Desarrollo social

Millones de personas al borde de la hambruna, mientras que la inseguridad alimentaria crece

La inseguridad alimentaria en las naciones más pobres del mundo ha alcanzado nuevos récords en el 2020, con millones de personas al borde de la hambruna, una situación que se ha exacerbado en parte a la pandemia del Covid19, de acuerdo a un reporte reciente de las Naciones Unidas.

155 millones de personas en necesidad de ayuda humanitaria

Desde Haití hasta Siria, cerca de 155 millones de personas en 55 países que dependen en gran medida de la asistencia humanitaria, están clasificados como en un estado de “crisis” – lo que significa que necesitan comida de manera urgente – lo cual significa un incremento en la inseguridad alimentaria de 20 millones de personas desde 2019, de acuerdo al reporte publicado este miércoles.

El reporte – basado en un estudio organizado por la Red Mundial contra las crisis alimentarias, una sociedad entre las naciones de la Unión Europea y la Organización para la Comida y la Agricultura, la FAO, y el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, atribuyó tres principales factores al empeoramiento de la situación: los conflictos, los factores económicos asociados con la pandemia y el cambio climático.

“Se trata de una combinación tóxica”, dijo Luca Russo al medio árabe Al Jazeera, un funcionario senior de emergencia y rehabilitación en la Organización de Comida y Agricultura y uno de los coautores del reporte.

De los 155 millones de personas en crisis, Russo dice que 28 millones estaban cerca de la hambruna. Él añadió que la situación podría deteriorarse en cuestión de semanas.

“No podemos esperar a que se produzca una situación de hambruna para actuar”, dijo Russo, urgiendo a la comunidad internacional a proveer más asistencia a los países que enfrentan los mayores riesgos de hambruna, los cuales reciben 97 por ciento de la asistencia humanitaria externa.

Los autores del reporte crearon un ranking de los países que se encuentran en un nivel de inseguridad alimentaria, con calificaciones de 1 a 5, donde 1 significa que los hogares son capaces de cumplir con sus requerimientos alimentarios y 5 siendo una catástrofe o un nivel de hambruna que requiere acción urgente.

El hambre está siendo exacerbada por el conflicto, el Covid19 y el cambio climático

Las personas más afectadas por la inseguridad alimentaria viven en países de conflicto o de conflictos recientes – incluyendo la República Democrática del Congo, Afganistán, Yemen, Siria y Sudán.

“El conflicto y el hambre se refuerzan mutuamente”, dijo Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, en el prefacio del reporte.

“Necesitamos enfrentar el hambre y los conflictos a la vez para darles una solución a ambos… los conflictos fuerzan a las personas a dejar sus casas, tierra y trabajos. Interrumpe la agricultura, reduce el acceso a recursos vitales como el agua y la electricidad, y también está detrás del hambre y la hambruna”.

Más de 40 millones de personas en 17 países dicen que la crisis económica es la primera fuente de inseguridad alimentaria en comparación a 24 millones de personas que dijeron lo mismo en el 2019.

En Siria, un impresionante 60 por ciento de la población – 12.4 millones de personas- enfrentan ahora inseguridad alimentaria.

En adición a los conflictos en curso, los precios de los alimentos se han incrementado de manera asombrosa desde el comienzo de la pandemia. De acuerdo con las cifras de las Naciones Unidas, el costo de los bienes básicos – incluyendo los vegetales, pan, aceite y azúcar, crecieron en más de un 240% desde el 2019 al 2020. En el mismo periodo, cerca de la mitad de la población siria reportó perder una o más fuentes de ingresos debido al golpe económico que representó la pandemia.

Mientras que muchas economías alrededor del mundo están reviviendo, la situación ha disparado un cuello de botella en las cadenas de suministros, llevando a un incremento excesivo en los precios de los alimentos. Con las compras de las comidas consumiendo una gran parte de los ingresos de los hogares más pobres, la personas con menos recursos financieros son las más afectadas por los incrementos en los precios.

“La pandemia es un factor que se suma a la que ya es una crisis en Siria y en otras naciones”, dijo Rob Vos, director de Mercados, Comercio e Instituciones en el Instituto Internacional para la investigación de política alimentaria.

Los efectos de clima extremo fueron el tercer factor detrás del incremento en la inseguridad alimentaria.

En América Central, los huracanes de categoría 4 han impactado a más de 8.3 millones de personas, causando una caída de larga escala en la producción de alimentos y daños en la infraestructura de transporte. Con miles de despensas de las personas destruidas, las familias se han visto forzadas a comprar sus alimentos en los mercados locales en un momento en que los precios ya se estaban incrementando.

La República Democrática del Congo fue golpeada pro todos los tres factores mencionados, creando un incremento desastroso del 40 por ciento en la inseguridad alimentaria, llevando a 16 millones de personas en 2019 en esta condición a casi 22 millones de personas en el 2020.

“Es la crisis humanitaria más grande del mundo en este momento”, dijo Russo a Al Jazeera.

Más de 4.5 millones de personas en la República Democrática del Congo han sido desplazadas por el conflicto interno desde el 2016 – haciendo que el país fuera el de mas número de desplazados en África. Esto, combinado con una serie de brotes de Ebola, más recientemente en septiembre de 2020, ha puesto al país en un lugar particularmente vulnerable en lo que tiene que ver con la inseguridad alimentaria. El brote de Ebola fue declarado como superado a principios de esta semana.

El caso de Colombia

En países como Colombia, donde la crisis ha sido menos severa, el hambre también se ha sentido. De acuerdo al Programa Mundial de Alimentos más de 10 millones personas tuvieron un consumo insuficiente de alimentos en 2020, mientras que se informó que 2.7 millones de personas sufren de hambre crónica. Para el 2021 el Dane ( El departamento nacional de estadísticas ) señaló que más 7 millones de personas se encontraban en situación de pobreza extrema.

Las mujeres y los niños los que enfrentan los más graves riesgos

Las mujeres y los niños, en particular, son especialmente vulnerables a la malnutrición, declara el reporte.

Cerca de 7.2 millones de niños viviendo en 10 de los países más gravemente afectados por la crisis han perdido peso de manea excesiva. Otros 31.9 millones de niños sufrieron de un crecimiento muy lento debido a la malnutrición.

En Yemen, país que ha estado en guerra desde el 2014, las Naciones Unidas estiman que 400.000 niños menores de 5 años podrían morir este año solamente si no se toman acciones inmediatas para enfrentar la crisis.

Los autores del reporte llaman a la comunidad internacional a intensificar sus esfuerzos humanitarios en respuesta a los 55 países que son destacados en este reporte, los cuales dependen en gran medida de la ayuda internacional.

Los recortes de financiación relacionados con la pandemia se han señalado como otra de las razones del grave deterioro de la situación en países que dependen altamente de la ayuda humanitaria.

Con información de Al Jazeera.

comentarios

Arriba