Políticos

Quién es Alberto Fernández. Cuál es su programa económico para Argentina

Alberto Fernández, político argentino

Quién es Alberto Fernández. Cómo piensa recuperar la economía de Argentina. Cómo logró posicionarse como el político estrella del país suramericano y por qué los mercados le temen.

Alberto Ángel Fernández nació en Buenos Aires, Argentina, el 2 de abril de 1959. Es un político de centro-izquierda de línea peronista, abogado de la Universidad de Buenos Aires y docente de derecho penal y civil.

En 1985 comenzó a dar clases de derecho en la Universidad de Buenos Aires. Se casó con Marcela Luchetti, de quien se divorció en el 2005 y con quien tuvo un hijo. En el 2014 se supo que tenía una relación con la periodista y actriz Fabiola Yañez.

Carrera Política

Cuando Fernández estudiaba derecho, su tío materno – quién había sido fotógrafo personal de Juan Domingo Perón, Antonio Pérez, le a anima para que participe en el Partido Nacionalista Constitucional, una organización política fundada por Alberto Asseff en 1982. Alberto Fernández tuvo una participación muy activa en dicho partido, siendo orador y creando el afiche publicitario para las elecciones presidenciales de 1983. En ese mismo año fue presidente del movimiento de juventudes de dicho partido.

Poco tiempo después Fernández se afilia al partido justicialista, partido continuador del partido peronista argentino. Desde su inicio en el Partido justicialista, Alberto Fernández iniciaría una muy promisoria carrera política, en la que ha ocupado cargos muy importantes dentro de la política argentina.

En 1985 fue subdirector de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, siendo ministro de la cartera Juan Vital Sourrouille y bajo la presidencia de Raúl Alfonsín.

En 1989 Alberto Fernández es designado como superintendente de Seguros de la Nación, cargo que ejerció hasta 1995.

Fernández actuó como negociador para Argentina en la Ronda de Uruguay del GATT, que daría formalización a la Organización Mundial del Comercio y estuvo como delegado en el grupo de Servicios Financieros del MERCOSUR.

En 1998 es designado como tesorero de la campaña presidencial de Eduardo Duhalde en las elecciones de 1999, donde este sería derrotado por el candidato Antonio de la Rúa. Durante la crisis económica de 2001, también conocida como el cacerolazo y que estuvo marcada por el corralito financiero – cierre temporal de los bancos para el retiro de efectivo- , Alberto Fernández hizo parte del grupo Calafate, junto con Cristina Fernández de Kirchner, Esteban Righi, Eduardo Valdés, Carlos Tomada y Julio Bárbaro, un grupo intelectual progresista que apoyó la candidatura presidencial de Eduardo Duhalde y luego a Néstor Kirchner en las elecciones de 2003.

Alberto Fernández fue jefe de campaña de Néstor Kirchner en las elecciones de 2003.

Cuando Néstor Kirchner asume la presidencia, Alberto Fernández es designado como jefe de ministros y secundado sus políticas progresistas que vieron la salida de la crisis económica con crecimientos anuales del Producto Interno Bruto de más del 8 por ciento.

En política exterior, bajo la presidencia de Kirchner, Alberto Fernández afirmó que Argentina debía estar abierta al mundo, teniendo como epicentro a Brasil, país que entonces tenía como presidente a Luiz Inácio Lula da Silva.

Como dato curioso se tiene que el 20 de noviembre de 2003, Fernández, junto al ministro de planificación federal, Julio De Vido, anunció que el grupo Macri ya no tendría participación en los contratos de concesión del Correo Argentino, debido a incumplimientos de pagos al Estado y a acreedores particulares.

En 2004 Alberto Fernández viajó a España con la primera dama y senadora Cristina Fernández de Kirchner para entrevistarse con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y pedir su respaldo ante el Fondo Monetario Internacional para renegociar la deuda pública en default. La reestructuración de la deuda argentina fue calificada por Fernández como «una nueva oportunidad y una prueba de que se puede salir de situaciones críticas».

El 17 de abril de 2005, Alberto Fernández fue elegido como presidente del partido justicialista de la ciudad de Buenos Aires.

En el 2007 Fernández fue designado como jefe de campaña para las elecciones, cuando Cristina Fernández de Kirchner era candidata a la presidencia. Cuando Cristina es elegida, mantiene a Fernández en su cargo como jefe de gabinete.

El 23 de julio de 2008 renuncia a su cargo por diferencias con la administración de Cristina Fernández de Kirchner y se alejan del kirchnerismo, iniciando una etapa de oposición moderada a su gobierno.

Fernández llegó a afirmar que el gobierno de Néstor Kirchner fue el mejor en la historia argentina y que su esposa, Cristina, había tirado por la borda los logros de Kirchner.

El 24 de mayo de 2012 Fernández funda su propio partido, el Partido del Trabajo y la Equidad (PARTE). En 2013 se suma al Frente Renovador, el partido político de Sergio Massa, a quien apoya en las elecciones presidenciales de 2015.

Durante el año 2018 regresa al kirchnerismo, acercando sus posiciones políticas con la ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner. En una entrevista al diario La Nación, Alberto Fernández mantiene que aún tiene sus críticas a Cristina, señalando su primer mandato como «progresista» y su segundo como una «gestión débil».

En 2019 Sergio Massa se suma a una coalición política creada por Alberto Fernández y Cristina denominada el Frente de Todos, en la que se acuerda la candidatura de Alberto Fernández para la presidencia de la República en las elecciones de 2019.

El 27 de junio Fernández se reúne con el director del Fondo Monetario Internacional para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, a quien le plantea la idea de reformular el acuerdo de rescate que el Fondo alcanzó con el gobierno de Mauricio Macri y que trajo una política de austeridad ampliamente rechazada por la sociedad argentina.

Programa económico de Alberto Fernández

Argentina pasa en el 2019 por una de sus peores crisis económicas en la historia, teniendo una inflación del 22.9% y una devaluación del peso de más del 50% en los últimos dos años. El presidente Mauricio Macri había solicitado un rescate financiero al Fondo Monetario Internacional en el 2018 para que el Estado no cayera en Default. Sin embargo, las medidas de austeridad del gobierno han hecho poco por ayudar a que la economía argentina se recupere y pueda volver a encontrar la senda del crecimiento.

Ante este escenario Alberto Fernández propone un papel más activo del Estado en la recuperación económica. Ha señalado al mismo tiempo que el uso de los recursos del Fondo Monetario Internacional ha sido «un desastre» por parte de la administración de Macri y que las acusaciones del gobierno de que Fernández, en caso de llegar a ser presidente, llevaría a Argentina a convertirse en una segunda Venezuela, son infundadas e irresponsables.

En una entrevista en el 2019 Fernández elogió al candidato presidencial Roberto Lavagna, quien fue ministro de economía y Producción durante los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, presidiendo la cartera en una las épocas de mayor crecimiento de la economía argentina, y señaló que le gustaría que Lavagna fuera su ministro de economía en caso de llegar a la presidencia.

Sobre Alberto Fernández, el corresponsal de la BBC en Argentina, Daniel Pardo señaló que: «Representa más al kirchnernismo de Néstor que al de Cristina: es más de centro que progresista. Más dialoguista que polarizante»

Como candidato a la presidencia de Argentina en 2019, en una de sus notas de prensa de su página web, señaló que quiere recuperar las fábricas y los trabajos, decantándose por un modelo económico más urbano e industrial que por uno rural y agrario – que es el que tradicionalmente ha defendido la derecha argentina.

Fernández indica que es necesario que se tomen más en cuenta los intereses de los emprendedores que invierten en la economía real, antes de defender los intereses de los «capitales especulativos». Destaca así mismo que la política económica no puede guiarse únicamente por los valores de mercado, sino por unos valores sociales en donde se tenga en cuenta a los estudiantes, a los abuelos que van a las farmacias por sus fórmulas médicas y a los investigadores, para promover así un desarrollo científico y tecnológico que impulse la economía argentina.

Fernández ha señalado que el gobierno de Mauricio Macri no le da las vacunas necesarias a los niños, que ha suspendido la entrega de medicamentos a portadores del VIH, que se han retirado los compromisos de el estado en materia de salud, educación y seguridad, y que la administración ha creado una crisis similar a la de 2001.

En sus críticas al gobierno de Macri, Fernández ha recordado que la crisis de 2001 dejó devaluación y recesión, pero que esta no generó inflación, mientras que en la administración actual sí se ha generado un alto nivel de inflación.

En este contexto, las ideas económicas de Alberto Fernández se centran en un amplio programa de recuperación social, donde el Estado pueda volver a desempeñar un papel importante como impulsor de la economía, prestando servicios públicos esenciales que reduzcan los niveles de pobreza, cierren la brecha social y favorezcan el crecimiento de la demanda agregada.

Para el momento en que se escribió este artículo Alberto Fernández había ganado las elecciones primarias y se posicionaba como gran favorito para ganar la carrera presidencial, teniendo como fórmula a la vicepresidencia a Cristina Fernández de Kirchner.

Con información de Wikipedia y la página web de Alberto Fernández.

comentarios

Arriba