Política

Venezuela, su crisis económica explicada

Hugo Chávez y Nicolás Maduro, los dos últimos presidentes de Venezuela.
Hugo Chávez y Nicolás Maduro, los dos últimos presidentes de Venezuela.

La crisis económica de Venezuela ha llegado a un punto en el que ya no solo sorprende a los mismos analistas políticos y económicos, si no a todo el mundo y a todos los analistas de las distintas disciplinas sociales. ¿Cómo puede un régimen político como el venezolano sostenerse en el poder y no ser derrocado, cuando todo el mundo ve las consecuencias de su crisis y sus malos manejos? ¿Cómo ha sido la oposición venezolana incapaz de articular una estrategia política y economía creíble que sea la alternativa a tan profunda crisis?

Para entender este fenómeno debemos remontarnos a la historia. Y cuando hablo de historia no me refiero a la llegada de Hugo Chávez al poder, necesitamos ir mucho más atrás en el tiempo.

Algo de historia

El 12 de abril de 1875 se descubrió el primer yacimiento petrolero en Venezuela, dando lugar al primer pozo petrolero que se llamó Eureka. Con la llegada y la globalización de los desarrollos de la Segunda Revolución industrial, el petróleo comenzó a ser un producto más usado para el abastecimiento de los vehículos automotores, las industrias y los productos de consumo masivo.

Tras la Segunda Guerra Mundial llegó una época conocida como la edad de oro del capitalismo, en la que el consumo del petróleo se convirtió en algo absolutamente necesario para el funcionamiento de cualquier economía.

Llegada de la OPEP

En 1973, Israel resulta vencedor en la Guerra del Yom Kippur, derrotando a los países árabes (Egipto y Siria) que intentaron recuperar territorios perdidos en 1967, pero Israel pudo defenderse y mantener su posición territorial. Como resultado la Organización de países exportadores de Petróleo, liderados por Arabia Saudí, deciden imponer un embargo mundial a los países que respaldaban a Israel, es decir decidieron no vender más petróleo a Estados Unidos, llevando a encarecer dramáticamente el precio del barril del petróleo. Desde ese momento, el petróleo se convirtió en el oro negro de la economía y llevó a muchas naciones petroleras a un desarrollo sin precedentes, entre estos países encontramos a Catar, Arabia Saudí, Noruega, y los Emiratos Árabes Unidos.

Presidencia de Carlos Andrés Pérez

Durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez (1989- 1993), Venezuela se convirtió en una economía boyante, llegando a ser uno de los miembros más respetados de la OPEP. Los venezolanos disfrutaron de niveles altos de vida y las familias acomodadas de Caracas vivían constantemente entre la capital de su país y Miami. En su primera presidencia (1974- 1979) Pérez nacionaliza la industria de petróleos venezolana, dando origen a Petróleos de Venezuela S.A. PDVSA. Pérez también impulso una política de sustitución de importaciones buscando proteger la producción nacional, pero lo resultante fue la pérdida de competitividad de muchas empresas. Venezuela pronto empezó a depender del petróleo como fuente de sostenimiento de sus finanzas públicas y desarrollo nacional.

Llegada de Hugo Chávez

Los mandatarios venezolanos que vivieron el boom petrolero que se vivió desde la guerra del Yom Kippur en adelante fueron incapaces de generar políticas efectivas de desarrollo nacional. La corrupción y el incipiente desarrollo económico, así como la falta de inversión social llevó a un enorme descontento en las clases populares que vieron en la figura de Hugo Chávez, un militar populista que denunciaba a los partidos corruptos y era una figura externa a la clase política tradicional, la salvación y la respuesta a el constante abandono por parte de la élite. Hugo Chávez asume la presidencia de Venezuela en 1999 y lanzaría un programa ambicioso de reformas políticas y económicas que transformarían por completo a Venezuela (para mal).

Guerra de Iraq

Tras la invasión estadounidense de 2003 en territorio iraquí, la cual termina con el derrocamiento de Sadam Hussein, los analistas de mercado tenían previsiones de un descenso en el precio del petróleo, pero el hecho de que la guerra en Afganistán así como la guerra en Iraq se prolongaran en el tiempo llevó a que los precios del petróleo se incrementaran. Con un barril de petróleo a 100 dólares, Hugo Chávez aprovechó para llevar a cabo importantes programas sociales que redujeron el nivel de pobreza durante un tiempo, se nacionalizaron muchas empresas privadas y se expropiaron gran cantidad de negocios.

Las políticas de Hugo Chávez

Al nacionalizar las empresas, estas se volvieron más ineficientes con el tiempo. PDVSA aumentó en gran medida su nómina, pero se perdieron empleos en otras industrias. El precio del petróleo, sin embargo, le permitió a Chávez aumentar en gran medida el gasto público y ganarse el apoyo popular, ganando más de 20 elecciones consecutivas y transformando la constitución para que sirviera a sus propios intereses.

A pesar de que en teoría la economía se volvió «socialista», nunca se pasó a una economía planificada de manera sistemática como ocurrió en China, donde el Estado supo impulsar el desarrollo nacional a través de planes quinquenales. El gran gasto público, la ineficiente acción del sector privado (cómo consecuencia de la llegada masiva de dólares por cuenta del petróleo, las empresas venezolanas eran incapaces de competir en la economía internacional), la mala administración de las empresas que el estado había nacionalizado y la corrupción rampante que se gestó durante el régimen venezolano llevaron a que la economía venezolana llegara a un estado de alta vulnerabilidad.

2008 y la Gran Recesión

A partir de 2007 fue claro que muchos inversores internacionales habían comprado bonos y activos tóxicos sin valor, llevando a una burbuja inmobiliaria que mantenía a la economía mundial en un estado de euforia. Al descubrirse este fenómeno, los inversores vendieron rápidamente sus activos, lo cual llevó a una recesión y caída de las economías desarrolladas. El G20 tuvo que idear un plan de acción para la recuperación, pero esta se produjo muy lentamente en el mundo desarrollado. Economías como las de Grecia y España colapsaron, teniendo que solicitar rescates del Fondo Monetario Internacional.

Como consecuencia de la crisis, las cadenas de suministros globales se desaceleraron, estancando la economía mundial y disminuyendo la demanda del petróleo. El precio del petróleo se vino abajo en las bolsas de valores y la economía venezolana, que había confiado su desarrollo en esta materia prima, se vino abajo en caída libre.

La revolución bolivariana

Dentro de las múltiples políticas implementadas por Hugo Chávez hay un programa que tiene especial importancia: La revolución bolivariana. Esta fue un instrumento ideológico que le permitió al gobierno de Chávez transformar las estructuras políticas del país, llevando a Venezuela hacia el autoritarismo y al control del poder por un partido único, el Partido Socialista de Venezuela.

Cuando llegó la crisis de 2008, el Partido Socialista ya dominaba las esferas de poder, por lo cual Venezuela fue incapaz de encontrar alternativas políticas y económicas para salir de la crisis que llegaría como consecuencia de la caída de los precios internacionales del petróleo.

La transformación del Estado en una institución autoritaria hizo imposible su reforma y la toma de medidas para liberalizar la economía y recuperar la confianza de los inversores internacionales. El estado se convirtió en el principal empleador y como consecuencia la corrupción aumentó de forma dramática, acabando los recursos que antes se utilizaban en inversiones sociales.

Millones de venezolanos empezaron a salir de Venezuela desde 2016 como consecuencia de la crisis, la moneda se devaluó como consecuencia de la caída del precio del petróleo y el régimen chavista se aferró cada vez más al poder, impidiendo las reformas y el cambio.

El escenario actual de Venezuela

En el contexto internacional actual Venezuela es el centro de disputas globales entre las grandes potencias: China, Rusia y Estados Unidos. Estos países ven la ubicación estratégica de Venezuela y sus reservas de petróleo, así como otros minerales aun sin explotar como una gran oportunidad económica y política que no pueden perder.

Venezuela ha recibido el apoyo de China y Rusia para sostener su aparato militar, sobre el cual descansa gran parte del poder del actual régimen. Millones de ciudadanos opositores ya han emigrado del país, por lo que los que quedan son los más dependientes del régimen por vía de subsidios o aquellos que están demasiado hambrientos y débiles como para emprender una lucha política para la transformación económica de Venezuela.

En el corto plazo no se vislumbra una salida a la situación económica de Venezuela. Al país le tomaran muchos años para recuperarse económica y políticamente, también necesitará de la asistencia internacional en este proceso. Pero por ahora, para desgracia de los venezolanos, el país es un escenario de lucha que no permite el avance en dirección alguna.

Para entender un poco más la situación actual de Venezuela recomiendo el siguiente artículo de Raúl Gallegos en el New York Times: Lo que necesitamos entender de la dictadura de Nicolás Maduro.

comentarios

Arriba