Análisis

Qué fue la crisis financiera de 2008

Crisis financiera de 2008

La crisis financiera de 2008 es uno de los eventos más importantes de la historia de la economía contemporánea.

Tal vez cuando hablamos de crisis económicas graves dos eventos se nos vienen a la memoria: La crisis o crash del 29, conocida también como La Gran Depresión y la crisis financiera de 2008, a la que se le conoce como La Gran Recesión.

El padre de la economía política, Karl Marx, ya hacía un buen tiempo había comunicado que el capitalismo estaba marcado por la crisis, así mismo el economista Joseph Alois Schumpeter indicaba que en las economías de mercado existían procesos de destrucción creativa, en las que lo viejo era destruido para dar paso a lo nuevo, a aquello que sería más productivo. Tal vez estas dos ideas, la de Marx y la de Schumpeter nos sirvan para entender por qué la historia del capitalismo ha estado plagada por las crisis, los procesos de depresión y recesión que arrastran a la economía hacia abajo.

La crisis financiera de 2008 no fue un evento que se gestó de la noche a la mañana o únicamente en mercados desregulados bajo la ausencia de una intervención fuerte por parte del Estado.

Aquí veremos cuáles fueron los antecedentes de estas crisis, cómo se desarrolló y cuáles fueron sus consecuencias.

Antecedentes de la crisis financiera de 2008

El sueño americano

Sueño americano de de Tener casa
Desde 2002 se impulsó la idea de que todos los americanos deberían tener vivienda propia.

La crisis no se originó en un capitalismo desbocado y salvaje como tradicionalmente se ha creído, aunque el papel y los fallos de mercado no se pueden dejar de mencionar. En 2002, George W. Bush lanza un programa de vivienda con la idea de que todos los estadounidenses puedan tener casa propia.

En la memoria de los Estadounidenses aún estaba fresco el recuerdo de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la burbuja financiera de las punto com, aún así eso no evitó un estímulo sin precedentes a la economía que marcaría el inicio de una de las peores recesiones económicas de la historia.

El 15 de Junio de 2002 hace pública su intención de lanzar un programa para que 40.000 familias pobres, principalmente afroamericanas y de origen hispano, tuvieran acceso a la vivienda como parte del sueño americano. El plan de Bush tendría inicialmente 2400 millones de dólares en incentivos.

Así mismo, luego de los ataques del 11 de septiembre, Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal, busca estimular la economía nacional por medio de una política monetaria expansionista y baja las tasas de interés al 1% anual. El dinero se hizo tan barato que más de 8000 bancos y agentes de deuda hipotecaria lanzaron un agresivo programa de crédito para familias de escasos recursos.

Instrumentos financieros que provocaron la crisis

Luego de los estímulos de Bush y Greenspan, las agencias de crédito y los grandes bancos ofrecieron crédito barato a personas sin bienes sin trabajo ni ingresos (Que en inglés se conocen como los NINJA: No Income, No Job, No Assets ). Dos agencias de crédito se hicieron especialmente conocidas por brindar créditos a este tipo de clientes: Fannie Mae y Freddie Mac, las dos agencias de crédito controlaban casi la mitad de crédito hipotecaria de los Estados Unidos. El famoso banco Banco Lehman Brothers también emitió este tipo de deuda, inicialmente a unos intereses muy bajos.

Los bancos de inversión y fondos de cobertura (Hedge Funds) empezaron a comprar la deuda que los bancos comerciales habían brindado a las Familias NINJAS (Sin ingresos, bienes o trabajo) por medio de paquetes de deuda denominados Obligaciones de Deuda colateralizada o CDO (por sus siglas en inglés). Los CDO’s eran paquetes de deuda que los inversores podían comprar a los bancos y en los que se agrupaban deudas de todo tipo de clientes, tanto de alto riesgo como de bajo riesgo. Muchos de estos CDO’s al estar mezclados con deudas de alto valor fueron calificados como inversiones AAA, pero en realidad eran activos tóxicos que contenían obligaciones de deuda de familias pobres que muy probablemente no pagarían sus obligaciones.

Las hipotecas: un activo seguro

Durante años se consideraba que la vivienda era un bien seguro, ya que todas las familias aspiraban a tener una casa, del mismo modo los inversores consideraban que en la primera economía del mundo este activo solo podía tener una dirección en el mercado: el ascenso. Es decir nunca nadie creyó que la vivienda iría a bajar de precio ni que los instrumentos financieros a ella irían a caer.

Debido a esta confianza, los activos hipotecarios, los CDO´s que bancos y fondos de inversión negociaban en los mercados no hacían sino subir de precio. La tendencia era tan fuerte que miles de inversores creyeron que este era un tipo de activo y compraron miles de millones de dólares en deuda subprime, o de hipotecas de alto riesgo, otorgadas a familias sin capacidad de pago.

La burbuja inmobiliaria

Al subir de precio, los activos financieros asociados a los créditos de hipotecas de alto riesgo se popularizaron cada vez más. Los bancos emitieron tanto crédito como les fue posible y cientos de miles de familias los tomaron con la aspiración de tener una vivienda, o de tener una segunda, tercera o hasta una cuarta vivienda. Sin embargo, los créditos empezaron a subir sus tipos de interés, ya que tenían unos incentivos iniciales que desaparecían en el tercer año de pago. En la medida en que los créditos empezaban a cobrar a las familias los intereses, y dado que muchas de las familias que los adquirieron realmente no podían pagar estas obligaciones crediticias, el impago de las deudas se volvió frecuente.

Las familias al verse atrapadas con deudas impagables entregaban sus viviendas a los bancos, quienes quedaban con el saldo rojo del impago del crédito. Cuando los precios de las hipotecas no puede subir más y con un sector, el de la construcción, que había entregado más viviendas de las que los americanos podían pagar, pronto los precios de los CDO’s, de las acciones de los bancos que habían adquirido estos créditos, y de las viviendas empezaron a caer en picada. A esto se le conoce como el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Eventos clave de la crisis financiera de 2008

A principios de agosto de 2007 el Banco de inversiones Bear Stearns cierra uno de sus fondos de inversión asociados con hipotecas subprime, con la previsión de que es probable que una crisis comience.

El primero de octubre de 2007 el banco suizo UBS anuncia pérdidas por un valor de 482 millones de dólares, al estar expuesto a la tormenta de la masiva deuda hipotecaria estadounidense.

El 21 de enero de 2008 se produce una crisis bursátil, cuando los precios de acciones de los principales bancos de inversión mundial empiezan a caer. La crisis no duró mucho, pero fue el presagio de una recesión profunda que estaba por llegar.

El 15 de septiembre de 2008 el Banco estadounidense Lehman Brothers, uno de los mayores emisores de deuda hipotecaria y que se había embarcado con productos financieros tóxicos, se declara en quiebra. Con un pasivo de más de 600.000 millones de dólares, la quiebra de Lehman Brothers es una de las mayores en la historia de Estados Unidos. Un día antes de su quiebra las agencias calificadoras de riesgo, entre ellas Fitch Ratings, estimaban que Lehman Brothers era una entidad sólida y mantienen su calificación AAA sobre esta.

El 18 de Septiembre de 2008, luego de la quiebra de Lehman y de Merrill Lynch (este último un gran banco de inversiones que terminó siendo comprado por Bank of America), el gobierno estadounidense reconoce la crisis financiera y lanza un plan de rescate financiero para las entidades bancarias afectadas por la crisis. Esto provocó una subida récord en las bolsas de valores.

Entre el 10 y el 25 de octubre de 2008, los bancos y traders de las bolsas de valores advierten que los planes de estímulo no son suficientes. Las bolsas de valores caen estrepitosamente a nivel mundial, marcando el inicio de La Gran Recesión y el final definitivo de la euforia por los bonos de deuda impagables que muchos inversores creían seguros.

Consecuencias de la crisis financiera de 2008

Las acciones de los bancos se ven desplomadas y los inversores que habían confiado en la seguridad de las hipotecas ya no ven opciones de inversión en la economía real. Por lo anterior, las acciones de las bolsas de valores se desploman a nivel mundial, lo que ocasiona una crisis de liquidez que se traduce en una recesión en la economía real.

Como consecuencia millones de personas pierden sus empleos, las economías de los países desarrollados y de los países emergentes entran en recesión, viendo la producción y la demanda caer. Países como España, Grecia e Italia tienen que solicitar rescates financieros al Fondo Monetario Internacional y al Banco Central Europeo para que sus economías vuelvan a cobrar el dinamismo perdido tras la crisis.

Una de las consecuencias más importantes de la crisis financiera de 2008 en la economía global es la vuelta del papel del Estado como agente importante en la economía. En Estados Unidos, el presidente Obama, con la ayuda de Ben Bernanke (el entonces presidente de la Reserva Federal) lanzó un plan de rescate para los grandes bancos que terminó siendo pagado por los contribuyentes, lo cual desató una ola de indignación ciudadana que se capitalizó en el movimiento Occupy Wall Street. La intervención estatal marca el regreso a los principios económicos keynesianos y el fin de la era liberal hayekiana en la economía estadounidense.

Al mismo tiempo, economistas, analistas, políticos, inversores y banqueros, se vieron en la obligación de reconocer la necesidad de regular el sector financiero, evitando la fiebre sobre los productos especulativos de alto riesgo. Sin embargo, los pasos que se han dado en esta dirección son bastante tímidos y se prevé que el mundo pueda experimentar una nueva recesión global como consecuencia del alto poder que todavía posee el sector financiero. Hoy se afirma que estamos viviendo en una burbuja del carbono, ya que los activos atados a los combustibles fósiles carecen del valor que el mercado les asigna.

Con información de EL PAÍS.

9 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top