Muy Financiero en Facebook
Desarrollo social

Las protestas del Líbano cuentan una historia sobre la desigualdad.

Protestas sociales en el Líbano

Protestas en el Líbano. | Imágen: Al Jazeera.

Líbano lleva más de dos meses en la ola de protestas que sacude el país. Las principales quejas que conducen a las personas a las calles son las desigualdades arraigadas y la dignidad humana en peligro.

Incluso dado el notorio vacío de datos, el Líbano es claramente un lugar muy desigual donde casi el 25% de los ingresos corresponde al 1% más rico, una proporción mayor que, por ejemplo, en Sudáfrica y los Estados Unidos.

Necesidad de reformas radicales.

La pobreza es asombrosa y está bien reconocida como el resultado de la formulación de políticas públicas impulsada por los intereses de la élite. Es por eso que los manifestantes ya no piden reformas políticas.

Denunciando los intereses privados profundamente arraigados que vinculan los principales pilares de la economía en quiebra del Líbano de la élite gobernante, los protestantes exigen una transformación radical del sistema político.

Evidencia que respalda el llamado a las reformas.

Tienen evidencia de la ONU para respaldarlos; El Informe sobre Desarrollo Humano recién lanzado se centra en la desigualdad y apoya la llamada a reformas radicales para cambiar los fundamentos de cómo funcionan nuestras sociedades, economías y sistemas políticos. Llama a confrontar los intereses de las élites para detener la distribución del poder político basada en el poder económico.

Una generación joven y cansada lidera el cambio.

Las protestas del Líbano son lideradas por una generación joven insatisfecha con la falta de opciones para trabajar y vivir con dignidad. Se rebelan por causa de un statu quo que los destina a la emigración, como futuros proveedores de remesas que equilibrarán el notorio déficit de las arcas públicas.

Como muchos en el Medio Oriente, los jóvenes han tenido que vivir guerras, grandes oleadas de desplazamiento forzado y gobierno antidemocrático.

Sin confianza en las élites.

A diferencia de las generaciones anteriores, los manifestantes de hoy no están dispuestos a hacer pactos con las élites, no tienen miedo de desafiarlas, y están indignados por las desigualdades estructurales que se asocian abiertamente con el capitalismo para unos pocos amigos, el sectarismo, el patriarcado y la homofobia.

En voz alta han dejado en claro sus puntos en marchas, cánticos y graffitis. Su completa pérdida de confianza en el gobierno ha convertido a #no_trust en uno de los hashtags más populares en las últimas semanas.

Los más pobres no participan de la protesta.

Pero las poblaciones más precarias (refugiados, trabajadores migrantes y las familias libanesas más pobres) no han podido unirse a los manifestantes predominantemente de clase media. Efectivamente privados de sus derechos, no han podido unirse visiblemente a las protestas ni demostrar su enojo.

Las primeras fuertes lluvias de la temporada inundaron las calles y las casas de los asentamientos informales donde viven los más pobres.

Descuidados durante décadas, estos vecindarios precarios están repletos de personas que no pueden encontrar refugios alternativos en ciudades devastadas por la financiarización de la tierra.

Una vez considerados vecindarios de autoayuda en construcción, en una trayectoria a convertirse en partes legítimas de la ciudad, los asentamientos urbanos informales se han convertido en reservorios de poblaciones consideradas superfluas y hoy sin derechos reconocidos.

Efectos del cambio climático en las zonas más pobres.

Debido al cambio climático, las lluvias son más fuertes ​​y sus efectos en los barrios precarios son más dramáticos. Los techos de las casas se derrumbaron, una familia murió y las casas se han inundado. El silencio de los más vulnerables, que no salen a marchar, significa que los manifestantes sólo representan la punta del iceberg de la privación.

Desventajas sociales de largo alcance.

Como argumenta el Informe sobre Desarrollo Humano, el ingreso por sí solo no tiene en cuenta las desventajas que de por vida que enfrentan estos habitantes de los suburbios.

La nacionalidad y el ingreso de los padres definen efectivamente el acceso de toda la vida de alguien a una atención médica y educación adecuadas, o la falta de ellas.

Algunas divisiones cruzan las clases sociales y las regiones; Las mujeres por ejemplo, están en desventaja en todas partes. Desde el nacimiento, la inequidad define la libertad y las oportunidades de niños, adultos y ancianos.

Confrontar a las élites económicas y políticas es imperativo.

Enfrentar tales desigualdades no se trata simplemente de cerrar brechas sociales, sino de confrontar intereses arraigados. Los ciudadanos en el Líbano denuncian que las élites de hoy usan su riqueza para capturar el gobierno y moldear las políticas a su voluntad. Sus afirmaciones están bien documentadas en trabajos académicos.

Sistema fiscal injusto.

La economista Nisrine Salti conectó recientemente los crecientes niveles de pobreza con el sistema fiscal injusto (Los impuestos y el gasto social).

Facundo Alvaredo, Lydia Assouad y Thomas Piketty han identificado a Oriente Medio como la región más inequitativa del mundo, argumentando un examen más detallado de las injusticias fiscales para determinar el verdadero alcance de la desigualdad y sus raíces en la elaboración de políticas subvertidas.

Los impuestos injustos son parte integrante del modelo de gobierno, denunciado por los manifestantes en el Líbano, que sostiene a los más ricos, sus bancos y el sistema político a expensas de la mayoría.

El poder de la atención internacional.

Los libaneses captaron la atención del mundo al llevar a un primer ministro a renunciar.

Con todos los ojos puestos en ellos, ahora tienen la oportunidad de esbozar un ambicioso programa de reforma, que no sucedería si las decisiones se dejan al capricho de los que están en la cima.

Es necesario que las reformas aborden significativamente la desigualdad de las generaciones actuales y futuras, que brinden oportunidades a lo largo de la vida de las personas. Tal conjunto de intervenciones debería incluir inversiones en educación superior, atención médica de calidad y garantizar el acceso a la tecnología (y electricidad confiable para alimentarla).

Al salir a las calles, los manifestantes del Líbano han despertado a una nación. Al trazar un camino de prosperidad para todos, pueden levantar a ese país.

Con información de Al Jazeera.

Este artículo es la adaptación de una columna de opinión de Mona Fawaz para Al Jazeera.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Lo más popular

Análisis económico y financiero en serio, conceptos de economía y finanzas. Revisión de los temas económicos y de actualidad en los más grandes mercados.

Copyright © 2020 Muy Financiero. Diseñado por MVP Theme.

To Top