Análisis

El golpe de China a sus compañías tecnológicas continúa. El turno de Tencent

tencent

Las acciones de las compañías tecnológicas chinas mientras que Beijing continúa su campaña de control y regulación sobre las mismas. Este viernes el ETF CQQQ, que sigue las acciones de empresas tecnológicas del gigante asiático vio una caída de más del 5%, luego de que el gobierno iniciara acciones para buscar una mayor regulación de Didi, el Uber de China.

Este sábado el turno ha sido para Tencent, ya que el regulador antimonopolio de China ha ordenado a la compañía renunciar a sus derechos exclusivos de música e impuso una multa a la compañía por comportamientos anticompetitivos, en medio de la última campaña contra los gigantes de internet en casa.

La Administración estatal para la regulación del mercado (SAMR por sus siglas en inglés) dijo este sábado ue impuso una multa de 500.000 yuanes ( unos 77.141 dólares ) a la compañía, citando supuestas violaciones en la adquisición de la empresa China Music en 2016.

Siguiendo la adquisición, Tencent posee más del 80% de los recursos de librerías musicales, lo que le da a la compañía una ventaja sobre sus competidores, ya que ahora es más capaz de alcanzar más acuerdos exclusivos de derechos de autor con muchos artistas, según dijo la oficina regulatoria.

El órgano regulatorio ha ordenado a Tencent y a sus afiliados renunciar a los derechos exclusivos de música en un plazo de treinta días, y finalizar los requerimientos a los tenedores de derechos de autor de conceder a la compañía un mejor trato que el que le dan a los competidores de Tencent.

Tencent tendrá que reportar a la oficina regulatoria sobre su progreso cada año durante tres años, según la declaración, y el órgano regulatorio supervisará estrictamente su implementación de acuerdo a la ley.

En respuesta, Tencent dijo en una declaración que “cumplirá con todos los requerimientos regulatorios, cumpliendo con todos nuestras responsabilidades sociales y contribuyendo a una competencia saludable en el mercado”.

Tencent trabajará con sus afiliados, incluyendo Tencent Music Entertainment, para hacer que estos cambios aseguren el pleno cumplimiento, dijo la empresa en una declaración.

Análisis

Y mientras que se espera que el desempeño de las acciones tecnológicas chinas continúe a la baja en las próximas semanas e incluso meses, todas estas regulaciones podrían brindarle una mayor ventaja tecnológica a China, en la medida en que se impulsa el desarrollo de nuevas compañías tecnológicas, se eliminan las barreras de entrada al mercado que únicamente favorecen a los gigantes tecnológicos y se promueve una mayor competitividad. Por otra parte, en Estados Unidos las cosas funcionan de manera muy diferente, los gigantes tecnológicos han disfrutado durante mucho tiempo de un gran poder de mercado y todo indica que continuarán haciéndolo en los próximos años.

En este sentido, mientras China favorece el emprendimiento y la competencia de las pequeñas y medianas empresas con poco poder de mercado, Estados Unidos favorece a las grandes compañías, muchas de las cuales han logrado constituir enorme poder de mercado mediante el establecimiento de oligopolios, y en algunos casos llegando a convertirse en monopolios.

En términos de mercado, esto significa que a corto plazo veremos un desplazamiento de la inversión internacional hacia las grandes compañías tecnológicas estadounidenses, mientras los inversionistas tratan de refugiarse frente a la campaña regulatoria emprendida por el gobierno de China. En el largo plazo, podremos esperar una mayor competitividad dentro del mercado tecnológico chino, en la medida en que las regulaciones contra los monopolios empiecen a tener efecto y las pequeñas y medianas compañías puedan llegar al mercado con productos más innovadores que obliguen a las grandes compañías a participar en el mercado con muchas mejores ofertas de productos y servicios.

El golpe de China a los grandes gigantes de internet

La última campaña de los reguladores llega en la medida en que Beijing continúa frenando el poder de sus empresas tecnológicas nacionales, las cuales han crecido hasta llegar a convertirse en algunas de las compañías más valiosas del mundo.

Los negocios de Tencent incluyen WeChat, la aplicación más popular de China de mensajería, servicios de música y tecnología financiera. Tencent, que está listada en la bolsa de Hong Kong, tiene una capitalización de mercado de unos 656 millones de dólares.

El golpe de China a las compañías tecnológicas ha tenido en cuenta las prácticas anticompetitivas, la seguridad de la información de los usuarios, así como el creciente escrutinio de las compañías chinas que están listadas en las bolsas de valores de los Estados Unidos.

Precisamente este mes, los reguladores chinos lanzaron una investigación de ciberseguridad en el servicio de contratación de vehículos para pasajeros Didi, días después de una oferta pública inicial masiva en el mercado estadounidense. El año pasado, Beijing también impuso una multa por comportamiento monopolístico a Alibaba y suspendió la oferta pública inicial del grupo Ant, propiedad del gigante Alibaba.

En abril, la oficina regulatoria de China, convocó a 34 compañías incluyendo a Tencent y ByteDance, y les ordenó conducir autoinspecciones para revisar si estaban cumpliendo con las leyes antimonopolio.

China se toma en serio su crecimiento a largo plazo

Y mientas China continúa con esta campaña de represión contra las grandes compañías tecnológicas, si entendemos el contraste con lo que ha pasado en los Estados Unidos, podemos comprender mejor las razones del gobierno chino para todas estas medidas.

En su libro “Capitalismo progresista”, el economista Joseph Stiglitz nos recuerda como el enorme poder de las grandes compañías tecnológicas como Google, Facebook y Microsoft, ha impedido que se presten mejores servicios a los usuarios, el surgimiento de nuevas compañías tecnológicas, y un aumento mayor en el producto interno bruto nacional. Mientras que las compañías tecnológicas americanas listadas en la bolsa de valores han visto crecimientos excepcionales año tras año desde el fin de la Gran Recesión en el 2011, el crecimiento del PIB nacional y de los salarios medios de los ciudadanos ha experimentado ascensos lentos. Las grandes compañías se llevan una gran parte de la riqueza nacional, al tiempo que el crecimiento económico es lento. China ha estado observando esto con mucha atención y quiere evitar lo mismo pase dentro de sus fronteras, sin importar cuanto tengan que perder los inversionistas y las grandes compañías mientras que todas estas medidas se implementan.

Con información de CNBC. Análisis de Muy Financiero.

comentarios

Arriba