Análisis

¿Qué es la Política Fiscal? » Concepto de economía

La política fiscal como medio para impulsar el crecimiento

La política fiscal se refiere al uso del gasto del gobierno y a las políticas de impuestos para influenciar las condiciones económicas, incluyendo la demanda de bienes y servicios, empleo, inflación y crecimiento económico.

Las bases de la política fiscal

La política fiscal es ampliamente basada en las ideas del economista británico John Maynard Keynes (1883-1946), quien argumentaba que el gobierno podía estabilizar el ciclo económico y regular la producción de la economía ajustando las políticas de gastos e impuestos. Sus teorías fueron desarrolladas durante La Gran Depresión, la cual desafió el pensamiento clásico y sus presunciones económicas de que los balances económicos (subidas y bajadas) eran autocorrecciones del mercado. Las ideas de Keynes fueron altamente influyentes y se vieron reflejadas en el New Deal en los Estados Unidos, el cual implicó un masivo gasto público en proyectos de infraestructura y programas de bienestar social.

Políticas expansivas

Para ilustra cómo el gobierno puede usar la política fiscal para influenciar la economía, podemos considerar una economía que se encuentra en estado de recesión. El gobierno podría bajar los impuestos para incrementar la demanda agregada. Esto es conocido como una política fiscal expansiva.

La idea detrás de esta perspectiva es que cuando la gente paga menos impuestos, tiene más dinero para gastar e invertir. lo cual impulsa una demanda más alta. Esa demanda lleva a que las empresas contraten más personal, a que se disminuya el desempleo, y a una competencia más feroz por la fuerza laboral. Esto por lo tanto sirve para incrementar los salarios y proveer a los consumidores con más ingresos para gastar e invertir. Se trata de un círculo virtuoso.

Otro ejemplo de política expansiva es que en vez de bajar los impuestos, el gobierno podría buscar las expansión económica incrementando el gasto público. Construyendo más carreteras, por ejemplo, podría incrementar el empleo, empujando la demanda y el crecimiento al alza.

La política fiscal expansiva es frecuentemente caracterizada por el déficit público, cuando los gastos del gobierno exceden su monto frente a los ingresos que se reciben vía impuestos y otras fuentes. En la práctica el déficit resulta de una combinación de recortes de impuestos y un mayor gasto público.

El economista fundador de la política fiscal, John Maynard Keynes, argumentaba que las naciones podían usar las políticas de gastos e impuestos para estabilizar el ciclo económico y regular la producción de bienes y servicios.

De la recesión a la expansión

Los déficits crecientes están entre las quejas comunes que se presentan frente a la política fiscal expansiva, de la cual sus críticos se quejan argumentando que una inundación de gasto deficitario puede pesar de forma negativa sobre el crecimiento y eventualmente llevar a la necesidad de una austeridad no deseadas. Muchos economistas simplemente disputan la efectividad de las políticas fiscales expansivas, argumentando que el gasto del gobierno puede fácilmente llevar a una salida masiva de inversiones del sector privado.

Las políticas expansivas son también populares – y peligrosas en cierto grado – dicen algunos economistas. El estímulo fiscal es políticamente difícil de echar para atrás. Sea que tenga efectos macroeconómicos deseados o no, a los votantes les gustan los impuestos bajos y el gasto público. Eventualmente, la expansión económica se puede salir de las manos – los salarios crecientes pueden levar a la inflación y a burbujas en ciertos sectores productivos que se pueden formar rápidamente. Todo esto puede llevar al gobierno a pensar en reversar el curso y a intentar «contraer» la economía.

Políticas de contracción

Cuando se tiene enfrente una inflación galopante y otros síntomas expansivos dañinos, un gobierno puede perseguir una política fiscal contractiva, quizás incluso hasta el alcance de inducir una breve recesión con el fin de restaurar el orden del ciclo económico. Un gobierno puede hacer esto, reduciendo el gasto público y bajando salarios del sector público o despidiendo empleados de su nómina,

Cuando la expansión – que usualmente lo hace – conduce a defícits, la política fiscal contractiva es caracterizada por un amplio superávit en el presupuesto. Esta política es raramente usada, sin embargo, como herramienta preferida para frenar un crecimiento económico insostenible se encuentra la política monetaria, que consiste en el ajuste de los costos de endeudamiento.

Cuando la política fiscal no expansiva o contractiva, se considera neutral.

Al lado del gasto y la política de impuestos, los gobiernos pueden usar su soberanía para obtener ganancias derivadas de imprimir dinero – y la ventas de bienes como empresas públicas para cambiar los efectos de la política fiscal.

Ejemplos de política fiscal

Un ejemplo de política fiscal expansiva son los recortes de impuestos a las grandes empresas por parte de la administración de Donald Trump en 2018, con el fin de estimular la inversión privada.

Un ejemplo de política fiscal contractiva fue la reforma tributaria que lanzó el gobierno colombiano a principios de 2019 para recaudar más impuestos y reducir el déficit público.

Con información de Investopedia.

9 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top