Políticos

¿Quién fue Mao Zedong y cuál era su pensamiento económico?

Mao Zedong

Mao Tse-Tung, (también pronunciado y escrito Mao Zedong) fundó la República Popular China en 1949. También fue uno de los fundadores del Partido Comunista Chino en 1921, y es considerado, junto con Karl Marx y Vladimir Lenin, como uno de los tres grandes teóricos del comunismo marxista.

Primeros años

Mao Tse-Tung nació el 26 de diciembre de 1893 en una familia campesina acomodada en Shao-shan, provincia de Hunan. De niño trabajó en el campo y asistió a una escuela primaria local, donde estudió los clásicos tradicionales confucianos. Con frecuencia estaba en conflicto con su estricto padre, a quien Mao aprendió a confrontar con éxito, con el apoyo de su amable y devota madre budista. A partir de 1911, el año en que las fuerzas republicanas de Sun Yat-Sen se alzaron para buscar el derrocamiento de la dinastía Ch’ing (o manchú), Mao pasó la mayor parte de 10 años en Chang-sha, la capital provincial. Estuvo expuesto a las mareas del rápido cambio político y al nuevo movimiento cultural revolucionario que recorría el país. Sirvió brevemente en el ejército republicano y luego pasó medio año estudiando solo en la biblioteca provincial, una experiencia que lo confirmó en el hábito del estudio independiente.

En 1918, Mao Zedong se había graduado de la Primera Escuela Normal de Hunan y había ido a Pekín, la capital nacional, donde trabajó brevemente como asistente de biblioteca en la Universidad de Pekín. Mao carecía de fondos para mantener un estatus de estudiante regular y, a diferencia de muchos de sus compañeros de clase, no dominaba ningún idioma extranjero y no fue al extranjero a estudiar. Puede deberse que en parte a su relativa pobreza durante sus años de estudiante que nunca se identificó completamente con los intelectuales burgueses cosmopolitas que dominaban la vida universitaria china. Estableció contacto con intelectuales radicales que luego ocuparon un lugar destacado en el partido comunista chino. En 1919, Mao regresó a Hunan, donde participó en una actividad política radical, organizó grupos y publicó una revista política, mientras se mantenía a sí mismo como director de una escuela primaria.

En 1920, Mao se casó con Yang K’ai-hui, la hija de uno de sus maestros. Yang K’ai-hui fue ejecutado por los nacionalistas chinos en 1930. Ese año, Mao se casó con Ho Tzu-chen, quien lo acompañó en la Gran Marcha. Mao se divorció de ella en 1937 y en 1939 se casó con Chiang Ch’ing.

Ingreso al Partido Comunista Chino

Cuando se organizó el Partido Comunista Chino (PCCh) en Shanghai en 1921, Mao era miembro fundador y líder de la rama de Hunan. En esta etapa, el nuevo partido formó un frente unido con el Koumintang, el partido de los seguidores republicanos de Sun Yat-sen. Mao trabajó dentro del frente único en Shanghai, Hunan y Cantón, concentrándose de diversas formas en la organización laboral, la organización del partido, la propaganda y el Instituto de Formación del Movimiento Campesino. Su «Informe sobre el movimiento campesino en Hunan» de 1927 expresó su punto de vista sobre el potencial revolucionario del campesinado, aunque este punto de vista aún no estaba expresado en una forma marxista adecuada.

La Larga Marcha

Mao en la Larga Marcha
Mao en la Larga Marcha

En 1927, Chiang Kai-Shek, que había ganado el control del Kuomintang después de la muerte de Sun Yat-sen, revirtió la política de cooperación de ese partido con los comunistas. Al año siguiente, cuando tenía el control de los ejércitos nacionalistas y del gobierno nacionalista, Chiang purgó a todos los comunistas del movimiento. Como resultado, Mao se vio obligado a huir al campo. En las montañas del sur de China estableció con Chu Teh una base rural defendida por un ejército guerrillero. Fue esta innovación casi accidental, la fusión del liderazgo comunista con una fuerza guerrillera que operaba en áreas rurales con apoyo campesino, lo que convertiría a Mao en el líder del Partido Comunista. Debido a su creciente poder militar, Mao y Chu pudieron en 1930 desafiar las órdenes del liderazgo del Partido Comunista controlado por Rusia que los dirigía a tratar de capturar ciudades. Al año siguiente, a pesar de que su posición en el partido era débil y sus políticas fueron criticadas, se fundó un soviet chino en Juichin, provincia de Kiangsi, con Mao como presidente. Una serie de campañas de exterminio del gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek obligaron al Partido Comunista a abandonar Juichin en octubre de 1934 y comenzar la Gran Marcha. En Tsun-i en Kweichow, Mao obtuvo por primera vez un control efectivo sobre el Partido Comunista, poniendo fin a la era de la dirección rusa del liderazgo del partido. Los restos de las fuerzas comunistas llegaron a Shensi en octubre de 1935, después de una marcha de 10.000 km (6.000 millas). Luego establecieron una nueva sede del partido en Yen-an.

Cuando la invasión japonesa de 1937 obligó al Partido Comunista Chino y al Kuomintang una vez más a formar un frente unido, los comunistas ganaron legitimidad como los defensores de la patria china y Mao ascendió en estatura como líder nacional. Durante este período se estableció como un teórico militar y, a través de la publicación en 1937 de ensayos como «Sobre la contradicción» y «Sobre la práctica», reclamó el reconocimiento como un importante pensador marxista. El ensayo de Mao Zedong «Sobre la nueva democracia» (1940) esbozó una forma nacional única de marxismo apropiada para China; sus «Charlas en el Foro Yen-an sobre Literatura y Arte» (1942) proporcionaron una base para el control del partido sobre los asuntos culturales.

La solidez de la autosuficiencia de Mao Zedong y las estrategias de guerrilla rural fue probada por el rápido crecimiento del Partido Comunista chino durante el período Yen-an, en el que el partido creció de 40.000 miembros en 1937 a 1.200.000 miembros en 1945. La tregua inestable entre comunistas y nacionalistas se rompió al final de la guerra chino-japonesa. Se hicieron esfuerzos, en particular por Estados Unidos, para forjar un gobierno de coalición. Sin embargo, estalló la guerra civil y los siguientes 3 años (de 1946 49) vieron la rápida derrota del Kuomintang (los nacionalistas). Chiang Kai-shek, líder de la República de China se vio obligado a huir a Taiwán, dejando a la República Popular de China, formada por los comunistas a fines de 1949, en control de todo el continente chino.

Cuando los esfuerzos de Mao por abrir relaciones con los Estados Unidos a fines de la década de 1940 fueron rechazados, concluyó que China tendría que «inclinarse hacia un lado», y siguió un período de estrecha alianza con la Unión Soviética. La hostilidad hacia Estados Unidos se profundizó con la Guerra de Corea. A principios de la década de 1950, Mao se desempeñó como presidente del Partido Comunista, jefe de estado y presidente de la comisión militar. Su estatus internacional como líder marxista se elevó después de la muerte del líder soviético Joseph Stalin en 1953.

Mao Zedong, a diferencia de los líderes soviéticos, dio una amplia importancia al campesinado en el marco de la revolución china y consideró que sin los campesinos “no habría revolución”. Los soviéticos por su parte consideraban al proletariado industrial de las ciudades como la fuerza que finalmente impulsaría la revolución socialista e instauraría la “la dictadura del proletariado”.

La singularidad de Mao como líder es evidente por su compromiso con la lucha de clases continua bajo el socialismo, una opinión confirmada en su tratado teórico «Sobre el manejo correcto de las contradicciones entre la gente» (1957). Desde muy temprano buscó que el socialismo chino estuviera conformado por características culturales propias de China.

El Gran Salto Adelante

Colectivización de las granjas en el Gran Salto Adelante

La insatisfacción con la lentitud del desarrollo, la pérdida del impulso revolucionario en el campo y la tendencia de los miembros del Partido Comunista Chino a comportarse como una clase privilegiada llevaron a Mao a tomar una serie de iniciativas inusuales a fines de la década de 1950. En el movimiento de las Cien Flores de 1956-57, alentó a los intelectuales a hacer críticas constructivas a la administración del partido. Cuando llegaron las críticas, revelaron una profunda hostilidad hacia el liderazgo del Partido Comunista Chino. Aproximadamente al mismo tiempo, Mao Zedong aceleró la transformación de la propiedad rural al pedir la eliminación de los últimos vestigios de la propiedad privada rural y la formación de comunas populares, y el inicio de un rápido crecimiento industrial a través de un programa conocido como el Gran Salto Adelante. La rapidez de estos movimientos provocó confusión administrativa y resistencia popular. Además, las condiciones meteorológicas adversas provocaron una escasez de cultivos desastrosa y una grave escasez de alimentos. Como consecuencia de todos estos reveses, Mao Zedong perdió su puesto de jefe de Estado y vio severamente restringida su influencia sobre el partido. También fue a fines de la década de 1950 cuando el gobierno de Mao comenzó a revelar sus profundas diferencias con la Unión Soviética. Se estima además que el fracaso económico del Gran Salto Adelante, con su ideario de transformación de la producción agraria, llevó a la muerte de entre 15 y 45 millones de personas, episodio que ha sido registrado en los libros de historia como “La Gran Hambruna China”.

La Revolución Cultural

Poster publicitario de la revolución cultural china
Poster publicitario de la revolución cultural china

Durante la década de 1960, Mao Zedong regresó, atacando a la dirección del partido y al nuevo jefe de estado, Liu Shao-Ch’i, a través de una Gran Revolución Cultural Proletaria, que alcanzó su punto máximo entre 1966 y 1969. La Revolución Cultural fue orquestada en gran medida por la esposa de Mao, Chiang Ch’ing. Quizás fue la mayor innovación de Mao y fue esencialmente una lucha ideológica por la opinión pública llevada a cabo en forma de un frenético debate nacional. Mao demostró ser un gran estratega. Cuando no pudo transmitir sus ideas a la prensa de Pekín, utilizó la prensa de Shanghai para atacar a los líderes de Pekín. Los estudiantes, movilizados como «guardias rojos», se convirtieron en sus más fervientes seguidores. A medida que aumentaban las tensiones y los acontecimientos amenazaban con salirse de control, Mao se vio obligado a depender cada vez más de los militares, bajo el liderazgo de Lin Piao. A cambio de este apoyo militar, el partido nombró a Lin como sucesor de Mao en su constitución de 1969. En 1971, sin embargo, se informó que Lin había muerto en un accidente aéreo después de haber conspirado para asesinar a Mao, y Mao volvió a tener el control con firmeza.

En el nivel popular, la idea central de la Revolución Cultural fue enseñar a las masas chinas que era «correcto rebelarse», que era su privilegio criticar a quienes ocupaban posiciones de autoridad y participar activamente en la toma de decisiones. Durante la Revolución Cultural, los dichos de Mao, impresos en un librito rojo, y los botones con su imagen fueron distribuidos a las masas; su palabra fue tratada como una autoridad suprema, y ​​su persona fue objeto de una exultante adulación. A pesar de esta asunción temporal de una autoridad superior al Partido Comunista en la figura de Mao, él continuó afirmando su creencia en la noción leninista de liderazgo colectivo del partido. Mostró su oposición al «culto a la personalidad» pidiendo explícitamente que se redujera el número de estatuas suyas.

La Revolución Cultural implicaba también la reafirmación del poder de Mao Zedong dentro del partido y de las ideas de izquierda, manteniendo por fuera del centro de decisiones a los reformistas como Liu Shaoqi y Deng Xiaoping, quienes eran fuertes críticos del liderazgo de Mao y fueron considerados como “derechistas y contrarrevolucionarios”. Tras la muerte de Mao, Deng Xiaoping terminó imponiéndose en el partido y el gobierno chino sobre el sucesor de este, Hua Guofeng. Deng impulsaría una serie de políticas denominadas “Boluan Fanzheng” o literalmente: “eliminar el caos y volver a la normalidad”, por medio de las cuales se corrigieron muchos de los errores de la Revolución Cultural, se rehabilitaron a los líderes políticos perseguidos por Mao, se desmantelaron muchas políticas maoístas a nivel agrario y educativo, y se sentaron las bases para la Reforma y Apertura, el programa con el que finalmente China abriría su economía al mundo de una forma controlada.

El pequeño libro Rojo de Mao

Ciudadanos chinos con una versión impresa del libro rojo de Mao Zedong
Ciudadanos chinos con una versión impresa del libro rojo de Mao Zedong

Es un icono de China y el comunismo, además de una obra de propaganda. Se han publicado más de mil millones de copias, por lo que el libro, a menudo envuelto en su distintiva cubierta de vinilo, es uno de los más producidos de todos los tiempos. Durante la «Revolución Cultural» de China se volvió prácticamente obligatorio poseer y portar uno.

El Pequeño Libro Rojo, o, para dar su título completo, Citas del presidente Mao Zedong, contiene 267 aforismos del líder comunista chino, que cubren temas como la lucha de clases, la «corrección de ideas equivocadas» y la «línea de masas», un principio clave del pensamiento de Mao Zedong. Incluye la famosa observación de Mao de que «el poder político surge del cañón de un arma».

Producido originalmente en 1964 por el Ejército Popular de Liberación (una versión anterior se tituló 200 citas del presidente Mao), y pronto se convirtió en una característica clave del culto a la personalidad del líder. El Ministerio de Cultura tenía como objetivo distribuir una copia a todos los ciudadanos chinos y se construyeron cientos de nuevas imprentas para lograrlo. Según se informa, al propio Mao le gustó su parecido con los libros de citas de filósofos como Confucio.

Durante la Revolución Cultural, en la que millones fueron perseguidos o asesinados, poseerlo «se convirtió en una forma de sobrevivir», dice Daniel Leese, profesor de historia y política china moderna en la Universidad de Friburgo. Los «Guardias Rojos», paramilitares movilizados por Mao para purificar el Partido Comunista comprobarían si los sospechosos de tendencias burguesas lo portaban o si podían citarlo.

Cuando el régimen intentó exportar sus ideas como una forma de «poder blando», se publicaron millones de copias traducidas y se vendieron en el extranjero. Fue adoptado por radicales occidentales como las Panteras Negras en Estados Unidos y difundido como texto de literatura prohibida (samizdat) en las naciones del Pacto de Varsovia, donde la separación de la URSS de China aseguró que fuera prohibido.

Al sucesor de Mao, Deng Xiaoping, no le gustó el libro y trató de suprimirlo, pero esto sólo sirvió como una especie de «marketing viral».

Política de distensión con Estados Unidos

Richard Nixon saludando a Mao Zedong
Richard Nixon saludando a Mao Zedong

Hacia el final de su vida, Mao presentó un nuevo análisis de la situación internacional en la que los estados del mundo se dividen en tres grupos: las naciones subdesarrolladas, las naciones desarrolladas y las dos superpotencias (Estados Unidos y la Unión Soviética), las cuales buscaban la hegemonía mundial. Este análisis subrayó la posición de China como líder del Tercer Mundo (es decir, el grupo subdesarrollado) y ayudó a racionalizar un acercamiento con Estados Unidos. El fomento de relaciones más estrechas con los Estados Unidos se consideró como una forma de disminuir la influencia de la Unión Soviética, cuyas relaciones con China habían seguido deteriorándose. En 1972, Mao prestó su prestigio a este cambio de política al recibir al presidente estadounidense Richard M. Nixon en Pekín. La política de distensión, sin embargo fue mayormente iniciativa de los Estados Unidos bajo el liderazgo del entonces secretario de estado Henry Kissinger, quien buscaba sacar ventaja de relaciones pacíficas con las potencias comunistas. Kissinger veía a China como una gran oportunidad futura para las inversiones estadounidenses.

Muerte y reconocimiento de Mao Zedong dentro de China

Soldados chinos rinden tributo ante el cuerpo de Mao
Soldados chinos rinden tributo ante el cuerpo de Mao

Mao Zedong murió en Pekín el 9 de septiembre de 1976. Al mes siguiente, Chiang Ch’ing y sus asociados radicales, conocidos como la «Banda de los Cuatro», fueron arrestados. El sucesor elegido por Mao, Hua Kuo-Feng, fue despojado de sus influyentes puestos cuando el partido quedó bajo el control de moderados liderados por Teng Hsio-P’ing. En 1981, el partido criticó los excesos de la Revolución Cultural y elogió a Mao por su liderazgo en años anteriores. La Constitución de 1982 declaró que la cooperación económica y el progreso eran más importantes que la lucha de clases y prohibió todas las formas de cultos a la personalidad. A principios y finales de la década de 1980, se observó un movimiento general de alejamiento de las creencias de Mao, y su estatua fue retirada de varios lugares de China. En febrero de 1989, un miembro de la Comisión Consultiva Central del Partido Comunista escribió en un periódico oficial de Pekín, el Guangming Daily, que «Mao fue un gran hombre que encarnó las calamidades del pueblo chino, pero en sus últimos años cometió grandes errores durante un largo período, y el resultado fue un gran desastre para la gente y el país. Creó una tragedia histórica».

Junto con los fundadores de las dinastías Han y Ming, Mao Zedong fue uno de los tres únicos campesinos que se alzaron para gobernar toda China en una sola vida. Los mayores logros de Mao fueron la unificación de China mediante la destrucción del poder nacionalista, la creación de una República Popular unificada y el liderazgo de la mayor revolución social en la historia de la humanidad. Esta revolución implicó la colectivización de la mayor parte de la tierra y la propiedad, la destrucción de la clase terrateniente, el debilitamiento de la burguesía urbana y la elevación del estatus de los campesinos y trabajadores industriales. Como pensador marxista y líder de un estado socialista, Mao dio legitimidad teórica a la continuación de la lucha de clases en las etapas de desarrollo socialista y comunista. Destacó la importancia de la redistribución de la tierra en beneficio del campesinado rural, y sus teorías han influido fuertemente en el Tercer Mundo no industrializado.

Legado de Mao Zedong

Si bien la Revolución Cultural fue una culminación completamente lógica de las últimas dos décadas de Mao Zedong, de ninguna manera fue el único resultado posible de su enfoque de la revolución, ni es necesario que un juicio de su obra en su conjunto se base principalmente en esa última fase.

Pocos le negarían a Mao Zedong la mayor parte del crédito por diseñar el patrón de lucha basado en la guerra de guerrillas en el campo que finalmente condujo a la victoria en la guerra civil y, por lo tanto, al derrocamiento de los nacionalistas, la distribución de la tierra a los campesinos y la restauración de la independencia y soberanía de China. A esos logros se les debe dar un peso acorde con el grado de injusticia imperante en la sociedad china antes de la revolución y con la humillación que siente el pueblo chino como consecuencia del desmembramiento de su país por parte de potencias extranjeras. “Nos hemos levantado”, dijo Mao en septiembre de 1949. Esas palabras no serán olvidadas.

El historial de Mao después de 1949 es más ambiguo. El punto de vista oficial chino, definido en junio de 1981, es que su liderazgo fue básicamente correcto hasta el verano de 1957, pero a partir de entonces fue, en el mejor de los casos, mixto y con frecuencia equivocado. No se puede negar que las dos principales innovaciones de Mao en sus últimos años, el Gran Salto y la Revolución Cultural, fueron mal concebidas y tuvieron consecuencias desastrosas. Sus objetivos de combatir la burocracia, alentar la participación popular y enfatizar la autosuficiencia de China fueron generalmente loables, y la industrialización que comenzó durante el reinado de Mao sentó las bases para el notable desarrollo económico de China desde fines del siglo XX, pero los métodos que utilizó para perseguirlos eran a menudo violentos y contraproducentes.

No existe una única medida aceptada de Mao Zedong y su larga carrera. ¿Cómo se sopesa, por ejemplo, la buena suerte de los campesinos que adquieren tierras frente a millones de ejecuciones y muertes? ¿Cómo se pueden equilibrar los logros económicos reales después de 1949 con la hambruna que se produjo tras el Gran Salto Adelante o los sangrientos caos de la Revolución Cultural? Quizás sea posible aceptar el veredicto oficial de que, a pesar de los «errores de sus últimos años», los méritos de Mao superaron sus fallas, al tiempo que se subraya el hecho de que la cuenta está muy finamente equilibrada.

El pensamiento político y económico de Mao Zedong: el Maoísmo

El maoísmo es la doctrina compuesta por la ideología y la metodología para la revolución y la administración del estado desarrollada por Mao Zedong y sus asociados en el Partido Comunista Chino desde la década de 1920 hasta la muerte de Mao en 1976. El maoísmo ha representado claramente un método revolucionario basado en una perspectiva revolucionaria distintiva no necesariamente dependiente de un contexto marxista-leninista.

Las primeras actitudes políticas de Mao Zedong tomaron forma en un contexto de profunda crisis en China a principios del siglo XX. El país estaba débil y dividido, y los principales problemas nacionales eran la reunificación de China y la expulsión de los ocupantes extranjeros. El joven Mao era un nacionalista, y sus sentimientos habían sido fuertemente anti-occidentales y anti-imperialistas incluso antes de que se sintiera atraído por el marxismo-leninismo alrededor de 1919-20. El nacionalismo de Mao se combinó con un rasgo personal de combatividad que le hizo admirar el espíritu marcial, que se convirtió en la piedra angular del maoísmo. De hecho, el ejército ocupó una posición importante tanto en el proceso de creación del estado revolucionario chino como en el proceso de construcción de la nación; Mao se basó en el apoyo del ejército en los conflictos con su partido en las décadas de 1950 y 1960.

Las ideas políticas de Mao cristalizaron lentamente. Tenía una mentalidad oportunista y cautelosa con las sutilezas ideológicas que los caracterizaban. La tradición marxista-leninista consideraba a los campesinos como incapaces de iniciativa revolucionaria y sólo marginalmente útiles para respaldar los esfuerzos proletarios urbanos. Sin embargo, Mao decidió gradualmente basar su revolución en el poder latente de los cientos de millones de campesinos de China, porque vio energía potencial en ellos por el mismo hecho de que eran «pobres y vacíos»; la fuerza y ​​la violencia eran, pensó, inherentes a su condición. Partiendo de esto, propuso inculcarles una conciencia proletaria y hacer que su fuerza sola fuera suficiente para la revolución. No había un proletariado chino significativo debido a que el país no había experimentando la industrialización, pero en la década de 1940 Mao había revolucionado y «proletarizado» al campesinado.

Durante un tiempo después de la creación del estado comunista chino en 1949, Mao Zedong intentó ajustarse al modelo estalinista de «construir el socialismo». Sin embargo, a mediados de la década de 1950, él y sus asesores reaccionaron contra los resultados de esta política, que incluía el crecimiento de un Partido Comunista rígido y burocrático y el surgimiento de élites gerenciales y tecnocráticas, aceptadas en otros países, especialmente en la Unión Soviética y consideradas inherentes al crecimiento industrial. En 1955 los maoístas aceleraron el proceso de colectivización agrícola. Después de esto vino el Gran Salto Adelante, un refinamiento de los planes tradicionales de cinco años, y otros esfuerzos para movilizar a las masas hacia la producción de industrias a pequeña escala en toda China. El desperdicio, la confusión y la gestión ineficaz del experimento se combinaron con las calamidades naturales para producir una hambruna prolongada (1959-1961) que mató de 15 a 45 millones de personas. En 1966, los líderes del partido, instigados por Mao, lanzaron la Revolución Cultural, diseñada nuevamente para sofocar a los elementos «burgueses» emergentes —elites y burócratas— y aprovechar el antiintelectualismo para ganar el apoyo popular. Los líderes del partido destacaron el igualitarismo y el valor de la falta de sofisticación de los campesinos; de hecho, miles de trabajadores de la ciudad se vieron obligados a recibir “educación de clase profunda” a través del trabajo agrícola con los campesinos.

Por tanto, la alternativa del maoísmo al crecimiento liderado por las élites y las burocracias iba a ser el crecimiento provocado por el entusiasmo revolucionario y la lucha de masas. El maoísmo se propuso oponer la voluntad colectiva de los seres humanos a los dictados habituales y racionales de la economía y la gestión industrial. La violencia extrema que acompañó a las muchas campañas políticas de Mao y la incapacidad del maoísmo para lograr un crecimiento económico sostenido en China llevó, después de la muerte del presidente, a un nuevo énfasis en la educación y el profesionalismo de la gestión allí, y en la década de 1980 el maoísmo parecía ser celebrado principalmente como una reliquia del difunto líder.

Fuera de China, sin embargo, varios grupos se han identificado como maoístas. Entre ellos se destacan los rebeldes en Nepal, que ganaron el control del gobierno allí en 2006 después de una insurgencia de 10 años, los grupos naxalitas en India, que participaron en la guerra de guerrillas durante décadas en grandes áreas de ese país y el grupo guerrillero “Sendero Luminoso” del Perú.

El maoísmo se aparta del marxismo convencional de inspiración europea en que se centra en el campo agrario, más que en las fuerzas industriales urbanas; esto se conoce como socialismo agrario. En particular, los partidos maoístas en Perú, Nepal y Filipinas han adoptado el mismo nivel de estrés en las áreas urbanas y rurales, dependiendo del enfoque de actividad económica del país. El maoísmo rompió con el marco de la Unión Soviética bajo Nikita Khrushchev, descartándola como «capitalista de estado» y «revisionista», un término peyorativo entre los comunistas que se refiere a aquellos que luchan por el capitalismo en nombre del socialismo y que se apartan del materialismo histórico y dialéctico.

Aunque el maoísmo es crítico con los poderes capitalistas industriales urbanos, ve la industrialización urbana como un requisito previo para expandir el desarrollo económico y la reorganización socialista al campo, con el objetivo de lograr la industrialización rural que aboliría la distinción entre ciudad y campo.

Las ideas de Mao Zedong en economía por tanto giraron en torno a unas políticas que perseguían la colectivización de la propiedad, la planificación de la economía por parte del estado y la gestión comunitaria de forma semiautónoma de las fábricas y las comunas agrícolas.

Con información de la Enciclopedia Británica.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x