Millonarios

¿Quién fue John D. Rockefeller y cuánta era su fortuna?

John Rockefeller

John Davison Rockefeller Sr. (8 de julio de 1839 al 23 de mayo de 1937) fue un magnate empresarial y filántropo estadounidense. Se le considera como el estadounidense más rico de todos los tiempos y la persona más rica de la historia moderna.

Rockefeller nació en una gran familia en el norte del estado de Nueva York que se mudó varias veces antes de establecerse finalmente en Cleveland, Ohio. Rockefeller se convirtió en asistente de contabilidad a los 16 años y se unió a varias sociedades comerciales a partir de los 20 años, concentrando su negocio en la refinación de petróleo. John Rockefeller fundó la Standard Oil Company en 1870. La dirigió hasta 1897 y siguió siendo su mayor accionista hasta su muerte.

La riqueza de Rockefeller se disparó a medida que el queroseno y la gasolina aumentaron en importancia como fuente de energía, fue así como se convirtió en la persona más rica de Estados Unidos controlando el 90% de todo el petróleo en el país en su apogeo. El petróleo se utilizó en todo el país como fuente de luz hasta que la introducción de la electricidad y como combustible después de la invención del automóvil.

John Rockefeller también ganó una enorme influencia sobre la industria ferroviaria que transportaba su petróleo por todo el país. La Standard Oil Company fue el primer gran fideicomiso empresarial en los Estados Unidos. Rockefeller revolucionó la industria del petróleo y, a través de innovaciones corporativas y tecnológicas, fue fundamental tanto para difundir ampliamente como para reducir drásticamente el costo de producción del petróleo. Su empresa y sus prácticas comerciales fueron criticadas, particularmente en los escritos de la autora Ida Tarbell.

La Corte Suprema dictaminó en 1911 que Standard Oil debía ser desmantelada por violar las leyes federales antimonopolio. La empresa se dividió en 34 entidades separadas, que incluían empresas que se convirtieron en ExxonMobil, Chevron Corporation y otras, algunas de las cuales aún tienen el nivel de ingresos más altos del mundo en el sector energético.

Tras la división de la compañía, resultó que los segmentos individuales de la empresa valían más que toda la empresa cuando era una sola entidad (la suma de las partes valía más que el todo), ya que los accionistas vieron cómo se duplicaba y triplicaba el valor de sus acciones en los primeros años de las empresas como entidades independientes.

Rockefeller pasó gran parte de los últimos 40 años de su vida jubilado en su finca en el condado de Westchester, Nueva York, definiendo la estructura de la filantropía moderna, junto con otros industriales clave como el magnate del acero Andrew Carnegie. Su fortuna se utilizó principalmente para crear el enfoque sistemático moderno de filantropía dirigida a través de la creación de fundaciones que tuvieron un efecto importante en la medicina, la educación y la investigación científica. Sus fundaciones fueron pioneras en el desarrollo de la investigación médica y fueron fundamentales en la casi erradicación de la anquilostomiasis y la fiebre amarilla en los Estados Unidos.

John Rockefeller también fue el fundador de la Universidad de Chicago y la Universidad Rockefeller y financió el establecimiento de la Universidad Central Filipina en Filipinas. Era un devoto bautista del norte y apoyó a muchas instituciones basadas en la iglesia. Se adhirió a la abstinencia total del alcohol y el tabaco durante toda su vida. Cuando se trataba de recibir consejos, confió mucho en su esposa Laura Spelman Rockefeller con quien tuvo cinco hijos. Él era un feligrés fiel de la Iglesia de la Misión Bautista de Erie Street, enseñaba en la escuela dominical y se desempeñaba como fideicomisario, secretario y conserje ocasional. La religión fue una fuerza rectora a lo largo de su vida y creía que era la fuente de su éxito. Rockefeller también fue considerado un partidario del capitalismo basado en una perspectiva del darwinismo social, y a menudo se le citó diciendo: “El crecimiento de una gran empresa es simplemente la supervivencia del más apto”.

Primeros años

John Rockefeller joven
John Rockefeller joven

Rockefeller fue el segundo hijo nacido en Richford, Nueva York, del estafador William Avery «Bill» Rockefeller y Eliza Davison. Tenía una hermana mayor llamada Lucy y cuatro hermanos menores: William Jr., Mary y los gemelos Franklin (Frank) y Frances. Su padre era de ascendencia inglesa y alemana, mientras que su madre era de ascendencia escocesa del Ulster. Bill fue primero un maderero y luego un vendedor ambulante que se identificó como un «médico botánico» que vendía elixires, descritos por los lugareños como «Big Bill» y «Devil Bill». Sin las cadenas de la moralidad convencional, llevó una existencia vagabunda y regresó con su familia con poca frecuencia. A lo largo de su vida, Bill fue conocido por sus planes turbios. Entre los nacimientos de Lucy y John, Bill y su amante y ama de llaves Nancy Brown tuvieron una hija llamada Clorinda que murió joven. Entre los nacimientos de John y William Jr., Bill y Nancy tuvieron otra hija, Cornelia.

La influencia de sus padres

Eliza era una ama de casa y una devota bautista que luchaba por mantener una apariencia de estabilidad en casa, ya que Bill se ausentaba con frecuencia por períodos prolongados. Ella también aguantó sus mujeres y su doble vida, que incluía la bigamia. Ella era ahorrativa por naturaleza y por necesidad, y le enseñó a su hijo que «el despilfarro deliberado genera una necesidad lamentable». John hizo su parte de las tareas domésticas habituales y ganó dinero extra criando pavos, vendiendo patatas y dulces y, finalmente, prestando pequeñas sumas de dinero a los vecinos. Siguió el consejo de su padre de “apostar fuerte en los negocios” y siempre conseguir la mejor parte de cualquier trato. Bill se jactó una vez: “Engaño a mis chicos cada vez que puedo. Quiero hacerlos listos”. Sin embargo, la madre de John Rockefeller fue más influyente en su educación, mientras que su padre se distanciaba cada vez más a medida que avanzaba su vida. Más tarde Rockefeller declaró: “Desde el principio, fui entrenado para trabajar, ahorrar y dar”.

Cuando John Rockefeller era niño, su familia se mudó a Moravia, Nueva York, y a Owego, Nueva York, en 1851, donde asistió a la Academia Owego. En 1853, su familia se mudó a Strongsville, Ohio, y asistió a Central High School de Cleveland, la primera escuela secundaria en Cleveland y la primera escuela secundaria pública gratuita al oeste de Alleghenies. Luego tomó un curso de negocios de diez semanas en el Colegio Comercial de Folsom, donde estudió contabilidad. Era un niño educado, serio y estudioso a pesar de las ausencias de su padre y los frecuentes traslados familiares. Sus contemporáneos lo describieron como reservado, serio, religioso, metódico y discreto. Fue un excelente polemista y se expresó con precisión. También tenía un profundo amor por la música y soñaba con ella como una posible carrera.

Vida de John Rockefeller ante de la Standard Oil Company

Como contable

En septiembre de 1855, cuando Rockefeller tenía dieciséis años, consiguió su primer trabajo como asistente de contable para una pequeña empresa de comisiones de productos agrícolas en Cleveland llamada Hewitt & Tuttle. Trabajaba muchas horas y se deleitaba, como recordaría más tarde, en “todos los métodos y sistemas de la oficina”.

Rockefeller era particularmente experto en calcular los costos de transporte, lo que le sirvió mucho más adelante en su carrera. Gran parte de los deberes de Rockefeller implicaban negociar con los propietarios de canales de barcazas, capitanes de barcos y agentes de carga. En estas negociaciones, se enteró de que las tarifas de transporte publicadas que se creía que eran fijas podían modificarse según las condiciones y al momento del flete y mediante el uso de reembolsos a los cargadores preferidos.

A Rockefeller también se le asignó la responsabilidad de cobrar deudas cuando Hewitt le indicó que lo hiciera. En lugar de utilizar el método de presencia de su padre para cobrar deudas, Rockefeller se basó en un enfoque persistente de molestia. Rockefeller recibió USD 16 al mes por su aprendizaje de tres meses. Durante su primer año, recibió USD 31 al mes, que se incrementaron a USD 50 al mes. En su último año como contable ganaba USD 58 al mes.

Cuando era joven, Rockefeller dijo que sus dos grandes ambiciones eran ganar USD 100.000 (el equivalente a USD 2.74 millones en dólares de 2019) y vivir 100 años.

A los veinte años, tras haber ahorrado bastante gracias a su sueldo como contable, John Rockefeller decidió aventurarse a crear su propio negocio y montó una empresa de comercialización de heno, carne, grano y otros bienes agrícolas. La empresa fue tan exitosa que al culminar su primer año ya había generado USD 450.000 en capital. La predisposición temprana de Rockefeller a los negocios nos demuestran que la ética protestante de la fe bautista desempeñó un papel importante en su vida, alineando claramente sus valores al propósito de ganar dinero desde su juventud.

Comenzando en el negocio del petróleo

John Rockefeller en sus primeros años como empresario

En 1866 y aprovechando que el gobierno de los Estados Unidos estaba subsidiando la producción de petróleo, William Rockefeller Jr., hermano de John, construyó una refinería en Cleveland e incorporó a John a la sociedad. En 1867, Henry Morrison Flagler se convirtió en socio y se estableció la firma Rockefeller, Andrews & Flagler. En 1868, con las prácticas continuas de Rockefeller de pedir prestado y reinvertir las ganancias, controlar los costos y utilizar los desechos de las refinerías, la compañía era propietaria de dos refinerías de Cleveland y una subsidiaria de marketing en Nueva York; rápidamente la refinería de petróleo de los Rockefeller se convirtió en la más grande del mundo. Rockefeller, Andrews & Flagler fue la predecesora de Standard Oil Company.

Al final de la Guerra Civil Estadounidense, Cleveland era uno de los cinco principales centros de refinerías de Estados Unidos (además de Pittsburgh, Pensilvania, Nueva York y la región del noroeste de Pensilvania donde se originó la mayor parte del petróleo). En 1869 había el triple de capacidad de refinación de queroseno de la necesaria para abastecer el mercado, y la capacidad se mantuvo en exceso durante muchos años.

La Standard Oil Company

Fotografía de las refinerías de la Standard Oil Company

La Standard Oil Company debe su nombre a las condiciones tecnológicas e industriales de la época. Para ese momento había muchas quejas sobre el queroseno, pues era inestable e inflamable. John Rockefeller se preocupó por crear una fórmula más estable y estandarizada, dándole a su petróleo el carácter de “estándar” o petróleo normal. La capacidad de la empresa para proveer un nuevo petróleo “normal o estándar” le valió el reconocimiento como productora del petróleo estándar, de ahí su nombre. La Standard Oil Company también fue la primera empresa en descubrir el uso de la gasolina como fuente de energía para los motores de los vehículos.

Inicios de la compañía

El 10 de enero de 1870, Rockefeller abolió la sociedad de Rockefeller, Andrews & Flagler, formando la Standard Oil of Ohio. Al seguir aplicando su ética y eficiencia de trabajo, Rockefeller expandió rápidamente la empresa para convertirla en la refinería más rentable de Ohio. Asimismo, se convirtió en uno de los mayores transportistas de petróleo y queroseno del país. Los ferrocarriles compitieron ferozmente por el tráfico y, en un intento de crear un cartel para controlar las tarifas de flete, formaron la South Improvement Company que ofrecía ofertas especiales a clientes a granel como Standard Oil, fuera de los principales centros petroleros. El cartel ofreció un trato preferencial como un remitente de gran volumen, que incluía no solo grandes descuentos / rebajas de hasta el 50% para su producto, sino también rebajas para el envío de productos competidores.

Sin embargo, con el tiempo Rockefeller vería la ventaja de tener sus propios sistemas de transporte, dejando de depender por completo de los ferrocarrile.

Expansión de la empresa

En 1877, Standard Oil se enfrentó a Thomas A. Scott, el presidente del Ferrocarril de Pensilvania, el transportista principal de Standard. Rockefeller imaginó los oleoductos como un sistema de transporte alternativo para el petróleo y comenzó una campaña para construirlos y adquirirlos. El ferrocarril, al ver la incursión de Standard en los campos de transporte y oleoductos, contraatacó y formó una subsidiaria para comprar y construir refinerías de petróleo y oleoductos.

Standard respondió, retuvo sus envíos y, con la ayuda de otros ferrocarriles, inició una guerra de precios que redujo drásticamente los pagos de fletes y provocó disturbios laborales. Rockefeller prevaleció y el ferrocarril vendió sus participaciones petroleras a Standard. A raíz de esa batalla, la Commonwealth de Pensilvania acusó a Rockefeller en 1879 de monopolizar el comercio del petróleo, lo que inició una avalancha de procedimientos judiciales similares en otros estados y convirtió las prácticas comerciales de Standard Oil en una cuestión nacional. Rockefeller estuvo bajo una gran tensión durante las décadas de 1870 y 1880 cuando estaba llevando a cabo su plan de consolidación e integración y fue atacado por la prensa. Se quejó de que no podía quedarse dormido la mayoría de las noches. Rockefeller comentó más tarde: “Toda la fortuna que he hecho no me ha servido para compensar la angustia de ese período”.

Prácticas monopolísticas

Caricatura de la Standard Oil Company en 1904 representando sus prácticas monopolísticas.

Aunque siempre tuvo cientos de competidores, Standard Oil ganó gradualmente el dominio de la refinación de petróleo y las ventas como participación de mercado en los Estados Unidos a través de la integración horizontal, llegando a dominar aproximadamente el 90% del mercado estadounidense. En la industria del queroseno, la empresa reemplazó el antiguo sistema de distribución por su propio sistema vertical. Suministraba queroseno mediante vagones cisterna que llevaban el combustible a los mercados locales, y luego los vagones cisterna se entregaban a los clientes minoristas, pasando por alto la red existente de intermediarios mayoristas.

A pesar de mejorar la calidad y disponibilidad de los productos de queroseno y al mismo tiempo reducir en gran medida su costo para el público (el precio del queroseno cayó casi un 80% durante la vida de la empresa), las prácticas comerciales de Standard Oil crearon una intensa controversia. Las armas más potentes de Standard contra sus competidores fueron las ventas a precios inferiores, los precios diferenciados y los reembolsos secretos de transporte.

La firma fue atacada por periodistas y políticos a lo largo de su existencia, en parte por estos métodos monopólicos, dando impulso al movimiento antimonopolio. En 1880, según el New York World, Standard Oil era “el monopolio más cruel, descarado, despiadado y codicioso que jamás se haya apoderado de un país”. A los críticos, Rockefeller respondió: “En un negocio tan grande como el nuestro … es probable que se hagan algunas cosas que no podemos aprobar. Las corregimos tan pronto como llegan a nuestro conocimiento”.

En ese momento, muchas legislaturas habían dificultado la incorporación de una empresa en un estado para luego operar en otro. Como resultado, Rockefeller y sus asociados eran dueños de docenas de corporaciones separadas, cada una de las cuales operaba en un solo estado; la gestión de toda la empresa era bastante complicada. En 1882, los abogados de Rockefeller crearon una forma innovadora de corporación para centralizar sus participaciones, dando origen al Standard Oil Trust. El «fideicomiso» era una corporación de corporaciones, y el tamaño y la riqueza de la entidad atrajeron mucha atención. Nueve fideicomisarios, incluido John Rockefeller, dirigían las 41 empresas del fideicomiso. El público y la prensa sospecharon de inmediato de esta nueva entidad legal, y otras empresas aprovecharon la idea y la emularon, lo que enardeció aún más el sentimiento público.

Edificio de la Standard Oil Company en Nueva York
Edificio de la Standard Oil Company en Nueva York

La Standard Oil Company por tanto se había ganado un aura de invencibilidad, siempre prevaleciendo contra competidores, críticos y enemigos políticos. Se había convertido en la empresa más rica, más grande y más temida del mundo, aparentemente inmune al auge y la caída del ciclo económico, obteniendo ganancias constantemente año tras año.

El vasto imperio estadounidense de la Standard Oil Company incluía 20.000 pozos domésticos, 4.000 millas de oleoductos, 5.000 vagones cisterna y más de 100.000 empleados. Su participación en la refinación mundial de petróleo superó el 90%, pero cayó lentamente a alrededor del 80% durante el resto del siglo XIX.

A pesar de la formación de la confianza y su inmunidad percibida de toda competencia, en la década de 1880, Standard Oil había superado su pico de poder en el mercado mundial del petróleo. Rockefeller finalmente abandonó su sueño de controlar toda la refinación de petróleo del mundo; admitió más tarde, “Nos dimos cuenta de que la opinión pública estaría en contra nuestra si realmente refinábamos todo el petróleo”. Con el tiempo, la competencia extranjera y los nuevos hallazgos en el extranjero erosionaron su dominio.

A principios de la década de 1880, John Rockefeller creó una de sus innovaciones más importantes. En lugar de intentar influir directamente en el precio del petróleo crudo, Standard Oil había estado ejerciendo un control indirecto modificando los cargos por almacenamiento de petróleo para adaptarlos a las condiciones del mercado. Luego Rockefeller ordenó la emisión de certificados para el petróleo almacenado en sus oleoductos. Estos certificados pasaron a ser negociados por especuladores, creando así el primer mercado de futuros de petróleo que estableció efectivamente los precios del mercado al contado a partir de ese momento. La Bolsa Nacional de Petróleo se abrió en Manhattan a fines de 1882 para facilitar el comercio de futuros de petróleo.

Ataques a la Standard Oil Company

Certificado de acciones de la Standard Oil Company

Uno de los ataques más efectivos contra Rockefeller y su empresa fue la publicación de 1904 de La Historia de la Standard Oil Company, por Ida Tarbell, una destacada periodista. Ella documentó el espionaje de la compañía, las guerras de precios, las tácticas de marketing de mano dura y las evasiones en los tribunales.

Aunque el trabajo de Tarbell provocó una gran reacción contra la empresa, ella declaró que estaba sorprendida por la magnitud de lo que esta hacía. “Nunca tuve un resentimiento contra su tamaño y riqueza, nunca objeté su forma corporativa. Estaba dispuesta a aceptar que se combinaran y crecieran tan grandes y ricos como pudieran, pero solo por medios legítimos. Pero nunca habían jugado limpio, y fue por eso que me decepcionó su grandeza”. Rockefeller la llamó despectivamente “Miss Tarbarrel” en privado, pero se contuvo en público diciendo sólo “ni una palabra sobre esa mujer equivocada”.

John Rockefeller comenzó entonces una campaña publicitaria para poner a su empresa y a él mismo bajo una mejor luz. Aunque había mantenido durante mucho tiempo una política de silencio activo con la prensa, decidió hacerse más accesible y respondió con comentarios conciliadores como “el capital y el trabajo son fuerzas salvajes que requieren una legislación inteligente para mantenerlos restringidos”. Escribió y publicó sus memorias a partir de 1908. Los críticos encontraron que sus escritos eran saneados y falsos y pensaron que declaraciones como “el elemento central y fundamental del éxito en los negocios es seguir las leyes establecidas del trato de la clase alta” parecían ser en desacuerdo con sus verdaderos métodos comerciales.

Disolución de la compañía

John Rockefeller y su hijo continuaron consolidando sus intereses petroleros lo mejor que pudieron hasta que Nueva Jersey, en 1909, cambió sus leyes de incorporación para permitir efectivamente una recreación del fideicomiso en la forma de una única sociedad de cartera. Rockefeller retuvo su título nominal como presidente hasta 1911 de la Standard Oil Company y mantuvo sus acciones. Por fin, en 1911, la Corte Suprema de los Estados Unidos encontró que Standard Oil Company de New Jersey violaba la Sherman Antitrust Act. Para entonces, el fideicomiso todavía tenía una participación de del 70% del mercado del petróleo refinado, pero solo el 14% del suministro de petróleo crudo de EE. UU. El tribunal dictaminó que el fideicomiso se originó en prácticas de monopolio ilegales y ordenó que se dividiera en 34 nuevas empresas. Estas incluyeron, entre muchos otras, Continental Oil, que se convirtió en Conoco, ahora parte de ConocoPhillips; Standard of Indiana, que se convirtió en Amoco, ahora parte de BP; Estándar de California, que se convirtió en Chevron; Standard de Nueva Jersey, que se convirtió en Esso (y más tarde, Exxon), ahora parte de ExxonMobil; Standard de Nueva York, que se convirtió en Mobil, ahora parte de ExxonMobil; y Standard of Ohio, que se convirtió en Sohio, ahora parte de BP. Pennzoil y Chevron siguen siendo empresas independientes.

ExxonMobil, una de las emblemáticas empresas que sucedieron a la Standard Oil Company

Rockefeller, que rara vez había vendido acciones, poseía más del 25 por ciento de las acciones de Standard en el momento de la ruptura. Él y todos los demás accionistas recibieron acciones proporcionales en cada una de las 34 empresas. Como consecuencia, el control de Rockefeller sobre la industria petrolera se redujo en parte, pero durante los siguientes 10 años, la ruptura también resultó inmensamente rentable para él. El patrimonio neto combinado de las empresas se multiplicó por cinco y el patrimonio personal de Rockefeller saltó a 900 millones de dólares.

Enfermedad y muerte

A los 50 años, Rockefeller sufría de depresión moderada y problemas digestivos; durante un período estresante en la década de 1890 desarrolló alopecia, por lo que en 1901 comenzó a llevar peluquines. Su cabello nunca volvió a crecer, pero otros de sus problemas de salud disminuyeron a medida que aligeraba su carga de trabajo.

Rockefeller murió de arteriosclerosis el 23 de mayo de 1937, menos de dos meses antes de cumplir 98 años, en su casa en Ormond Beach, Florida. Fue enterrado en el cementerio Lake View en Cleveland.

Perspectivas religiosas y filantropía

John Rockefeller era un evangélico bautista altamente comprometido. Su madre era profundamente religiosa y disciplinada, y tuvo una gran influencia en él en asuntos religiosos. En su infancia, durante el servicio de la iglesia, su madre lo instaba a contribuir con sus pocos centavos a la congregación. Rockefeller llegó a asociar la iglesia con la caridad. Un predicador bautista lo animó una vez a “ganar tanto dinero como pudiera, y luego regalar tanto como pudiera”. Más adelante en su vida, Rockefeller recordó: “Fue en este momento que se formó el plan financiero de mi vida” Él consideraba que ganar dinero era un “regalo de Dios”.

Rockefeller leía la Biblia a diario, asistía a reuniones de oración dos veces por semana e incluso dirigía su propio estudio bíblico con su esposa.

Burton Folsom Jr.ha señalado: A veces daba decenas de miles de dólares a grupos cristianos, mientras que, al mismo tiempo, intentaba pedir prestado más de un millón de dólares para expandir su negocio. Su filosofía de dar se basó en principios bíblicos. Él realmente creía en el principio bíblico que se encuentra en Lucas 6:38: “Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes”.

La Universidad de Chicago, fundada por John Rockefeller, es parte de su legado filantrópico.

Rockefeller apoyaría la actividad misionera bautista, financiaría universidades y se involucraría mucho en actividades religiosas en su iglesia de Cleveland, Ohio. Mientras viajaba por el sur, donaba grandes sumas de dinero a iglesias pertenecientes a la Convención Bautista del Sur, varias iglesias negras y otras denominaciones cristianas. Una vez, pagó por la libertad de un esclavo y donó a un orfanato católico romano. A medida que se enriquecía, sus donaciones se volvían más generosas, especialmente a su iglesia en Cleveland; sin embargo, esta fue demolida en 1925 y reemplazada por otro edificio.

Las actividades de filantropía de John Rockefeller incluirían la financiación de iglesias protestantes, orfanatos, becas, universidades y la salud. Rockefeller creó la Rockefeller Foundation para llevar a cabo un gran trabajo sanitario en los Estados Unidos. Hoy la fundación tiene numerosos intereses entre los cuales se encuentran la psiquiatría, las ciencias sociales, la innovación y el desarrollo económico, y es una de las principales instituciones filantrópicas a nivel global con más de 4.000 millones de dólares en activos.

Legado de John Rockefeller

John Rockefeller tuvo una larga y controvertida carrera en la industria petrolera seguida de una larga carrera en la filantropía. Su imagen es una amalgama de todas estas experiencias y las muchas formas en que fue visto por sus contemporáneos. Estos contemporáneos incluyen a sus antiguos competidores, muchos de los cuales fueron llevados a la ruina, pero muchos otros que se vendieron con una ganancia (o una participación rentable en Standard Oil, ya que Rockefeller a menudo ofrecía sus acciones como pago por un negocio), y bastante pocos de los cuales se hicieron muy ricos como administradores y propietarios de Standard Oil. Estos incluyen políticos y escritores, algunos de los cuales sirvieron a los intereses de Rockefeller, y algunos de los cuales construyeron sus carreras luchando contra Rockefeller y los “barones ladrones”, como se les denominó a los grandes millonarios de finales del siglo XIX.

El biógrafo Allan Nevins, respondiendo a los enemigos de Rockefeller, concluyó:

El ascenso de los hombres de la Standard Oil a una gran riqueza no se debió a la pobreza. No fue un ascenso espectacular, sino que se logró durante más de un cuarto de siglo mediante una aventura valiente en un campo tan arriesgado que la mayoría de los grandes capitalistas evitaron, mediante trabajos arduos y mediante una planificación más sagaz y previsora ​​que la que se había aplicado a cualquier otra industria estadounidense… Las fortunas petroleras de 1894 no fueron más grandes que las fortunas del acero, las fortunas bancarias y las ferroviarias obtenidas en períodos similares. Pero es la afirmación de que los magnates de la Standard Oil ganaron su riqueza apropiándose de “la propiedad de otros” la que más desafía nuestra atención. Tenemos abundante evidencia de que la política constante de Rockefeller fue ofrecer condiciones justas a los competidores y comprar sus empresas, por efectivo, acciones o ambas, con evaluaciones justas; tenemos la declaración de un historiador imparcial de que Rockefeller era decididamente “más humano con los competidores”. más que Andrew Carnegie; tenemos la conclusión de otro de que su riqueza era “la menos contaminada de todas las grandes fortunas de su época”.

Los críticos hostiles a menudo retrataban a Rockefeller como un villano con una serie de malos rasgos —despiadado, sin escrúpulos y codicioso— y como un matón que tramaba su cruel camino hacia el dominio. El historiador económico Robert Whaples advierte contra ignorar los secretos de su éxito empresarial: [Desarrolló…] Implacables recortes de costos y mejoras de eficiencia, audacia para apostar por las perspectivas a largo plazo de la industria mientras otros estaban dispuestos a obtener ganancias rápidas y habilidades impresionantes para detectar y recompensar talentos, delegar tareas y administrar un imperio en crecimiento.

El biógrafo Ron Chernow escribió sobre Rockefeller: “Lo que lo vuelve problemático, y por lo que sigue inspirando reacciones ambivalentes, es que su lado bueno era tan bueno como su lado malo era malo. Rara vez la historia ha producido una figura tan contradictoria”.

John Rockefeller junto con su hijo, John D Rockefeller Jr.
John Rockefeller junto con su hijo, John D Rockefeller Jr.

Rockefeller permanece en la historia como una figura contradictoria, mezclando la ética protestante con una ambición desmedida en los negocios, llevando a su compañía a prácticas cuestionables como la explotación laboral, la competencia desleal y las actividades monopolísticas. Al mismo tiempo John Rockefeller es un referente para la filantropía moderna por la inmensa cantidad de dinero que donó a la caridad. El ser una figura tan poderosa lo llevó a convertirse en el centro de leyendas oscuras como las teorías de la conspiración sobre un nuevo orden mundial y ser un poder tras el poder en Estados Unidos. Dichas leyendas también acompañaron a sus herederos, las cuales en tiempos más recientes se esgrimirían sobre su nieto, el banquero David Rockefeller.

Fortuna de John Rockefeller

John Rockefeller es famoso en la historia por su enorme fortuna y se ha convertido en un símbolo del poder económico. Al momento de su muerte, en 1937 a los 97 años, contaba con un patrimonio estimado de 1.500 millones de dólares, que equivalían al 1,6% de la economía estadounidense en ese entonces. Dicho porcentaje extrapolado en el PIB actual representa unos US 418 mil millones de dólares – o unos 295.365 millones de euros–, según cifras citadas por el medio Bloomberg News.

Con información de Wikipedia English.

1 Comentario

Arriba