Análisis

Cómo es el decimocuarto plan quinquenal de China. Esta es la visión del país para el 2025

China 2025

Desde lograr un crecimiento «saludable» hasta avances tecnológicos, China ha delineado sus metas y estrategias económicas para los próximos cinco años.

Después de cuatro días de reuniones privadas entre los niveles más altos de la élite gobernante de China, Beijing ha delineado sus objetivos económicos y sociales para los próximos cinco años.

El decimocuarto plan quinquenal del Partido Comunista de China, que cubre el periodo 2021-2025, se está presentando mientras China enfrenta algunas prioridades en conflicto.

Estas incluyen mantener una tasa de crecimiento económico lo suficientemente rápida como para generar empleos y oportunidades para la mayoría sin agravar la ya amplia brecha de desigualdad de ingresos entre los más pobres y los más ricos, a la vez que se protege el medio ambiente. Otra prioridad es tener que comprometerse con la economía mundial mientras Estados Unidos parece decidido a frenar su influencia global.

El comunicado de Beijing emitido el jueves por la noche no entra en los detalles de sus planes. Estos se desarrollarán en el Congreso Nacional del Pueblo, el equivalente a una sesión anual del parlamento, en marzo.

Pero sí esbozó algunos objetivos generales, incluido el logro de lo que describió como un desarrollo económico «saludable», convertirse en una economía «moderadamente desarrollada» para 2035 y seguir comprometida con el «desarrollo pacífico», también se habló de los vínculos con Taiwán, considerado no como un país sino como una provincia rebelde y parte del territorio chino. Y China está haciendo todo esto mientras se recupera de la pandemia del coronavirus que comenzó en China a fines del año pasado.

Hablaremos de los planes de China para el futuro a continuación, pero primero, aquí hay cinco preguntas sobre los planes quinquenales de China.

En primer lugar, ¿Por qué China planifica su economía en bloques de cinco años?

China comenzó a implementar los planes quinquenales en 1953, cuatro años después de la revolución comunista de Mao Zedong. La mayoría de los países comunistas, incluida la ex Unión Soviética, planificaron sus economías de esta manera. Pero China siguió haciéndolo incluso después del colapso de la Unión Soviética y mientras pasaba de una economía puramente socialista a un modelo más capitalista.

“Los planes quinquenales de China no están diseñados para atraer votos o ganar puntos políticos como lo hacen algunos políticos en Occidente. Su objetivo es hacer realidad las aspiraciones de la gente de una vida mejor”, señaló la agencia estatal de noticias Xinhua en un artículo publicado esta semana en el periódico Global Times controlado por el Partido Comunista.

Entonces, ¿cómo funciona el sistema de planificación quinquenal?

Según el mismo artículo, “El proceso de toma de decisiones implica la participación de miles de think tanks, agencias gubernamentales, universidades, académicos y profesionales destacados».

El gobierno recibió más de un millón de sugerencias para el 14º Plan Quinquenal por parte de los internautas chinos durante un período de dos semanas en agosto, dijo el periódico.

Esas propuestas fueron discutidas durante la sesión plenaria del Comité Central del Partido Comunista esta semana, una serie de reuniones en las que participaron unos 200 de sus líderes, incluido el presidente Xi Jinping.

¿De qué se han tratado algunos de los planes quinquenales anteriores de China?

El primer plan quinquenal para 1953-1957 tenía que ver con la transición de una economía agraria a una industrializada, aunque con bases socialistas y siguiendo el modelo de la Unión Soviética. El gobierno recién formado de Mao invirtió dinero en impulsar la producción de carbón y acero.

Mao redobló esta estrategia de industrialización en el segundo plan quinquenal, que se desarrolló entre 1958 y 1962, también llamado “El gran salto adelante”.

El decimotercer período, es decir el plan actual, de 2016 a 2020, ha consistido en hacer de China una “sociedad moderadamente próspera”, reducir su dependencia de las exportaciones para el crecimiento económico y garantizar que el crecimiento sea sostenible, tanto social como ambientalmente.

¿Han funcionado estos planes?

En general, sí lo han hecho. Pero no siempre.

De hecho, “El Gran Salto Adelante” fue una catástrofe. La prisa de Mao por industrializar el país dejó a las granjas de China con una grave carencia de recursos, lo que provocó hambrunas que afectaron a millones de personas.

Pero desde finales de la década de 1970, el crecimiento y el desarrollo de China han sido espectaculares. Hoy en día, es la segunda economía más grande del mundo después de Estados Unidos.

El producto interno bruto (PIB) per cápita ha crecido del equivalente a 89,5 dólares en 1960 a 10 262 dólares en 2019, según datos del Banco Mundial basados ​​en los tipos de cambio actuales, un aumento de 115 veces. Mientras tanto, la proporción de chinos que viven por debajo del equivalente a 1.90 dólares por día cayó del 66,3 por ciento en 1990 al 0,5 por ciento en 2016, también según el Banco Mundial.

Pero también ha habido algunas consecuencias no deseadas de ese rápido crecimiento.

Una ha sido una enorme brecha entre ricos y pobres, una situación que se agravó con la pandemia de coronavirus.

Mientras tanto, el énfasis en el crecimiento a toda costa y la rápida industrialización durante gran parte de las décadas de 1990 y 2000 ha afectado el aire y el agua de China y, como resultado, la salud de las personas.

Y ha dado lugar a grandes superávits comerciales con el resto del mundo, lo que hace que los países que una vez apoyaron la entrada de China en la economía global ahora desconfíen de ella.

Entonces, ¿qué hay en el último plan quinquenal?

Esto es lo que el Partido Comunista de China se está planteando para el crecimiento durante los próximos cinco años:

Objetivo de crecimiento

El plan no da una meta de tasa de crecimiento específica para los próximos cinco años.

Pero el decimocuarto plan quinquenal decía que China apunta a tener un PIB de 100 billones de yuanes (USD 14,89 billones) este año, un poco más que la cifra de USD 14,34 billones a fines del año pasado. Incluso una pequeña tasa de crecimiento positiva este año convertiría a China en una de las economías con mejor desempeño de 2020, dada la devastación económica causada por el coronavirus.

Se trata de un cambio sutil, pero importante, en el énfasis de su objetivo de convertirse en una “sociedad moderadamente próspera” para fines de este año como parte de su actual plan quinquenal, un conjunto de políticas destinadas a la modernización y la eliminación de la pobreza. .

“Doble circulación”

Este es un concepto que Xi mencionó por primera vez en mayo y ahora se ha convertido en parte del plan para los próximos cinco años.

En esencia, Beijing dice que quiere que su crecimiento futuro se base principalmente en los ciclos internos de producción, consumo y distribución de bienes y servicios.

Frente a una dura guerra comercial con EE. UU. y un gobierno que quiere contener el auge de gigantes tecnológicos chinos como Huawei, líder mundial en equipos de telecomunicaciones móviles de última generación, no sorprende que China se esté volcando hacia adentro para potenciar su progreso económico. Con una clase media de unos 400 millones de personas, puede permitírselo.

Pero China también desea enfatizar que no está dando la espalda al mundo exterior y que quiere continuar participando en el comercio internacional, la segunda parte ahora menos enfatizada y menos definida de la estrategia de la doble circulación.

Tecnología

Una piedra angular del actual decimotercer plan ha sido “Hecho en China 2025”, un impulso para nutrir y desarrollar industrias de alta tecnología.

El nuevo plan exige la continuación de esa estrategia, poniendo la innovación en el centro del impulso de modernización de China.

“Al realizar importantes avances en tecnologías centrales en áreas clave, China se convertirá en un líder mundial en innovación”, dijo Xinhua.

Según los analistas del gigante bancario mundial HSBC, el decimocuarto plan tendrá como objetivo fortalecer las cadenas de suministro industriales que se interrumpieron durante las primeras etapas de la pandemia, utilizando la tecnología para ser más autosuficientes al respecto.

“En nuestra opinión, esto significa que habrá un mayor impulso político para un mayor gasto [en investigación y desarrollo] en los próximos años, especialmente en sectores estratégicamente emergentes como biotecnología, semiconductores y vehículos de nuevas energías”, dijo Qu Hongbin, economista jefe de China en HSBC, en una nota de investigación enviada a Al Jazeera.

Desarrollo verde

China tiene como objetivo estabilizar y luego reducir sus emisiones de carbono, las más grandes del mundo para un solo país, “con el objetivo de construir una China hermosa” para 2035, según Xinhua.

Desigualdad

Otro objetivo clave del decimocuarto plan es reducir la creciente brecha entre los niveles de vida urbano y rural, algo que podría amenazar la existencia misma del Partido Comunista si conduce a una grave inestabilidad social.

Conclusiones

Podemos ver que el Partido Comunista desea continuar con el pacto tácito entre los ciudadanos y el gobierno, el cual consiste en la renuncia de los ciudadanos a la participación política y a la democracia a cambio de las libertades suficientes para un amplio desarrollo económico. El Partido sabe que su legitimidad depende de poder alcanzar estos objetivos y es por esto que el planteamiento del plan quinquenal es algo que sabemos que China va a ser. Igualmente vemos que China se ha tomado en serio su papel como líder global en ascenso, aspirando a ser la primera potencia económica mundial muy pronto, pero al mismo tiempo es consciente de sus limitaciones (aún no es una economía plenamente desarrollada si se tiene en cuenta los índices de PIB per cápita) y es por esto que el país se dirige a acelerar su proceso de desarrollo en el marco de una mayor estabilidad del sistema. En definitiva, China se sigue planteando ante el mundo como una gran potencia, y con el último plan quinquenal se asegura de poder seguir siéndolo.

Con información de Al Jazeera.

comentarios

Arriba