Análisis

Cómo se beneficia Colombia de la guerra comercial entre China y EE.UU.

exportaciones colombianas

Mientras que las tensiones globales sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China se agudizan, las bolsas de valores caen, los inversionistas se refugian en el oro, el dólar y las criptomonedas, y entre tanto la economía colombiana parece ser una de las pocas que muestra solidez en la región.

Previsiones de crecimiento

Las expectativas del Fondo Monetario Internacional sobre América Latina muestran que la región apenas crecerá un 0.6% en el 2019. Sin embargo, Colombia apuesta todavía por un crecimiento del 3.5%, como meta de crecimiento oficial del gobierno nacional, esto pese a que el FMI prevé un crecimiento del 3.4% para Colombia en el 2019.

Indicadores de la economía colombiana

Con una población de 49 millones de habitantes, y con un PIB por paridad del poder adquisitivo de $744,696 mil millones de dólares, ocupando el puesto número 31 entre todas las economías del mundo, la economía colombiana es una de las más solidas de latinoamérica.

Siendo la cuarta economía latinoamericana, tanto por PIB nominal como por PIB por paridad de poder adquisitivo, así como la cuarta economía por capitalización bursátil y la tercera por inversión extranjera directa, la economía colombiana representa grandes oportunidades de crecimiento tanto en el mediano como en el largo plazo.

Colombia apuesta por la digitalización

Es de destacar que hace poco Colombia aprobó recientemente una legislación para fortalecer la digitalización en las áreas rurales, lo cual puede impulsar el comercio electrónico, así como la creación de nuevas empresas en línea. Del mismo modo Colombia posee grandes reservas de agua, un clima ampliamente diverso y una gran vegetación, factores que pueden beneficiar al país en un escenario de calentamiento global y en el que muchas personas tenderán a buscar áreas limpias para vivir y trabajar.

Mientras que la Organización Mundial del Comercio pronostica una des-aceleración global para el tercer trimestre de 2019 por cuenta de la guerra comercial de China Y Estados Unidos, La cámara de comercio colombo-americana reporta que las exportaciones de Colombia a Estados Unidos, en puertas, ventanas y marcos de aluminio, aumentaron llegando a los 99.1 millones de dólares en el 2018.

Un dólar caro ayuda a los exportadores colombianos

Este escenario se da sin contar la ventaja competitiva que Colombia está logrando debido a la devaluación de su moneda, que actualmente está entre los 3300 pesos y 3400 pesos por cada unidad de dólar estadounidense, y le da a los exportadores colombianos la oportunidad de obtener más dinero por sus exportaciones.

En este mismo sentido se destaca que desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el tratado de libre comercio de Colombia y Estados Unidos – firmado durante la administración de Juan Manuel Santos y negociado durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez – no ha sufrido variaciones, mientras que tratados con México, Canadá y la Unión Europea han sufrido variaciones que tienden a restringir las exportaciones de estos países a Estados Unidos.

Exportaciones de Colombia

Colombia exporta a Estados Unidos productos como accesorios de tuberías, codos de infraestructura para acueductos, curvas, manguitos, roscados de fundición, acero, hierro, petróleo, oro y carbón.

En este contexto, Colombia puede suplir parte de la cadena de suministros que antes era exportada desde China a los Estados Unidos, y los exportadores colombianos se benefician agotando más rápido sus existencias y generando un mayor flujo de efectivo con un valor de mercado competitivo, dadas las condiciones actuales en las que Estados Unidos sigue siendo la economía desarrollada que mayor crece y demanda este tipo de bienes.

Los desafíos de Colombia

Sin embargo, no todo es color de rosa para Colombia. El país ha sufrido un atraso secular en materias como innovación en ciencia y tecnología, la creciente corrupción ha hecho que grandes obras de infraestructura queden atrasadas, del mismo modo la polarización política y la consecuente guerra rural y urbana que permanece por causa de los carteles de la droga minan la capacidad del país de realizar reformas estructurales que apuesten por un mayor crecimiento.

Así mismo el país ha invertido muy poco en educación, un área sumamente importante en estos tiempos donde la automatización amenaza con eliminar millones de empleos en todo el mundo. Constantemente son noticia en Colombia los paros de sindicalistas del gremio de la educación, debido a carencias como mala infraestructura educativa, bajos salarios a los docentes, escasez de maestros en zonas apartadas de la nación, entre otras quejas recurrentes e históricas.

Las vacas gordas no duran para siempre

Aunque es cierto que todos los factores mencionados inicialmente benefician a la economía colombiana, basta recordar el hecho de que durante la década de los 2000 hubo una bonanza de materias primas impulsadas por el crecimiento de China a tasas de 10% anual. Esta situación llevó a que Colombia viera los ingresos por cuenta del petróleo crecer y que muchas personas lograran salir de la pobreza, sin embargo el gobierno nacional no aprovechó las ventajas de este crecimiento y gran parte de los flujos de capital se terminaron esfumando debido a que la corrupción y el conflicto armado generaban un ambiente de incertidumbre para los inversionistas extranjeros.

En el otro lado del escenario se encuentra Argentina. En la década de los 2000 Argentina salía de una grave crisis financiera que explotó en el gobierno de Antonio de la Rúa. Sin embargo, tras la llegada de Néstor Kirchner al poder en el 2003, el país pudo experimentar uno de los más amplios crecimientos de la región, apostando por una rápida industrialización en las zonas urbanas y una gestión de los recursos mucho más eficiente, algo en lo que claramente falló Colombia.

Colombia se ha quedado dependiendo de las materias primas como el petróleo, el carbón, los productos agrícolas, los productos manufacturados de poco valor agregado, un turismo incipiente que no logra despegar y sobre todo de una economía oscura que nunca se cuenta en las cifras oficiales del PIB: la heroína y la cocaína. Es importante recordar que Colombia exporta el 70% de la cocaína que se consume a nivel mundial, así como gran parte de la heroína que se consume en los Estados Unidos, país que ha venido aumentado su consumo de drogas pese a la incesante lucha contra el narcotráfico.

Conclusiones

Pese a que en el corto plazo Colombia se beneficia de un dólar fuerte y a una guerra comercial que deja más espacio para los productos colombianos en Estados Unidos, así como espacio para absorber un excedente de oferta de China que ahora será más cara en Estados Unidos por cuenta de las tarifas comerciales, es importante destacar que los escenarios de bonanza no duran para siempre.

Uno de los aspectos más probables de la guerra comercial es que podrán dejar a la economía global en un estado de recesión si las tensiones comerciales se agudizan. En este escenario Colombia ya no se beneficiaría, pues la cadena global de suministros y de comercio sufriría una profunda contracción, con lo cual Colombia recibiría menos turistas, el petróleo sería más barato en el mercado internacional debido a una baja demanda y sobre todo, las exportaciones colombianas sufrirían una fuerte caída debido a la menor demanda en el comercio internacional.

Lea: El Llanero Solitario, la primera revolución industrial y la economía.

En este gran panorama, es preciso que Colombia se prepare, promoviendo la innovación tecnológica y científica, nuevas soluciones más prácticas y económicas que el comercio internacional pueda apetecer. Para esto es importante que se inviertan más recursos en educación básica, media y superior, así como en las entidades dedicadas a la investigación. Por otra parte Colombia tiene que diversificar su economía, promoviendo la industrialización – un aspecto en el que el país mantiene un atraso constante – y la venta de servicios tecnológicos en medio del proceso de Cuarta Revolución Industrial.

Las ventajas de momento están dadas, falta es aprovecharlas ¿Sabrán el gobierno colombiano y los empresarios ver el panorama con claridad? La pregunta queda en el aire y a la espera de que el país no quede para siempre al filo de la oportunidad, parafraseando un informe la Entidad Nacional de Investigación y Ciencia (Colciencias) en el año 1996.

Con información del Diario La República.

También le puede interesar:

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top