Análisis

Esta habilidad es clave para el futuro económico de Estados Unidos

Habilidad del emprendimiento
Cada vez se hace más importante la necesidad de emprender para fomentar el desarrollo económico. Un enfoque crítico es el emprendimiento de las mujeres.

La guerra comercial abre un nuevo escenario para el empleo

Por medio de nuestro cubrimiento de la guerra comercial de China con Estados Unidos hemos visto cómo China se está acercando rápidamente a ser la primera potencia económica mundial. De hecho si miramos a indicadores como el PIB por paridad del poder adquisitivo, podemos notar que China ya es la primera economía mundial, al ser la que más produce bienes y servicios, la economía que más gasta, construye y desarrolla proyectos operativos de todo tipo. Lo que largamente habían predicho los analistas económicos y políticos es hoy una realidad: China lidera al mundo.

¿Qué puede hacer Estados Unidos?

¿Cómo puede Estados Unidos seguir en la batalla por mantenerse como un poder económico global, no solo siendo la primera economía por PIB nominal o PIB por paridad del poder adquisitivo, sino la primera economía por índice de desarrollo humano?

Para poder responder a estas preguntas tenemos que remitirnos a los hechos. Las evidencias indican que los emprendedores están creando el doble de puestos de trabajo que las grandes compañías, según se deduce de un estudio de EY.

Los emprendedores son los grandes pioneros que traen al mercado nuevos productos, ideas, servicios y tecnologías que sacuden a las industrias establecidas en la medida en que crean nuevas formas, más fáciles, ágiles, económicas, estéticas y confiables de satisfacer las necesidades de los consumidores.

China le apuesta al emprendimiento

Mientras que Estados Unidos sigue teniendo una ventaja competitiva por ser la primera economía por PIB nominal, medido en dólares americanos, China está creando centros de innovación, está fomentando las habilidades empresariales de los jóvenes y le está «respirando en la nuca» a Silicon Valley.

En este escenario Estados Unidos no puede confiar en una política educativa para el trabajo que se centre en el modelo STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas – por sus siglas en inglés). Si bien estas habilidades son cruciales en los procesos de innovación están incompletas si no se agrega la E de emprendimiento a este acrónimo.

Un nuevo currículo escolar

Los currículos escolares necesitan adaptarse porque se están quedando cortos y no están prestando la atención debida a las habilidades como creación de negocios, finanzas personales y liderazgo. Sin este tipo de educación los jóvenes se quedarán con un cúmulo de conocimientos en la cabeza que podrán ser aplicados en la medida en que respondan a instrucciones concretas, pero que no nos traerán las innovaciones del mañana y no darán una ventaja competitiva especial sobre la siguiente generación que desde China se alza para conquistar el mundo.

El papel de las mujeres

Por ejemplo, a pesar del fuerte incremento de mujeres que hoy tienen títulos como maestrías en administración y carreras en ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas, solamente el 20% de las mujeres tienen puestos de liderazgo en estas industrias. Si la tendencia continúa como hasta hoy, faltarán otros dos siglos antes de que las mujeres empiecen a ganar el mismo sueldo que los hombres.

De hecho China ya se ha comprometido con la promoción de una cultura de emprendimiento que busca crear millones de puestos de trabajos, enfatizando en motores del crecimiento como la tecnología y los servicios.

Es en este contexto que Estados Unidos debe apostar por un nuevo modelo educativo. Ya no solo se necesita el modelo STEM , si no un modelo STEEM (Ciencia, Tecnología, Ingenierías, Emprendimiento y Matemáticas), consolidando su ventaja competitiva y aprovechando factores únicos como una cultura que promueve activamente la participación de las mujeres en la fuerza laboral.

La ventaja de una cultura que promueve el emprendimiento femenino

Investigación reciente de La Stern School de Negocios de la Universidad de Nueva York demuestra que mientras las industrias tradicionales tienden a reforzar los prejuicios existentes frente a las mujeres en el trabajo, las actividades de emprendimiento crean oportunidades únicas para superar las falsas creencias, al brindar a las mujeres espacios de liderazgo y gestión al mismo nivel que los hombres.

Entrenamiento necesario

Un reporte de la organización sin ánimo de lucro Girls with Impact reveló que cuando las mujeres se unen a competencias escolares de emprendimiento ellas tienden a ganar. Y esto a pesar de que las mujeres representaban solamente el 22 % de los participantes, ya que conformaban el 51 por ciento de los equipos ganadores.

De esto se desprende que si en Estados Unidos se aplican políticas para animar a las mujeres a crear emprendimientos y negocios, los rendimientos podrían ser cuantiosos, ya que las actitudes de liderazgo, gestión y administración de las mujeres están siendo subestimadas en el mercado laboral del mundo contemporáneo.

Así mismo se ha visto que cuando se da entrenamiento digital en emprendimiento a las mujeres, entre 14 y 18 años, 81 por ciento de ellas expresan mayor disposición y confianza para liderar equipos. Esto es altamente importante, teniendo en cuenta que antes de los cursos, solamente el 47% de ellas expresaban confianza para liderar.

Los peligros de la automatización y de no emprender

A medida que la economía global avanza hacia la automatización y ya no se puede confiar en un puesto de trabajo fijo, se deben poner las miradas en el autoempleo. En 2018 ya se estaba diciendo que para el año 2020 el número de estadounidenses trabajando en negocios propios podría triplicarse. En este mismo escenario se debe poner el hecho de que hoy menos compañías americanas están listadas en los mercados bursátiles, como se desprende de un estudio de Credit Suisse.

Todo lo anterior nos lleva a un futuro donde las personas tienen que hacerse responsables de su estabilidad financiera, dejando de depender de un salario que llega a fin de mes de parte de una gran compañía. Por esto es clave que las personas sepan, a parte de ciencia, tecnología, matemáticas e ingeniería, cómo crear un negocio y hacerlo prosperar. Si se evita una reforma educativa en este apartado, se estarán condenando a los jóvenes americanos a ser empleados de las nuevas empresas chinas, en el mejor de los casos y por muy talentosos que sean. En el peor de los casos su futuro será el desempleo.

Con información de CNBC

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top