nativos y la explotación de los recursos naturales de sus países. Que tal superexplotación permite a los países ricos mantener una aristocracia laboral doméstica con un nivel de vida ligeramente más alto que la mayoría de los trabajadores, y así asegurar relaciones pacíficas entre el trabajo y el capital en la patria capitalista. Por lo tanto, una revolución proletaria de trabajadores y campesinos no podría ocurrir en los países capitalistas mientras el sistema imperialista de finanzas globales permaneciera en su lugar. La primera revolución proletaria tendría que ocurrir en un país subdesarrollado, como la Rusia Imperial, que era el país políticamente más débil en el sistema financiero global capitalista a principios del siglo XX. En el Eslogan de los Estados Unidos de Europa (1915), Lenin dijo:

Trabajadores del mundo, únanse! – El desarrollo económico y político desigual es una ley absoluta del capitalismo. De ahí que la victoria del socialismo sea posible, primero en varios, o incluso en un país capitalista tomado por separado. El proletariado victorioso de ese país, habiendo expropiado a los capitalistas y organizado su propia producción socialista, se levantaría contra el resto del mundo, el mundo capitalista.

Políticas económicas

El gobierno bolchevique nacionalizó la industria y estableció un monopolio de comercio exterior para permitir la coordinación productiva de la economía nacional y así evitar que las industrias nacionales rusas compitieran entre sí. Para alimentar a la población de la ciudad y el campo, Vladimir Lenin instituyó el comunismo de guerra (1918-1921) como una condición necesaria – suministros adecuados de alimentos y armas – para librar la Guerra Civil Rusa. En marzo de 1921, la Nueva Política Económica (NEP, 1921-1929) permitió el capitalismo local limitado (comercio privado y libre comercio interno) y reemplazó las requisas de granos con un impuesto agrícola administrado por bancos estatales. La NEP tenía la intención de resolver los disturbios por escasez de alimentos por parte del campesinado y permitió la empresa privada limitada; el afán de lucro que animaba a los agricultores a producir los cultivos necesarios para alimentar a la ciudad y al campo; y restablecer económicamente a la clase trabajadora urbana, que había perdido a muchos trabajadores para luchar en la Guerra Civil contrarrevolucionaria. La nacionalización de la economía de la NEP facilitaría entonces la industrialización de Rusia, fortalecería políticamente a la clase trabajadora y elevaría el nivel de vida de todos los rusos. Vladimir Lenin dijo que la aparición de nuevos estados socialistas era necesaria para fortalecer la economía de Rusia en el establecimiento del socialismo ruso. La perspectiva socioeconómica de Lenin fue apoyada por la Revolución Alemana de 1918-1919, la insurrección italiana y las huelgas generales de 1920 y los disturbios salariales de los trabajadores en el Reino Unido, Francia y los Estados Unidos.

Con información de la Enciclopedia Británica.

 

1 Comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top