Economistas

¿Quién es Muhammad Yunus y cuáles son sus aportes a la economía?

Muhammad Yunus

En un tiempo en el que la desigualdad económica ha crecido de manera explosiva, en donde las barreras que se ciernen sobre el crecimiento de las clases menos privilegiadas son cada vez más grandes, el trabajo que ha hecho Muhammad Yunus por promover la inclusión social y financiera no puede ser pasado por alto. Precisamente este trabajo le valió el premio Nobel de la Paz en el año 2006, una distinción más que merecida dadas las actuales circunstancias a las que se enfrentan las personas más vulnerables a las que él intenta ayudar.

Pero antes de revisar cuáles han sido sus aporte en el campo económico y social es importante dar una mirada a los antecedentes que rodean su carrera filantrópica y empresarial.

Muhammad Yunus nació el 28 de junio de 1940 en la ciudad de Chittagong en Bengala Oriental, hoy Bangladesh. Yunus es un emprendedor social, un banquero y economista, así como un líder de la sociedad civil, reconocido ampliamente a nivel internacional por ser el fundador del Grameen Bank, además por el hecho de ser pionero en conceptos como el microcrédito y las microfinanzas. Los microcréditos son préstamos que se les otorga a aquellos emprendedores que son demasiado pobres como para calificar para los créditos de las entidades bancarias tradicionales, como los grandes bancos comerciales.

Galardonado con el Premio Nobel de la Paz

En el año 2006, Yunus y el Grameen Bank, de manera conjunta, fueron galardonados como el premio Nobel de la Paz. El comité del Nobel detalló que entre las razones para conceder el premio se encontraban “sus esfuerzos para crear desarrollo económico y social desde abajo por medio de los microcréditos”.

El comité Noruego del Premio Nobel dijo que “una paz duradera no puede ser alcanzada a menos que grandes grupos de la población encuentren formas eficaces para salir de la pobreza” y que “a lo largo de culturas y civilizaciones, Yunus y el Banco Grameen han mostrado que incluso los más pobres de entre los más pobres pueden trabajar para hacer realidad su propio desarrollo”. Yunus ha recibido muchos otros reconocimientos tanto en Bangladesh como a nivel internacional por sus esfuerzos. El recibió la Medalla Presidencial de la libertad de los Estados Unidos en el año 2009 y la Medalla de Oro del Congreso en el año 2010.

Otros reconocimientos

En el año 2008, Yunus fue incluido en el puesto número 2 de la revista Foreign Policy como uno de los 100 pensadores globales más influyentes.

En el mes de febrero del 2011, Yunus, en compañía de Saskia Bruysten, Sophie Eisenmann y Hans Reitz, cofundaron una entidad llamada Yunus Social Business Global Initiatives. YSB es una entidad que crea y empodera negocios que tienen un enfoque social para enfrentar y solucionar los grandes problemas que enfrenta la humanidad. Como una forma que concibe un nuevo capitalismo, YSB administra fondos incubadores para los emprendimientos sociales en las naciones en desarrollo y provee servicios de asesoría para compañías, gobiernos, fundaciones y organizaciones no gubernamentales.

En el año 2012 Yunus se convirtió en Canciller de la Universidad Caledoniana de Glasgow en Escocia, una posición que conservó hasta el año 2018. Previamente él había sido profesor de economía en la Universidad de Chittagong en su país natal, Bangladesh. Yunus ha publicado varios libros relacionados con su trabajo financiero y también se encuentra entre los miembros de la junta fundadora de Grameen America y de la Fundación Grameen, entidades que apoyan la difusión de las estrategias de microcrédito a nivel internacional para el fomento del emprendimiento.

Muhammad Yunus también ha participado como miembro de la junta de directores de la Fundación Naciones Unidas, una entidad pública de caridad que fue creada en 1998 por el filántropo y millonario estadounidense Ted Turner con una donación de mil millones de dólares para apoyar las causas de las Naciones Unidas.

En marzo de 2011, el gobierno de Bangladesh despidió a Muhammad Yunus de su posición en el Banco Grameen, citando infracciones legales y un límite de edad para el cargo que él estaba ocupando.

Primeros años y educación

Muhammad Yunus es el tercero de nueve hijos de una familia musulmana bengalí que se había ubicado en el pueblo de Bathua, el cual se ubica en la carretera de Kaptai en Chittagong, cuando el raj británico presidía sobre Bengala, en la actual Bangladesh. Su padre era Hazi Dula Mia Shoudagar, quien trabajaba como joyero, y su madre se llamaba Sufia Khatun. En su temprana infancia Yunus vivió en esta villa, pero en 1944 su familia se trasladó a la ciudad de Chittagong, con lo cual él pasó de su escuela de pueblo a estudiar en la Escuela Primaria Lamabazar. En 1949 su madre empezó a sufrir de una enfermedad psicológica, un evento del que no se saben mayores datos ni de cómo afectó emocionalmente a Yunus o sus estudios. Luego Yunus pasó el éxamen para estudiar en la escuela colegiada de Chittagong, ocupando el puesto 16 de entre 39000 estudiantes que se habían presentado en lo que ese momento era Pakistán Oriental. Durante sus años de escuela, Yunus se mostró muy activo en grupos como los Boy Scouts y viajó a Pakistán Occidental y a la India en 1952, también viajó a Canadá en 1955 para asistir a las grandes reuniones mundiales de Boys scouts conocida como Jamborees. Tiempo después, mientras Yunus estudiaba en el Colegio Chittagong, el se involucró de manera activa en actividades culturales y ganó premios por sus capacidades dramáticas como actor. En 1957, él se inscribió en el Departamento de Economía de la Universidad de Dakha y completó su carrera como economista en 1960 y una maestría en 1961.

Carrera profesional después de su graduación

Después de graduarse como economista, Muhammad Yunus se unió a la Oficina de Economía como asistente de investigación para el profesor Nurul Islam y de Rehman Sobhan. Después él fue nombrado como profesor en economía en Chittagong en el año 1961. Durante este tiempo Yunus estableció en su tiempo parcial una empresa de empaquetamiento que se mostró como un emprendimiento rentable.

En 1965, Muhammad Yunus recibió la beca Fulbright para estudiar en Los Estados Unidos. Él obtuvo un doctorado en economía de la Universidad Vanderbilt en el programa de Desarrollo Económico en 1971. De 1969 hasta el año 1972, Muhammad Yunus fue profesor asistente de economía en la Universidad Estatal de Middle Tennessee en Murfreesboro.

Durante la Guerra de Liberación de Bangladesh en 1971, Yunus fundó un comité ciudadano y dirigió el Centro de Información de Bangladesh junto con otros ciudadanos de Bangladesh que residían en Estados Unidos y que apoyaban la independencia de Bangladesh. Él también publicó el Bangladesh Newsletter desde su casa en Nashville.

Después de la guerra, Muhammad Yunus regresó a Bangladesh y fue nombrado en la Comisión Gubernamental de Planeación que lideraba Nurul Islam. Sin embargo, él encontró este trabajo aburrido y renunció para unirse a la Universidad de Chittagong como director del Departamento de Economía.

Después de haber sido testigo de la hambruna de 1974, Muhammad Yunus se involucró de manera muy activa en la lucha por la reducción de la pobreza y estableció un programa económico rural como un proyecto de investigación. En 1975 él desarrolló el proyecto Nabajug (Nueva Era), el cual el gobierno adoptó en un esfuerzo por reducir la pobreza rural y empoderar a los campesinos. Con el fin de hacer que el proyecto fuera mas efectivo, Yunus y sus socios propusieron el programa Gram Sarkar (El gobierno de la villa). Este proyecto luego sería hecho masivo a nivel nacional con la introducción de 40392 gobiernos de la villa bajo la administración del presidente Ziaur Rahman a finales de los años setenta. Sin embargo, el 2 de agosto de 2005, en respuesta a una petición del Fondo de Servicio y ayuda legal, la Corte Suprema del país declaró los gobiernos de las villas ilegales e incostitucionales.

Por otra parte, el concepto de Muhammad Yunus de microcrédito para apoyar a los innovadores en múltiples países en vías de desarrollo también ha inspirado programas tales como el Programa de emprendimiento social Info Lady.

Carrera

En 1976 durante sus visitas a los hogares más pobres en la villa de Jobra, cerca de la Universidad de Chittagong, Muhammad Yunus descubrió que los préstamos pequeños podrían en la práctica hacer una diferencia muy grande en la vida de una persona pobre. Las mujeres de la villa que hacían muebles de bambú tenían que recurrir a prestamistas usureros para tener recursos suficientes para comprar bambú, así como para poder pagar los préstamos que le adeudaban a otros prestamistas. Allí también Yunus descubrió que las grandes entidades financieras no querían otorgar pequeños préstamos con un interés razonable a la gente más pobre debido a que creían que había un alto riesgo de impago entre los emprendedores más pobres.

Sin embargo, Muhammad Yunus creía que si a esas personas se les daba la oportunidad, ellos pagarían sus créditos y por lo tanto el microcrédito se presentaba como un modelo de negocio que eventualmente resultaría rentable. De esta manera, Yunus prestó USD 25 de su propio bolsillo a 42 mujeres en un villa, las cuales obtuvieron ganancias luego de que los créditos les permitieran seguir adelante con sus emprendimientos. Por lo tanto, Yunus, gracias a este evento, es conocido por ser el inventor de los microcréditos.

En diciembre de 1976, Yunus finalmente pudo asegurarse de un préstamo del banco gubernamental Janata para prestar dinero a las personas más pobres de Jobra. La institución de Yunus continuó operando, asegurandose de obtener dinero de otros bancos para continuar con sus proyectos. Para 1982, tenía 28.000 miembros. El 1 de octubre de 1983, el proyecto piloto de Yunus comenzó sus operaciones como un banco en sentido estricto y fue renombrado como el Grameen Bank, o el banco de las villas.

Para julio de 2007, el Grameen Bank ya había otorgado 6.380 millones de dólares a 7.4 millones de personas. Para asegurar los pagos, el banco usa un sistema de “grupos de solidaridad”. Estos grupos pequeños e informales se presentan en conjunto para obtener los préstamos por parte del Grameen Bank y sus miembros actúan como co-garantes del pago de la deuda y apoyan sus esfuerzos mutuamente para avanzar económicamente.

A finales de la década de los ochenta, el Banco Grameen comenzó a diversificarse para apoyar el acceso de las comunidades rurales a otras necesidades. En 1989, estos intereses diversificados comenzaron a crecer y a formar entidades separadas, las cuales dieron lugar a los proyectos Grameen Motsho (Fundación de pesquerías Grameen) y el proyecto Grameen Krishi (o Fundación Grameen para la agricultura). En ese mismo tiempo, la iniciativa Grameen creció en un rango de múltiples grupos multifacéticos tanto de interés financiero como sin ánimo de lucro, incluyendo grandes proyectos como el fideicomiso Grameen y el Fondo Grameen, los cuales dirigen proyectos de activos como Grameen Software Limited, Grameen CyberNet Limited y Grameen Knitwear Limited, así como Grameen Telecom, el cual tiene una gran participación en Grameenphone, la compañía privada más grande de Bangladesh. Desde sus inicios en 1997 y hasta el 2007, GP Village Phone, un proyecto de Grameenphone, ha llevado la telefonía celular a 260.000 personas pobres de áreas rurales en más de 50.000 pueblos pequeños.

El éxito del modelo de microfinanzas del Grameen Bank ha inspirado esfuerzos similares en cerca de 100 países en desarrollo e incluso en países desarrollados como los Estados Unidos. Muchos proyectos de microcrédito se apegan al énfasis del Banco Grameen de prestar dinero especialmente a las mujeres. Más del 94% de los préstamos del Grameen Bank han sido otorgado a mujeres, las cuales sufren de manera desproporcionada por causa de la pobreza y quienes, a diferencia de los hombres, tienen una mayor probabilidad de invertir su dinero en el bienestar de sus familias. En países como Colombia los esfuerzos similares al Grameen Bank han adquirido forma en entidades como el Banco de la Mujer, los cuales están enfocados en apoyar las iniciativas microempresariales de las mujeres “cabeza de familia”, es decir de las mujeres que están a cargo del sustento de sus hogares.

Gracias a su trabajo con el Banco Grameen, Yunus fue nombrado como miembro de la Academia Global de Innovadores para el Público en Ashoka en el año 2001. En el libro, El Modelo de negocios sociales del Grameen, el autor Rashidul Bari afirma que el modelo social de negocios del Banco Grameen ha pasado de ser una teoría a una práctica inspiradora adoptada por las universidades más prestigiosas (como por ejemplo Glasgow), por emprendedores como Franck Roboud y por corporaciones como Danone, y por muchas otras entidades alrededor de todo el mundo. Por medio del Banco Grameen, afirma Rashidul, Muhammad Yunus ha demostrado cómo el modelo social de negocios del Grameen puede articular el espíritu del emprendimiento y empoderar a las mujeres más pobres para aliviar sus condiciones de pobreza. Una conclusión que Bari sugiere que se puede extraer de los conceptos de Muhammad Yunus es que las personas pobres son como un árbol bonsai, y que ellas pueden hacer grandes cosas si ellas tienen acceso a los negocios sociales que tienen el potencial de empoderarlas para convertirse en autosuficientes.

Reconocimiento al trabajo de Muhammad Yunus

Yunus recibió el Premio Nobel de la Paz en el 2006, junto con el Banco Grameen, por sus esfuerzos para crear desarrollo económico y social. En el anuncio del premio, el Comité Noruego del Nobel mencionó que:

“Muhammad Yunus se ha mostrado a sí mismo como un líder que puede administrar y convertir sus visiones en acciones practicas para el beneficio de millones de personas, no solamente en Bangladesh, sino también en muchos otros países Los préstamos que se otorgan a las personas sin seguridad financiera parecían como una idea imposible. Desde sus modestos comienzos, hace tres décadas, Yunus ha desarrollado, primero y principalmente por medio del Grameen Bank, el microcrédito para convertirlo en instrumento importante en la lucha contra la pobreza”.

Yunus es el primer ciudadano de Bangladesh en ganar un premio Nobel. Después de recibir la noticia de este importante premio, Yunus anunció que el usaría parte del premio para crear una compañía que hiciera alimentos de bajo costo y alto valor nutricional para los pobres; mientras que el resto del dinero del premio sería usado para crear La Universidad de Ciencia y Tecnología Yunus en su distrito natal, así como para establecer un hospital oftalmológico para los pobres en Bangladesh.

El expresidente Bill Clinton fue un gran defensor de la candidatura de Muhammad Yunus para el Premio Nobel concedido a Yunus. Clinton expresó esto en la revista Rolling Stone, así como en su autobiografía titulada Mi Vida. En un discurso dado en la Universidad de California en Berkeley en el 2002, Clinton se refirió a Yunus como “un hombre que desde hacía mucho debería haber recibido el Premio Nobel (en el campo de la economía) y me mantendré diciendo esto hasta que finalmente ocurra. De modo contrario, la revista The Economist declaró explícitamente que aunque Yunus había hecho un excelente trabajo en la lucha contra la pobreza, no era apropiado concederle el Premio Nobel de La Paz, diciendo “El comité del Nobel podría haber tomado una decisión más valiente, más difícil al declarar que no debería haber, en ese año, un receptor del premio”.

Muhammad Yunus es una de las siete personas que ha ganado tanto el Premio Nobel de Paz como la Medalla Presidencial de la Libertad y la Medalla de Oro del Congreso de Los Estados Unidos. Otros premios notables que Muhammad Yunus ha recibido son el premio Ramon Magsaysay en 1984, el World Food Prize en 1996, el Premio Internacional Simón Bolívar, El Premio Sydney de la Paz y el Premio Seúl de la Paz en el 2006.

Adicionalmente, Yunus ha recibido 50 doctorados honoris causa de universidades de 20 países y 113 premios internacionales de 26 países diferentes, incluyendo honores estatales de 10 países. El gobierno de Bangladesh emitió una estampilla conmemorativa en su honor cuando Yunus recibió el Premio Nobel de la Paz.

Yunus fue reconocido por la revista Fortune en marzo de 2012 como uno de los 12 emprendedores más grandes de la actual era. En su reconocimiento, la revista afirmó que las ideas de Yunus “han inspirado a incontables personas jóvenes que se han dedicado ellos mismos con devoción a las causas sociales alrededor del mundo”,

En enero de 2008, la ciudad de Houston, Texas, declaró el 14 de enero como “el día de Muhammad Yunus”.

Yunus también ha sido reconocido como uno de los 100 pensadores más grandes a los cuales la humanidad debería escuchar, según la lista de la prestigiosa revista Foreign Policy en la edición de diciembre de 2009.

En el año 2010, el magazín británico New Statesman clasificó a Yunus en la lista de los 50 figuras más influyentes del 2010, ubicándolo en el puesto número 40.

Yunus se ha convertido en una figura pública muy reconocida a nivel internacional, viajando y dando conferencias alrededor del mundo, y también apareciendo en populares programas de televisión como The Daily Show con Jon Stewart y el Show de Oprah en el 2006, apareció en el Cobert Report en el 2008, en Real Time con Bill Maher en el 2009 y en la serie de dibujos animados Los Simpsons en el 2010.

Controversias en torno a Muhammad Yunus

Sede del Grameen Bank en Daca, Indonesia.
Sede del Grameen Bank en Daca, Indonesia.

El 11 de enero de 2011 el gobierno de Bangladesh anunció que estaría revisando las actividades del Grameen Bank, en medio de una investigación que aún está en curso. En febrero de ese mismo año, varios líderes internacionales, tales como Mary Robinson, salieron en defensa de Yunus por medio de varios esfuerzos, incluyendo el establecimiento de una red formal de activistas conocidos como “Los amigos de Grameen”.

El 15 de febrero de 2011, el ministro de finanzas de Bangladesh, Abul Maal Abdul, declaró que Yunus debería permanecer por fuera del Grameen Bank mientras que él era investigado. El 2 de marzo de 2011, Muzammel Huq- un ex-empleado del banco, a quien el gobierno había nombrado como presidente en enero, anunció que Muhammad Yunus había sido despedido de su rol como director administrativo del banco. Sin embargo, el director general, Jannat-E Quanine emitió una declaración diciendo que Yunus “continuaría en su puesto” esperando la revisión de los asuntos legales que rodeaban la controversia en torno a él.

En marzo de 2011, Yunus le pidió a La Corte Suprema de Bangladesh que revisará la legalidad de la decisión que lo removía de su cargo como Director Administrativo del Grameen Bank. Ese mismo día, nueve directores electos del Grameen Bank presentaron una segunda petición . Por otra parte, el senador de los Estados Unidos John Kerry, expresó públicamente su apoyo a Yunus en una declaración del 5 de marzo del 2011 y declaró que se sentía profundamente preocupado por este asunto. Ese mismo día, en Bangladesh, miles de personas hicieron una protesta multitudinaria y formaron una cadena humana en señal de apoyo a Yunus. La Corte Suprema del país, que tenía planeada una audiencia sobre el caso de Yunus para el 6 de marzo, pospuso la reunión para el 8 de marzo de 2011, en la que finalmente se confirmó que Yunus sería apartado de su cargo en el banco.

Una propuesta polémica: Bancos para ricos y bancos para pobres

El 1 de noviembre de 2018, la cadena británica BBC publicó una nota refiriéndose a las declaraciones del premio Nobel Muhammad Yunus de crear dos sistemas financieros separados: Uno para los ricos y uno para los pobres.

El sistema creado para los pobres es el que propone Muhammad Yunus, en el que se le presta dinero a tipos de interés reducido a los emprendedores de estratos bajos. Sin embargo, muchos han criticado este sistema de crédito, ya que los tipos de interés a penas son más baratos que los medios tradicionales de financiamiento que usan los pobres, los cuales implican acudir a los préstamos de usura. En el libro “Repensar la pobreza”, la economista Esther Duflo señala que los microcréditos apenas mejoran las vidas de las familias más pobres y que rara vez apoyan a los emprendedores pequeños cuando estos necesitan expandirse a gran escala. Sin embargo, Duflo indica que los microcréditos pueden ser una alternativa temporal para quienes viven en la pobreza extrema, pero que es necesario que se creen medios de financiación adicional para aquellas personas que tienen negocios familiares y pequeños que son medianamente exitosos y desean hacerlos crecer.

En otro sentido, algunos economistas han planteado que el sistema financiero debe estar integrado y no separado, ya que se necesita el dinero de los ricos para prestar a los pobres, pero Yunus cree que la denominada “inclusión financiera” es solo una forma de no integrar realmente a los pobres o cobrarles tarifas que no pueden pagar.

Estudios como los del estadounidense David Roodman, investigador del Center for Global Development, aseguran que los programas de microfinanzas en todo el mundo, salvo contadas excepciones, han sido un estrepitoso fracaso porque no terminan con la pobreza.

«Los microcréditos raramente transforman las vidas. A algunas personas les va mejor tras conseguir un préstamo para iniciar un pequeño negocio, mientras que a otros les va peor», apuntó Roodman. Ya en el libro “Repensar la pobreza”, la economista Esther Duflo planteaba que podían ser una herramienta para superar la pobreza extrema, pero no para dar el salto decisivo de la pobreza o de una condición de vulnerabilidad a la clase media establecida.

En este sentido, las herramientas que proveen las microfinanzas continúan siendo polémicas y son necesarios mayores estudios de campo para verificar su real eficacia en su propósito: Ayudar a los más pobres a dejar de serlo.

“Préstamos abusivos”

Las acusaciones contra Muhammad Yunus y el Grammen Bank fueron hechas en un contexto donde algunas personas empezaron a cuestionar la efectividad de las microfinanzas, impulsadas por las acciones de algunas instituciones de microfinanzas en México y en la India, que también otorgaban créditos pequeños pero con la esperanza de retornos. Métodos como la coerción, presión de compañeros e incluso el acoso físico han sido reportados como prácticas utilizadas para el cobro de préstamos por parte de algunas instituciones de microfinanzas. La comercialización del microcrédito ha llevado a Yunus a declarar que el nunca imaginó que un día el microcrédito se levantaría como una especie de sistema de créditos abusivos.

El afán de obtener ganancias ha atraído a instituciones de microcrédito con ánimo de lucro al mercado. Estas instituciones han crecido tanto que de hecho lograron lanzar ofertas públicas de acciones, incluyendo la institución más grande de microfinanzas de la India, SKS Microfinance, la cual hizo su oferta pública de acciones en julio de 2010. En septiembre de 2010, el mismo Yunus criticó la salida de esta institución a la bolsa en un debate con el fundador de SKS Vikram Akula, durante la reunión de la Iniciativa Global Clinton. En esa reunión Yunus dijo: “El microcrédito no es para aprovecharse de la gente y ganar dinero a costa de los pobres. Eso es lo que usted está haciendo. Y ese es un mensaje completamente erróneo”. Los cálculos de las tasas de interés reales pueden variar, pero hay quien estima que en promedio el Banco Grameen cobra una tasa de interés anual del 23%. Al mismo tiempo, la organización ha gozado de un estatus de empresa libre de impuestos durante varios años, estatus del que ya no goza.

Los simpatizantes de Muhammad Yunus han afirmado que el gobierno de Bangladesh ha estado “explotando la crisis moral en torno al microcrédito con el fin de sacar a Yunus de su posición en el Grameen Bank”.

Legado

A pesar de las controversias en torno a la figura de Muhammad Yunus, el reconocimiento que ha tenido a nivel internacional nos permite afirmar que él se ha consolidado como un referente internacional en las medias y acciones que los gobiernos y las instituciones privadas pueden emprender en la lucha contra la pobreza. Los microcréditos otorgados a mujeres emprendedoras han probado ser efectivos especialmente en este sentido, demostrando que cuando se cuenta con el apoyo necesario para sacar adelante actividades productivas, estas pueden ser la vía para una transformación duradera y muy positiva de los receptores de la ayuda. Los microcréditos no solo pueden ayudar a las personas pobres a escapar de su condición, sino que también, por cuenta del impacto a largo plazo de las actividades de emprendimiento pueden ser un camino eficaz para el mejoramiento de las condiciones de vida de todas las personas, es decir, para ampliar el crecimiento económico y así generar beneficios para toda la sociedad.

Reconocimiento del Comité Olímpico Internacional

Muhammad Yunus recibe el Laurel Olímpico en Tokio 2020.
Muhammad Yunus recibe el Laurel Olímpico en Tokio 2020.

En julio de 2021, en medio de la pandemia del Covid19 y justo cuando se celebraban los juegos Olímpicos de Tokio 2020, Muhammad Yunus fue galardonado por el Comité Olímpico Internacional.

El premio que el Comité le otorgó a Yunus fue el prestigioso Laurel Olímpico. En la entrega del reconocimiento, el comité señaló a Yunus como un líder sobresaliente que ha hecho contribuciones notorias a los valores del olimpismo en los campos de la educación, la cultura, el desarrollo y la paz por medio del deporte.

Muhammad Yunus recibió este galardón en la apertura de los Juegos Olímpicos, el 23 de julio de 2021. En respuesta a este reconocimiento, el economista bangladesí señaló en un comunicado: “Los Juegos Olímpicos unen al mundo en una competición pacífica, celebrando la unidad en la diversidad (…) Podemos utilizar este poder para cambiar el mundo de forma efectiva”.

El Laurel Olímpico fue concedido por primera vez al atleta keniano retirado Kip Keino en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, y desde esa fecha se conceden en cada edición de los Juegos Olímpicos de Verano.

Con información de Infobae y la BBC.

comentarios

Arriba