Economistas

¿Quién es Dani Rodrik y qué aportes ha hecho a la economía?

Dani Rodrik

Dani Rodrik (nacido el 14 de agosto de 1957) es un economista turco y profesor de la Fundación Ford de Economía Política Internacional en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard.

Rodrik fue el Profesor de Ciencias Sociales en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Nueva Jersey. Ha publicado ampliamente en las áreas de economía internacional, desarrollo económico y economía política. La pregunta sobre qué constituye una buena política económica y por qué algunos gobiernos tienen más éxito que otros para adoptarla ha sido el centro de sus investigaciones. Sus obras incluyen Reglas de economía: los derechos y errores de la ciencia sombría y La paradoja de la globalización: democracia y el futuro de la economía mundial. También es editor jefe conjunto de la revista académica Global Policy.

Biografía

Rodrik es descendiente de una familia de judíos sefardíes.

Después de graduarse de Robert College en Estambul, obtuvo una licenciatura (Summa cum laude) del Harvard College. Luego obtuvo un doctorado en economía, con una tesis titulada Estudios sobre la teoría del bienestar del comercio y la política cambiaria, y un Grado de administración avanzada de la Universidad de Princeton.

También había estado escribiendo para el difunto diario turco Radikal durante el período 2009-2016.

Se unió a la recién creada Asociación de Economía Mundial como miembro del comité ejecutivo en 2011.

Está casado con Pınar Doğan, profesora de política pública en la Harvard Kennedy School. Ella es la hija del general retirado turco Çetin Doğan que fue absuelto de una cadena perpetua agravada por su presunta participación en el supuesto plan de golpe Sledgehammer o golpe del martillo (un intento de golpe militar en Turquía del año 2003).

Como académico, Dani Rodrik está afiliado a la Oficina Nacional de Investigación Económica, el Centro de Investigación de Política Económica (Londres), el Centro de Desarrollo Global, el Instituto de Economía Internacional y el Consejo de Relaciones Exteriores, y es coeditor de The Review of Economics and Statistics. Ha recibido becas de investigación de la Corporación Carnegie, la Fundación Ford y la Fundación Rockefeller. Entre otros honores, Rodrik recibió el Premio Leontief por Avanzar en las Fronteras del Pensamiento Económico en 2002 del Instituto de Desarrollo Global y Medio Ambiente.

El 21 de enero de 2020, el Papa Francisco lo nombró miembro de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales.

La Oficina de prensa del Vaticano señaló respecto a Rodrik y al nombramiento suyo como miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales lo siguiente: «El profesor Dani Rodrik (@rodrikdani), originario de Turquía, ha dedicado su investigación a la «globalización, el crecimiento económico y el desarrollo y la economía política», según su sitio web. El objetivo de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales es «promover el estudio y el progreso de las ciencias sociales, económicas, políticas y jurídicas, ofreciendo a la Iglesia los elementos que puede utilizar en el estudio y el desarrollo de su doctrina social».

El 11 de junio de 2020 la Fundación Princesa de Asturias anunciaba que Dani Rodrik sería galardonado con el Premio Princesa de Asturias en Ciencias Sociales 2020. La declaración de la Fundación Princesa de Asturias al destacar el trabajo de Rodrik señaló lo siguiente: «El profesor Rodrik ha fortalecido el rigor en el análisis de la dinámica de globalización de las relaciones económicas internacionales, aportando conclusiones que contribuyen a mejorar el funcionamiento del sistema económico y a hacerlo mucho más sensible a las necesidades de la sociedad.

De sus trabajos se deduce la necesidad de mejorar el gobierno de la globalización, un tema de gran relevancia en un momento de cuestionamiento del multilateralismo. En una coyuntura en la que el déficit creciente de gobernanza global y la necesidad de generar bienes públicos se hace más evidente (y la actual pandemia lo pone de manifiesto [Pandemia del coronavirus del año 2020]), la obra de Dani Rodrik aporta instrumentos esenciales para el análisis de las relaciones internacionales y el refuerzo de las instituciones multilaterales.«

Trabajo académico de Dani Rodrik

Su libro de 1997 ¿La globalización ha ido demasiado lejos? fue llamado «uno de los libros de economía más importantes de la década» en Bloomberg Businessweek.

En su investigación, Rodrik se centró en tres tensiones entre el mercado global y la estabilidad social. Señalando que la llamada «globalización» tiene el dilema de promover la igualdad internacional al tiempo que expone las fallas entre los estados nacionales con las habilidades y los capitales para tener éxito en los mercados mundiales y aquellos sin esa ventaja, ve el sistema de libre mercado como una amenaza a la estabilidad social y a las normas profundamente domésticas. Según su análisis, hay tres categorías de razones sobre por qué surgen estas tensiones.

Primero, la tensión es causada por la globalización porque las barreras reducidas al comercio y las inversiones extranjeras directas trazan una línea vívida entre las naciones y los grupos que pueden aprovechar tales relaciones transfronterizas y aquellos que no pueden. Rodrik se refiere a la primera categoría de grupos como trabajadores altamente calificados, profesionales y aquellos que son libres de llevar sus recursos a donde tienen más demanda. La segunda categoría incluiría trabajadores no calificados y trabajadores semicualificados, quienes, bajo la globalización, se vuelven más elásticos y fácilmente sustitutivos.

La segunda fuente de tensión se debe a que la globalización genera conflictos dentro y entre las naciones sobre las normas nacionales y las instituciones sociales. La tecnología y la cultura están siendo más estandarizadas en todo el mundo, y las diferentes naciones con diferentes normas y valores tienden a mostrar repulsión hacia esas normas colectivas difundidas internacionalmente en una forma estandarizada.

Por último, surge la tercera amenaza de la globalización porque ha hecho que sea extremadamente difícil para los gobiernos nacionales proporcionar seguridad social a los ciudadanos.

Dani Rodrik es colaborador habitual de Project Syndicate desde 1998. También fundó Economics for Inclusive Prosperity (EfIP) con Suresh Naidu, Gabriel Zucman y 11 miembros fundadores adicionales en febrero de 2019.

El trilema de la globalización

El jueves 2 de mayo de 2013, el profesor visitante Dani Rodrik dio una conferencia pública titulada ‘La paradoja de la globalización’ a estudiantes y profesores de toda la Universidad de Oxford. Esta paradoja se ilustra en lo que él llama el «Trilema de la globalización»: los países no pueden tener soberanía nacional, hiperglobalización y democracia; sólo pueden elegir dos de los tres.

Para muchos economistas, dijo, «un mercado es un mercado, es un mercado». Sin embargo, esto no siempre cuenta la historia completa. Al exponer una serie de experimentos mentales basados ​​en la competencia entre dos empresas, el profesor Rodrik demostró que los mercados transnacionales crean una gran cantidad de posibilidades interesantes para el comercio, pero también pueden socavar las normas, regulaciones y prácticas institucionales aceptadas.

El profesor Rodrik sugirió tres posibles respuestas a este desafío:

Ignorar el problema e impulsar una globalización más profunda, a costa de generar externalidades transfronterizas.
Armonizar las reglas comerciales en todos los ámbitos, a costa de imponer reglas mal ajustadas a todos.
Restrinjir la globalización, a costa de renunciar a algunas ganancias del comercio.

Para abordar este enigma, el profesor Rodrik propuso un compromiso que él llama ‘globalización que mejora la democracia’. A diferencia de la hiperglobalización, que justifica todas las reglas que restringen la democracia en nombre del libre comercio, la globalización potenciadora de la democracia, en su opinión, no socavaría la legitimidad de las instituciones democráticas de los países. En cambio, implicaría el uso de procesos democráticos para abrir mercados y armonizar las reglas comerciales.

Expuso dos ejemplos de unión federal e integración regional para ilustrar el Trilema de la globalización: la Unión Europea y los Estados Unidos.

La Unión Europea es esencialmente un experimento de globalización a escala regional. Su integración incompleta se ha vuelto dolorosamente evidente durante la crisis del euro. El Banco Central Europeo es el prestamista de último recurso, que requiere alguna forma de unión bancaria. Si se necesita una unión bancaria, entonces también se necesita la unión fiscal, y la unión fiscal no puede funcionar sin la unión política, lo que significa renunciar a la soberanía.

Por el contrario, los EE. UU. tienen una unión monetaria en pleno funcionamiento porque todo el comercio bancario y transfronterizo está regulado por el gobierno federal, y los residentes de cada estado tienen representación en Washington, DC. Esto no es cierto para la zona euro, donde los residentes comunes a menudo no sienten que tienen voz en las decisiones económicas y políticas de gran importancia que se toman sobre el futuro de sus países.

El profesor Rodrik cree que esta ruptura parcial en Continente Europeo probablemente se deba a la tensión del alto desempleo en los países del sur de Europa. Las democracias simplemente no pueden sostener este tipo de situación por mucho tiempo. Explicó que los sindicatos federales verdaderos tardan mucho en construirse, y la UE no tiene ni tiempo ni un entorno estable. Al final, algunos países europeos pueden optar por la democracia y la soberanía nacional evitando una integración cada vez más transfronteriza, tal como lo predice su Trilema.

Sobre la necesidad de redefinir el contrato social en las sociedades capitalistas

El 11 de junio de 2020, en medio de la pandemia global del coronavirus, el profesor Dani Rodrik expuso el caso de la necesidad de reforma global del capitalismo, algo que desde otras orillas y con otras perspectivas ya han expuesto pensadores como Thomas Piketty y Naomi Klein.

Dentro de las opciones que Rodrik presentó para definir el nuevo contrato social de la globalización se identifican las siguientes: «[…] Pero la inseguridad económica y la desigualdad de hoy son problemas estructurales. Las tendencias seculares en tecnología y globalización están vaciando la mitad de la distribución del empleo. El resultado son más trabajos malos que no ofrecen estabilidad, salarios suficientes y ascenso profesional, y mercados laborales permanentemente deprimidos fuera de los principales centros metropolitanos.

Abordar estos problemas requiere una estrategia diferente que aborde la creación de buenos empleos directamente. La responsabilidad debería recaer en las empresas para internalizar las repercusiones (externalidades negativas) económicas y sociales que causan. Por lo tanto, el sector productivo debe estar en el corazón de la nueva estrategia.

Dicho sin rodeos, debemos cambiar lo que producimos, cómo lo producimos y quién tiene voz en estas decisiones. Esto requiere no solo nuevas políticas, sino también la reconfiguración de las existentes.

Las políticas activas del mercado laboral diseñadas para aumentar las habilidades y la empleabilidad deben ampliarse a asociaciones con empresas y dirigirse explícitamente a la creación de buenos empleos. Las políticas industriales y regionales que actualmente se centran en incentivos fiscales y subsidios a la inversión deben reemplazarse por servicios y servicios comerciales personalizados para facilitar la creación de empleo al máximo«.

En general, el alegato de Rodrik pasa por la cooperación público privada en distintas áreas para fortalecer la creación de nuevos empleos de calidad (también sostenibles ambientalmente) en un escenario donde la automatización y el libre flujo de capitales (Inversión extranjera directa) ha llevado a que muchas economías desarrolladas y en desarrollo empleen menos fuerza laboral local, con la consecuencia de muchas personas que pierden sus empleos a causa de esto. La buena gobernanza público- privada y el reconocimiento de los trabajadores como actores esenciales en el proceso de crecimiento económico en un escenario de responsabilidad ambiental garantizarían para Rodrik un ambiente más propicio para el desarrollo económico.

Libros y trabajos más reconocidos de Dani Rodrik

(2017) Charla directa sobre el comercio: Ideas para una economía sana. Princeton University Press.

(2015) Reglas de la economía: los derechos y errores de la ciencia sombría. Norton & Company, Inc.

(2011) La paradoja de la globalización. Norton & Company, Inc.

(2007) Una economía, muchas recetas. Princeton University Press. McMillan, Margaret; Cuerno, Karen;

(2004) «Cuando la reforma económica va mal: anacardos en Mozambique». Brookings Trade Forum 2003: 97–165.

(2003) En busca de la prosperidad: narrativas analíticas sobre el crecimiento económico. Princeton University Press.

«La gobernanza global del comercio como si el desarrollo realmente importara» PNUD

La nueva economía global y los países en desarrollo: hacer que la apertura funcione. Consejo de Desarrollo de Ultramar.

¿La globalización ha ido demasiado lejos? Instituto de Economía Internacional.

Repensar la globalización

Dani Rodrik expuso en el 2017 una serie de ideas sobre la reforma de las reglas que actualmente definen a la globalización. El siguiente vídeo es un aparte de su exposición sobre este tema:

Con información de Wikipedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top