Análisis

La Tasa de Cambio en Colombia ¿Una oportunidad o una maldición?

Tasa de Cambio en Colombia

El dólar se mantiene a precios históricamente altos en Colombia. Si revisamos la TRM (Tasa Representativa del Mercado) podemos observar que la actual tasa de cambio para el dólar estadounidense es de 3421,35 pesos.

La reciente revaluación de la moneda norteamericana viene dada por diversos factores, uno de los más importantes es la desaceleración económica global y la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Frente a este escenario los inversionistas buscan activos refugios. Y como siempre ¿Qué moneda es más segura que el dólar estadounidense?

Así las cosas, el dólar tiende a subir fuertemente, generando agitación entre los importadores y alivio para los exportadores colombianos. Pero en términos generales ¿Cuál es el estado de la economía colombiana ante esta coyuntura de guerra comercial y dólar revaluado?

Esta mañana una nota publicada en el diario colombiano el Espectador, en la que se detallaba una entrevista el ministro de comercio, José Manuel Restrepo, destacaba varios factores que deben tenerse en cuenta al momento de hacer una evaluación de la actual coyuntura. Si bien la tasa de cambio está por las nubes, este no es un escenario necesariamente malo para Colombia. En esta nota brindaremos parte de la perspectiva que dio el ministro de Comercio colombiano, con unas anotaciones críticas sobre lo que le falta a Colombia para aprovechar los eventuales beneficios de un dólar caro.

Y eso ¿Por qué? ¿Por qué no es malo un dólar a casi 3500 pesos?

Bueno, hay razones para ser optimistas. Primero, la guerra comercial entre China y Estados Unidos ha encarecido las exportaciones Chinas hacia Estados Unidos y teniendo en cuenta que Estados Unidos es uno de los principales sociales comerciales del país, es bastante probable que Colombia entre a suplir ciertas partes de manufacturas y materias primas provenientes de China que llegarán a un mayor precio a Estados Unidos.

Del mismo modo, Colombia está abriendo sus puertas al comercio con China, exportando productos agrícolas para los cuales se abre un importante mercado como el aguacate Hass, que es muy demandado en el país asiático y que Colombia ya cultiva en muchas zonas del territorio.

En este contexto, dado que las exportaciones colombianas son pagadas en dólares, la guerra comercial sino-americana favorece a Colombia en ambos mercados, tanto en el chino como en el americano. Sin embargo Colombia debe tener en cuenta que sus exportaciones se basan generalmente en materias primas y productos manufacturados de muy poco valor agregado. En este sentido es necesario que el país tenga una política seria en materia de investigación en ciencia y tecnología de mano con las universidades y el sector privado que puedan proveer al mercado colombiano con innovaciones de alto valor y que hagan frente a las necesidades crecientes del mercado mundial, especialmente en el área tecnológica y con relación a los avances de la Cuarta Revolución Industrial que implican la automatización (Inversión y desarrollo de robótica para la producción de bienes) y el desarrollo de aplicaciones relacionadas con el Internet de las Cosas (IOT) que son básicamente la punta de lanza de los nuevos procesos económicos e industriales.

Promoción del turismo

En el mismo sentido, con un dólar a 3500 pesos, Colombia sale beneficiada con esta coyuntura, ya que más turistas extranjeros llegan al país por ser este un destino económico, exótico y con un clima tropical bastante agradable, especialmente en la región atlántica e insular (que tradicionalmente han sido las más favorecidas por el turismo). Así que Colombia debe tener una estrategia clara y a largo plazo para poder potenciar este sector y parte de esta estrategia debe involucrar la consolidación de la paz en los territorios rurales, el mejoramiento de la seguridad y la lucha efectiva contra elementos como el microtráfico de drogas y las bandas criminales. En este último sentido se hace imperativo luchar con políticas económicas del lado de la demanda. Es decir que se dirijan a reducir el número de consumidores por medio de una política integral de salud pública que le quite a los señores de la droga su mercado y le brinde a los jóvenes adictos oportunidades de integración a la sociedad y una recuperación real de sus adicciones.

Implementando estas políticas, Colombia será un puerto más deseado para los turistas internacionales, generando nuevos empleos y captando recursos para su aprovechamiento fiscal en medio de una coyuntura de dólar fuerte que Colombia está capacitada para aprovechar si se hacen los ajustes necesarios.

¿Y las importaciones?

Del lado de las importaciones Colombia sufre de un importante atraso. Muchos bienes de consumo suntuarios y de uso para el trabajo, así como celulares, computadores, ciertas materias primas para la agricultura entre otras son importadas. Ante el encarecimiento de las importaciones Colombia, dada su incapacidad para desarrollar este tipo de productos, debería buscar la forma de realizar acuerdos comerciales con los países que exportan a Colombia, ofreciendo una disminución de impuestos a estos productos, de modo que los consumidores se beneficien, pero al mismo tiempo, pidiendo que los mercados de estos países que exportan hacia Colombia se abran a la llegada de productos colombianos, especialmente si estos son de valor agregado.

De esta manera el país puede sortear los choques de la tasa de cambio, evitando que esta tenga un impacto negativo sobre la inflación y el costo de vida de los ciudadanos.

Conclusiones

En este escenario de volatilidad internacional, Colombia como economía emergente debe saber aprovechar las oportunidades que tiene a mano para ser una economía más competitiva. Si bien las políticas fiscales necesitan ser ajustadas (impuestos y gastos) en ciertos sectores tales como reducción de impuestos a importaciones clave para ciertos sectores productivos, también se deben generar los incentivos y el ambiente adecuado para que Colombia pueda asegurar su lugar en la economía internacional como un destino estable y propicio para las inversiones de largo plazo.

También te puede interesar:

¿Por qué Trump jamás podrá ganar la guerra de divisas?

No habrá ganadores en una guerra de divisas

En este contexto, una política mucho más audaz en materia de seguridad es imperante, sobre todo si queremos explotar los beneficios de ser un país tropical que lleva años preparándose para sacarle jugo al turismo, y más a estas alturas con un dólar que hace que este trabajo sea más fácil.

Con información del diario colombiano El Espectador.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top