Desarrollo social

El impacto económico del matrimonio de parejas del mismo sexo

Matrimonio de parejas del mismo sexo
Matrimonio de Christie Caruso y Sarah West en Estados Unidos

Alrededor del matrimonio de las parejas del mismo sexo existen muchas objeciones, tanto de tipo religioso como cultural. Pero cuando la Suprema Corte de los Estados Unidos legalizó el matrimonio igualitario en el 2015 por medio del fallo Obergefell vs Hodges, hubo un gran cambio en la mentalidad americana. Desde entonces se han venido estudiando los impactos sociales, culturales, religiosos y económicos de esta decisión.

Una nueva realidad

En un reportaje del 26 de junio de 2019, el portal de noticias catarí Al Jazeera señala como la legalización del matrimonio de parejas del mismo sexo ha transformado el panorama económico y cómo ha impactado en la vida de Christie Caruso y Sarah West, una pareja de mujeres que decidieron casarse recientemente.

Caruso, una directora de eventos y West, una consejera escolar, presupuestaron que su boda costaría 40.000 dólares. Ambas son de ascendencia italiana y tienen grandes familias en las que la cultura del matrimonio es muy importante, por lo que su boda tenía que ser algo grande y espléndido. La pareja se casó el 1 de Julio de 2017 en Connecticut. Para ellas la boda significó mucho más que una ceremonia dulce y una gran fiesta: se trataba de la aceptación de su amor como pareja del mismo sexo.

Las cifras

Para la economía estadounidense la legalización del matrimonio de parejas del mismo sexo ha traído grandes beneficios. En los 50 estados donde fue legalizado, las tasas de casamiento han subido altamente. En el 2017, 10.2 por ciento de americanos LGTB estaban casados con un compañero del mismo sexo, una cifra por encima del 9.6 por ciento de quienes estaban casados el año anterior.

Alrededor del mundo 24 países han legalizado el matrimonio de parejas del mismo sexo, según un estudio del Worl Population Review. El país que recientemente se movió en esa dirección fue Taiwan, por lo que se espera que esa decisión impulse el turismo hacia ese país y los gastos de parejas del mismo sexo en sus bodas.

Investigadores del Instituto Williams, un grupo independiente de pensamiento de la escuela de derecho de la Universidad de California, los beneficios de la legalización del matrimonio de parejas del mismo sexo empiezan con las bodas.

Un mayor crecimiento económico

Estos efectos se pueden medir en gastos incurridos en las bodas, ingresos que los estados toman vía impuestos y en los empleos que se generan en estas celebraciones.

«Después de que el matrimonio igualitario fue legalizado en todos los estados, se han generado 2.600 millones de dólares para la economía, llevando a un ingreso vía impuestos de 184.7 millones de dólares para los estados y la creación de 13.000 puestos de trabajo» afirmó Christy Mallory , una investigadora del Instituto Williams.

En el 2018 123.000 parejas del mismo se casaron en Estados Unidos, lo cual impulsó la economía americana en 1.580 millones de dólares y generando 102 millones de dólares en impuestos para los estados, así como la creación de 18.900 empleos.

Planificación financiera a largo plazo

Dejando a un lado los efectos inmediatos del matrimonio igualitario, es tal vez más importante considerar los beneficios económicos que se generan en el largo plazo para las parejas que deciden casarse. Gary Becker, premio Nobel de economía, delineó en 1978 que las parejas del mismo sexo que se casaban podían administrar mejor sus recursos al ponerlos juntos para su bien común. Lo dicho por Becker es especialmente notorio cuando hablamos de tiempo y dinero.

Para parejas como Caruso y West esto significa que pueden pagar la renta juntas, los bienes de mercado, el auto y los servicios de aseguramiento, así como la posibilidad de ahorrar dinero para el futuro. En el caso de las personas que viven solas, estos significa que estas tienen que incurrir en todos los gastos propios de su manutención, la imposibilidad de ahorrar en muchos casos, así como la incapacidad de realizar un plan financiero y de vida a futuro.

La división de las tareas del hogar significa que tienen más tiempo para sí mismas y para el desarrollo de tareas productivas y/o de estudio que les permitan una mayor movilidad social.

La importancia de estar en pareja

De hecho hay que notar que existe una diferencia entre las parejas que viven juntas sin casarse y las parejas que se han casado. Las parejas casadas tienen mayor facilidad para la negociación de su división de tareas y tienen un compromiso más estable y duradero.

Con la tendencia moderna de jóvenes que esperan más tiempo para casarse y tener hijos, debido a los créditos estudiantiles que no se han cancelado, el matrimonio igualitario llega a compensar en parte esta fractura social que se ha generado en la economía por cuenta de las deudas.

También te puede interesar: «Exxon falla al enfrentar el cambio climático», accionistas

Una lección para el futuro

Las parejas del mismo sexo también piensan en tener hijos, lo que acarrea gastos en adopción o métodos de fertilización in vitro y otras técnicas reproductivas. Esto nos lleva al hecho de que estas parejas tienen que tener una mejor planificación financiera si quieren conformar una familia y a la vez tener una casa. En el caso de Caruso y West, ellas han establecido un fondo común para tener hijos en uno o dos años por medio de la fertilización in vitro, y también un fondo de ahorros para comprar una casa.

En este contexto, las parejas del mismo sexo están realizando un gran aporte a la economía al tiempo que se convierten en un ejemplo de planificación financiera que otras personas deberían seguir. Tal vez también sea un momento para que los políticos reflexionen en qué tan fácil o difícil les están poniendo las cosas a las generaciones jóvenes para que aporten a la economía y se establezcan socialmente por la vía del matrimonio y la construcción de un hogar.

Con información de Al Jazeera Impact.

comentarios

Arriba