Análisis

La Escuela económica austríaca ¿Qué es y cuáles son sus ideas?

Escuela austriaca

Si tú tienes la impresión popular que los economistas están hambrientos siempre por los datos, los números y las complejas fórmulas y no con el pensamiento fuera de la caja tradicional de pensamiento, entonces deberías dar una mirada a la escuela austríaca. Así como los monjes que viven en su monasterio, los economistas de esta escuela se dirigen a solucionar los temas complejos – los económicos – al tratar de llevar a cabo “experimentos de pensamiento”.

La escuela austríaca cree que es posible descubrir la verdad simplemente pensando fuertemente. Interesantemente, este grupo tiene una perspectiva única en algunos de los temas económicos más importantes de nuestros tiempos. Sigue leyendo para encontrar cómo la escuela austríaca de economía ha evolucionado y donde se ubica en el mundo del pensamiento económico.

La escuela austríaca: Una visión general

Lo que sabemos hoy es que la escuela austríaca de economía no nació en un solo día. Esta escuela ha pasado por años de evolución en los cuales la sabiduría de una generación fue transmitida a la siguiente. Aunque la escuela ha progresado e incorporado conocimientos de fuentes externas, los principios centrales permanecen invariables. 

Carl Menger, un economista y jurista austríaco, quien escribió Principios de Economía en 1871, es considerado por muchos el fundador de la escuela austríaca. El título del libro de Menger no sugiere nada extraordinario, pero sus contenidos se convirtieron en uno de los pilares de la revolución del marginalismo. Menger explicó en su libro que el valor económico de los bienes y servicios es subjetivo por naturaleza, de manera que lo que es valioso para ti podría no ser valioso para tu vecino. Menger fue más allá, explicando que, con un incremento en el número de bienes, su valor subjetivo para los individuos disminuye. Sobre esta perspectiva de la valoración de las cosas yace el concepto que es denominado Utilidad marginal decreciente.

Después, Ludwing von Mises, otro gran pensador de la escuela austríaca, aplicó la teoría de la utilidad marginal al dinero en su libro La Teoría del Dinero y el Crédito (de 1912). La teoría de la utilidad marginal decreciente del dinero puede de hecho ayudarnos a encontrar una respuesta a una de las preguntas básicas de la economía: ¿Cuánto dinero es demasiado? Aquí también, la respuesta podría ser subjetiva. Un dólar extra en las manos de un millonario difícilmente podría hacer una diferencia, aunque el mismo dólar sería muy valioso en las manos de una persona pobre.

Aparte de Carl Menher y Ludwing von Mises, la escuela austríaca también incluye a otros grandes economistas como Eugen von Bohm-Bawerk, Friedrich Hayek, y muchos otros. Hoy, la escuela austríaca no está confinada a Viena; su influencia se expande alrededor del mundo entero.

Con los años, los principios básicos de la escuela económica austríaca han dado origen a valiosas perspectivas dentro de numerosos temas económicos como la ley de la oferta y la demanda, la causa de la inflación, la teoría de la creación del dinero y la operación de las tasas de las divisas extranjeras. En cada uno de estos temas, las perspectivas de la Escuela Austríaca tienden a diferir de otras escuelas de pensamiento económico.

En las siguientes secciones, tú puedes explorar algunas de las principales ideas de la escuela austríaca y su diferencia con otras escuelas de pensamiento económico.

Pensando en tu propia metodología

La escuela austríaca usa la lógica del pensamiento a priori – algo que una persona puede pensar por sí mismo sin depender del mundo externo – para descubrir leyes económicas de aplicación universal, donde otras escuelas de economía, como la escuela neoclásica, los neokeynesianos y otros, usan la información y los modelos matemáticos para probar sus argumentos de forma objetiva. En este aspecto., la escuela económica austríaca puede ser específicamente más contrastada con la Escuela Histórica Alemana que rechaza la aplicación universal de cualquier teorema económico.

Determinación de los precios

La escuela austríaca sostiene que los precios son determinados por factores subjetivos como una preferencia individual por comprar o no comprar determinado bien, donde la escuela económica clásica sostiene que los costos objetivos de la producción determinan el precio y la escuela económica neoliberal sostiene que los precios son determinados por el equilibrio entre la demanda y la oferta.

La escuela austríaca rechaza tanto la perspectiva clásica como la perspectiva neoliberal al decir que los costos de producción son también determinados por factores subjetivos basados en el valor de los usos alternativos de recursos escasos, y que el equilibrio entre la oferta y la demanda está también determinado por las preferencias subjetivas.  

Los bienes de capital 

Una perspectiva central de la escuela austríaca es que los bienes de capital no son homogéneos. En otras palabras, los martillos, clavos, madera, ladrillos y máquinas son todos diferentes y no se pueden sustituir el uno por el otro perfectamente. Esto parece obvio, pero tiene implicaciones reales en los modelos económicos agregados. El capital es heterogéneo. 

El tratamiento keynesiano del capital ignora esto. La producción es una función matemática tanto en las fórmulas macroeconómicas y microeconómicas, pero es derivada de la multiplicación del trabajo por el capital. Por lo tanto, en un modelo económico keynesiano, producir $10.000 dólares en clavos es lo mismo que producir un tractor de $10.000 dólares. La escuela austríaca argumenta que crear los bienes de capital erróneos lleva un desperdicio de dinero y requiere (algunas veces) de dolorosos ajustes.

El efecto de la inflación

La escuela económica austríaca cree que un incremento en la oferta de dinero que no es apoyado por un incremento en la producción de bienes y servicios lleva a un incremento en los precios, pero los precios de todos los bienes no suben de manera simultánea. Los precios de algunos bienes pueden subir mucho más rápido que otros, llevando a una gran disparidad en los precios relativos de bienes. Por ejemplo, Peter el plomero podría descubrir que él está ganando los mismos dólares por su trabajo, aún así él tiene que pagarle más a Paul el Panadero cuando compra la misma lonja de pan.

Los cambios en los precios relativos podrían hacer a Paul rico a costa de Peter. Pero ¿Por qué sucede de este modo? Si los precios de todos los bienes y servicios se incrementaran simultáneamente, difícilmente hubiese importado. Pero los precios de estos bienes por medio de los cuales el dinero es insertado dentro del sistema se ajustan antes que otros precios. Por ejemplo, si el gobierno está inyectando dinero para comprar maíz, los precios del maíz se podrían incrementar antes que los otros bienes, dejando detrás una estela de distorsión de los precios.

Los ciclos económicos

La escuela austríaca sostiene que los ciclos económicos son causados por la distorsión en las tasas de interés debido a los intentos del gobierno por controlar el dinero. La mala colocación de dinero ocurre si las tasas de interés se mantienen artificialmente bajas o altas por medio de la intervención del gobierno. Esto lleva a que finalmente la economía termine en una recesión.

¿Por qué tiene que haber una recesión? La fuerza de trabajo y la inversión empleadas en industrias inapropiadas (Tales como la construcción y la remodelación durante la crisis financiera de 2008) necesitaba ser reorientada hacia bienes que de hecho fuesen reales. Este ajuste de la economía en el corto plazo causa que la inversión real caiga y que el desempleo aumente.

El gobierno o el banco central podrían intentar evitar esta recesión, o mitigarla, bajando las tasas de interés o animando a la industria que ha decaído. Los teóricos de la economía austríaca creen que esto solamente causaría una mal inversión mayor y haría que la recesión fuera incluso mucho peor cuando toque su punto más álgido.

La creación de mercados.

La escuela austríaca ve el mecanismo de mercado como un proceso y no como una consecuencia de un diseño. La gente crea mercados con la intención de mejorar sus vidas, no por una decisión consciente. De manera que, si tú dejas un puñado de aficionados en una isla desierta, tarde o temprano sus interacciones podrían llevar a la creación de un mecanismo de mercado. 

Conclusión

La teoría económica de la escuela austríaca está basada en la lógica verbal, la cual provee alivio frente a la confusión creada por las fórmulas de la economía tradicional. Hay considerables diferencias con otras escuelas, pero al proveer una única perspectiva en algunos de los temas económicos más complejos, la escuela austríaca se ha ganado un lugar permanente en el mundo complejo de la teoría económica.

Con información de Investopedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top