Economistas

¿Quién es Klaus Schwab y cuáles han sido sus aportes a la economía?

Klaus Schwab

Klaus Martin Schwab (nacido el 30 de marzo de 1938) es un ingeniero y economista alemán más conocido por ser el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial. Su esposa y primera colaboradora, Hilde, cofundó la Fundación Schwab para el Emprendimiento Social con él. Schwab nació en 1938, en Ravensburg, Alemania.

Sin lugar a dudas Klaus Schwab se ha ganado un lugar entre los economistas de renombre de finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Aunque su obra no es tan conocida como la de otros economistas como Joseph Stiglitz o Paul Krugman, sus aportes han sido vitales para comprender las nuevas relaciones sociales y económicas que se están configurando con el desarrollo de la denominada Cuarta Revolución Industrial y que está transformando la forma en que producimos, consumimos, conocemos nuestra realidad y nos relacionamos unos con otros en un nuevo escenario productivo.

Por otra parte, la organización que ha fundado, el Foro Económico Mundial, se ha convertido en un referente internacional en la que empresarios, políticos, activistas y en general la sociedad civil abordan los problemas y desafíos que se ciernen sobre la economía internacional desde múltiples perspectivas y en un espíritu de diálogo constructivo. La reunión anual del Foro en la ciudad de Davos, Suiza es todo un acontecimiento mediático que se ha catapultado en los medios de comunicación como toda una institución de gran importancia para la discusión de los asuntos de la economía global.

Educación de Klaus Schwab

Klaus Schwab tiene un doctorado en Economía (summa cum laude) de la Universidad de Friburgo, un doctorado en Ingeniería de ETH Zurich (Instituto Federal Suizo de Tecnología) y una Maestría en Administración Pública de John F Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard. Obtuvo su diploma de escuela secundaria o «Abitur» en el Humanistisches Gymnasium en Ravensburg, Alemania. Antes de cursar sus doctorados, se graduó como ingeniero por el ETH Zurich (Instituto Federal Suizo de Tecnología) y como economista por la Universidad de Friburgo (summa cum laude). Además, ha recibido más de una docena de doctorados honorarios y es profesor honorario de la Universidad Ben-Gurion de Israel y en la Universidad de Asuntos Exteriores de China.

Vida profesional

Klaus Schwab fue profesor de política empresarial en la Universidad de Ginebra de 1972 a 2003 y, desde entonces, ha sido profesor honorario allí. Desde 1979, ha publicado el Informe de Competitividad Global, un informe anual que evalúa el potencial de aumento de la productividad y el crecimiento económico de los países de todo el mundo, escrito por un equipo de economistas. El informe se basa en una metodología desarrollada por Schwab, que mide la competitividad no sólo en términos de productividad pero también en base a criterios de sostenibilidad.

Libros de Klaus Schwab

Schwab es autor de varios libros sobre la Cuarta Revolución Industrial, incluidos La Cuarta Revolución Industrial (2016) y Dando forma a la Cuarta Revolución Industrial (2018), ambos redactados por su escritor de cabecera y empleado en el Foro Económico Mundial, Nicholas Davis. Otros textos de Schwab son: Foro Económico Mundial: un socio para dar forma a la historia: los primeros 40 años, 1971-2010, ( publicado en 2009) y Superar la indiferencia: 10 desafíos clave en el mundo cambiante de hoy (de 1995).

Otras actividades de Klaus Schwab

De 1993 a 1995, Schwab fue miembro de la Junta Asesora de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible. De 1996 a 1998 fue vicepresidente del Comité de Planificación del Desarrollo de las Naciones Unidas y desempeñó otras funciones, como ser miembro del Centro Peres para la Paz y miembro de la junta del Festival de Lucerna. Durante los primeros años de su carrera, estuvo en varios directorios de empresas, como The Swatch Group, The Daily Mail Group y Vontobel Holding. Es un ex miembro del comité de dirección del Grupo Bilderberg.

Fundaciones

El Foro Económico Mundial

Oficinas del Foro económico mundial en Ginebra, Suiza
Oficinas del Foro económico mundial en Ginebra, Suiza

En 1971, Klaus Schwab fundó el Foro Europeo de Administración de negocios que en 1987 se convirtió en el Foro Económico Mundial, como una fundación sin fines de lucro comprometida con la mejora del estado del mundo.

En la primera reunión del Foro, Schwab, convocó 450 empresarios europeos que llegaron al pueblo de los Alpes suizos llamado Davos para discutir los desafíos a las empresas europeas en el mercado internacional. Con lo que ganó con las inscripciones ese año creo el «European Management Fund» que después se convertiría en el World Economic Forum.

Él fundó el Foro el mismo año en que publicó el libro Moderne Unternehmensführung im Maschinenbau (Gestión empresarial moderna en ingeniería mecánica). En ese libro, argumentó que la gestión de una empresa moderna debe servir no solo a los accionistas, sino a todos los interesados ​​(die Interessenten), para lograr el crecimiento y la prosperidad a largo plazo. Schwab ha defendido el concepto de múltiples partes interesadas desde el inicio del Foro Económico Mundial. En 2015, el Foro Económico fue reconocido formalmente por el gobierno suizo como un «organismo internacional». Bajo la dirección de Schwab, el Foro Económico Mundial ha querido promover su imagen como motor de los esfuerzos de reconciliación en diferentes partes del mundo, actuando como catalizador de numerosas colaboraciones e iniciativas internacionales.

El Foro es también para Klaus Schwab no solo un espacio de reunión y pensamiento, sino también un negocio que ha crecido tan exponencialmente que hoy tiene oficinas en Pekín, Tokio y Nueva York. En la actualidad casi unos 3.000 participantes llegan cada año a Davos para la reunión. A esta reunión asisten presidentes, primeros ministros, banqueros, empresarios, consejeros delegados, magnates tecnológicos, artistas, gurús de autoayuda, modelos, celebridades e incluso activistas como la reconocida Greta Thunberg. Las tarifas de inscripción son muy altas y pueden llegar hasta los 17.000 euros por persona.
El Foro Económico Mundial también realiza reuniones regionales en las que se abordan los desafíos de las empresas, los estados y las economías de una determinada región del mundo. Recientemente las reuniones de Asia han cobrado gran relevancia debido a la creciente importancia de las economías de este continente en el escenario internacional.

El Foro cuenta con la página web www.weforum.org en donde se publican avances de la reuniones, artículos de perspectiva económica, informes y análisis sobre desarrollo global y capital humano. Por sus perspectivas y aportes, el Foro ha sido reconocido como un espacio para obtener un mayor conocimiento de los desafíos y avances realizados en materia de economía del desarrollo.

Schwab también ha fomentado el establecimiento de comunidades que brindan experiencia y conocimientos globales para la resolución de problemas. Entre ellos se encuentra la Red de Consejos Globales del Futuro, la red de conocimiento interdisciplinaria más importante del mundo dedicada a promover el pensamiento innovador sobre el futuro.

El Foro Económico Mundial emplea a más de 700 personas y tiene su sede central en Ginebra, Suiza.

Fundación Schwab para el emprendimiento social

En 1998, Klaus Schwab y su esposa fundaron la Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, otra ONG con sede en Ginebra, Suiza. Esta organización sin fines de lucro fue creada con el objetivo de colaborar con los hospitales de las aldeas suizas. A Schwab y a su esposa se les ha sumado su hijo Oliver, a quien los empresarios consideran el sucesor de Klaus Schwab para mantener la realización del evento del Foro Económico Mundial.

Foro de Jóvenes Líderes Globales

En 2004, Schwab creó una nueva fundación, El Foro de Jóvenes Líderes Globales, utilizando el premio en metálico de un millón de dólares del Premio Dan David que recibió ese año de Israel. El Foro de Jóvenes Líderes Globales tiene como objetivo crear una comunidad global dinámica de personas excepcionales (menores de 40 años) con la visión, el coraje y la influencia para impulsar un cambio positivo en el mundo.

Global Shapers Community

En 2011, fundó Global Shapers Community, una red global de comunidades locales, o «hubs», de jóvenes de 20 a 30 años que son excepcionales en su potencial, logros e impulso para hacer una contribución a sus comunidades. A la fecha 9 de junio de 2020, ya había 421 Hubs con 9,731 Shapers en todo el mundo.

Pensamiento económico de Klaus Schwab

En su libro de 1971 Gestión empresarial moderna en ingeniería mecánica, Klaus Schwab esbozó la que sería una de sus principales preocupaciones a lo largo de su carrera y por la que es reconocido en los debates y espacios de análisis de pensamiento económico. Esta preocupación o perspectiva es la de la economía de las partes interesadas. La economía de las partes interesadas, en contraste con la economía de los accionistas, busca que los beneficios obtenidos del desarrollo económico sean compartidos en una mayor medida por el conjunto de la sociedad en lugar de que estos beneficios vayan principalmente a los accionistas de las corporaciones. Esta perspectiva ha suscitado numerosos debates en los que se ha llegado a contemplar la necesidad de una reforma del capitalismo de manera que cumpla una mayor función social y las empresas sean parte activa en los procesos para superar las desigualdades sociales.

La Cuarta Revolución Industrial

Klaus Schwab está convencido de que estamos en medio de una revolución que está cambiando fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros, lo que explora en su libro, La cuarta revolución industrial. Por esto Schwab es reconocido como el artífice del concepto de Cuarta Revolución Industrial.

Las revoluciones industriales anteriores liberaron a la humanidad de la fuerza animal, hicieron posible la producción en masa y llevaron las capacidades digitales a miles de millones de personas. Esta Cuarta Revolución Industrial es, sin embargo, fundamentalmente diferente, según Schwab. Se caracteriza por una gama de nuevas tecnologías que están fusionando los mundos físico, digital y biológico, impactando todas las disciplinas, economías e industrias, e incluso desafiando ideas sobre lo que significa ser humano. En este sentido podemos hablar de aspectos como el Internet de las cosas, la biotecnología y los nuevos modos de producción que tienden a una mayor robotización e integración de conocimientos de distintas ramas con la tecnología como aspectos fundamentales de esta revolución.

Los cambios e interrupciones resultantes significan que vivimos en una época de grandes promesas y grandes peligros. El mundo tiene el potencial de conectar a miles de millones de personas más a las redes digitales, mejorar drásticamente la eficiencia de las organizaciones e incluso administrar los activos de manera que puedan ayudar a regenerar el entorno natural, deshaciendo potencialmente el daño de las revoluciones industriales anteriores.

Sin embargo, Schwab también tiene serias preocupaciones: que las organizaciones no puedan adaptarse; los gobiernos podrían no emplear y regular las nuevas tecnologías para capturar sus beneficios de forma adecuada; el cambio de poder creará importantes problemas de seguridad nuevos; la desigualdad puede crecer; y las sociedades se fragmentan en medio de diversos conflictos causados por las externalidades negativas que esta revolución trae consigo.

Schwab coloca los cambios más recientes en un contexto histórico en su libro, describe las tecnologías clave que impulsan esta revolución, analiza los principales impactos en los gobiernos, las empresas, la sociedad civil y las personas, y sugiere formas de responder. En el centro de su análisis está la convicción de que la Cuarta Revolución Industrial está bajo el control de todos nosotros siempre que podamos aunar esfuerzos para colaborar a través de geografías, sectores y disciplinas para aprovechar las oportunidades que este nuevo paisaje nos presenta.

Reconocimientos de Klaus Schwab a lo largo de su carrera

Debido a sus perspectivas progresistas sobre economía, desarrollo y tecnología, así como por su capacidad para convocar a los grandes líderes globales para discutir temas que son de importancia común en la arena internacional, Klaus Schwab ha recibido numerosos reconocimientos a lo largo de su vida. A continuación detallamos algunos de ellos:

Premio anual 2000 del Instituto Internacional de Educación
Premio anual 2000 y miembro de la Asociación de Política Exterior, EE. UU.
Premio Candlelight 2001 presentado por el Secretario General de la ONU, Kofi Annan
2002 Premio anual de la Fondation pour Geneve
Premio Humanitario Guggenheim 2002
2002 ICCJ – Premio del Consejo Internacional de Cristianos y Judíos
2004 Premio Dan David, Universidad de Tel Aviv
Premio Puente Transatlántico 2005
2006 Premio Liberty de la ciudad de Londres
2006 Medalla UCD Ulysses, University College Dublin, Irlanda
2007 Nominado como una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time
2007 Admisión al Salón de la Fama Empresarial Alemán
2009 Nominado como una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Forbes
Premio Ciudadano Global del Atlantic Council 2010
Premio Reinhard Mohn de Emprendimiento Responsable 2016
Medalla de Progreso 2016, Sociedad para el Progreso, INSEAD
2017 Medalla del Decano de HKS, Harvard Kennedy School
Premio de Economía Global 2018, Instituto de Economía Mundial de Kiel.

Vida personal, intereses y hobbies

Fuera de su trabajo, Schwab tiene una amplia gama de intereses académicos, culturales y de servicio público. Nadador habitual, montañista y entusiasta participante de la maratón de esquí de Engadin. Klaus y su esposa Hilde se casaron en 1971. Tienen dos hijos y dos nietos.

Con información del Foro Económico Mundial.

comentarios

Arriba