Economistas

¿Quién fue Milton Friedman? Biografía y pensamiento económico

Milton Friedman
Milton Friedman

Milton Friedman es, junto a John Maynard Keynes y Friedrich Von Hayek, uno de los economistas más importantes del siglo XX y el que más ha influido en el desarrollo de las políticas económicas del mundo contemporáneo. Su influencia se puede ver en las políticas de organizaciones como el Fondo Monetario Internacional, el Partido republicano estadounidense, la Unión Europea y los tratados de libre comercio actuales.

Biografía de Milton Friedman

Nació el 31 de julio de 1912 en Nueva York, Estados Unidos, descendiente de una familia de judíos inmigrantes de Europa Central. Estudió Economía en la Universidad de Rutgers, convirtiéndose allí en un economista y estadístico destacado.

Milton Friedman fue alumno de Simon Kuznets y Arthur Burns, además trabajó como economista para la Oficina Nacional de Investigación económica y varias agencias federales de Washington. Desde 1946 a 1976 fue docente en la Universidad de Chicago, aunque también dio clases en las universidades de Princeton, Columbia, Stanford y Wisconsin.

Friedman fue un miembro activo del partido republicano y fue asesor de varios presidentes de Estados Unidos como Richard Nixon, Ronald Reagan y George W. Bush. También asesoró a la primera ministra británica Margaret Thatcher. Todos ellos aplicaron sus ideas económicas y la neo-ortodoxia del pensamiento neoliberal.

Pensamiento económico de Milton Friedman

Milton Friedman fue un economista monetarista, buscaba la corrección de las olas inflacionarias mediante una baja emisión monetaria en el tiempo.

Fue un economista empírico, según informa la página de wikipedia en español, aunque debatió ampliamente las ideas keynesianas y se opuso a ellas con fuerza en su máximo apogeo: los años cincuenta y sesenta.

Friedman se hizo popular porque sus ideas eran fáciles de entender por el hombre de la calle, por lo que abrió la posibilidad de que el debate económico fuera más abierto y democrático.

Una de las teorías centrales de Milton Friedman es la de que el consumo no se veía afectado por los ingresos inmediatos sino en el largo plazo. Bajo esta idea, se oponía a los estímulos fiscales como subsidios y gastos sociales, ya que consideraba que tenían escasa influencia en el gasto de los consumidores. Sin embargo, estudios posteriores han confirmado que la gente sí gasta los ingresos que reciben de forma inmediata, ahorrando solo parte de la suma que ingresan, por lo cual medidas como el subsidio al desempleo sí pueden estimular el gasto y la demanda agregada.

Friedman retorna a las ideas liberales clásicas en su crítica contra el keynesianismo, por lo que en sus libros Capitalismo y Libertad (1962) y La libertad de elegir (1980) asegura que solo una «institución» como el mercado puede proveer de manera eficaz servicios como la educación, la salud, ya que al estar regulados por la libre competencia, los actores económicos tienden a aportar una oferta de mejor calidad con la aspiración de no ser sobrepasados por la competencia y sobrepasarla ellos primero.

Entre sus aportes a la economía se destaca que Milton Friedman pudo prever la relación entre el desempleo y la inflación, ya que cuando el gobierno estimula el gasto para que la gente consuma más y haya más demanda, lo que sucede es que tiende a haber un efecto inflacionario porque la gente tiene más dinero para gastar, lo cual hace que los precios suban. De esta forma en los contratos siguientes los empleadores tienden a ajustar sus salarios al alza, generando más inflación y que los sectores sin dinero sean incapaces de contratar, generando a su vez más desempleo.

Esta relación entre inflación y desempleo se vio por primera vez en la crisis del petróleo de los años setenta, cuando luego de la guerra del Yom Kippur, la OPEP impone un embargo petrolero a las naciones occidentales que habían apoyado a Israel contra Egipto y Siria. Por primera vez en la historia se vio inflación y desempleo de la mano, una situación no pudo ser explicada por la teoría keynesiana. A este fenómeno, en el que se ve inflación y estancamiento económico se le conoce como estanflación.

Milton Friedman alerta sobre el papel del Estado en la economía, señalado que las políticas expansivas tienen escaso impacto en la economía y que pueden limitar que la economía llegue a su tasa natural de desempleo más baja, así mismo las políticas restrictivas también pueden ser perjudiciales. En un tratado publicado en 1963 con Anna Schwartz, Una historia monetaria de los Estados Unidos, argumenta que la Gran Depresión fue consecuencia de políticas restrictivas de la Reserva Federal.

En los años setenta la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra adoptaron las políticas monetaristas de Milton Friedman para mantener la economía estable y en crecimiento constante, pero pronto terminaron abandonando estas ideas al considerarlas inviables. La teoría monetarista se vino abajo en los años noventa, cuando a pesar de las fuertes variaciones en la oferta monetaria, algo contrario a lo que planteaba Friedman, no se producían recesiones ni desastres económicos.

Un liberal en todo el sentido de la palabra

Si por algo se destaca Milton Friedman es por la consecuencia que mantuvo en sus ideas, aunque se equivocó respecto a la teoría monetaria, propuso varias ideas que han funcionado relativamente bien en años recientes. Estas son: Flexibilización de los precios, sistemas de pensiones individuales, legalización de las drogas y la prostitución.

Para Friedman la economía que mejor representaba sus ideas sobre el libre mercado era Hong Kong, con un modelo que permitía el crecimiento empresarial y la filosofía del laissez faire. Milton Friedman se oponía al servicio militar obligatorio, a los salarios mínimos, y los sistemas de seguridad social.

Así mismo para Milton Friedman el sistema económico que más libertad económica ofrece es el capitalismo, por lo que el socialismo aniquila la libre empresa y la capacidad de progreso colectivo mediante la acción individual.

En los años 80 la cadena estadounidense emitió un programa de diez capítulos llamado la Libertad de elegir, en el que defendió y propagó sus ideas sobre el libre mercado, la libre competencia y los beneficios de la globalización económica.

En 1991 Milton Friedman afirmó que Colombia no debía pagar el precio de la ineficacia de las leyes americanas frente a las droga. Señaló con agudeza que la ilegalización del vicio solo conduce a mayor crimen y delincuencia del que solo se benefician los cárteles. Así mismo se adelanto a su tiempo, previendo la investigación científica y las aplicaciones médicas de las drogas que hasta ahora solamente se han usado por su efecto alucinógeno como la marihuana.

Influencia de Milton Friedman en Chile

Dos años después del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, Friedman visita Chile como invitado de la Escuela de Negocios de Valparaíso.

Los alumnos chilenos de la Escuela de Chicago llevaron a la práctica las ideas de Friedman, siendo Chile el país que con mayor entusiasmo aplicó las políticas neoliberales. Se concedió gran fuerza a la iniciativa privada y se contrajo en gran medida la influencia del Estado en la economía.

El amplio crecimiento económico logrado durante la dictadura fue calificado por Friedman como el milagro de Chile. Sin embargo, las medidas neoclásicas tuvieron efectos devastadores en la economía chilena, aumentando el desempleo y creando una gran concentración de la pobreza en barrios marginales.

Milton Friedman es uno de los primeros pensadores que aplica el término tratamiento de shock para referirse al programa económico chileno. Esta idea serviría luego a la escritora progresista Naomi Klein, para refutar sus ideas en el libro La Doctrina de Shock.

Dentro de las políticas propuestas por Friedman para Chile se encuentran:

La reducción del gasto público, eliminación de gran parte del aparato burocrático estatal, eliminación de políticas sociales, y un aumento inicial de los impuestos al consumo. Estas medidas fueron introducidas por el ministro de Hacienda Sergio de Castro.

Influencia en el Reino Unido

Después de 1950, Friedman fue invitado con frecuencia a dar conferencias en Gran Bretaña, y en la década de 1970 sus ideas habían ganado una gran atención en los círculos conservadores. Por ejemplo, era un orador habitual en el Instituto de Asuntos Económicos (AIE), un grupo de expertos libertario.

La política conservadora Margaret Thatcher siguió de cerca los programas e ideas de la AIE, y ella conoció a Friedman allí en 1978.

Friedman también influyó fuertemente en Keith Joseph, quien se convirtió en el asesor principal de Thatcher en asuntos económicos, así como en Alan Walters y Patrick Minford, otros dos asesores clave.

Los principales periódicos, incluidos el Daily Telegraph, The Times y The Financial Times, promulgaron las ideas monetaristas de Friedman a los tomadores de decisiones británicos.

Las ideas de Friedman influyeron fuertemente en Thatcher y sus aliados cuando se convirtió en Primera Ministro en 1979.

Influencia en Estados Unidos

Después de su muerte, se escribieron varios obituarios y artículos en honor de Friedman, citándolo como uno de los economistas más importantes e influyentes de la era de la posguerra.

El legado algo controvertido de Milton Friedman en Estados Unidos sigue siendo fuerte dentro del movimiento conservador.

Sin embargo, algunos periodistas y economistas como Noah Smith y Scott Sumner han argumentado que el legado académico de Friedman ha sido enterrado bajo su filosofía política y malinterpretado por los conservadores modernos.

Nobel de Economía

Milton Friedman Friedman recibe el Premio Nobel de Economía
Milton Friedman recibe el Premio Nobel de Economía en 1976.

En 1976, Milton Friedman es galardonado con el Premio Nobel de Economía «por sus logros en los campos del análisis del consumo, historia y teoría monetaria y por su demostración de la complejidad de la política de estabilización».

El premio a Friedman no estuvo exento de críticas, pues varios premios Nobel, George Wald (Medicina) y Linus Pauling (Química y Paz) criticaron al comité por su «insensibilidad» frente a la gente de Chile que tuvo que soportar la carga humanitaria de la desigualdad generada por las políticas inspiradas en el ideario de Friedman.

Cuando Milton Friedman recibió el Premio Nobel se producen múltiples manifestaciones por parte de movimientos sociales contrarios al pensamiento de Friedman.

Posiciones en política pública de Milton Friedman

Reserva Federal y política monetaria

Aunque Friedman concluyó que el gobierno tiene un papel en el sistema monetario, fue crítico con la Reserva Federal debido a su pobre desempeño y sintió que debería ser abolida.

Se opuso a las políticas de la Reserva Federal, incluso durante el llamado «choque de Volcker» que fue etiquetado como «monetarista».

Friedman creía que el Sistema de la Reserva Federal debería ser reemplazado por un programa de computadora.

Estaba a favor de un sistema que automáticamente comprara y vendiera valores en respuesta a los cambios en la oferta monetaria.

La propuesta de aumentar constantemente la oferta de dinero en una cierta cantidad predeterminada cada año se conoce como la regla del k-porcentaje de Friedman.

Existe un debate sobre la efectividad de un régimen teórico de focalización de la oferta monetaria.

La incapacidad de la Reserva Federal para cumplir con sus objetivos de oferta monetaria de 1978-1982 ha llevado a algunos a concluir que no es una alternativa factible a objetivos más convencionales de inflación y tasas de interés. Hacia el final de su vida, Friedman expresó dudas sobre la validez de apuntar a la cantidad de dinero.

Idealisticamente, Friedman favoreció los principios del plan de Chicago de los años treinta, que habría terminado con la banca de reserva fraccional y, por lo tanto, la creación de dinero privado. Esto obligaría a los bancos a tener un 100% de reservas para respaldar los depósitos y, en cambio, colocaría los poderes de creación de dinero únicamente en manos del gobierno de los EE.UU., lo cual haría posible la focalización del crecimiento del dinero, ya que el dinero endógeno creado por el préstamo de reserva fraccional ya no sería un problema importante.

Las Tasas de cambio

Friedman fue un firme defensor de los tipos de cambio flotantes durante todo el período de Bretton-Woods.

El argumentó que un tipo de cambio flexible haría posible el ajuste externo y permitiría a los países evitar las crisis de la balanza de pagos. Vio los tipos de cambio fijos como una forma indeseable de intervención gubernamental.

El caso se articuló en un influyente artículo de 1953, «El caso de los tipos de cambio flexibles», en un momento en que la mayoría de los comentaristas consideraban la posibilidad de los tipos de cambio flotantes como una fantasía.

Elección de la escuela

En su artículo de 1955 «El papel del gobierno en la educación», Friedman propuso complementar las escuelas públicas con escuelas privadas pero con fondos públicos a través de un sistema de cupones escolares.

Se implementaron reformas similares a las propuestas en el artículo, por ejemplo, en Chile en 1981 y Suecia en 1992.

En 1996, Friedman, junto con su esposa, fundó la Fundación Friedman para la Elección Educativa para abogar por la elección de la escuela y los vales.

En 2016, la Fundación Friedman cambió su nombre a EdChoice para honrar el deseo de los Friedman de que el movimiento de elección educativa siguiera vivo sin sus nombres después de su muerte.

Reclutamiento

Mientras que a Walter Oi se le atribuye el establecimiento de la base económica para un ejército voluntario, Friedman sería un defensor de la idea, afirmando que el reclutamiento era «inconsistente con una sociedad libre». En Capitalismo y Libertad, argumentó que el reclutamiento es injusto y arbitrario, evitando que los hombres jóvenes moldeen sus vidas como mejor les parezca.

Durante la administración de Nixon, dirigió el comité para investigar una conversión a la fuerza armada remunerada / voluntaria.

Más tarde declararía que su papel en la eliminación del servicio militar obligatorio en los Estados Unidos fue su mayor logro.

Sin embargo, Friedman creía que la introducción de un sistema de entrenamiento militar universal como reserva en casos de guerra podría justificarse. Pero se opuso a su implementación en los Estados Unidos, describiéndolo como una «monstruosidad».

Política exterior

El biógrafo Lanny Ebenstein notó una deriva en el tiempo en las opiniones de Friedman de un intervencionista a una política exterior más cautelosa.

Apoyó la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial e inicialmente apoyó una línea dura contra el comunismo, pero se moderó con el tiempo.

Sin embargo, Friedman declaró en una entrevista de 1995 que era un antiintervencionista.

Se opuso a la Guerra del Golfo y a la Guerra de Irak.

En una entrevista en la primavera de 2006, Friedman dijo que la estatura de los Estados Unidos en el mundo había sido erosionada por la Guerra de Irak, pero que podría mejorar si Irak se convirtiera en un país pacífico e independiente.

El Movimiento libertario y el Partido republicano

Milton Friedman y George Bush
Milton Friedman y George Bush

Friedman fue asesor económico y escritor de discursos en la campaña presidencial de Barry Goldwater en 1964.

Fue asesor del gobernador de California, Ronald Reagan, y participó activamente en las campañas presidenciales de Reagan.

Se desempeñó como miembro de la Junta Asesora de Política Económica del Presidente Reagan a partir de 1981.

En 1988, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad y la Medalla Nacional de la Ciencia. Dijo que era un libertario filosóficamente, pero miembro del Partido Republicano de los Estados Unidos por «convenienci

(«Soy un libertario con una pequeña ‘l’ y un republicano con una ‘R’ mayúscula. Y soy un Republicano con una ‘R’ mayúscula por razones de conveniencia, no por principio «).

Pero, dijo,«creo que el término liberal clásico también es igualmente aplicable. Realmente no me importa mucho cómo me llamo. Estoy mucho más interesado en que la gente piense en las ideas, en lugar de la persona».

Bienes públicos y los monopolios estatales

Friedman apoyó la provisión estatal de algunos bienes públicos que las empresas privadas no son capaces de proporcionar.

Sin embargo, argumentó que muchos de los servicios prestados por el gobierno podrían ser realizados mejor por el sector privado. Sobre todo, si el Estado proporciona algunos bienes públicos, el creía que no deberían ser un monopolio legal donde la competencia privada está prohibida; por ejemplo, él escribió:

No hay forma de justificar nuestro actual monopolio público de la oficina de correos. Se puede argumentar que transportar correo es un monopolio técnico y que el monopolio del gobierno es el menor de los males. En este sentido, uno podría justificar una oficina de correos del gobierno, pero no la ley actual, lo que hace que sea ilegal que alguien más lleve el correo. Si la entrega de correo es un monopolio técnico, nadie más podrá tener éxito en la competencia con el gobierno. Si no es así, no hay ninguna razón por la cual el gobierno deba participar. La única forma de averiguarlo es dejar que otras personas entren libremente. —–Milton Friedman, Friedman, Milton & Rose D. Capitalismo y libertad, University of Chicago Press, 1982, p. 29

Seguridad social, programas de asistencia social y el impuesto negativo sobre la renta

En 1962, Friedman criticó la Seguridad Social en su libro Capitalismo y libertad, argumentando que había creado dependencia del bienestar.

Sin embargo, en el penúltimo capítulo del mismo libro, Friedman argumentó que si bien el capitalismo había reducido en gran medida el alcance de la pobreza en términos absolutos, «la pobreza es en parte una cuestión relativa, incluso en los países [occidentales ricos], claramente hay muchas personas viven en condiciones que el resto de nosotros calificamos de pobreza «.

Friedman también señaló que, si bien la caridad privada podría ser un recurso para aliviar la pobreza y citó a Gran Bretaña y los Estados Unidos de fines del siglo XIX como períodos ejemplares de una extensa caridad privada y actividad filantrópica, hizo el siguiente punto:

«Se puede argumentar que la caridad privada es insuficiente porque los beneficios de esta recaen en personas que no son las que hacen los obsequios … un efecto de vecindad.

Me angustia ver la pobreza; Me beneficia su alivio; pero me benefician igualmente si yo o alguien más paga por su alivio; los beneficios de la caridad de otras personas, por lo tanto, me corresponden en parte.

Para decirlo de otra manera, todos podríamos estar dispuestos a contribuir al alivio de la pobreza, siempre que todos los demás lo hicieran.

Es posible que no estemos dispuestos a contribuir la misma cantidad sin tal garantía.

En comunidades pequeñas, la presión pública puede ser suficiente para darse cuenta de la condición incluso con organizaciones benéficas privadas.

En las grandes comunidades impersonales que cada vez más dominan nuestra sociedad, es mucho más difícil que lo haga.

Supongamos que uno acepta, como yo, esta línea de razonamiento como justificación de la acción gubernamental para aliviar la pobreza; establecer, por así decirlo, un piso bajo el estándar de vida de cada persona en la comunidad. [Si bien hay preguntas sobre cuánto se debe gastar y cómo, el] acuerdo que se recomienda por razones puramente mecánicas es un impuesto sobre la renta negativo. … Las ventajas de este arreglo son claras. Está dirigido específicamente al problema de la pobreza. Brinda ayuda en la forma más útil para el individuo, a saber, efectivo. Es general y podría ser sustituido por la gran cantidad de medidas especiales actualmente vigentes. Hace explícito el costo soportado por la sociedad. Opera fuera del mercado. Como cualquier otra medida para aliviar la pobreza, reduce los incentivos de quienes ayudaron a ayudarse a sí mismos, pero no elimina ese incentivo por completo, como lo haría un sistema de complementar los ingresos hasta un mínimo fijo. Un dólar extra ganado siempre significa más dinero disponible para gastos.«

Friedman argumentó además que otras ventajas del impuesto negativo sobre la renta eran que podría encajar directamente en el sistema tributario, sería menos costoso y reduciría la carga administrativa de implementar una red de seguridad social.

Friedman reiteró estos argumentos 18 años después en La Libertad de Elegir, con la condición adicional de que dicha reforma solo sería satisfactoria si reemplazara el sistema actual de programas de bienestar en lugar de aumentarlo.

Según el economista Robert H. Frank, escribiendo en The New York Times, las opiniones de Friedman a este respecto se basaban en la creencia de que si bien «las fuerzas del mercado … logran cosas maravillosas», «no pueden garantizar una distribución del ingreso que permita a todos los ciudadanos satisfacer las necesidades económicas básicas».

Libros de Milton Friedman

Milton Friedman publicó numerosas obras que influyeron ampliamente en el pensamiento político y económico actual. Entre las obras más destacadas se encuentran:

Una teoría de la función del consumo (1957)

Capitalismo y Libertad (1962)

Un programa para la estabilidad monetaria (1959)

Libre de elegir (Con Rose Friedman en 1980)

Free to Choose de Milton Friedman

Acá un extracto de uno de los programas presentados en la serie Free to Choose, en la que Friedman presenta su perspectiva sobre la pobreza y el desarrollo económico.

Conclusiones

Seguramente el pensamiento de Friedman tiene muchos matices, aciertos y errores. Pero por respeto a los lectores evitaré hacer estos juicios yo mismo. Cada quién deberá hacer su propia evaluación sobre el legado de Friedman, en el sentido de si este fue más positivo que negativo o más negativo que positivo. Por mi parte solo puedo decir que es uno de los economistas más influyentes e importantes de la historia contemporánea.

Con información de Wikipedia.

13 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top