Análisis

¿Qué es el índice Gini y cómo se mide la desigualdad?

Índice Gini y desigualdad social

El índice Gini o coeficiente Gini es una medida estadística de la distribución de la riqueza desarrollada por el estadístico italiano Corrado Gini en 1912. Es usada frecuentemente para dar una mirada a la desigualdad económica, midiendo la distribución del ingreso o, menos comúnmente, la distribución de la riqueza dentro de una población. El coeficiente va desde 0 (o 0%) hasta 1 (o 100%), donde 0 representa la igualdad perfecta y 1 representa una desigualdad perfecta. Valores sobre 1 son teóricamente posibles debido a riquezas o ingresos negativos.

Entendiendo el índice Gini

Un país en el cual todos los residentes tienen el mismo montos de ingresos tendría un coeficiente Gini del ingreso igual a 0. Un país en donde un residente gana todos los ingresos, donde todos los demás no ganan nada, tendría un coeficiente del ingreso Gini igual a 1.

El mismo análisis puede ser aplicado a la distribución de la riqueza (El coeficiente Gini de la riqueza), pero dado que la riqueza es más difícil de medir que el ingreso, el coeficiente Gini usualmente se refiere al ingreso y usualmente es denominado como «Coeficiente Gini» o «índice Gini», sin especificar que estos se refieren al ingreso. Los coeficientes Gini de la riqueza tienden a ser mucho más altos que aquellos que se refieren al ingreso.

El coeficiente Gini es una herramienta importante para analizar la riqueza o la distribución del ingreso dentro de un país o región, pero no debería ser tratado como una medida absoluta o la riqueza. Un país de altos ingresos y uno de bajos ingresos pueden tener el mismo coeficiente Gini, en la medida en que los ingresos son distribuidos de manera similar dentro de los ciudadanos de cada país: Por ejemplo, Turquía y Estados Unidos tenían ambos un coeficiente Gini del ingreso de alrededor de 0.39 y 040 en el 2016, de acuerdo a la OCDE, aunque el PIB per cápita en Turquía era menos que la mitad del PIB per cápita de los Estados Unidos (en dólares estadounidenses).

El índice Gini alrededor del mundo

Christoph Lakner del Banco Mundial y Branko Milanovic de la Ciudad Universitaria de Nueva York estimaron que el índice Gini del ingreso a nivel global era de 0.705 en el 2008, abajo del 0.722 en 1988. La cifras varían de manera considerable, sin embargo economistas de Delta, François Bourguignon y Christian Morrisson, estimaron que la cifra fue de 0.657 tanto como para 1980 como para 1992. El trabajo de Bourguignon y Morrisson muestra un sostenido crecimiento de la desigualdad desde 1820, cuando el coeficiente Gini era de 0.500. El trabajo de Lakner y Milanovic muestra un declive de la desigualdad alrededor del comienzo del siglo 21, como también lo explica un libro de 2005 de Bourguignon:

La expansión económica en Latinoamérica, Asia y Europa oriental ha sido responsable en gran medida del reciente declive en la desigualdad del ingreso. Mientras que la desigualdad entre naciones ha caído en décadas recientes, sin embargo, la desigualdad dentro los países se ha incrementado.

Gini dentro de países

Abajo están los coeficientes Gini de cada país para los cuales la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos provee información.

Índice Gini por país

Los colores oscuros indican que un país es más desigual, mientras que los colores claros indican que un país es más igual.

índice Gini por países
Fuente del mapa: Banco Mundial

Algunos de los países más pobres, como la República Centroafricana, tienen uno de los coeficientes Gini más altos del mundo (61.3 o 0.613), mientras que los países más ricos (Dinamarca, por ejemplo) tienen uno de los coeficientes Gini más bajos (28.8). Aún así, la relación entre la desigualdad del ingreso y el PIB per cápita no es una de perfecta correlación, y la relación ha variado con el tiempo. Michail Moatsos de la Universidad de Utrecht y Joery Baten de la Universidad de Tubinga muestran que desde 1820 hasta 1929, la desigualdad creció ligeramente, aún así, el PIB per cápita se incrementó. Desde 1950 hasta 1970, la desigualdad tendía a caer mientras que el PIB crecía sobre cierto umbral. Desde 1980 hasta el 2000 la desigualdad cayó con un PIB per cápita mucho más alto.

Fallos del índice

Aunque es útil para analizar la desigualdad económica, el coeficiente Gini tiene algunos defectos. La exactitud de la métrica es dependiente de información confiable sobre el PIB y el ingreso. Las economías oscuras y la actividad económica informal que están presente en cada país, lo cual hace difícil medir exactamente el ingreso de las personas. La actividad económica informal tiende a representar una porción más grande de la producción económica en los países en vías de desarrollo y las personas que están en estas actividades tienen a tener ingresos más bajos, lo cual hace que la distribución del ingreso baje dentro de los países. En ambos casos eso significa que la medida del índice Gini de los ingresos sobrevalorará la verdadera desigualdad del ingreso. La información exacta sobre la riqueza es incluso más difícil de obtener debido a la alta popularidad de los paraísos fiscales.

Otra falla es que diferentes distribuciones del ingreso pueden resultar en coeficientes Gini idénticos. No muestra tampoco información entre grupos étnicos o variaciones demográficas que tengan en cuenta la raza, la edad. En este sentido, entender la demografía es importante para entender lo que un índice Gini dado representa. Por ejemplo, una gran población jubilada empuja el coeficiente Gini hacia arriba.

También te puede interesar:

Stiglitz, su libro: El precio de la desigualdad.

Quién es Amartya Sen, Biografía y pensamiento económico

Índice Gini en latinoamérica

Según los datos del Banco Mundial, los países más desiguales de latinoamérica son Colombia y Brasil, con índices Gini del ingreso de 49,7 y 53.3 respectivamente. Fuente: Banco Mundial.

Conclusiones

El índice Gini puede ser una medida útil para medir el desarrollo de un país, pero debido a sus fallas debe observarse en relación con otros indicadores como el PIB per cápita y el índice de desarrollo humano, de manera que los líderes políticos, sociales y empresariales, puedan tener herramientas al momento de denunciar la desigualdad y un crecimiento económico que no llega al conjunto de la sociedad, de la misma manera en que puede ser útil para la formulación de políticas públicas que intenten dar solución a los problemas de desigualdad.

Con información de Investopedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top