Economistas

¿Quién fue Vilfredo Pareto y cuál era su pensamiento económico?

Vilfredo Pareto

Vilfredo Pareto (nacido el 15 de julio de 1848 en París, Francia y fallecido el 19 de agosto de 1923 en Ginebra, Suiza), fue un economista y sociólogo italiano que es conocido por su teoría sobre la interacción de masas y la élite, así como por su aplicación de las matemáticas al análisis de la economía.

Después de graduarse de la Universidad de Turín (1869), donde había estudiado matemáticas y física, Pareto se convirtió en ingeniero y más tarde en director de un ferrocarril italiano y también fue empleado de una gran ferrería. Residente en Florencia, estudió filosofía y política y escribió muchos artículos periódicos en los que analizó por primera vez problemas económicos con herramientas matemáticas. En 1893 fue elegido para suceder a Léon Walras en la cátedra de economía política en la Universidad de Lausana, Suiza. 

Biografía de Vilfredo Pareto

Pareto nació de una familia noble genovesa exiliada en 1848 en París, centro de las revoluciones populares de ese año. Su padre, Raffaele Pareto (1812-1882), era un ingeniero civil italiano y marqués de Liguria que había dejado Italia al igual que Giuseppe Mazzini y otros nacionalistas italianos. Su madre, Marie Metenier, era una mujer francesa. Entusiasta por la revolución alemana de 1848, sus padres lo llamaron Fritz Wilfried, que se convirtió en Vilfredo Federico cuando su familia regresó a Italia en 1858. En su infancia, Pareto vivió en un ambiente de clase media, recibiendo un alto nivel de educación, asistiendo a la Instituto Técnico Leardi recién creado donde Fernando Pio Rosellini era su profesor de matemáticas. En 1869, obtuvo el título de doctor en ingeniería en lo que hoy es la Universidad Politécnica de Turín (entonces Escuela Técnica de Ingenieros). Su disertación de grado en la Universidad se tituló «Los principios fundamentales del equilibrio en los cuerpos sólidos». Su interés posterior en el análisis del equilibrio en economía y sociología se remonta a este artículo. 

De ingeniero civil a economista liberal clásico 

 Durante algunos años después de graduarse, Vilfredo Pareto trabajó como ingeniero civil, primero para la empresa estatal italiana de ferrocarriles y luego en la industria privada. Fue director de la Iron Works de San Giovanni Valdarno y más tarde director general de Italian Iron Works. 

 No comenzó un trabajo serio en economía hasta mediados de los cuarenta. Comenzó su carrera como un ferviente defensor del liberalismo clásico, acosando a los liberales británicos más fervientes con sus ataques a cualquier forma de intervención gubernamental en el libre mercado. En 1886, se convirtió en profesor de economía y gestión en la Universidad de Florencia. Su estancia en Florencia estuvo marcada por la actividad política, en gran parte impulsada por sus propias frustraciones con los reguladores del gobierno. En 1889, después de la muerte de sus padres, Vilfredo Pareto cambió su estilo de vida, dejó su trabajo y se casó con una rusa, Alessandrina Bakunina. 

Economía y sociología de Vilfredo Pareto 

 En 1893, Vilfredo Pareto sucedió a Léon Walras en la cátedra de Economía Política en la Universidad de Lausana en Suiza, donde permaneció el resto de su vida. En 1906, hizo la famosa observación de que el veinte por ciento de la población poseía el ochenta por ciento de la propiedad en Italia, que luego fue generalizada por Joseph M. Juran en el principio de Pareto (también denominado la regla 80-20). En uno de sus libros publicados en 1909 mostró la distribución de Pareto de cómo se distribuye la riqueza, creía «a través de cualquier sociedad humana, en cualquier época o país». Mantuvo relaciones personales cordiales con socialistas individuales, pero siempre pensó que sus ideas económicas tenían graves defectos. Más tarde comenzó a sospechar de sus motivos humanitarios y denunció a los líderes socialistas como una ‘aristocracia de bandidos’ que amenazaban con saquear el país y criticaba al gobierno de Giovanni Giolitti por no adoptar una postura más dura contra las huelgas de trabajadores. El creciente malestar entre los trabajadores en Italia llevó a Vilfredo Pareto al campo antisocialista y antidemocrático. Su actitud hacia el fascismo en sus últimos años es motivo de controversia. 

La relación de Pareto con la sociología científica en la época de la fundación se injerta de manera paradigmática en el momento en que, a partir de la economía política, critica el positivismo como un sistema totalizador y metafísico desprovisto de un método lógico-experimental riguroso. En este sentido podemos leer el destino de la producción paretiana dentro de una historia de las ciencias sociales que sigue mostrando su peculiaridad e interés por sus aportes en el siglo XXI. La historia de Pareto también es parte de la investigación multidisciplinaria de un modelo científico que privilegia la sociología como crítica de modelos acumulativos de conocimiento y como disciplina tendiente a la afirmación de modelos relacionales de la ciencia. 

Vida personal 

En 1889, Pareto se casó con Alessandrina Bakunina, una rusa. Ella lo dejó en 1902 por un joven sirviente. Veinte años después, en 1923, se casó con Jeanne Regis, una mujer francesa, justo antes de su muerte en Ginebra, Suiza, el 19 de agosto de 1923. 

Trabajos académicos  

El primer trabajo de Pareto, Cours d’économie politique (1896-1897), incluyó su famosa pero muy criticada ley de distribución del ingreso, una formulación matemática complicada en la que Pareto intentó demostrar que la distribución del ingreso y la riqueza en la sociedad no es aleatoria y que aparece un patrón constante a lo largo de la historia, en todas las partes del mundo y en todas las sociedades.  

En su Manuale d’economia politica (1906), su obra más influyente, desarrolló aún más su teoría de la economía pura y su análisis de la ofelimidad (poder de dar satisfacción). Él sentó las bases de la economía moderna del bienestar con su concepto del llamado Óptimo de Pareto, afirmando que la asignación óptima de los recursos de una sociedad no se logra mientras sea posible mejorar al menos a un individuo en su propia situación, estimando que se mantenga a los demás tan bien como antes en su propia estimación. También introdujo «curvas de indiferencia», instrumentos analíticos que no se popularizaron hasta la década de 1930. 

Creyendo que había problemas que la economía no podía resolver, Pareto recurrió a la sociología, escribiendo la que consideró su obra más importante, Trattato di sociologia generale (1916; Tratado de Sociología General: Mente y sociedad), en la que indagó sobre la naturaleza y las bases de la acción individual y social. Las personas de capacidad superior, argumentó, buscan activamente confirmar y engrandecer su posición social. Así se forman las clases sociales. En un esfuerzo por ascender a la élite de los estratos superiores, los miembros privilegiados de los grupos de las clases bajas se esfuerzan continuamente por usar sus habilidades y así mejorar sus oportunidades; la tendencia opuesta se observa entre la élite. Como resultado, las personas mejor equipadas de la clase baja se elevan para desafiar la posición de la élite de la clase alta. Se produce así una «circulación de élites». Debido a su teoría de la superioridad de la élite, Pareto a veces se ha asociado con el fascismo. Su concepto de sociedad como sistema social tuvo un fuerte impacto en el desarrollo de la sociología y las teorías de la acción social en los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. 

El legado de Vilfredo Pareto como economista fue profundo. En parte gracias a él, el campo evolucionó de una rama de la filosofía moral como la practicaba Adam Smith a un campo intensivo en datos de investigación científica y ecuaciones matemáticas. Sus libros se parecen más a la economía moderna que la mayoría de los otros textos de ese día: tablas de estadísticas de todo el mundo y edades, filas de signos y ecuaciones integrales, diagramas y gráficos intrincados. 

Conceptos económicos 

Teoría de Pareto de la economía máxima 

Vilfredo Pareto centró su interés en los asuntos económicos y se convirtió en un defensor del libre comercio, encontrándose en dificultades con el gobierno italiano. Sus escritos reflejan las ideas de Léon Walras de que la economía es esencialmente una ciencia matemática. Pareto fue un líder de la «Escuela de Lausana» y representa la segunda generación de la Revolución Neoclásica. Su enfoque de «gustos y obstáculos» de la teoría del equilibrio general resucitó durante el gran «Renacimiento Paretiano» de la década de 1930 y ha influido en la economía teórica desde entonces. 

En su Manual de Economía Política (1906) se centra en el equilibrio en términos de soluciones a problemas individuales de «objetivos y limitaciones». Utilizó ampliamente la curva de indiferencia de Edgeworth (1881), para la teoría del consumidor y, otra gran novedad, en su teoría del productor. Dio la primera presentación de la caja de compensación ahora conocida como la caja «Edgeworth-Bowley».  

Pareto fue el primero en darse cuenta de que se podía prescindir de la utilidad cardinal y pensar en el equilibrio económico en términos de utilidad ordinal, es decir, no era necesario saber cuánto valoraba una persona esto o aquello, solo que prefería X de esto a Y de eso. La utilidad era un orden de preferencia. Con esto, Pareto no solo inauguró la microeconomía moderna, sino que también demolió la alianza de la economía y la filosofía utilitaria (que exige el mayor bien para el mayor número; Pareto dijo que «lo bueno» no se puede medir). Lo reemplazó con la noción de Optimo de Pareto, la idea de que un sistema disfruta de la máxima satisfacción económica cuando nadie puede mejorar sin empeorar a alguien más. La optimización de Pareto se usa ampliamente en la economía del bienestar y la teoría de juegos. Un teorema estándar es que un mercado perfectamente competitivo crea distribuciones de riqueza que son óptimo de Pareto. 

Conceptos 

Algunos conceptos económicos de uso actual se basan en su obra: 

El índice de Pareto es una medida de la desigualdad en la distribución del ingreso. 

Argumentó que en todos los países y épocas, la distribución del ingreso y la riqueza está muy sesgada, y unos pocos poseen la mayor parte de la riqueza. Argumentó que todas las sociedades observadas siguen un patrón logarítmico regular: 

donde N es el número de personas con una riqueza superior a x, y A y m son constantes. A lo largo de los años, la ley de Pareto se ha acercado notablemente a los datos observados. 

El diagrama de Pareto es un tipo especial de histograma, que se utiliza para ver las causas de un problema en orden de gravedad de mayor a menor. Es una herramienta estadística que demuestra gráficamente el principio de Pareto o la regla 80-20. 

La ley de Pareto se refiere a la distribución del ingreso. 

La distribución de Pareto es una distribución de probabilidad utilizada, entre otras cosas, como una realización matemática de la ley de Pareto. 

La ofelimidad es una medida de satisfacción puramente económica. 

El Óptimo de Pareto

La eficiencia de Pareto, o el Óptimo de Pareto, es un estado económico en el que los recursos no se pueden reasignar para mejorar la situación de un individuo sin empeorar al menos a un individuo. La eficiencia de Pareto implica que los recursos se asignan de la manera económicamente más eficiente, pero no implica igualdad o justicia. Se dice que una economía está en un estado óptimo de Pareto cuando ningún cambio económico puede mejorar la situación de un individuo sin empeorar al menos a otro individuo. 

La eficiencia de Pareto, que lleva el nombre del economista y politólogo italiano Vilfredo Pareto (1848-1923), es un pilar importante de la economía del bienestar. En la economía neoclásica, junto con el constructo teórico de la competencia perfecta, se utiliza como punto de referencia para juzgar la eficiencia de los mercados reales, aunque no existen mercados perfectamente eficientes ni perfectamente competitivos fuera de la teoría económica. 

Entendiendo El óptimo de Pareto 

Hipotéticamente, si hubiera competencia perfecta y los recursos se usaran a su máxima capacidad eficiente, entonces todos estarían en su nivel de vida más alto, o eficiencia de Pareto. Los economistas Kenneth Arrow y Gerard Debreu demostraron teóricamente que bajo el supuesto de competencia perfecta y donde todos los bienes y servicios son comerciables en mercados competitivos con costos de transacción cero, una economía tenderá hacia la eficiencia de Pareto. 

En cualquier situación que no sea el óptimo o la eficiencia de Pareto, se pueden realizar algunos cambios en la asignación de recursos en una economía de modo que al menos un individuo gane y ningún individuo pierda con el cambio. Solo los cambios en la asignación de recursos que cumplen con esta condición se consideran avances hacia la eficiencia de Pareto. Tal cambio se llama óptimo de Pareto.  

Un óptimo de Pareto ocurre cuando un cambio en la asignación no perjudica a nadie y ayuda al menos a una persona, dada una asignación inicial de bienes para un conjunto de personas. La teoría sugiere que las mejoras de Pareto seguirán mejorando el valor de una economía hasta que logre un equilibrio de Pareto, donde no se pueden realizar más mejoras de Pareto. Por el contrario, cuando una economía tiene una eficiencia de Pareto, cualquier cambio en la asignación de recursos empeorará la situación de al menos un individuo. 

Eficiencia de Pareto en la práctica 

En la práctica, es casi imposible emprender cualquier acción social, como un cambio de política económica, sin empeorar al menos una persona, razón por la cual otros criterios de eficiencia económica han encontrado un uso más amplio en la economía. 

Estos incluyen los siguientes: 

Criterio de unanimidad de Buchanan: bajo el cual un cambio es eficiente si todos los miembros de la sociedad lo consienten por unanimidad. 

Eficiencia de Kaldor-Hicks: bajo la cual un cambio es eficiente si las ganancias para los ganadores de cualquier cambio en la asignación superan el daño a los perdedores. 

Teorema de Coase: que establece que los individuos pueden negociar las ganancias y pérdidas para alcanzar un resultado económicamente eficiente en mercados competitivos sin costo de transacción. 

Todos estos criterios alternativos de eficiencia económica relajan hasta cierto punto los estrictos requisitos de la eficiencia pura de Pareto en el interés pragmático de la política y la toma de decisiones del mundo real. 

Aparte de las aplicaciones en economía, el concepto de mejoras de Pareto se puede encontrar en muchos campos científicos donde se simulan y estudian las compensaciones para determinar el número y tipo de reasignación de variables de recursos necesarias para lograr la eficiencia de Pareto. 

En el mundo empresarial, los gerentes de una fábrica pueden ejecutar pruebas de mejora de Pareto, en las que reasignan recursos laborales para tratar de aumentar la productividad de los trabajadores de ensamblaje sin decir nada, disminuyendo la productividad de los trabajadores de embalaje y envío. 

Libros y trabajos académicos de Vilfredo Pareto 

La mente y la sociedad, vol. IV, Nueva York: Harcourt, Brace and Company, 1935. 

La mente y la sociedad, vol. III, iVol. IV, Londres: Jonathan Cape, 1936. 

La clase dominante en Italia antes de 1900, S. F. Vanni 1950. 

En Talcott Parsons, Teorías de la sociedad; Fundamentos de la teoría sociológica moderna, 2 vol., The Free Press of Glencoe, Inc., 1961. 

«La circulación de las élites», págs. 551–57. 

«El uso de la fuerza en la sociedad», págs. 589–97. 

«Combinaciones y persistencia grupal», págs. 780–86. 

«Sobre la acción lógica y no lógica», págs. 1061–62. 

«Sobre el equilibrio de los sistemas sociales», págs. 1288-1291. 

«Ciclos de interdependencia», págs. 1381-1385. 

Escritos sociológicos, Praeger, 1966. 

Manual de Economía Política, Augustus M. Kelley, 1971 (traducción de la edición francesa de 1927). 

La transformación de la democracia, Transaction Books, 1984. 

El ascenso y la caída de las élites: una aplicación de la sociología teórica, Transaction Publishers, 1991. 

Conclusiones 

Los desarrollos de pensamiento económico de Vilfredo Pareto representan un nuevo paradigma en la ciencia económica de su tiempo. Al constituir a las matemáticas como el centro de su análisis Pareto logra dar una mayor credibilidad a la disciplina.  

Conceptos como el óptimo de Pareto representan un intento por comprender mejor las relaciones económicas dentro de una economía nacional, entendiendo en qué sentido las mejoras de una parte de la población son óptimas y beneficiosas realmente, es decir sin afectar las prerrogativas o beneficios que hasta el momento tenía el resto de la sociedad. Este concepto, el de óptimo de Pareto, ha sido uno clave al momento de estudiar las relaciones de ganancia-pérdida que se dan en medio de las interacciones económicas y en el campo de la política económica. Tal enfoque ha recibido una amplia acogida en la denominada economía del desarrollo 

Las posiciones ideológicas de Vilfredo Pareto en el campo de política económica lo sitúan como un liberal clásico con tendencias profundamente individualistas. Esta perspectiva, aunada con la idea de dar a la disciplina de la economía un soporte teórico basado en las matemáticas, al punto de querer darle un carácter científico a la disciplina han llevado a que su postura este alineada ampliamente con el surgimiento de posturas tecnicistas en el campo de la ciencia económica.  

Con información de Wikipedia. 

comentarios

Arriba