Análisis

Por qué los americanos ricos pagan menos impuestos que los pobres

ricos impuestos

Hace casi una década, el inversor multimillonario Warren Buffett hizo una reclamación que se volvería famosa. Él dijo que él pagaba una tasa de impuestos más baja que su secretaria, gracias a los muchos huecos en el sistema impositivo y a las deducciones que beneficiaban a los ricos.

Su reclamación impulsó un debate acerca de la justicia del sistema impositivo, el consenso de los expertos era que cualquiera fuera la situación específica de Warren Buffett, los americanos más ricos de hecho no pagan una tasa de impuestos más baja que la clase media. “¿Es esta La norma?”. El medio de comunicación y de verificación Polifact dio entonces su respuesta: ”No”.

Ahora es el momento para una actualización: Es la norma ahora.

Por primera vez desde que se tiene registro, las 400 personas más adinerados de Estados Unidos pagaron en impuesto más bajo durante el año pasado – tanto a nivel federal, estatal y local – que cualquier otro grupo de ingresos, de acuerdo con la nueva información divulgada.

Durante el 2018 la tasa general de impuestos de los 400 hogares más ricos de Estados Unidos fue solamente del 23 por ciento, significando que sus pagos de impuestos combinados eran menores que un cuarto de su ingreso total. Esta tasa general era del 70 por ciento en 1950 y de 47 por ciento en 1980.

Para las familias de clases medias y bajas, el paisaje es bastante diferente. Los ingresos federales por impuestos han caído muy poco para estas familias, pero ellas no se han beneficiado mucho o nada del declive en los impuestos corporativos o grandes propiedades. Y ahora ellos pagan más impuestos por ingresos (con los cuales se financia MediCare y La seguridad social) que el pasado. Sobre todo, sus impuestos han permanecido sin mayores movimientos.

Lea también: ¿Necesita la economía mundial una recesión?

El resultado final es que sobre los últimos 75 años el sistema impositivo de los Estados Unidos se ha convertido radicalmente en algo menos progresivo.

La información publicada aquí proviene del libro más importante en política gubernamental que se ha escrito en mucho tiempo, llamado “El triunfo de la injusticia”, y que será publicado en la próxima semana. Los autores son Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, ambos profesores de la Universidad de California, Berkeley, quienes han hecho un trabajo pionero en impuestos. Saez ha ganado el premio que va para el economista más sobresaliente para personas menores de 40 años, y Zucman recientemente vio su perfil publicado en la revista Bloomberg BusinessWeek como “El detective de la riqueza”.

Ellos han construido una base de datos histórica que rastrea los pagos de impuestos de diferentes hogares desde distintos puntos del espectro de ingresos desde 1913, cuando el impuesto federal al ingreso comenzó. La historia que ellos cuentan es enloquecedora – y todavía energizante. 

“Muchas personas tienen la idea de que nada se puede hacer” Zucman dice. “Nuestro argumento es que No, que esa perspectiva es errónea. Miremos a la historia”. Como él escribe en su libro: “Las sociedades pueden elegir que nivel de progresividad de impuestos quieren”. Cuando  los Estados Unidos elevó sus impuestos sobre los ricos e hizo más rigurosos sus esfuerzos para recolectar estos impuestos, tuvo un enorme éxito al hacer esto.

Y puede tener éxito de nuevo.

Saez y Zucman retratan la historia de los impuestos en América y la lucha entre las personas que quieren más impuestos para los ricos y aquellos que quieren proteger las fortunas de los ricos. La historia comienza en el siglo 17, cuando las colonias del Norte crearon impuestos más progresivos que en Europa. Massachusetts incluso impulso un impuesto a la riqueza, el cual cubría las inversiones financieras, la tierra, los barcos, la joyería, el ganado y mucho más.

Las colonias del sur, por contaste, eran hostiles a los impuestos. Los propietarios de las colonias estaban preocupados de que los impuestos podían minar la esclavitud al erosionar la riqueza de los accionistas, como el historiados Robin Einhorn ha explicado, y por que los impuestos se mantuvieran bajos y su recolección inefectiva. (La hostilidad de la Confederación hacia los impuestos finalmente impidió su capacidad de recolectar dinero y hacer frente a los gastos de la Guerra Civil).

Para mediados del Siglo 20, los abogados de los impuestos altos prevalecieron. Estados Unidos tenía argumentablemente el código de impuestos más progresivo del mundo, con un impuesto a los ingresos más altos del 91 por ciento y una tasa de impuestos corporativos de más del 50 por ciento.

Lea también: Qué es una recesión » Concepto de economía

Pero después de la segunda mitad del siglo 20 fue mayoritariamente la victoria de los impuestos bajos. Las compañías encontraron formas de lograr más deducciones y evadir impuestos. Los políticos cortaron cada impuesto que golpeaba fuertemente a los ricos: impuestos a los ingresos altos, impuestos a las inversiones, impuestos a las propiedades e impuestos corporativos. La justificación para hacer esto era que generalmente la economía se beneficiaba como un todo.

Esta justificación resultó estar equivocada. Los ricos, y solamente los ricos, lo han hecho estupendamente bien durante las últimas décadas. El crecimiento del PIB ha sido decepcionante, y el crecimiento del ingreso de las clases medias ha sido incluso peor.

La economía americana no funciona muy bien cuando las tasas de impuestos sobre los ricos y la desigualdad es alta. Esto fue verdad en el período de la Gran Depresión, y ha sido verdad recientemente. Lo que significa que impuestos más altos a los ricos no significa castigar la generación de riqueza (quienes, de hecho, continúan siendo ricos después de impuestos). Se trata de crear una economía que funcione mejor para la basta mayoría de los ciudadanos.

En su libro, Saez y Zucman esbozan un código moderno de progresividad en los impuestos. El impuesto general en la tasa que paga el 1% más rico podría duplicarse, a casi aproximadamente el 60%. Este incremento podría generar 750.000 millones de dólares al año, un 4 por ciento del PIB, lo suficiente como para pagar la educación preescolar universal, un programa de infraestructura, investigación médica y energía limpia y mucho más. Estos son los tipos de políticas que impulsan el crecimiento económico.

Una parte crucial de la agenda es un impuesto corporativo mínimo universal de al menos el 25%. Una compañía podría tener que pagar el impuesto de sus ganancias en Estados Unidos, incluso si establece sus sedes en Irlanda o Bermuda. Saez y Zucman también son favorables a un impuesto a la riqueza: La versión de este impuesto en el programa presidencial de Eizabeth Warren está basada en el trabajo de estos dos autores. Y ellos buscan la creación de una oficina de protección pública para ayudar al Tesoro a castigar la evasión de impuestos.

Lea también: ¿Qué es la Política Fiscal? » Concepto de economía

Se dice que siempre por parte de los críticos que los ricos siempre encontrarán forma de evadir los impuestos. Eso simplemente no es cierto. La verdad es que ellos siempre encontrarán la forma de evadir algunos impuestos. Pero la historia muestra que los intentos serios y esforzados por recolectar más impuestos generalmente tienen éxito.

Pregúntate a ti miso: Si los esfuerzos por poner a los ricos a pagar impuestos estuviesen condenados al fracaso, ¿por qué hay tantos súper ricos que están luchando tan duro para derrotar estos esfuerzos?

Con información del New York Times. Una columna de Opinión de David Leonhardt

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top